Sal de la máquina

Resulta difícil no caer en las garras de la adicción a esas pantallas que con un toque del dedo nos llevan a donde queramos y nos abstraen del mundo circundante. El documental Móviles, armas de adicción masiva (2019), de Emmanuelle Bressan y Nicolas Pallay, ofrece los testimonios de varias personas que han superado su adicción; además, deja clara la intencionalidad de los creadores de las aplicaciones para móviles, quienes, a la hora de diseñarlas, tienen como objetivo que los usuarios les dediquen la mayor parte de su tiempo y de su atención.

MINUTO 28: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Hagamos memoria: El 9 de enero de 2007, Apple presentaba su primer i-phone, y el mundo entero lo celebraba con auténtica euforia. Se podía acceder a Internet desde cualquier lugar y en cualquier momento. El 17 de mayo de 2012, Facebook salía a bolsa […] Facebook, gracias a su aplicación, entró en todos los dispositivos móviles, y fue en ese momento cuando se produjo la explosión de las redes sociales al alcance de cualquiera […] Crearon conscientemente aplicaciones hiperadictivas con consecuencias desastrosas […] “Nuestra idea era cómo conseguir la mayor cantidad posible de vuestro tiempo y de vuestra atención. Es decir, que os daríamos un pequeño chute de dopamina de vez en cuando”.

Este cambio que en pocos años ha experimentado buena parte de la humanidad debido a la irrupción de los teléfonos inteligentes ha sido objeto de críticas por parte de realizadores de cortometrajes como los siguientes:

(Hay otro corto de animación que no se ve si se inserta en el blog, por lo que hay que verlo directamente en Youtube).

La situación ha llegado a tal extremo que hasta las compañías de telecomunicaciones producen vídeos como estos para tratar de lavar su imagen:

Los medios de comunicación también están dando consejos para que los usuarios hagan un uso responsable del teléfono móvil:

A veces, estar conectado con un gran número de personas no es garantía de tener relaciones personales de calidad. Un estudio elaborado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid revela que el uso excesivo de los teléfonos inteligentes desemboca en “más aislamiento social y mayores niveles de mala adaptación psicológica”. Según este trabajo, “usar el teléfono móvil de un modo compulsivo hará que tengas menos amigos y más estrés”. El artículo completo de EL MUNDO se puede leer aquí.

El medio sobre el que reposa todo el sistema del capitalismo de vigilancia, sin embargo, es la infraestructura digital. Las redes de internet, las tecnologías informáticas y las propias vidas humanas son los medios de producción imprescindibles para proveer datos personales, la auténtica materia prima del sistema […] En el nuevo capitalismo, los datos personales se acumulan para producir el bien que se pondrá a la venta en el mercado: predicciones sobre nosotros mismos […] “Las aplicaciones están basadas en un inteligentísimo sistema de adicción y gamificación. Diseñan esto para hacernos adictos, todo es como un juego y tienes que participar para formar parte de la sociedad”, resuelve. Una vez que somos adictos, parece prácticamente imposible decir ‘no’ a ceder nuestra vida una vez más a cambio de la ‘app’ del momento. La abogada considera que las personas no son inconscientes, sino adictas, y que viven en un estado de infantilización ante la tecnología. El artículo completo de P. Serrano en El Economista se puede leer aquí.

Los inconvenientes de las nuevas tecnologías de la información (C. Álvarez, feb. 2019)

El soma tecnológico (C. Álvarez, mayo de 2019)

Descubre si eres adicto al móvil (Tu lado positivo, marzo de 2019):

Pero, además de robarnos nuestro tiempo y nuestra atención, hay que recordar que los teléfonos móviles emiten ondas de radiofrecuencia que resultan perjudiciales para nuestra salud. Es más, en 2016 se descubrió en Francia que la totalidad de las empresas fabricantes de móviles han realizado prácticas fraudulentas para pasar las pruebas de seguridad con el beneplácito de las autoridades, lo que significa que los teléfonos móviles emiten más radiación de la que los fabricantes reconocen.

Aunque lo peor es que esta adicción es la causante de más del 20% de las muertes en accidentes de tráfico en España, como se puede leer en este artículo de M. Mucha publicado en EL MUNDO en octubre de 2019:

«Se preguntan día a día: por qué envié ese mensaje, por qué no pude esperar…». No hay nada que hacer ya. Ella y ellos lo ven como una adicción. Una que provoca distracciones que causan tragedias irreparables: familias rotas, vidas mutiladas […] Esta semana se ha hecho público un estudio de la Fundación Línea Directa que es categórico: las distracciones provocadas por el uso del móvil causan 390 muertos al año. Es decir, más del 20 % del total de fallecidos en accidentes de tráfico. Se suma al análisis Españoles al volante, distracciones y uso del móvil 2019, elaborado por Gonvarri y Movistar, que aseguran que el teléfono móvil es, sin dudarlo, la principal distracción al volante. 

Efectivamente, no hace falta estar conduciendo para provocar un accidente. Si sabemos que una persona puede estar al volante, no deberíamos llamarla ni escribirle.

Además de todo lo anterior, no hay que olvidar que los teléfonos inteligentes espían nuestras conversaciones con el supuesto fin de ofrecernos una publicidad adaptada a nuestros intereses, y que, gracias a ellos, estamos permanentemente localizables. Y también hay que tener siempre presente que, hoy en día, lo que decimos por teléfono y los mensajes que escribimos están siendo registrados, y que los creadores y los dueños de las aplicaciones gratuitas de mensajería no son precisamente almas altruistas que trabajen por amor a la humanidad.

Suko nos demuestra que los móviles nos escuchan (El Hormiguero, oct. 2019):

¿Cómo espía Google y cuánto sabe de nosotros? (Antena 3, sep. 2019):

WHATSAPP: 5 secretos oscuros y hechos que debes saber (Enigma Cinco, enero de 2015):

¿Sabes lo que aceptas al instalar Whatsapp en tu móvil? (La Verdad nos hará libres, sep. 2019):

Sergio Legaz, autor del libro Sal de la máquina, nos invita a salir de esta inmensa maquinaria de millones de tentáculos a la que nos conectamos voluntariamente y que termina esclavizándonos y deteriorando nuestras facultades cognitivas.

¿Se puede vivir sin Whatsapp? (Sal de la máquina, abril de 2017):

Cómo desintoxicarse del smartphone en 7 pasos (Sal de la máquina, abril de 2017):

El blog Sal de la máquina y su canal de Youtube ofrecen más información.

Una oportunidad para empezar a desconectarnos nos la ofrece el Instituto Nacional de Estadística de España, que está rastreando nuestros móviles para realizar un “estudio” con la ayuda de las principales compañías operadoras. Según el portal de RTVE, “el objetivo es analizar los desplazamientos durante cuatro días laborables de noviembre (del 18 al 21), un domingo (el 24 de noviembre), un festivo (el 25 de diciembre) y dos días de verano (el 20 de julio y el 15 de agosto, también festivo)”. Y encima lo pagamos nosotros.

El próximo rastreo de móviles en España y cómo evitarlo (La Verdad nos hará libres, nov. 2019):

Ya es hora de ir poniéndole freno a esta tendencia, sobre todo porque ahora, con la implantación de la tecnología 5G, lo van a llenar todo de antenas, más de las que ya hay, y hay que saber que el objetivo último no es nuestro bien. Eso hay que tenerlo muy claro.

Conrad R.