Más series de Telecinco

La serie Maneras de sobrevivir fue emitida por la cadena Telecinco los domingos del verano de 2005, a partir de las 23 horas. Los pocos episodios que vimos nos bastaron para constatar la baja calidad de esta producción cuyos guionistas también se sirvieron de las drogas para intentar hacer reír a la audiencia.

Así, en el capítulo del 17 de julio de 2005, una joven treintañera le comenta a su amiga: “Me fumaba yo un porrito ahora”. Y en el episodio del 24 de julio de 2005, un tipo al que apodan “el Loco”, que está algo trastornado a causa de las drogas que consumió cuando era más joven (“aquello debe de ser de cuando los ácidos y lo tengo un poco como borrado”), chupa un álbum de fotos en el que se le derramó un bote de LSD y se lo ofrece a otro amigo (“toma, para relajarte, que te veo muy estresado”). Después, en una entrevista en la oficina de empleo, “el Loco”, bajo los efectos de la droga, ve cómo se le transfigura la cara a la funcionaria.

Otra serie de Telecinco, titulada Escenas de matrimonio, tuvo bastante más éxito en su día, pero lamentablemente esta serie también adoleció de la cuota de propaganda de la que al parecer ninguna producción puede librarse, y fueron frecuentes las referencias más o menos explícitas al consumo de porros por parte de Miguel, el joven escritor que vive a costa de su esposa. De esta manera, en un capítulo (20 de agosto de 2007, a las 21.40 horas) su mujer lo sorprende cantando rap y le pregunta si ha vuelto a fumar otro porro; en otra emisión (12 de octubre de 2007, a las 22 horas) Miguel está fumándose tranquilamente un canuto en su casa cuando de repente su mujer llama a la puerta, y rápidamente esconde el porro y echa ambientador (con las risas enlatadas de fondo) antes de abrirle; más adelante (21 de diciembre de 2007, a las 21.30 horas), cuando Miguel dice algo que al amigo no le cuadra, este le responde: “tío, cambia de canutos, que estos te sientan fatal”; en otra escena de la serie (1 de enero de 2008, a las 21.30 horas), Ramón, el amigo de Miguel, se jacta de haberle sacado cien euros a su hermana a cambio de no contarles a sus padres que ella fuma los porros que él le pasa; finalmente, cuando Miguel se entera de que su equipo ha marcado un gol, se pone a dar saltos y a bailar frenéticamente (18 de enero de 2008, a las 21.30 horas), y su esposa se le queda mirando y le suelta: “pensaba que los porros producían el efecto contrario”.

Anuncios