Empezamos bien el año

El martes 3 de enero de 2012, la segunda cadena de Televisión Española, La 2, dejó claro que el cambio de gobierno no va a afectar para nada a la misión que esta cadena tiene encomendada. A las siete de la tarde emitió la película francesa Una casa de locos (L’auberge espagnole), de Cédric Klapisch, en la que un grupo de estudiantes universitarios de diferentes orígenes comparten piso en Barcelona y fuman cannabis con normalidad, sin que ello les resulte perjudicial (película por cierto ya emitida en varias ocasiones por La 2: que sepamos, el 17 de febrero de 2005, el 2 de diciembre de 2005, y el 21 de junio de 2010). Y más tarde, a las diez de la noche, transmitió la película Jóvenes, de Ramón Térmens  y Carles Torras, que no pudimos ver y por lo tanto no sabemos cómo acaba, pero que desde el comienzo muestra a los protagonistas metiéndose de todo por el cuerpo.

La Sexta 2, por su parte, repitió a la una de la madrugada del martes al miércoles el reportaje de “Vidas anónimas” (ya emitido el 18 de noviembre de 2011) en el que una asociación de cultivadores de marihuana hace continuamente apología de esta droga (por supuesto, sin hacer referencia para nada a sus efectos negativos), mientras que la segunda cadena de Telemadrid, La Otra, emitía a la misma hora un episodio de la serie Nip/Tuck en el que uno de los cirujanos protagonistas aspiraba droga a través de un vaporizador en compañía de dos guapas jovencitas.

Rajoy no les meterá mano a las televisiones públicas, no. Porque estas cadenas se apropian indebidamente de unos fondos que deberían destinarse a otros proyectos más necesarios para el bien de la mayoría y los emplean, entre otras cosas, para darles ideas a los jóvenes parados:

“¿Estás sin trabajo y no lo encuentras? Pues drógate, hombre, drógate. ¿No le ves salida a tu situación? Pues empórrate, hombre, empórrate. Y luego vas a casita a gritarles a tus padres, que tienen la culpa de todo. Y sobre todo no mires al cielo, ¿eh?, ni se te ocurra preguntarte qué están haciendo esos aviones que continuamente sobrevuelan nuestras ciudades dejando detrás un rastro de porquería. Tú a drogarte, a ponerte hasta las cejas, que eso es propio de rebeldes, como muchos de los acampados en la Puerta del Sol. Y no estudies, ¿eh?, que está visto que no sirve para nada. Total, con todo lo que te has metido, ¿vas a poder concentrarte? Tú despreocúpate y déjanos a nosotros gestionar los bienes públicos, y vive la vida en estado de embriaguez perpetua. No despiertes, hombre, no despiertes. Y sigue gritándoles a tus padres”.

Lo mismo hacen las cadenas privadas, como venimos dejando patente en este blog, pero por lo menos no lo hacen con el dinero que nos sacan a través de los impuestos. Y viene este señor y lo primero que hace es subírnoslos. Y no cerrará las televisiones públicas, no. Ni una queja le hemos oído pronunciar contra el fomento del consumo de drogas a través de los medios de comunicación públicos en los ocho años que ha estado en la oposición.

Anuncios

“Breaking bad”, en las televisiones autonómicas

El joven no tiene dinero para pagarle a la chica de la gasolinera y le ofrece una bolsita de plástico con algo blanco en su interior. Ella duda al principio, reconoce que fuma mucha maría en las fiestas pero se muestra reticente, y él la va engatusando:

– ¿Es buena?
– Es la hostia…  Todo es a tope…  Sientes placer…  Es genial.

Y al final ella acepta la bolsita.

