Tres cadenas hacen apología del cultivo de cannabis el mismo día

La noche del lunes 12 al martes 13 de diciembre de 2011, La Sexta 2 emitió, a la una de la madrugada,  una nueva entrega del documental “Vidas anónimas” en la que la cámara acompañaba en sus quehaceres diarios a cuatro personas en teoría desconocidas (un empleado de un equipo de fútbol, un cuidador de animales, un joven que reside en un barrio marginal de Valencia y una actriz de cine erótico, esta última no tan anónima).  Pues bien, el hecho de que el joven del barrio marginal se jactara de ganarse la vida vendiendo chocolate, mostrando en una mano la mercancía y en la otra el dinero que había ganado; que nos guiara hasta el piso de unos amigos suyos que se quejaban de la injusticia cometida por la policía, que se había incautado de la marihuana que cultivaban “para consumo propio” (algo que uno recalcaba mientras que los demás se pasaban los canutos); y que otros jóvenes amigos del protagonista continuamente hicieran apología del porro entre risotadas, nos ha llevado a deducir que el programa “Vidas anónimas” no es para nada inocente, y que es otro de tantos que poco a poco nos van colando una imagen pretendidamente positiva de las drogas sin mentar los daños que provocan.

Si la actitud de estos jóvenes es reprobable, la verdad es que tampoco podemos ser demasiado severos con quienes no conocen otra realidad. En cambio, la actitud de los responsables de La Sexta (un medio de comunicación que dice ser “de izquierdas”), consistente en fomentar aquello que hunde todavía más en el fango a quienes viven rodeados de miseria, sencillamente no tiene perdón.

Pero la cosa no acabó aquí, ya que esa misma noche la cadena Neox emitió por enésima vez el episodio “Érase un cultivo” de la serie Aquí no hay quien viva, y que al día siguiente, 13 de diciembre, la cadena FDF también repitió el episodio titulado “Un robo, un bolso y una cooperativa del cannabis” de la serie La que se avecina (para más inri, en horario infantil, a las 16.45 horas).  Desde luego, hay casualidades que nos dejan perplejos.

Anuncios