La muerte de los árboles: la pesadilla de la ingeniería climática continúa

Recientemente, el 29 de junio de 2014, Dane Wigington ha publicado una breve introducción a un vídeo que trata de la muerte de los árboles; la traducimos a continuación:

http://www.geoengineeringwatch.org/dying-of-the-trees-the-climate-engineering-nightmare-continues/

LA MUERTE DE LOS ÁRBOLES: LA PESADILLA DE LA INGENIERÍA CLIMÁTICA CONTINÚA

Los programas de geoingeniería están destruyendo los sistemas que sustentan la vida en nuestro planeta, y los árboles se están muriendo por todas partes. Si esto sigue así, los siguientes seremos nosotros. Los bosques del Noroeste de la costa del Pacífico, que hace una década se desarrollaban bien, están implosionando literalmente. Y hay tanta gente completamente ciega ante esta muerte lenta… Los árboles tienen una importancia enorme, son un símbolo de nuestro planeta vivo. Ahora apenas tengo valor para pasear por el bosque que rodea a mi casa solitaria, ya que la visión de su rápido deterioro me produce un dolor abrumador. La población estadounidense está tan distraída con tantas actividades diversas, con los iPhones, con los programas deportivos, etc., que no se da cuenta de que el mundo se está muriendo literalmente a su alrededor. La geoingeniería que se practica a escala mundial está destruyendo la red de la vida en la Tierra con mayor rapidez que todos los demás factores combinados. Deseo expresar mi más sincero agradecimiento al productor de este excelente vídeo de 6 minutos de duración, Oliver Van. Espero que las personas que lo vean seguirán esforzándose con mayor motivación por destapar y detener la locura de la ingeniería climática mundial.

Dane Wigington

geoengineeringwatch.org

ORACIÓN POR LOS ÁRBOLES, LAS ABEJAS Y TODOS LOS SERES VIVOS DE LA TIERRA

Artículo traducido por Conrad R.

Nota del traductor: No hay más que levantar la vista de la pantalla del móvil durante unos segundos para descubrir que esto también pasa en España y que la cosa se pone cada vez peor. Lo de estos criminales es que no tiene nombre.

Artículo en PDF:   La muerte de los árboles

Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la geoingeniería y sus efectos en la salud de los seres vivos.

Anuncios

Nuestros árboles moribundos y muertos

Traducimos a continuación al español un artículo de Rosalind Peterson cuya versión original en inglés, publicada el 22 de julio de 2007, se puede leer en las siguientes páginas:

http://newswithviews.com/Peterson/rosalind4.htm

http://www.agriculturedefensecoalition.org/sites/default/files/pdfs/37_1_2007_NWV_Our_Dead_Dying_Trees_July_22_2007_Article_by_Rosalind.pdf

NUESTROS ÁRBOLES MORIBUNDOS Y MUERTOS

Muchos árboles han muerto o se están muriendo en gran parte del territorio de los Estados Unidos y de Alaska. ¿Cuál es la causa de que en comunidades enteras de árboles y plantas se dé esta reacción tan generalizada de decadencia y mortandad?

Ya sea en las zonas boscosas, en los parques públicos, a lo largo de los ríos y arroyos, en las zonas húmedas, en los campos de golf o en las fincas privadas, nuestros árboles dan muestras de tener graves problemas de salud o bien se mueren en cifras récord. En algunas regiones la mayoría de los árboles ha muerto, lo que pone en peligro cuencas enteras.

Allan Buckman, técnico en biología de la fauna silvestre del Departamento de Caza y Pesca de California, en la región de la Costa Central, lleva varios años observando cambios en la vegetación y en el clima de amplias zonas de los condados de Napa, Sonoma, Mendocino y Lake, en California, cambios que no son normales en esta región. Como biólogo de la fauna silvestre, recientemente jubilado de su puesto en los condados de Sonoma y Lake, el señor Buckman llevó a cabo la revisión sobre el terreno de proyectos, adquisiciones de tierras y censos de animales en buena parte del territorio de estos condados, y tiene una experiencia práctica de más de 35 años aquí y en la zona del Norte de la Bahía de California.

El señor Buckman ha señalado lo siguiente: “En el pasado he visto una mortandad localizada de comunidades vegetales que se debía a una gran variedad de causas, y suele haber una tendencia hacia uno o varios problemas a la vez, que varía de un año a otro. Pero nunca he visto el estado actual de decadencia generalizada en casi todas las especies, de todos los ámbitos, debido a una amplia variedad de insectos, hongos, mohos, bacterias y virus. He visto zonas en las que todos los árboles y arbustos de una cuenca hidrográfica presentaban algún problema de salud”.

El señor Buckman tomó muestras de la vegetación de una de estas zonas en el condado de Lake: muestras de Adenostoma fasciculatum (chamizo), Ceanothus (buckbrush), Cercis occidentalis (red bud), laurel, sauce amarillo, sauce negro, saúco, Quercus durata (roble de cuero), Quercus kelloggii (roble negro de California), Quercus douglasii (roble azul de California), Quercus wislizeni (interior live oak), nogal, Eriodictyon californicum (yerba santa), Arctostaphylos (manzanita) y Heteromeles (toyon). El señor Buckman “encontró áreas similares en el condado de Sonoma en las que había robles de hoja perenne, robles de los valles, Ceanothus, chamizo, perales, manzanos, ciruelos, rosales y varias especies ornamentales. La “cuestión principal, que es simplemente por qué todas las plantas están infectadas, y qué es lo que ha desencadenado una reacción tan generalizada en toda una serie de comunidades vegetales“, sigue sin tener respuesta.

