Archivos Mensuales: octubre 2019

La falsa democracia

En estos vídeos se analizan algunas de las numerosas mentiras en las que se fundamenta nuestro sistema “democrático”. Merece la pena dedicarles unos minutos.

Derecha o izquierda (Quién está detrás, octubre de 2018):

El siniestro futuro de la Unión Europea al descubierto (Quién está detrás, noviembre de 2018):

10 pautas para detectar a un movimiento de DISIDENCIA CONTROLADA (Quién está detrás, marzo de 2019):

Así es como se hace un pucherazo electoral. Elecciones 28A (Quién está detrás, mayo de 2019):

¿Trabaja el independentismo catalán para los mismos intereses de quienes controlan España? (Quién está detrás, octubre de 2019):

Enlace al canal Quién está detrás.

 

La imposición de la tecnología 5G

 

LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

Vamos a repasar unos cuantos conceptos básicos de física para tratar de comprender cómo nos afectan las ondas electromagnéticas. Puede parecer complicado, pero no lo es. Se trata de conocer en qué hemos convertido el medio que nos rodea a diario (pues los ciudadanos de a pie estamos colaborando activamente en este proceso), lo que los estudios científicos nos dicen al respecto y lo que va a suceder próximamente si no reaccionamos y les paramos los pies de una vez a quienes nos tratan como si fuéramos cabezas de ganado.

Una onda se define como una propagación de energía en un medio sin que haya un desplazamiento de materia. Existen dos tipos principales de ondas: las ondas mecánicas, que solo se transmiten a través de medios materiales (como el sonido por el aire), y las ondas electromagnéticas (como la luz), que se transmiten tanto a través de medios materiales como a través del vacío. En estos breves vídeos se explican estos conceptos con bastante claridad.

El conjunto de todas las ondas electromagnéticas posibles forma el espectro electromagnético.

La propagación de energía en forma de ondas electromagnéticas se denomina radiación. Según sea su frecuencia y energía, las radiaciones electromagnéticas pueden ser ionizantes o no ionizantes.

La radiación ionizante (rayos X, rayos gamma) es capaz de arrancar electrones de los átomos y causa daños en los tejidos vivos.

La radiación no ionizante abarca el resto del espectro electromagnético: la radiación ultravioleta (UV), la luz visible, la radiación infrarroja (IR), las microondas, las radiofrecuencias (RF) y las ondas de frecuencia extremadamente baja (ELF). Se sabe que la radiación ultravioleta puede ser perjudicial para la piel. Numerosos estudios científicos han confirmado en los últimos años que la radiación no ionizante de radiofrecuencia y la radiación no ionizante de microondas (emitidas por los teléfonos móviles e inalámbricos, tablets, portátiles, routers wifi, contadores inteligentes, antenas de telefonía móvil, emisoras de radio y televisión) así como los campos electromagnéticos de frecuencias extremadamente bajas (procedentes de dispositivos eléctricos y electrónicos, transformadores, cables del tendido eléctrico) también son perjudiciales para la salud.

EFECTOS BIOLÓGICOS

Nuestras células y nuestros órganos, como el corazón y el cerebro, están regulados por señales bioeléctricas internas en las que los campos electromagnéticos artificiales pueden interferir. Centenares de artículos científicos revisados por pares relacionan la exposición a las ondas de radiofrecuencia con el cáncer, el estrés celular, el estrés oxidativo, daños en el ADN, la disrupción de los canales iónicos de las membranas celulares, la alteración de la melatonina, la disminución de la movilidad y la calidad del esperma, problemas del aprendizaje y de la memoria y trastornos neurológicos. Los niños y jóvenes, las embarazadas, las personas mayores y los enfermos crónicos son especialmente vulnerables a la exposición a esta radiación, que también afecta a animales y plantas. Estos estudios científicos se pueden consultar en los siguientes portales de Internet:

