La ocultación sistemática de las brutales fumigaciones a las que nos están sometiendo

En el último mes las fumigaciones están siendo particularmente escandalosas en España. Los españoles no tenemos bastante con tener que soportar a una casta política que nos conduce a la miseria generalizada al negarse a eliminar la administración improductiva y a desmontar el tinglado de enchufes y latrocinio que tiene montado en todas las administraciones públicas. Encima tenemos que soportar que nos fumiguen como si fuéramos alimañas. En nuestra opinión, la mayor parte de los funcionarios y altos cargos de la Administración no son conscientes de esta situación, al igual que la mayoría de la población, y los que en las altas esferas del poder hayan dado su aprobación a las fuerzas extranjeras que tienen secuestrada nuestra democracia para que realicen estos experimentos climáticos y biológicos, o bien no son conscientes del daño que las fumigaciones provocan realmente, o bien actúan bajo coacción. Por ejemplo, se nos ocurre algún tipo de amenaza que implique el uso de una tecnología muy avanzada, como la que es capaz de generar catástrofes climáticas o geológicas, o bien una nueva masacre. Y si hubiera algún tipo de antídoto, que no es seguro que exista, probablemente solo tendrían acceso a él un reducido número de personas, la élite de la élite nacional. Es decir, que a la mayoría de la gente adinerada de nuestro país también la fumigan, al igual que a los demás, y estas personas que visten y se peinan de manera diferente para demostrar que son “superiores” también enferman a causa de las fumigaciones, porque ellos tampoco son nada para la élite mundial. Las operaciones de geoingeniería que acaban a diario con las nubes que vienen cargaditas de agua se superponen al teatro de derechas e izquierdas con que los medios de comunicación nos alimentan continuamente. Y estos medios trabajan tenazmente para hacernos creer que lo que ocurre en el cielo es perfectamente normal. Por ejemplo, este señor que se dedicaba a desinformar desde Telemadrid ahora trabaja para TVE-1:

En el programa Cuarto Milenio de la cadena Cuatro lo hemos visto tratando dar una apariencia de normalidad a las estelas que destrozan las nubes naturales, pero los vídeos de dicho debate han desaparecido de Youtube. Pues bien, tras varios días de intensas fumigaciones, nos lo encontramos anoche en el espacio que Televisión Española dedica al tiempo tras el Telediario. La presentadora, que lleva años mintiendo descaradamente y tratando de normalizar las fumigaciones, dijo que lo que teníamos ayer (que en realidad era una fumigación descomunal en buena parte de España perpetrada por un grupo de aviones) eran “nubes de tipo alto, de esas que dejan el cielo blanquecino y no dejan precipitaciones” (en el minuto 9 tras la primera hora del Telediario):

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/telediario-21-horas-14-10-13/2065247/

Y a continuación salió este señor aclarando la diferencia que existe entre nubes altas, medias y altas, llamando “altocumulus” y “altostratus” a la porquería que los aviones dejan en el cielo (a partir del minuto 3’ 50” de este vídeo):

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-tiempo/temperaturas-ligero-ascenso-salvo-baleares/2065167/

Así que en eso se invierte el dinero de nuestros impuestos: en fumigarnos y en revestir de normalidad el resultado visible de las fumigaciones, es decir, las nubes artificiales. Pero qué sinvergüenzas. Cómo mentís a cambio de fama y dinero. Y qué cobardes sois.

Quienes llevamos años observando detenidamente el cielo y hemos aprendido a diferenciar las nubes naturales de las nubes artificiales provocadas por las estelas que emiten los aviones que nos fumigan, hemos sido testigos este fin de semana de unas fumigaciones bestiales en distintas partes de España. Sirvan de ejemplo estos vídeos grabados por una valiente mujer recientemente:

Son muchas las voces que nos advierten de que las sustancias que sueltan estas aeronaves no solo son perjudiciales para nuestra salud. A simple vista podemos darnos cuenta de que muchos árboles, tanto de hoja perenne como de hoja caduca, tienen las copas transparentes, con pocas hojas, y a veces de su follaje sobresale una rama grande completamente pelada. Son numerosos los árboles y arbustos enfermos que podemos ver desde la ventanilla del coche cuando realizamos un viaje por nuestra península, o en nuestras ciudades, y no se puede culpar a la sequía (sequía también provocada) porque en las orillas de los estanques y ríos también hay árboles enfermos. Y en cuanto a los animales, la desaparición de los insectos es alarmante, y ya la de los gorriones, nuestros vecinos habituales hasta hace poco, resulta escandalosa. ¿Pero cómo es que la gente no se da cuenta?