Los árboles y arbustos del condado de Mendocino también presentan los mismos síntomas de decadencia que los de los condados de Lake y de Sonoma, en el estado de California. Estos síntomas están documentados desde el año 2002, tanto en fotografías como en vídeos que muestran los enormes cambios que han tenido lugar en el norte de California. Hay zonas de la ciudad de Redding, California, en las que el abeto de Douglas y el roble presentan síntomas de decadencia (que nada tienen que ver con el síndrome de muerte súbita del roble). Estos efectos son cada vez más rápidos y se pueden observar en la cantidad de árboles que muestran síntomas, en los árboles muertos y en los numerosos árboles que se han venido abajo en circunstancias extrañas (el amontonamiento y el derrumbamiento inusuales de las ramas y los árboles son cada vez más comunes).

En regiones extensas numerosas secuoyas de California o bien se están muriendo o bien muestran síntomas de estrés severo. Greg Giusti, asesor forestal de la Universidad de California para el condado de Mendocino, señaló lo siguiente en un artículo publicado el 8 de mayo de 2002 en el Ukiah Daily Journal: “En la ciudad también hay muchas secuoyas que presentan síntomas de una enfermedad generalizada”. ¿Por qué? La pregunta sigue sin tener respuesta.

Las cifras de árboles que están siendo talados a lo largo y ancho de los Estados Unidos están batiendo todos los récords sin que nadie haga un estudio que determine por qué estos árboles se mueren y cuál es la causa de este problema. Los incendios son más fuertes y devastadores desde finales de los años ochenta, y desde luego la muerte de los árboles está agravando la situación.

El señor Buckman señaló lo siguiente: “Creo que nos esperan grandes cambios, y que todo esto está ocurriendo muy deprisa. Pienso que la situación es muy grave, y que tenemos que actuar con rapidez para documentar los hechos y tomar acciones correctivas”.

La muerte súbita del roble, a la que ahora se señala como responsable de muchos de los problemas de los árboles, o es muy escasa o no se da nunca en algunos condados, y el diagnóstico de muerte súbita no explica el deterioro generalizado de la salud de los robles en los condados donde no existe este síndrome, ni explica la reacción generalizada de decadencia y mortandad de los árboles de todo el territorio de los Estados Unidos.

En un artículo de Mark Hedges publicado en el Ukiah Daily Journal, titulado “Fir Trees Under Attack” (“Los abetos agredidos”), se enumeran algunos de los síntomas que presentan los árboles. En la entrevista que le hizo a Jack Marshall, patólogo forestal del Departamento de Ingeniería Forestal de California, este señaló “algunos problemas corrientes que afectan al abeto de Douglas y que están relacionados con las zonas secas de este condado [Mendocino], y quizás también del condado de Lake y del sur de Humboldt”. Sin embargo, cabe señalar que también hay árboles afectados en otras partes de estos condados y no solo en las zonas “secas”. Marshall, según el artículo del Ukiah Daily Journal, también declaró que “los insectos que matan a los árboles no suelen atacar a un grupo de árboles sanos a menos que algunos de ellos estén estresados por alguna razón o que algún otro agente patógeno esté mermando su salud”.

¿Cuál es el denominador común del deterioro de la salud de los árboles en tantas regiones de los Estados Unidos? ¿La contaminación del aire, la calina blanca, el cambio climático, el aumento de la radiación ultravioleta, las estelas de condensación persistentes de los aviones a reacción causadas por la humedad alta, las emisiones de combustible de los aviones, la falta de luz solar debida a las nubes artificiales (NASA), o el cambio climático producido por las estelas  persistentes de los aviones? Según datos de la NOAA [Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica], en los Estados Unidos hay más de 50 programas de modificación del tiempo atmosférico en curso. ¿Qué impacto tiene esta manipulación química del tiempo atmosférico en los microclimas regionales de los que depende la salud de los árboles, de las plantas y de los cultivos agrícolas?

La modificación artificial del tiempo atmosférico mediante el uso de sustancias químicas puede afectarnos a todos nosotros al reducir las reservas de agua, al cambiar los ciclos de la producción agrícola y al hacer que disminuyan tanto dicha producción como la disponibilidad de agua. Dado que en la mayoría de los programas experimentales de modificación del clima se utilizan sustancias químicas que son liberadas en la atmósfera, la población podría verse sometida cada vez más a sustancias tóxicas o desconocidas que podrían afectar negativamente a los cultivos agrícolas y a los árboles.

El oscurecimiento global y las estelas persistentes que producen nubes artificiales pueden tener efectos graves en la agricultura. Un estudio reciente sobre el cultivo de maíz realizado en Illinois demuestra que con el cielo nublado la producción de maíz disminuye, y que con la luz solar directa la producción aumenta.