bioinitiative.org

emf-portal.org

powerwatch.org.uk

cellphonetaskforce.org

Los seres humanos, al igual que el resto de los seres vivos, siempre hemos estado expuestos a radiaciones naturales como las del sol o el campo magnético terrestre, y nos hemos adaptado a ellas. Desde mediados del siglo XX, la cantidad de radiaciones artificiales a las que estamos sometidos no ha dejado de aumentar, primero con las instalaciones eléctricas y los electrodomésticos y, actualmente, con los dispositivos inalámbricos que emiten y reciben ondas de radiofrecuencia. Estas radiaciones invisibles que ahora están por todas partes constituyen la contaminación electromagnética. Los siguientes documentales ofrecen un panorama de la situación en la que nos encontramos:

La resolución 1815 de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa (mayo de 2011), titulada Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente, da una serie de recomendaciones a los Estados miembros, entre las cuales están las siguientes:

8.1.1. Adoptar todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles, y en especial la exposición de los/as niños/as y jóvenes que al parecer corren el mayor riesgo de tumores de la cabeza.

8.1.2. Reconsiderar la base científica de las actuales normas de exposición a los campos electromagnéticos establecidas por la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No-Ionizantes (ICNIRP), que tienen graves limitaciones, y aplicar el principio ALARA “tan bajo como sea razonablemente posible”, tanto con respecto a los efectos térmicos como a los efectos atérmicos o biológicos de la radiación o emisiones electromagnéticas.

8.1.3. Poner en práctica campañas de información y sensibilización sobre los riesgos de los efectos biológicos potencialmente nocivos a largo plazo para el medio ambiente y para la salud humana, especialmente dirigidas a los/as niños/as, adolescentes y jóvenes en edad reproductiva.

8.1.4. Prestar especial atención a las personas “electrosensibles” afectadas por un síndrome de intolerancia a los campos electromagnéticos, y establecer medidas especiales para protegerlas, incluida la creación de “zonas blancas” no cubiertas por las redes inalámbricas.

8.1.5. Acelerar la investigación sobre nuevos tipos de antenas y teléfonos móviles y dispositivos como los DECT, a fin de reducir costos, ahorrar energía y proteger el medio ambiente y la salud humana, así como fomentar la investigación para desarrollar telecomunicaciones basadas en otras tecnologías que son exactamente igual de eficaces, pero que tienen menos efectos negativos para el medio ambiente y la salud.

LA INDUSTRIA DE LAS TELECOMUNICACIONES LO NIEGA TODO

La industria eléctrica y la industria de las telecomunicaciones se empeñan en negar las evidencias científicas y presionan a las instituciones para impedir que se establezca una legislación que proteja de verdad la salud de la población. Los grupos y comisiones que deciden acerca de los niveles de radiación a los que puede estar expuesta la población están muy influidos por la industria, por lo que los actuales límites no protegen adecuadamente a las personas.

Llamamiento para la adopción de unos límites verdaderamente protectores para la exposición a campos electromagnéticos (100 kHz a 300 GHz) (octubre de 2018).

El negocio de la telefonía móvil. Una crónica histórica desde el punto de vista de la salud (C. Álvarez, enero de 2018).

Otras peticiones y llamamientos de los científicos.

LA LLEGADA DE LA TECNOLOGÍA 5G

Si el 2G, el 3G y el 4G ya nos afectan a diario a través de las antenas, los teléfonos móviles, el wifi y los contadores inteligentes, la implantación del 5G significa que lo van a llenar todo de antenas. Va a haber antenas por todas partes. Y todos los electrodomésticos, los utensilios y hasta las prendas de vestir estarán conectados de manera inalámbrica al Internet de las cosas, con todo lo que ello implica. Todos nuestros movimientos podrán ser rastreados, aún más de lo que ya lo son hoy en día.

No se ha realizado ningún estudio previo sobre el impacto de esta nueva tecnología en la salud de las personas, y nos la están imponiendo querámoslo o no. Claro que, previamente, se han ganado el favor del público con unas aplicaciones para los teléfonos inteligentes tan adictivas que, para una buena parte de la población, la vida sin la conexión inalámbrica a Internet es impensable.