La escena pertenece al episodio de la serie Breaking bad emitido en La Otra (el segundo canal de Telemadrid) sobre la una de la madrugada del domingo 14 al 15 de agosto de 2011. ¿Y cuál es el argumento de esta serie norteamericana? Pues el argumento es el siguiente: un profesor de química gravemente enfermo se dedica a fabricar y vender metanfetamina (una droga muy destructiva) con la ayuda de un alumno. Obviamente, el consumo de distintas sustancias y los detalles sobre su fabricación también se muestran sin tapujos en esta producción alabada por la crítica. Y por supuesto, La Otra no es el único canal regional que ha sufragado con dinero público la emisión de esta serie.

Ahora que España padece las consecuencias de la mala gestión de sus gobernantes, nos sumamos a aquellos que abogan por la privatización de las costosísimas cadenas de televisión públicas. No puede ser que el dinero de nuestros impuestos se utilice continuamente para favorecer el consumo y el tráfico de drogas a través producciones audiovisuales nacionales y extranjeras. Si los forofos de estas series las compran o se las bajan de Internet, o si las ven en los canales de pago, allá ellos. Pero creemos que no se deben emitir en abierto, y menos en las televisiones públicas. Que las calles de muchas ciudades españolas están repletas de niños que están drogados perdidos y nadie hace nada. ¿Pero esto qué es? ¿Así son las sociedades avanzadas y solidarias?

Nosotros tratamos de dejar constancia en este blog de los hechos de los que somos testigos; ojalá que alguien con más medios que nosotros pudiera utilizar los datos que vamos publicando para emprender acciones legales contra los sinvergüenzas que autorizan este tipo de emisiones.

Vámonos todos a Ámsterdam

Hace ya mucho tiempo que la mayoría de los medios de comunicación españoles vienen difundiendo la idea de que la política permisiva de los Países Bajos en materia de drogas es un ejemplo a seguir, y periódicamente se nos recuerda que en los coffee shops de Ámsterdam es posible colocarse sin que llegue un guardia y te multe, a la vez que se silencian los perjuicios que tales medidas han supuesto para la sociedad neerlandesa y se insiste en la pretendida inocuidad del cannabis. Relacionamos a continuación varias emisiones que en los últimos años han hecho referencia a los fumaderos de esta ciudad europea.

En junio de 2004, nos sorprende un anuncio de la compañía aérea Basiqair emitido por Telemadrid: “¿Quieres flipar? Ámsterdam 49 euros”.

El 6 de mayo de 2007, a las 18 horas, Telemadrid emite, dentro del programa “Destino Europa”, un reportaje sobre la ciudad de Ámsterdam, en el que un estudiante español de ciencias económicas con una beca Erasmus lleva al presentador del programa al barrio rojo de la ciudad. “En Madrid, te tomas un café y te despiertas. Aquí vienes a un coffee shop, te fumas un porro y te despiertas”. La cámara enfoca a los clientes del establecimiento mientras se lían canutos y se los fuman, y también la lista de los distintos tipos de marihuana y de hachís que se venden. El presentador del programa da un paso más y le da una calada al porro delante de la cámara, para a continuación dirigirse al operador: “Oye, corta, que yo no fumo, que esto era para ver cómo era un coffee shop“. Otro estudiante opina que el hecho de regular el consumo de esta droga es positivo, al igual que la regularización de la prostitución. Hay que decir que la producción de este programa con el dinero de los contribuyentes, la actitud transgresora del presentador y su emisión en horario infantil nos han parecido particularmente fuertes. Este reportaje fue retransmitido de nuevo por Telemadrid el 9 de agosto de 2008 a las 21 horas.

 El 25 de agosto de 2009, sobre las 22.00 horas, TVE1 emite, dentro del programa “Españoles por el mundo”, otro documental dedicado a Ámsterdam. Una española que vive en la ciudad holandesa muestra todas las bolsitas de marihuana que le han ido dejando los amigos que han pasado por su casa. También enseña un porro ya preparado, y una droga para gatos que vuelve loca a su gata.