Los árboles moribundos y muertos, las ramas muertas y las matas y arbustos en mal estado de salud hacen que algunos de nuestros bosques se conviertan en antorchas cuando se declara un incendio. ¿Por qué nuestros funcionarios públicos hacen como si este problema no existiera en lugar de tomar muestras de los anillos de los árboles y del suelo para averiguar por qué los árboles están estresados y moribundos? ¿Qué es lo que ha provocado este desequilibrio ecológico? ¿Qué medidas se están tomando para determinar qué es lo que estresa a nuestros árboles? Hasta ahora, la típica respuesta ha sido “la sequía y los insectos”, pero en muchas regiones en las que los árboles se están deteriorando la pluviosidad total anual ha sido la normal en los últimos cien años. Y, por otro lado, los árboles sanos resisten a los agentes patógenos y a los insectos. Muchos de los “funcionarios” del gobierno estatal y del gobierno federal hablan sobre el deterioro de los árboles confidencialmente, pero no se atreven a denunciarlo porque temen que los despidan o que los degraden. ¿Por qué?

Cabe señalar que, según explicó Charles Little en 1995 en su libro Dying of the Trees (La muerte de los árboles), “además de los óxidos de nitrógeno y de azufre, otros elementos extraños (y también el vanadio) aparecieron en las muestras cilíndricas extraídas por perforación de ejemplares de picea y de arce, elementos que, como el arsénico y el bario, no se dan en los sistemas forestales naturales; también aparecieron el cadmio, el zinc, el plomo y el cobre”. El aluminio, que aparece cada vez con más frecuencia en las muestras de agua tomadas obligatoriamente por los servicios municipales de agua del condado de Mendocino, de otros condados de California y de Arizona, podría ser “el más tóxico de todos” para nuestros árboles. Y, sin embargo, son muy pocos los organismos gubernamentales que están recogiendo muestras de agua, de suelo o de los anillos de los troncos para averiguar lo que está afectando negativamente a nuestros árboles y plantas y si el aluminio es una de las causas de su decadencia.

En su libro, Charles Little dice que “da la casualidad de que el aluminio es un componente común del suelo de los bosques en casi todas partes, pero está ‘atrapado’ en los silicatos de aluminio, y en estos compuestos no está al alcance de los árboles y otras plantas, y por lo tanto no resulta peligroso para ellos. Pero cuando llegaron las lluvias ácidas… los silicatos se deshicieron, y el aluminio se liberó para ser absorbido por los árboles y las plantas. El metal lo primero que mata son las raíces. Esto significa que los árboles ya no pueden absorber y transportar los nutrientes que necesitan, como el fosfato, el calcio y el magnesio, fertilizantes indispensables que son disueltos y desplazados del suelo por las precipitaciones ácidas… Los árboles se debilitan y pueden ser invadidos por insectos o por agentes patógenos, o bien sucumbir a las inclemencias del tiempo, o bien ambas cosas, con lo que terminan muriéndose”.

¿Por qué aquí la lluvia se encuentra en el lado ácido de la escala? No sabemos con exactitud qué es lo que está estresando a nuestros árboles, pero la toma de muestras del suelo y de los anillos de los troncos ya es un comienzo. Con el aumento de la contaminación del aire de nuestros  condados, los efectos pueden ser mayores de lo que sospechamos, y todos nuestros representantes locales, estatales y federales deben estudiar a fondo este problema que nos amenaza… y no limitarse a recomendar que se talen los árboles de nuestras cuencas (como hace la senadora Dianne Feinstein del lago Tahoe) sin haber averiguado cuál es la causa de estas pérdidas.

Por otro lado, se están registrando niveles altos de radiación ultravioleta en amplias zonas de los Estados Unidos. Este tipo de radiación también puede ser perjudicial para la salud de los árboles y para sus tasas de crecimiento, y puede causarles un estrés adicional. La NOAA y el Servicio Meteorológico Nacional publican las previsiones actuales de los índices de radiación ultravioleta en sus sitios web. El nivel de exposición a la radiación ultravioleta está aumentando en los Estados Unidos. ¿Serán tal vez las emisiones de combustible de los aviones a reacción (que contienen el ácido nítrico que destruye el beneficioso ozono de nuestra atmósfera) uno de los principales culpables de este aumento de la radiación ultravioleta que llega a la tierra?

El señor Buckman indicó que “los datos del pronóstico del índice de radiación ultravioleta (del Centro de Predicción Meteorológica de la NOAA) son bastante impactantes. Vivimos en una región que con frecuencia alcanza unos niveles de radiación solar ultravioleta al mediodía de entre 10 y 11, que se consideran “muy altos”. Los cambios en la luz ultravioleta podrían provocar fácilmente una reacción como esta, y de hecho pueden producir cambios importantes en la comunidad vegetal. ¿Por qué los niveles de radiación ultravioleta son elevados?

La replantación será una solución solo si somos capaces de determinar la causa del problema. Los árboles recién plantados también morirán: esto ya se ha registrado en regiones como la de Redding, California. Tenemos que realizar los análisis y ponernos manos a la obra con el fin de mitigar estos efectos antes de que sea demasiado tarde y de que perdamos más árboles y con ello aumente el riesgo de incendio en nuestros respectivos condados. Si no encontramos una solución, este riesgo aumentará a medida que los árboles sigan cayendo enfermos y muriendo.

