Dos episodios de la serie “Aída”

El domingo 16 de septiembre de 2007, la cadena Telecinco emitió, a las 22 horas, un episodio de la serie Aída en el que Chema, el frutero del barrio, ve a Lorena, la hija de Aída, fumando un canuto con sus amigos en la calle. Cuando Chema intenta contárselo a Aída (cuyo hermano Luisma tuvo problemas de adicción en el pasado), la mujer se altera tanto que el frutero se ve obligado a cambiar la versión de la historia. Aída le reprocha que le haya hecho creer que su hija es drogadicta y se marcha diciendo que se va a tomar dos tranquilizantes (un motivo empleado en varias series de televisión para dar a entender que se drogan tanto los jóvenes como sus padres). Como Chema no quiere que Aída se entere, trata de hablar él mismo con la joven, pero esta le responde que ella ya es mayor de edad. Chema termina contándole que él sabe lo divertido que es fumar petas, y que la marihuana también se puede tomar en tortilla y en galletas, y que “así lo flipas más que con los porros”. La adolescente le promete no fumar más, pero cuando Chema se va, Lorena llama por teléfono a su amigo para proponerle cocinar una tortilla de marihuana. Más tarde, Chema la pilla en la calle anunciando a sus amigos que va a preparar una tortilla de maría. Chema la reprende y ella le dice que él de liar porros no tiene ni idea. Entonces el hombre se las da de tener más experiencia que los jóvenes: “Antes, bajarse al moro era ‘bajarse al Chema’ […]. Saca un peta y que rule”. Lorena le pasa un canuto y Chema, padre de familia, empieza a darle caladas para terminar mareándose. Totalmente colocado, el frutero mete a Lorena en la furgoneta para llevarla a la fiesta, pone en marcha el vehículo y atropella a Luisma, el tío de la chica.

Como hemos visto, en esta serie también se le quita hierro al consumo de cannabis ocultando sus efectos negativos (el único que se señala es el de los accidentes de tráfico) y haciendo de esta droga el objeto de situaciones cómicas. No sabemos si esto ocurre con frecuencia en la serie Aída porque la vemos muy poco (los gritos y las exageraciones de sus personajes nos echan para atrás), pero para ser justos también reseñaremos otro episodio más reciente que ha llamado nuestra atención, emitido por Telecinco el 31 de octubre de 2010 a las 22 horas. En dicho episodio, Jonathan, de 17 años, comienza a consumir pastillas y su abuela y su tío Luisma (extoxicómano) lo descubren. Luisma intenta convencerlo por las buenas para que abandone ese hábito, pero el chico le recuerda que se trata de su vida y le pide que no se meta en ella. Entonces la abuela y Luisma  hacen creer al joven que su tío ha recaído tomando las pastillas que él trajo a casa, y finalmente consiguen que Jonathan deje de consumirlas. La abuela, cuando se refiere a las drogas, muestra hacia ellas un rechazo total, pues la adicción de su hijo Luisma la hizo sufrir mucho. Por su parte, Aída, la madre de Jonathan, que está en la cárcel, le encarga a una compañera que ha salido de prisión que le propine a su hijo un tortazo de su parte.

Anuncios