El 21 de septiembre de 2009, a las 23.30 horas, en Cuatro, “Callejeros viajeros” también dedica otro capítulo a la ciudad de Ámsterdam (repetido la noche del 6 al 7 de septiembre de 2010, a las 0.36 horas). Una joven española trabaja en un coffee shop y muestra a la cámara distintos preparados a base de marihuana. Cada bolsita de hierba lleva un prospecto que indica los efectos que produce, como relajarse o marearse. Por supuesto, la cámara enfoca a un cliente que se está fumando un porro. La camarera dice que las autoridades pretenden cerrar todos los coffee shops de aquí a tres años, pero lo ve difícil porque el turismo depende de ellos. Más tarde, la reportera va a casa de unos españoles que viven en Ámsterdam; uno de ellos se lía un canuto delante de la cámara. En la calle, unos turistas españoles, padre e hijo, llevan chupa-chups de cannabis, y la periodista entra en una tienda de setas alucinógenas. Tras visitar canales y museos, la reportera visita otro coffee shop, donde un joven le explica todos los pormenores del comercio y el consumo de cannabis, y afirma que la marihuana para él lo es todo. En la calle, otro individuo se lía otro porro. Más tarde, un camello que trafica con cocaína en un callejón muestra la mercancía a la cámara. Dice que el Estado holandés lo subvenciona con mil euros al mes.

El viernes 11 de diciembre de 2009, a las 22.30 horas, la cadena Veo7 emite, dentro del programa “Investigación al descubierto”, un documental dedicado exclusivamente al cannabis en el que los reporteros viajan a Ámsterdam (programa ya reseñado).

El 10 de enero de 2011, a las 2.40 de la madrugada, Cuatro emite, dentro del espacio “Ciudades del pecado”, otro reportaje dedicado a Ámsterdam, “la ciudad perfecta para probar nuevas sensaciones”.

Las cadenas públicas fomentan las buenas relaciones intergeneracionales

La serie norteamericana Nip/Tuck, a golpe de bisturí, es una más de las muchas producciones que las televisiones regionales de España compran con fondos públicos para emitirlas conjuntamente como si de un tercer canal estatal se tratase, aunque a distintas fechas y a horas distintas. Comencemos dejando claro que la trama descabellada de Nip/Tuck ha perdido verosimilitud a medida que la serie se alargaba, y que en ella alternan las escenas de violencia verbal y física con imágenes de intervenciones quirúrgicas francamente desagradables, todo lo cual da una idea de lo necesaria que era para la sociedad española su emisión por los canales de la FORTA.

Centrándonos en los episodios emitidos por Telemadrid en el verano de 2006, unas veces a las doce y pico de la noche y otras a la una de la madrugada, a continuación exponemos una breve relación de algunos de los momentos de mayor esplendor de esta serie:

En el primer capítulo (17 de julio), Christian y Sean, dos cirujanos plásticos que rondan la cuarentena, aparecen en un vídeo doméstico fumando porros cuando estaban en la universidad. Carentes de escrúpulos, aceptan operarle la cara a un narcotraficante con el fin de volverlo irreconocible a cambio del dinero necesario para financiar su clínica. Sean atraviesa una crisis de pareja y fuma un canuto delante de su hijo adolescente. En la cama, Christian esnifa cocaína sobre la espalda desnuda de su novia, una actriz pornográfica, y más tarde visita la mansión de otro traficante para inyectarles bótox a unas jóvenes muy bellas que también aspiran cocaína. Posteriormente (3 de agosto), el joven Matt, hijo de Sean, y un amigo inhalan marihuana con un vaporizador y a continuación montan en el coche, atropellan a una chica y se dan a la fuga; Matt, que conducía el vehículo, nunca llega a reconocer su culpabilidad y no sufre ningún castigo. Más adelante (9 de agosto), Christian y Sean, amenazados por un narcotraficante que esnifa cocaína, se ven obligados a extraer las bolsas de esta droga de los senos de una joven inmigrante que los ha traído desde Sudamérica hasta los Estados Unidos. Por otro lado, la novia de Christian sigue esnifando cocaína (10 de agosto) hasta que llega a sangrar por la nariz (16 de agosto), y el cirujano, que hasta hace poco tenía el mismo hábito, le reprocha con desprecio que tenga agujereado el tabique nasal (único efecto adverso que se muestra). Sin embargo, los dos médicos también se refugian en los paraísos artificiales cuando los problemas les abruman, como cuando una paciente se les muere en una operación (23 de agosto de 2006) y optan por formar un trío en la cama con una prostituta a la vez que le dan caladas a un porro por turnos en una sucesión de primeros planos que pretende ser sugestiva. Por su parte, Julia, la esposa de Sean, anestesiada mientras la operan (28 de agosto), sueña que tanto Christian como ella aspiran cocaína por la nariz mientras que Christian le comenta que está harto de trabajar y que ahora quiere disfrutar de la vida. En el capítulo del 29 de agosto, un cirujano plástico rival de los protagonistas se dedica a inhalar gas anestésico mientras su paciente fallece en la mesa de operaciones. Y la noche del 3 al 4 de septiembre de 2006, a la una de la madrugada, Telemadrid se lució con la emisión del episodio en el que el joven Matt de nuevo fuma marihuana a través del vaporizador y su abuela, una señora adinerada, lo descubre; el nieto la invita a una calada y, aunque al principio la abuela se niega aduciendo que tiene que conservar las pocas neuronas que le quedan, acaba aceptando y también empieza a fumar mientras conversa con su nieto (“los chicos de hoy no tenéis ni idea de lo que es una hierba decente”). Más tarde, Julia, la madre del adolescente, se dirige enfadada a la habitación de su hijo (“¡Matt, se huele la droga desde lejos!”), pero a quien descubre fumando es a su propia madre, la abuela del primero. Julia se sorprende y después le pregunta: “¿Te vas a fumar la droga tú sola?”. Madre e hija se fuman la marihuana juntas y charlan entre risas (“deberíamos haber hecho esto más veces”). Para compensar, al concluir este episodio Telemadrid emitió un anuncio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.

Todo esto lo pudimos ver en el verano de 2006; en el verano de 2008, nuevos episodios fueron emitidos por Telemadrid a la una de la madrugada. En noviembre de 2009, la segunda cadena de Telemadrid, llamada La Otra, emitió nuevos capítulos de la serie Nip/Tuck los lunes a las diez y media de la noche.

Televisión Española no ha querido ser menos y, en la violenta serie Herederos (en la que los hijos del torero aparecen liando y fumándose petas a menudo, y en la que una mujer es drogada por sus secuestradores con heroína durante meses sin que llegue a sufrir ninguna secuela física por ello) también se promueve el buen rollo entre padres e hijos: en el episodio del 18 de noviembre de 2008, emitido por TVE 1 a las 22 horas, el joven abogado y su moderna madre también se fuman juntos un canuto.

En España, las cadenas de televisión públicas tienen carta blanca para hacer apología de las drogas

Tras abogar por la legalización de las drogas para que puedan usarse como fuente de conocimiento, el presentador, un “intelectual de referencia”, charla con un escritor y un músico amigos suyos, “dos conciencias lúcidas”, sobre sus años mozos.—¿Tú viajaste bien o viajaste con dificultad?

—Hice un par de viajecitos, he curioseado con muchas cosas… Las farmacias dispensaban anfetaminas, ahora todo el mundo toma centroaminas antes de los exámenes.

—Los hippies buscábamos estados alternativos de conciencia… Con el LSD estabas en otro estado de percepción… Para mí fue interesantísimo, hubo momentos de horror pero otros que me sirvieron para comprender la realidad… No se lo recomiendo a nadie… Si Aldous Huxley lo hizo y se quedó bien, yo también… Gracias a las drogas se comprende mejor la muerte.