Llamamiento europeo EU Stop 5G (septiembre de 2017)

Llamamiento internacional para detener la implantación de la red 5G en la Tierra y en el espacio (2018)

Arthur Firstenberg, creador de la organización Cellular Phone Task Force, que lleva más de veinte años denunciando los daños provocados por las radiaciones electromagnéticas, solicita que firmemos la petición anterior para detener el proyecto que tiene el gobierno estadounidense de lanzar, en lás próximas semanas, miles de satélites para ofrecer la tecnología 5G desde el espacio. Firstenberg lo explica en un artículo titulado Emergencia planetaria (2018) y en este otro artículo reciente.

El siguiente trabajo de Belmonte, Maestú y Navarro, publicado por Ecologistas en Acción, es un análisis del estado actual del despliegue del 5G y de las consecuencias que esta tecnología tendrá tanto para la sociedad en su conjunto como para la salud de las personas. Su lectura es muy recomendable.

¿Es seguro para la salud el 5G? (septiembre de 2019)

¿QUÉ PODEMOS HACER?

En primer lugar, debemos protegernos de las radiaciones que actualmente nos rodean y nos están afectando. La distancia a las fuentes es un factor fundamental cuando se trata de reducir la exposición a las ondas electromagnéticas. Cuanto más lejos estemos de los dispositivos, mejor. Por ello, nunca deberemos llevar el teléfono móvil pegado a los genitales ni a los senos, y nunca nos lo pegaremos a la oreja. Lo recomendable es usar siempre el altavoz, por extraño que parezca. Hay que saber que los móviles emiten más radiación de la que los fabricantes reconocen. El teléfono fijo, si es con cable, mejor. Los teléfonos inalámbricos emiten más radiación que los celulares. En cuanto al wifi, lo más conveniente es sustituirlo por la conexión a Internet por cable, y, si no es posible, al menos apagarlo siempre por la noche. Protejamos a los niños, que son más vulnerables que los adultos: el modo avión permite ver vídeos y juegos sin que los aparatos emitan radiación (o una radiación mínima).

Es muy importante que nos documentemos a fondo sobre los efectos de los campos electromagnéticos en los seres vivos, pues no podemos permanecer de espaldas a la realidad. Opongámonos a la instalación de antenas por todas partes, apoyemos a los grupos de ciudadanos que se están movilizando de manera pacífica y no colaboremos en la implantación del 5G. En algunas ciudades y regiones de distintos países han conseguido detenerlo.

Sitios web que contienen abundante documentación (así como sus páginas de Facebook):

PLATAFORMA ESTATAL CONTRA LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

ASOCIACIÓN VALLISOLETANA DE AFECTADOS POR LAS ANTENAS DE TELECOMUNICACIONES

ELECTRO Y QUÍMICO SENSIBLES POR EL DERECHO A LA SALUD

ENVIRONMENTAL HEALTH TRUST

CONFESQ

PLATAFORMA CIUDADANA QAE

A través de este enlace se accede a otros artículos que versan sobre la contaminación electromagnética.

 

Divide y vencerás

Falso cambio climático y crímenes de lesa humanidad (PlanetaPress TV, 16 de octubre de 2019):

¿Cuál es la manera más eficaz de que cuarenta y siete millones de personas puedan oponer resistencia al envenenamiento al que nos están sometiendo sin piedad? ¿Juntas, o cuarenta por un lado y siete por otro? ¿O, ya que estamos, descuartizando a los cuarenta millones en varios estaditos más? ¿De verdad que saldríamos ganando? ¿De verdad que de esta manera podríamos hacer frente a las medidas dictatoriales que se nos anuncian desde los distintos imperios? Medidas como el control total de todos y cada uno de nuestros movimientos gracias al 5G y el Internet de las cosas, la reducción despiadada de la población a través del esparcimiento y la inyección obligatoria de venenos y enfermedades, la imposición del sistema de esclavitud chino, la reducción del cociente intelectual de la mayoría de la población, la eliminación sistemática de los opositores por métodos más o menos velados, etcétera. Repito: ¿de verdad que divididos en trozos de tierra y no viendo más allá de los vecinos del trozo de tierra de al lado podremos hacer frente a tal aberración?