Y por desgracia aún hay más: el seis de octubre padecimos en Madrid una lluvia de hebras sencillamente alucinante. Estas hebras pegajosas que caen del cielo y que parecen telarañas se pueden ver de dos maneras: bien cuando nos ponemos bajo un edificio mirando al sol, de manera que los rayos del sol sobresalgan por la cornisa, bien tapando el sol con la mano y observando la zona del cielo que rodea al sol. Hay quienes las denominan “polímeros”, pero nosotros somos de la opinión de que se trata de las fibras de Morgellon, seres vivos artificiales que se introducen en nuestro organismo y que se multiplican en él. Hablando claro, un arma biológica. Lo decimos basándonos en lo que hemos leído y en nuestras observaciones, aunque tal vez nos equivoquemos. Cuando fuimos a retirar con un bolígrafo una hebra que había formado una especie de ovillo en la corteza de un árbol, vimos que había arraigado en la corteza, es decir, que le habían crecido fibras más pequeñas que habían penetrado en la planta y que se agarraban fuertemente a ella.

Estas páginas contienen fotografías de estos filamentos y más información al respecto:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.582581891779445.1073741863.310774058960231&type=1

https://www.facebook.com/pages/Chemtrails-Madrid/310774058960231

Creemos que no es conveniente respirarlas, por lo que, sin ánimo de ser alarmistas, recomendamos que, cuando se produzca una lluvia de filamentos, no se salga a la calle y se cierren puertas y ventanas. Y si no hay más remedio que salir a la calle, que no se abra la boca. Por favor, vigilen el cielo, observen el sol, y protejan a los niños.

Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones, la geoingeniería y el síndrome de Morgellon. 

Actualización del 1 de noviembre de 2013: En este vídeo, grabado en Zamora el mismo 6 de octubre de 2013, se puede ver claramente cómo son las hebras que caen del cielo:

Anuncios

Falleció la doctora Ilya Sandra Perlingieri

La doctora Ilya Sandra Perlingieri, la autora del último artículo que hemos traducido, falleció hace una semana. Traducimos a continuación el obituario que los portales ConsciousLifeNews.com y Aircrap.org le han dedicado:

HA FALLECIDO LA DOCTORA ILYA SANDRA PERLINGIERI, NUESTRA QUERIDA ACTIVISTA MEDIOAMBIENTAL

La doctora Ilya Sandra Perlingieri (Dr. P.), nuestra querida activista medioambiental, ha fallecido en un hospital de San Diego, California. Padecía graves dolencias cardíacas y pulmonares. La doctora P. era una persona amable, acogedora, cariñosa y compasiva. También era activista medioambiental, y una investigadora, escritora y conferenciante formidable que detestaba las fumigaciones que están causando estragos por todo el planeta.

Su intervención en el congreso Consciousness Beyond Chemtrails (La conciencia más allá de las fumigaciones), que se celebró en 2012 (y que se puede ver en el vídeo), fue uno de los momentos culminantes del acto. El título de su conferencia era “The Assault on Our Health. Environmental Illness and Aerosol Pollution: Connecting the Dots.” (“El ataque a nuestra salud. La contaminación por aerosoles y las enfermedades causadas por factores ambientales: atando cabos”). Es probable que ella misma fuera víctima de la contaminación por aerosoles a la que dedicó su disertación.

En su conferencia, la doctora P. también recomendó una serie de soluciones, entre ellas retirar nuestro apoyo a las empresas que nos están dañando.

Ross Pittman

Artículo traducido por Conrad R.