—No hay un solo veneno que sea inútil.

—Las drogas son neutras, están ahí, lo grave es la adicción.

—Ahora los jóvenes tienen más poder adquisitivo… La prohibición ha estimulado el tráfico. Lo que en las farmacias costaba x, ahora en la calle cuesta x partido por dos. Aunque estamos de acuerdo en que ciertas cosas hay que prohibirlas… Pero las prohibiciones crean un mercado negro. La prohibición es un experimento moral. Llevamos casi 100 años de prohibición, pero cada vez hay más usuarios y no hay tantas sobredosis como hace 20 años. Las muertes han descendido, los jóvenes de hoy no mueren tanto como sería de prever. Los yonquis han dejado la aguja, la heroína no ha bajado, ha cambiado la pauta de consumo.

Acto seguido, un cantante interpreta la canción Yonqui de ti, gracias por existir. Después se incorporan a la tertulia un jurista y el médico responsable del programa de mantenimiento con heroína de la Junta de Andalucía.

—Los que abusan de las drogas presentan un problema sanitario, no de derecho penal. Debería ser posible que los adultos tuvieran acceso a las drogas de manera normalizada.
—Utilizamos la heroína como alternativa para pacientes que han fracasado con la metadona. Primero se hizo en Suiza, después lo llevamos a cabo nosotros en Granada y ahora lo están haciendo en Alemania y en Canadá. Con la heroína mejoran más que con la metadona, ya no delinquen y vuelven con sus familias. Los hemos tratado bien, como a un paciente más, en un hospital bien acondicionado.
—En la metadona no encuentran la euforia que encuentran en la heroína.
—Hay gente a la que le va bien con la metadona.
—Goya usó el láudano, que se extrae del opio, para pintar, y pintó magníficamente. Goethe, quien también iba a la botica a drogarse, hoy sería un drogodependiente.
—Hay que avanzar en la política de reducción de daños. La metadona ha permitido a mucha gente salir del pozo, pero la heroína es más eficaz para otros pacientes.
—Estamos hablando de mantenimiento en las drogas. En la jurisprudencia norteamericana esto era un escándalo, al consumidor había que sacarlo.
—Nuestro Tribunal Supremo está pidiendo que se rebajen las penas para los pequeños traficantes de drogas, porque son desmesuradas. El 40 % de los delitos en España tienen que ver con el tráfico de drogas… Las drogas no van a desaparecer de la sociedad, tenemos que convivir con ellas. Están presentes en nuestras sociedades porque producen bienestar. Hay que diferenciar entre el uso y el abuso de las drogas…. La que produce más dependencia en nuestro país es el alcohol. Pero de 40 millones de habitantes, sólo hay 800.000 alcohólicos, luego la sociedad española sabe cómo consumir el alcohol. Hay que desarrollar pautas de consumo responsables.
—El problema es la adicción, no la sustancia.

A continuación, dos músicos son entrevistados tras cantar Amapola, lindísima amapola.