Es más, ¿se distinguen los políticos catalanes de los políticos del resto de España en algo? ¿Acaso hablan de aquello que nadie se atreve a mencionar? ¿Se opone alguno al 5G? ¿Alguno muestra su disconformidad con que nos fumiguen a diario? Pues hay gente preocupada por estos asuntos, que es consciente de todo esto, y que sin embargo va y les da su apoyo.

La situación de división y enfrentamiento a la que hemos llegado en el seno de muchas familias catalanas, entre los catalanes nacionalistas y los no nacionalistas, entre Cataluña y el resto de la nación, y entre los nacionalistas de otras comunidades autónomas y el resto de los españoles, no solo es responsabilidad de los políticos independentistas, sino también, por desgracia, de la casta política española en su totalidad, buena parte de la cual tiene que trabajar necesariamente para intereses extranjeros, porque es que, si no, no se explica su empeño en hacernos tanto daño.

España no tiene soberanía alguna. La realidad es que los agentes del Imperio del que formamos parte y del que no somos más que una provincia hacen y deshacen a su antojo en nuestro territorio, perpetrando experimentos de ingeniería social y de todo tipo que nos empujan al enfrentamiento entre hombres y mujeres, entre heterosexuales y no heterosexuales, entre gentes de izquierdas y gentes de derechas, entre nacionalistas y españolistas, entre defensores de la versión oficial del cambio climático y quienes la cuestionan, entre defensores de las corridas de toros y animalistas, etc., y, mientras que nos dividen, nos siguen emponzoñando, y llenándolo todo de antenas, y radiándonos, y despojándonos de nuestros derechos, y llevándonos a la precariedad y a la miseria, y arrojándonos a la esclavitud.

Todo ello con la colaboración inestimable de las élites españolas y sus siervos, que controlan los partidos políticos, los medios de comunicación y muchos movimientos asociativos. Pero, como no podía ser de otra manera, buena parte de la sociedad española también colabora con esta falsa democracia apoyando las múltiples redes clientelares y participando en ellas.

El escritor César Vidal ha analizado las causas históricas de nuestra situación actual tanto en artículos como en emisiones radiofónicas, y se muestra muy crítico con una mentalidad que compartimos con los países del sur de Europa y con los países hispanoamericanos, una mentalidad que es necesario reconocer y cambiar para que nuestra sociedad pueda avanzar.

Pero vayamos con los partidos políticos que nos enfrentan y dividen constantemente. Otro escritor, Félix Rodrigo Mora, nos desvela en sus disertaciones las mentiras de las nuevas formaciones políticas tanto de la izquierda como de la derecha y lo que hay detrás de ellas, ofreciéndonos una visión de nuestra democracia que debe resultar difícil de asimilar para aquellas personas que no ven más allá de las etiquetas.

La izquierda es el fascismo (Félix Rodrigo, 21 de julio de 2019):

Embustes y fullerías de la extrema derecha (Félix Rodrigo, 10 de octubre de 2019):

Efectivamente, el hecho de que todo es una gran mentira es difícil de aceptar. Pero sigamos: otro rasgo que caracteriza a los políticos españoles es su afán por llevárselo crudo. Un abogado contra la demagogia nos lo explica en sus vídeos con múltiples ejemplos:

El gobierno dicta orden de pago millonaria a los partidos políticos por las nuevas elecciones (Un abogado contra la demagogia, 1 de octubre de 2019):

Los verdaderos planes de Quim Torra que no se cuentan y el independentismo en Cataluña (Un abogado contra la demagogia, 3 de octubre de 2019):