Por si fuera poco, en los Estados Unidos están desapareciendo los polinizadores y las abejas, lo que también podría ser perjudicial para las plantas y los árboles, sobre todo para los árboles frutales y los cultivos agrícolas. Los programas de modificación del tiempo basados en sustancias químicas, los programas de calentamiento de la atmósfera y de pruebas atmosféricas, las estelas persistentes de los aviones a reacción, que aumentan la humedad y cambian los microclimas, podrían perturbar la salud de los árboles y plantas de todo el territorio de los Estados Unidos y provocar una disminución de la la polinización al reducir el número de polinizadores como las abejas. Las estelas persistentes que dejan los aviones también hacen que disminuya la cantidad de luz solar directa que llega a la Tierra, y por ende que se reduzca la fotosíntesis, que es necesaria para que todos los árboles y plantas crezcan adecuadamente y también para la producción agrícola.

En muchos de nuestros organismos estatales y del gobierno federal se conoce la existencia de estos problemas, pero a los ciudadanos se nos oculta esta información y no se realizan los análisis necesarios para averiguar por qué se estresan nuestros árboles y plantas. Se transmiten a la opinión pública unas respuestas estándar que no tienen sentido y que funcionan como un placebo, pero no se realiza una investigación a fondo. Antes de talar o de podar nuestros árboles moribundos y muertos, formulemos las preguntas difíciles… Investiguemos lo que les está pasando a los árboles de nuestros parques nacionales y de otras regiones. Formulemos las preguntas difíciles y exijamos respuestas.

Los ciudadanos les pagamos el sueldo a los funcionarios del gobierno. Ya es hora de que defiendan nuestros intereses protegiendo a nuestros árboles y plantas. Y debemos hacerles saber a nuestros representantes electos que los empleados de ciertos organismos gubernamentales reciben presiones que los obligan a cambiar los informes científicos y a acatar las directrices establecidas por los partidos políticos so pena de perder sus puestos de trabajo. Elegimos a nuestros representantes para que protejan el interés público y nuestros bienes comunes, ya sean el aire, el agua, el suelo, los árboles, las plantas, la agricultura o la atmósfera, de manera que nadie los pueda usar en beneficio propio ni para realizar experimentos militares, universitarios o privados que son cuestionables. Lo primero que nuestros funcionarios electos deben proteger son nuestros recursos naturales y la salud pública, pero en el momento presente lo que parece que están protegiendo son intereses políticos corporativos, anteponiendo las donaciones de los grupos de presión a los derechos de los ciudadanos estadounidenses.

Hemos recibido numerosas fotografías de árboles moribundos y muertos procedentes de Arizona, California, Nevada, Washington, Alaska y Virginia, entre otros estados. Ha llegado el momento de pasar a la acción. Si buscamos información en Internet sobre la decadencia y la muerte de los árboles y las especies que se han visto afectadas, en cada condado y estado, descubriremos que la cantidad de árboles que han enfermado o han muerto, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo, es inmensa.

ES HORA DE SABER POR QUÉ NUESTROS ÁRBOLES SUFREN ESTRÉS Y NO SON CAPACES DE RESISTIR NI A LAS PLAGAS NI A LOS AGENTES PATÓGENOS. POR FAVOR, ESCRIBAN A SUS REPRESENTANTES LOCALES, ESTATALES Y FEDERALES Y PÍDANLES QUE APRUEBEN LA REALIZACIÓN DE ANÁLISIS DEL SUELO, DEL AGUA, DEL AIRE Y DE LOS ÁRBOLES. Necesitamos que respondan a nuestras preguntas, y no que nos digan que esperemos mientras que vemos cómo se mueren nuestros árboles y luego los talan o se calcinan en los incendios forestales.

http://www.californiaskywatch.com

1. THE DYING OF THE TREES (La muerte de los árboles), de Charles E. Little, Penguin Books,1995.

2. El boletín informativo de la NASA de octubre de 2005, en la página 8, dice que “las nubes son la variable más importante de las que controlan la temperatura atmosférica y el clima de la Tierra. Cualquier modificación de las capas de nubes del planeta puede contribuir a que se produzcan cambios de larga duración en el clima de la Tierra. Las estelas de los aviones, sobre todo las persistentes, representan un incremento artificial de la nubosidad de la Tierra y es probable que afecten al clima y a la larga a nuestros recursos naturales”.
NASA, octubre de 2005:
http://asd-www.larc.nasa.gov/GLOBE/Count/Oct2005/ConEdNews_p8.pdf

3. Popular Science Magazine, noviembre de 2005, “Can We Stop Storms?” (“¿Podemos detener las tormentas?”):
http://www.popsci.com/popsci/science/c955700641f87010vgnvcm1000004eecbccdrcrd.html

(Hablan de “programas experimentales”).

4. Las estelas persistentes de los aviones modifican el tiempo atmosférico. Lo vemos cada vez que nos “atacan” los aviones a reacción que dejan tras de sí estelas persistentes que en poco tiempo cubren el cielo del condado de Mendocino con una calina blanca y nubes artificiales. Esta capa artificial hace que disminuyan las temperaturas diurnas, que suban las nocturnas y que también aumente la humedad en Mendocino, como indican los estudios históricos realizados a partir de los datos sobre el tiempo, la pluviosidad y la humedad de nuestra región.

La extraña ausencia de heladas nocturnas durante el invierno de 2005-2006 ocasionó pérdidas en los cultivos de árboles frutales. Se cree que la carencia de luz solar directa debida a las estelas persistentes de los aviones (entre el 1 de enero y el 25 de marzo de 2007 solo hemos tenido tres días libres de estelas) puede haber provocado una reducción de la fotosíntesis, y que esto ha retrasado el crecimiento normal que tendrían las plantas herbáceas autóctonas (las que se cultivan y las silvestres) si recibieran la luz directa del sol que les suministra la energía necesaria para crecer.