—Ahora la gente joven consume demasiadas drogas. Me alegro de que no haya la misma mortalidad que había en mis tiempos. Vuestra generación, por fortuna, no se muere tanto. Tengo siete hijos que están en edad, y no se me ha muerto ninguno.
—Las clínicas están llenas de pastilleros.
—La gente lo mezcla todo.
—Me pregunto si la gente toma drogas por infelicidad.
—Hay de todo, las toman por infelicidad, por inseguridad, por experimentar…
—No hemos mencionado el aburrimiento… Una de las razones es hacer comunidad con otros… La progresiva desaparición del espacio externo debida a la superpoblación implica que tengamos que ampliar el espacio interno, y para eso están las drogas, esa es su función. El hecho de que las consuma la juventud es nuevo, y el hecho de que la juventud tenga tanto poder adquisitivo también es nuevo.
—Hay personas que dejan de fumar porros porque ya no les relajan, sino que les causan situaciones problemáticas.
—Tomar drogas es parecido a conducir un coche o pilotar un avión: hay que hacer un aprendizaje.
—La gente no sabe cuáles son los efectos, sabe que hay muchos tipos de drogas, pero no conoce sus efectos.
—Pero si las legalizas también las entregas al sistema… Las drogas son algo muy personal, quien las toma sus razones tendrá.
—Lo preocupante es que cada vez empiezan a consumir antes… La prohibición creó un mercado negro que ha diversificado los productos y los ha puesto a disposición de los más jóvenes.
—Una pastilla es más barata que una copa.
—Al llegar el euro, todo ha subido de precio menos las drogas. La actitud alarmista ante las drogas está basada en que cuanto más se hable mal de ellas y más se ilegalicen, mejor, y ha pasado lo contrario.
—Yo creo que la gente siempre se ha drogado y siempre se va a drogar.
—A pesar de la represión policial, lo único que se ha conseguido es que hayan bajado de precio. La guerra contra las drogas, que ha durado 80 años, ha terminado. Ahora tenemos que adaptarnos a una nueva situación… Toda prevención destinada a nuestros hijos será ineficaz si no está prevista para el uso en lugar de estarlo para la abstinencia.

Bueno, pues esto es lo que hay. En esta emisión del programa “Carta blanca”, producida por la segunda cadena de Televisión Española, La 2, y que tuvo lugar el jueves 12 de octubre de 2006, a las 23.30 horas, no se dio la voz a nadie que pudiera discrepar del punto de vista del presentador; se repitió que los únicos riesgos que comporta el consumo de estupefacientes son la adicción y la sobredosis, y no se hizo referencia ni a los trastornos mentales, ni a los comportamientos violentos, ni a los suicidios, ni a los accidentes de tráfico; se culpó del alto consumo de drogas por parte de los jóvenes a la prohibición (cuando según las encuestas son pocos los que lo hacen por el gusto de lo prohibido); se ocultó que la legalización ya ha fracasado en varios países, y no se habló para nada de la responsabilidad de aquellos que no han parado de hacer apología de las drogas durante décadas. El presentador en cuestión fue a su vez entrevistado en el programa “Ratones coloraos”, emitido el miércoles 16 de enero de 2008 a las 22 horas en Telemadrid, y probablemente también en las demás cadenas autonómicas en distintas fechas. Allí calificó como una salvajada el que en un Estado moderno se pueda exigir a los conductores que permitan que se les saque sangre cuando van conduciendo, y afirmó que “la cocaína, la anfetamina o el café son convenientes para la conducción de maquinaria; en cambio, las pastillas para dormir perturban la capacidad de conducción”. Al final, el periodista le preguntó: “¿Es bueno probarlo todo antes de hablar?”

Para nuestra desgracia, una buena parte del dinero proveniente de los impuestos que pagamos los ciudadanos está destinada a la financiación de Radio Televisión Española y de las cadenas regionales de las distintas comunidades autónomas. Estos medios de comunicación llevan muchos años despilfarrando nuestros recursos, y sabido es que no potencian ni la educación ni la democracia, y que sus informativos ocultan los casos de corrupción de las administraciones de las que dependen. Lo que no es muy conocido es el hecho de que, por mucho que en los anuncios de la FAD nos repitan la frasecita “con la colaboración de Televisión Española”, y por mucho que últimamente en algunos de sus reportajes se mencionen por encima los problemas que acarrea la drogadicción para la salud mental, los canales públicos han contribuido a difundir la idea de que existe un consumo responsable de las drogas, de que se nos ha metido un miedo injustificado y de que no ocurre nada por usarlas de vez en cuando. No se han esforzado por divulgar las distintas maneras en que los ciudadanos pueden intentar controlar las decisiones de los políticos y luchar contra la corrupción, no. Ellos están al servicio de quienes desean vernos a todos bien narcotizados.