Respuesta de la Plataforma Cívica Guardacielos a “El Confidencial”

Fuente: http://www.guardacielos.org/users/1/Documentacion/Respuesta_a_El_Confidencial.pdf

Fecha de la publicación original: diciembre de 2014

Menos conspiraciones imaginarias y más respeto por la verdad
Guardacielos responde a El Confidencial

El 23 de Diciembre Alfredo Pascual firmaba un escrito con el título“PP y PSOE se alían contra la imaginaria conspiración de los chemtrails”, en alusión a una moción contra la geoingeniería presentada por I.U. para consideración del Pleno Municipal de Castronuño el 20 de diciembre de 2014 y que fue aprobada por unanimidad. Según el autor, esa moción era para expresar su rechazo a los chemtrails.

Sorprende que ese medio haya orientado su lupa hacia un pequeño municipio de Valladolid para denostar el hecho respetable de que unos políticos con independencia de sus siglas sumen fuerzas en temas de interés general como lo son el medio ambiente y la salud pública. Sorprende que se cuestione la libertad para decidir de unos políticos locales que no cobran nada por hacer su trabajo con decencia y que se tome en serio la opinión de dos supuestos expertos a sueldo que muestran compartir la misma base errónea de datos y los mismos objetivos. Sorprende leer la aberrante falsedad de que la ciencia sostiene que las estelas de los aviones son vapor de agua y son inocuas para las personas. Sorprende la reiterada utilización de la palabra ciencia en un escrito que brilla por la ausencia de rigor científico, histórico, documental y periodístico, indigno de un profesional de la comunicación. Uno diría que su autor sencillamente ignora todo y no ha leído nada de aquello sobre lo que pretende informar, pues la citada moción solo usa términos científicos como geoingeniería y no hace referencia a lo que él denomina chemtrails. Sorprende que sea el autor el único responsable de esa manipulación lingüística únicamente para permitirse la licencia inaceptable de llevar un tema de la máxima seriedad al desacreditador terreno de lo conspiranoico.

Si el escrito no reviste calidad informativa alguna en el fondo, todo lo contrario, habrá que buscar los motivos reales en las formas. La moción de Castronuño en la práctica es la excusa que el autor utiliza (1) para calumniar, difamar, dañar el honor y restar credibilidad a quienes como Guardacielos ejercen una labor de denuncia en temas tabú sobre los que no informan los grandes medios de comunicación, al servicio del poder; (2) para ridiculizar a los ediles locales que defienden el interés general obviando las siglas, y (3) para condicionar por medio de la crítica a otros ayuntamientos e impedir que estas mociones proliferen y que se ponga fin a los programas de manipulación climática que se están llevando a cabo sin conocimiento ni consentimiento de la ciudadanía.

Cabe preguntarse para quién trabaja El Confidencial. Guardacielos declinó colaborar con El Confidencial porque no colabora con medios que abiertamente trabajan para el poder y para subir las cuotas de audiencia en vez de trabajar para la verdad y la información. Nunca se ha dicho que los medios de comunicación, en su búsqueda por ofrecer contenidos de interés al lector, son poco adecuados para divulgar nuestros hallazgos. La manipulación de la información es desinformación. La verdad parece haberse convertido en todo un eufemismo para El Confidencial desde que Jesús Cacho, su fundador, fuera despedido. Sus declaraciones el 6 de junio de 2011 diciendo que “acabaría como medio sometido al poder” fueron realmente premonitorias. Otras verdades que dijo Jesús Cacho por ese entonces fueron: “Los periodistas nos hemos bajado los pantalones y hemos renunciado a hacer información en libertad. Hemos perdido credibilidad porque contamos medias verdades”; “En España ningún medio, ni siquiera El Confidencial, es libre. La falta de independencia es el cáncer de la prensa en este país”; “Hemos renunciado hace tiempo a enfrentarnos a los poderosos. La crisis periodística es reflejo de la crisis del país que no es sólo económica sino de sistema. La Constitución del ’78 se ha quedado pequeña”. Nosotros, Sr. Pascual, no creemos que la verdad sea aburrida. Creemos que es un derecho que hay que defender a ultranza, al mismo título que el medio ambiente y la salud pública. Y por razones de justicia y de responsabilidad social estamos dispuestos a defender este derecho frente al vandalismo de la manipulación lingüística, la perversión del lenguaje y la desinformación que a este respecto practican medios de comunicación como El Confidencial, en los tribunales.

Josefina Fraile / Portavoz de Guardacielos

El sitio web de Guardacielos: http://www.guardacielos.org/
Anuncios