5. http://aggie-horticulture.tamu.edu/stonefruit/chillacc.htm

6. (18 de enero de 2006) – Farm Bureau:
http://www.cfbf.com/agalert/AgAlertStory.cfm?ID=512&ck=10A7CDD970FE135CF4F7BB55C0E3B59F

7. (7 de marzo de 2007)  – Lawrence Livermore Laboratory: “Crops Feeling The Heat” (“Cultivos sensibles al calor”):
http://www.eurekalert.org/pub_releases/2007-03/dlnl-cft031507.php

8. The NASA / U.S. Air Force CRESS 1990 Press Kit:
http://www.flyaria.com/document/html/mission/crres/cr.htm

9. INFORME SOBRE LAS EMISIONES DE LOS REACTORES SUBSÓNICOS

AGENCIA DE PROTECCIÓN AMBIENTAL PA420-R-99-013 – Informe final: “Evaluation of Air Pollutant Emissions from Subsonic Commercial Jet Aircraft” (Evaluación de las emisiones contaminantes de los aviones a reacción subsónicos comerciales), U.S. Environmental Protection Agency. Abril de 1999. La agricultura, la salud pública y las emisiones de los aviones:
http://www.epa.gov/oms/regs/nonroad/aviation/r99013.pdf

10. El colapso de las colonias de abejas (2007) ¿Podría atribuirse este nuevo fenómeno a algunas de las pruebas atmosféricas que estamos realizando, del mismo modo que el sonar de los barcos de guerra trastorna a los delfines y las ballenas?
http://www.google.com/news?hl=en

11. Las abejas melíferas (marzo de 2007):
http://news.independent.co.uk/environment/wildlife/article2314202.ece

12. La decadencia de las abejas a escala mundial (2007):
http://www.hese-project.org/hese-uk/en/issues/emr.php?id=bees

13. Síntomas que presentan las secuoyas del condado de Mendocino, California:

http://www.californiaskywatch.com/photos_anderson/

14. Síntomas comunes presentes en los árboles de Ukiah, California:

http://www.californiaskywatch.com/photos_utrees/

15. Fotografías del cielo de Arizona: http://arizonaskywatch.com/
16. ¿Cómo prefieres el cielo, natural o artificial?: http://bakersfieldskywatch.com/
17. Webs de la EPA: http://www.epa.gov/sunwise/uvradiation.html
http://www.epa.gov/sunwise/uvindex.html

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Rosalind Peterson escribió este artículo en 2007. Dos años más tarde, Sofia Smallstorm redactó La decadencia de los árboles en Estados Unidos (la traducción al español se puede leer aquí).

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la geoingeniería y sus efectos en los seres vivos.

Un neurocirujano nos explica cómo desintoxicarnos de los venenos procedentes de las fumigaciones clandestinas

A continuación publicamos la traducción al español de un artículo que fue publicado por Christina Sarich el 25 de noviembre de 2013 en Natural Society:

http://tv.naturalsociety.com/neurosurgeon-explains-detox-chemtrail-poisons/

UN NEUROCIRUJANO NOS EXPLICA CÓMO DESINTOXICARNOS DE LOS VENENOS PROCEDENTES DE LAS FUMIGACIONES CLANDESTINAS

¿Han observado ustedes las estelas que hay en el cielo últimamente? Estas fumigaciones aéreas producen un caldo químico blanco y espeso que hace que las personas enfermen poco a poco. Recientemente, el doctor Russell Blaylock, neurocirujano, ha hablado públicamente sobre los chemtrails y sus efectos en nuestra salud. En el siguiente  vídeo también nos explica cómo podemos desintoxicarnos:

Los pilotos de los enormes aviones C130, o bien saben lo que están haciendo, o bien están siguiendo la táctica del “nada veo, nada oigo” que fomenta el ejército estadounidense (comandado por un gobierno corrupto), pero lo cierto es que están vertiendo sobre nosotros todo tipo de sustancias químicas a un ritmo cada vez mayor, lo cual resulta inquietante (hay numerosos militares que se han portado como héroes tirando de la manta en el asunto de las estelas químicas).

Da igual que ustedes crean que lo de los chemtrails es una “teoría de la conspiración”, a pesar de que el gobierno de EE.UU. acuñara la expresión ‘chemtrails’ antes de que los blogueros empezaran a utilizarla; la gente seguirá cayendo enferma debido a que las fumigaciones son reales. El doctor Blaylock nos advierte de que veremos cómo aumentan numerosas enfermedades como el Alzheimer y la demencia, el cáncer y las enfermedades de las vías respiratorias altas, por citar algunas. Pero aquí está la buena noticia: según este neurocirujano en particular, podemos ayudar a nuestro cuerpo a desintoxicarse de algunas de las numerosas sustancias químicas procedentes de las fumigaciones (torio, bario, mercurio, óxido de aluminio y estroncio).

Esta es la lista de lo que podemos hacer para reducir la respuesta inflamatoria que provocan algunas de estas sustancias químicas:

– Los tocoferoles de la vitamina E nos ayudarán a reducir la inflamación en el cerebro y en el cuerpo, lo que reduce el efecto tóxico de las estelas químicas. La leche de almendras es una gran fuente de vitamina E de origen natural.