Elecciones 2019. El escándalo de la Diputación Permanente del Congreso (Un abogado contra la demagogia, 10 de octubre de 2019):

Este hombre ha puesto en marcha un Movimiento de Regeneración Política de España que tiene como objetivo sustituir el sistema actual por una democracia más participativa en la que los representantes políticos pierdan sus privilegios. Esta propuesta vendría a sumarse a otras ya existentes, como el MCRC de García-Trevijano o el partido Escaños en blanco, y a otras que han surgido recientemente, como la de Mario Díez o la de Jesús Candel. Aunque todas las propuestas son en principio bienintencionadas, hasta qué punto es posible que nos encontremos ante nuevos ejemplos de disidencia controlada es algo que se me escapa y que el tiempo nos dirá. Pero, para disidencia controlada, los partidos que tienen representación parlamentaria. Esos sí que son disidencia controlada.

El médico Jesús Candel, en su lucha contra la corrupción en el ámbito de la sanidad pública andaluza (lucha que le ha costado muy, muy caro), ha dejado bien claro que todos los partidos políticos (incluidos los nuevos) están de acuerdo en tapar la corrupción y en aniquilar (sí, sí, aniquilar, destruir, torturar, aplastar) a aquellos ciudadanos que denuncian la corrupción.

Por muy duro que resulte, por mucho que nos angustie esa sensación de orfandad que nos produce la tristísima realidad de que nos han dejado solos y desnudos en mitad de la plaza, hay que quitarse la venda de los ojos y aceptar que los partidos políticos son nuestros enemigos, y que votarles es votar a nuestros enemigos.  Habrá que buscar otras alternativas sin permitir que la deslegitimación del sistema actual pueda servir de excusa para la instauración de una dictadura (aunque en realidad ya estamos en una dictadura).

Podemos empezar por no votarles.

Conrad R.

¿De verdad podemos hacer algo?

Yo era más feliz cuando no sabía nada acerca del envenenamiento intencionado al que nos están sometiendo. Los años van pasando, y uno intenta colaborar en la lucha difundiendo la información, traduciendo, etc., pero el mal tiene tanta fuerza y es tan perseverante, y la gente se muestra tan pasiva, que a veces uno piensa que todo este esfuerzo no sirve para nada. Es como nadar contra corriente, y resulta agotador.

Veamos los consejos que nos ofrecen dos psicólogos, cuyos canales de Youtube son, por cierto, muy positivos y recomendables.

7 cosas que debes aceptar para lograr la felicidad (Patricia Ramírez):

Al principio de esta exposición, se nos explica que hay una parte de la vida que no depende de nosotros, y hay que separar el mundo útil (las cosas que dependen de nosotros) del mundo inútil (las cosas que no dependen de nosotros), ya que las preocupaciones inútiles nos quitan energía y nos roban el sueño, y tenemos que aprender a pasar de aquello que no podemos cambiar o no podemos controlar.

15 hábitos de las personas infelices (Omar Rueda):

En este vídeo, el décimo hábito de las personas infelices (minuto 12) es la confusión en materia de responsabilidad: a las personas infelices les cuesta diferenciar entre aquello que depende de ellas mismas y aquello que depende de los demás; tienen la convicción de que pueden controlar aspectos que no dependen de ellas mismas, lo cual es un gasto innecesario de energía y tiempo.

Todo esto está muy bien, y es verdad que quienes nos agobiamos cuando vemos el cielo repleto de rayas, y nos indignamos ante la imposición de la tecnología 5G y el Internet de las cosas, y nos sentimos impotentes ante la proximidad de la vacunación obligatoria, somos algo menos felices que aquellos que viven ajenos a esta realidad.