– La vitamina C, cuando se añade a la vitamina E, es un potente protector del cerebro, según el doctor Blaylock.

– La curcumina [colorante procedente de la cúrcuma], al unirse al aluminio, ayuda a reducir sus efectos tóxicos y facilita su eliminación del organismo.

– El consumo de azafrán es un medio excelente de mantener la salud del cerebro y de desintoxicarse de estos productos químicos. También contiene carotenoides que combaten el cáncer. Hay estudios que demuestran que el azafrán también estimula el aprendizaje, la memoria y el recuerdo, gracias a un compuesto denominado crocina que está presente en la planta.

– Se ha demostrado que las semillas de lino ayudan a reducir el envenenamiento por radiación y también estimulan la capacidad intelectual.

– La canela contiene antioxidantes y también puede reducir la respuesta inflamatoria del organismo.

En el vídeo hay más recomendaciones para que podamos empezar a desintoxicarnos de los nocivos venenos procedentes de las fumigaciones a partir de hoy.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en la salud de los seres vivos.

Veneno puro: el adyuvante de aluminio, relacionado con el cáncer de mama, las enfermedades autoinmunes y otros trastornos

Traducimos a continuación al español un artículo de Christina Sarich publicado el 28 de junio de 2014 en Natural Society:

http://naturalsociety.com/poison-aluminum-adjuvant-breast-cancer-alzheimers-autoimmune-disorders-detox/

VENENO PURO: EL ADYUVANTE DE ALUMINIO, RELACIONADO CON EL CÁNCER DE MAMA, LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES Y OTROS TRASTORNOS

Durante más de una década, una serie de estudios han relacionado el cáncer de mama con la intoxicación por aluminio. Se descubrió que las mujeres que sin saberlo utilizaban antitranspirantes que contenían aluminio tenían un perfil de cáncer debido a agentes genotóxicos. En pocas palabras, los senos de las mujeres que padecían cáncer estaban llenos de esta sustancia. También se sabe que el aluminio afecta al equilibrio de los estrógenos en el cuerpo y que además provoca cambios en el ADN. Cuando existen numerosas publicaciones científicas que apoyan la teoría de la toxicidad del aluminio presente en los antitranspirantes, ¿por qué no dicen nada del aluminio que contienen otros productos a los que estamos expuestos a diario?

¿Por qué el aluminio debería preocuparnos?

Una de estas publicaciones dice que “las pruebas justifican que se considere seriamente la reducción de la exposición del cuerpo humano al aluminio”. La toxicidad del aluminio también se ha asociado con la enfermedad de Alzheimer, aunque la última puntilla (una prueba a doble ciego que demuestre la existencia de un vínculo directo) aún no ha sido publicada. De todas formas, se admite lo siguiente:

“Se pone de relieve el mecanismo minucioso del papel del aluminio en el estrés oxidativo y en la muerte celular. Se ha subrayado la importancia de la especiación química compleja del aluminio en relación con la biología. El papel cuestionable del aluminio en la enfermedad de Alzheimer y el cruce de opiniones sobre el aluminio y la predisposición genética también han sido tratados. Por último, a partir de la extensa bibliografía se ha llegado a la conclusión de que los efectos neurotóxicos del aluminio quedan fuera de toda duda, y de que no se puede descartar que el aluminio sea un factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer”.

Ya sabemos que el aluminio también provoca numerosos efectos perjudiciales en el sistema nervioso humano. Ha sido relacionado con el síndrome de la guerra del Golfo, así como con la reducción severa de las habilidades motoras en los niños que están en desarrollo. Entonces, ¿por qué demonios lo seguimos utilizando en las vacunas? Y si de verdad nos están fumigando todos los días con aluminio y con otras sustancias tóxicas presentes en los chemtrails o estelas químicas, nos tendremos que preguntar cómo es que todavía somos capaces de confiar en el gobierno y en el paradigma de la medicina.

El aluminio presente en la composición de los chemtrails

El óxido de aluminio (junto con el óxido de bario y otras toxinas) también se halla en los chemtrails. Es verdad que el aluminio está presente de manera natural en los suelos de los bosques, pero se encuentra atrapado en los silicatos de aluminio, no fumigado, ni inyectado, ni introducido en el cuerpo como ocurre con las sales y los adyuvantes de aluminio en nuestra sociedad contemporánea. Por mucho que se haya utilizado para la propulsión de los cohetes, se trata de una sustancia química que se sabe que causa daños en el funcionamiento del cerebro. Y también mata nuestras plantas:

“El metal primero mata todas las raíces, lo que significa que los árboles ya no pueden absorber y transportar los nutrientes necesarios como los fosfatos, el calcio y el magnesio (fertilizantes imprescindibles que por otro lado también son eliminados del suelo por las precipitaciones ácidas). Los árboles se debilitan y pueden ser invadidos por insectos o patógenos, o bien pueden sucumbir ante condiciones meteorológicas extremas, o bien todo a la vez, lo que les lleva a la muerte”.

En este vídeo, Francis Mangels describe cómo esta forma de aluminio en particular está matando nuestros árboles:

El aluminio de las vacunas

El aluminio también está presente en muchas vacunas infantiles como un medio de estimular el sistema inmunitario. Es posible que el aluminio sea incluso más tóxico que el timerosal (o thiomersal), que contiene mercurio y se añade a las vacunas como conservante. Según un estudio publicado en Current Medical Chemistry (Química médica actual), los niños reciben, antes de los seis meses de edad, entre 14,7 y 49 veces más aluminio a través de las vacunas de lo que permiten los límites de seguridad establecidos por la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos). Actualmente, el mercurio ha sido sustituido por el aluminio en muchas vacunas, entre ellas la de la hepatitis y la del virus del papiloma humano.

¿Exactamente por qué se añade aluminio a las vacunas?

Se trata de una cuestión de dinero. El aluminio se añade a las vacunas con el fin de estimular la reacción del cuerpo al antígeno (el virus o bacteria que hace que nuestro cuerpo fabrique anticuerpos, nuestra respuesta inmunitaria natural a los invasores extraños). Si así aumentan los anticuerpos(1) de nuestro organismo, entonces los fabricantes de vacunas tendrán que usar menos antígenos, con lo que las vacunas serán más económicas.

La eliminación del aluminio de nuestro organismo

Si usted usa un antitranspirante que contiene aluminio, tal vez lo mejor sea dejarlo cuanto antes.

Si usted piensa vacunarse o vacunar a su hijo, por lo menos lea la lista de los ingredientes de la vacuna y, si el aluminio está presente, entonces no se ponga la vacuna en cuestión y busque otros medios de prevenir la enfermedad.

Si usted está expuesto a los chemtrails, como la mayoría lo estamos, considere la posibilidad de desintoxicarse tanto como sea posible de modo que la sustancia tóxica no tenga la posibilidad de acumularse en su cuerpo provocándole la enfermedad y posiblemente incluso la muerte. Este neurocirujano nos explica cómo podemos desintoxicarnos de los venenos procedentes de las fumigaciones.

La planta llamada cola de caballo y el agua rica en sílice (dióxido de silicio) constituyen un buen método de desintoxicación de esta sustancia venenosa. En Science Direct (La ciencia en directo) hay más información sobre cómo el agua rica en sílice absorbe el aluminio.

Al parecer, el sílice no tiene efectos perjudiciales para nuestra salud; incluso hay estudios que demuestran que en realidad ayuda a aliviar los síntomas de la demencia, según la revista American Journal of Clinical Nutrition (Revista americana de nutrición clínica). Aunque el sílice no parece ser perjudicial para los seres humanos, puede serlo en los usos industriales del agua, por lo que con frecuencia se elimina del suministro de agua a las ciudades.

Conocida por tratarse de un fósil viviente, la cola de caballo (Equisetum arvense) se utiliza para la desintoxicación del aluminio, para aliviar los síntomas de la osteoporosis y para tener una piel sana. Fortalece nuestros huesos y también puede prevenir la debilidad vesical. Solo tenemos que asegurarnos de tomar un suplemento de vitamina B1 (tiamina) o de tomarla de manera natural si consumimos cola de caballo, ya que esta hierba contiene una enzima que puede reducir el nivel de dicha vitamina. Y que sean suplementos naturales, no la aflatoxina transgénica B1, que llega a ser más tóxica que el aluminio y es uno de los peores carcinógenos del planeta (incluso la exposición dérmica puede ser tóxica).

Sea cual sea el método que usted elija, puede que la desintoxicación del aluminio le salve la vida, pero lo que es seguro es que mejorará su salud.

Artículo traducido por Conrad R.

(1) La autora dice “si así aumentan los antígenos…”, pero creemos que se trata de una errata y que lo correcto es “si así aumentan los anticuerpos”.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en nuestra salud.

La Coalición por la Defensa de la Agricultura

Traducimos a continuación el texto que actualmente (en julio de 2014) aparece en la página de inicio del portal de la Coalición por la Defensa de la Agricultura (Agriculture Defense Coalition):

http://www.agriculturedefensecoalition.org/

La Coalición por la Defensa de la Agricultura tiene como objetivo la protección de la agricultura y de nuestras reservas de agua, nuestros árboles y nuestros polinizadores frente a una amplia variedad de programas experimentales de modificación del tiempo atmosférico y de realización de pruebas atmosféricas (en la mayoría de los cuales se utilizan cohetes), las sustancias químicas tóxicas, la geoingeniería (los proyectos de restauración del clima o de gestión de la radiación solar) y otros experimentos. (Las estelas persistentes de los reactores y las nubes y la neblina artificiales que estos producen cambian nuestro clima y agravan el calentamiento global, además de provocar otros efectos debidos a las emisiones de vapor de agua, que es un potente gas de efecto invernadero, y a las emisiones de combustible para aviones; dichas estelas persistentes están incluidas en la definición general de la gestión de la radiación solar).

Algunos de estos programas experimentales pueden causar una disminución de la producción agrícola, empeorar el deterioro de la salud de los árboles y añadir sustancias químicas tóxicas a nuestro aire, a nuestras reservas de agua y a nuestros suelos. Solo el uso de partículas de sales para hacer que las nubes sean más reflectantes (uno de los muchos proyectos de la geoingeniería, pues también se usan sales del Mar Muerto en los programas de modificación climática realizados en Texas), provocará la salinización de las reservas de agua y de la tierra. El uso continuo de partículas de sales en las nubes hará que las tierras fértiles que producen cultivos se vuelvan inutilizables para la agricultura y también convertirá el agua dulce en agua salada. Los resultados serán de larga duración y afectarán a los árboles, a los pájaros, a los mamíferos, a los peces, a las cuencas hidrográficas, a los polinizadores, a la producción agrícola, a los ríos y a los arroyos.