Por ello, habrá quien piense, visto lo visto, que no podemos hacer nada porque la gente hace más caso a lo que diga la televisión que a lo que le digamos nosotros con nuestras pancartas y nuestras octavillas, y porque los de arriba siguen erre que erre fumigando y alterando el tiempo atmosférico, a la vez que afirman que el clima está loco por culpa del dióxido de carbono, y la gente les hace caso, y siguen erre que erre anunciando tal o cual epidemia y que hay que vacunarse, y la gente les hace caso, y siguen erre que erre plantando antenas aquí y allá, diciendo que el 5G va a ser maravilloso porque podremos descargarnos películas en cuestión de segundos, y la gente les hace caso… Así que lo mejor y lo más práctico será pasar de todo, adaptarse a lo que hay, y vivir la vida lo mejor que se pueda, que ya de por sí es bastante corta.

De hecho, es lo que hace la mayoría de la gente. Y también es la respuesta de algunas personas cuando les explicamos lo que nos están haciendo: “Bueno, yo prefiero no pensar en eso, porque yo ahí no puedo hacer nada”.

El problema es que la situación a la que quieren que nos adaptemos es una situación de esclavitud total en la que tanto lo que quede del medio natural como lo que quede de la humanidad tras el exterminio estarán totalmente controlados a través de la tecnología, y hay que decirles que no, que no vamos a ir por ahí, y hemos de actuar en consecuencia. Por dignidad y para tener la conciencia tranquila.

Más o menos, la actitud debería ser la siguiente: “Venga, vale, esto es lo que hay, pero, en lugar de amargarme, yo voy a hacer lo que pueda para frenarlo. ¿Que hoy toca manifestación y reparto de hojas informativas? Pues allá que voy, porque de esta manera voy a transmitir lo que he aprendido a otras personas. ¿Que hoy se trata de apoyar tal o cual iniciativa que pretende cambiar el corrompido sistema de partidos políticos que padecemos? Pues allá que voy, que los políticos han demostrado una y otra vez que son nuestros enemigos, y hay que ir contra ellos; sin violencia, pero contra ellos. ¿Que hoy se trata de documentarme en profundidad para escribir un artículo o para realizar un vídeo? Pues allá que voy, aunque me cueste tiempo y dinero. Porque sí, aquí se trata de trabajar gratis, algo que mucha gente no entiende. Trabajar gratis por el bien común, que también es el mío. Así, al menos podré mirar a los ojos a los niños de mi entorno con la conciencia tranquila, porque mientras que otros no querían saber y miraban para otro lado, y otros, sabiéndolo, no hacían nada, yo hice algo, por pequeño que fuese, pero hice algo, y no esperé a que los demás lo hicieran por mí”.

Los seres humanos somos maravillosos, somos obras de arte, y nuestro cerebro es una maravilla de la creación. No somos ninguna plaga para el planeta, como las elites exterminadoras nos repiten una y otra vez, a través de sus infames medios de comunicación, con el aberrante objetivo de que no nos parezca tan mal que la gente se muera antes de tiempo.

Cuidémonos mucho, que para hacernos daño ya están los de arriba. Ofrezcamos la mejor versión de nosotros mismos a aquellos que nos rodean, y tratémoslos bien, que a ellos también los están envenenando y sometiendo a radiación. Y, aunque sea muy difícil, intentemos ser personas consecuentes.

No todo está perdido. En distintos puntos del planeta se ha conseguido frenar la implantación del 5G, y en otros ámbitos las manifestaciones masivas han conseguido revertir decisiones políticas muy perjudiciales para la mayoría de la población. Recientemente, en Madrid, la última contramanifestación de denuncia de la manipulación climática (que se introdujo dentro de la manifestación oficial de los estudiantes que hacían “huelga por el clima”) ha congregado probablemente a más personas que nunca para denunciar las fumigaciones aéreas clandestinas. Repito: no todo está perdido. Ánimo, mantengamos la esperanza y hagamos lo que podamos para cambiar esta situación, que todavía es posible.

Conrad R.

AVIAL y STOP MANIPULACIÓN CLIMÁTICA en la manifestación contra el cambio climático, 27-9-2019 (H. Colera):

Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la manipulación del clima.