Los productos químicos tóxicos utilizados en los programas experimentales de pruebas atmosféricas realizados por la Fuerza Aérea de los EE.UU. y por la Marina de los EE.UU. conjuntamente con la NASA o con empresas privadas y con individuos adinerados, ya están apareciendo en muestras de agua potable procedentes de distintos puntos de los Estados Unidos. En la División de agua potable de Sacramento, del Departamento de Salud del Estado de California, es donde se depositan todos los resultados de los análisis de agua potable públicos establecidos por el Estado de California y por la EPA (Agencia de Protección Ambiental). Estos análisis muestran unos niveles de contaminantes tóxicos en el agua cada vez mayores (con picos inusuales). (Si encontramos sustancias contaminantes del aire en el agua, lo más probable es que nuestras tierras también estén contaminadas por las mismas fuentes).

En los Estados Unidos cualquiera puede modificar o suavizar el tiempo atmosférico o el clima sin nuestro consentimiento. Cualquier agencia del gobierno, el ejército, cualquier estado, cualquier condado, cualquier ayuntamiento, cualquier empresa privada, cualquier empresa de modificación climática o cualquier individuo pueden modificar el tiempo en cualquier momento. No se requiere ninguna notificación pública aparte de informar de estos programas a la NOAA si están en curso. No obstante, se sabe que muchos de los programas de modificación del clima no son comunicados a la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), bien porque no están en curso todos los años, bien porque son experimentales o bien porque son programas militares.

La modificación del clima se está desarrollando en los Estados Unidos y en otros países. Si quieren saber más sobre estos programas y los problemas que causan al conjunto de los agricultores, a los ganaderos y a nuestras cuencas y reservas de agua potable, visiten la sección dedicada a la modificación del tiempo atmosférico en nuestra web.

Las pruebas en la atmósfera superior continúan sin supervisión ni consentimiento públicos y con escasa notificación oficial, si es que la hay. Actualmente se están desarrollando unas normas de dirección de la geoingeniería a nivel mundial para hacer que disminuya la cantidad de luz directa del sol que llega a la Tierra (gestión de la radiación solar) a escala planetaria. La utilización de sustancias químicas tóxicas y de otras partículas liberadas en la atmósfera superior tales como el azufre o el óxido de aluminio (alúmina), partículas en suspensión o gases se está planificando sin supervisión ni consentimiento públicos. Ha habido tres audiencias por parte del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos desde el 5 de noviembre de 2009 (dos en 2010). Solo han declarado aquellos que, en su mayor parte, promueven la geoingeniería. El informe final de Ciencia y Tecnología de la Cámara estadounidense fue publicado el 27 de octubre de 2010 y se encuentra en su web. (Nuestra página web contiene tres secciones dedicadas a los programas de restauración del clima, también conocidos como geoingeniería).

Esperamos que esta web sea para ustedes una herramienta educativa útil, un medio para la investigación, y un sitio que les permita comprender con más claridad cómo los programas experimentales, que pueden o no ser sometidos a la votación de nuestros funcionarios electos, introducen cambios en nuestras vidas sin ser autorizados públicamente, sin ser sometidos a debate y sin notificación oficial previa. En muchos casos, la información está disponible en la red y se puede encontrar si se investiga sobre el tema.

Estos programas atmosféricos y las sustancias químicas utilizadas en ellos pueden tener un impacto negativo en la producción agrícola de los Estados Unidos. Cuando se combinan con las semillas transgénicas y con los herbicidas, los pesticidas y los insecticidas, las consecuencias son profundas e ilimitadas debido a la falta de políticas de notificación, de autorización y de supervisión públicas. Las abejas y otros polinizadores están sufriendo el fuerte impacto negativo del incremento de nuestros experimentos. Animamos a los lectores a que se informen sobre estos temas.

Cada vez más tierras agrícolas se están utilizando para producir biocombustibles, lo que implica que quede menos tierra y menos comida para alimentar a una población creciente. El Departamento de Agricultura de EE.UU. está promoviendo la utilización de nuestras mejores tierras agrícolas para el cultivo de biocombustibles y para los experimentos con transgénicos. Al haber menos cultivos alimenticios, el precio de los alimentos está aumentando a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Nuestro país está reduciendo drásticamente su capacidad de suministrar la comida necesaria para alimentar a sus ciudadanos y es cada vez más dependiente de los alimentos importados de otros países para poder cubrir la creciente escasez. Además, del extranjero nos están llegando tanto alimentos como plagas y hay pocos inspectores que mantengan nuestros alimentos y tierras a salvo de estas amenazas cada vez mayores, ya sean químicas, biológicas o transgénicas. El Departamento de Agricultura de los EE.UU. tiene la responsabilidad de analizar los alimentos y de comprobar la existencia de posibles plagas; sin embargo, el Congreso lleva años socavando este proceso a través de los recortes en la dotación de personal, en la financiación y en la realización de los análisis obligatorios.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: A través de este enlace se accede a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en la salud de los seres vivos.