Archivo de la etiqueta: contaminación

Mensaje para aquellos que “obedecen órdenes” y para los geoingenieros: dejad de darle facilidades a la tiranía

Traducimos a continuación el siguiente artículo de Dane Wigington y de Sezer Behlul cuya versión original en inglés se puede leer a través del siguiente enlace:

http://www.geoengineeringwatch.org/a-message-to-the-order-followers-and-the-geoengineers-stop-facilitating-tyranny/#more-29172

447-300x300

17 de de febrero de 2016

¿Cómo es posible que unos pocos situados en lo más alto puedan ejercer tanto poder y tanta injusticia sobre tantísima gente? La obediencia ciega de los que cumplen “órdenes”, este es el mecanismo por el cual la tiranía absoluta ha tomado el control. La breve y conmovedora declaración que publicamos a continuación y los videos cortos pero impactantes que la siguen han sido realizados por un padre de familia que también es un activista comprometido. Su mensaje es extremadamente importante y da de lleno en el blanco. Mi más sincero agradecimiento a Sezer Behlul por su valiosísima contribución a la lucha por el bien común.
Dane Wigington
geoengineeringwatch.org

A AQUELLOS QUE “OBEDECEN ÓRDENES” 

Por Sezer Behlul

¿Qué harían ustedes si su santuario fuese destrozado sistemáticamente? ¿Cómo se sentirían si a sus hijos los privaran de su infancia y de la posibilidad de tener un futuro?

Puede parecer que toda esperanza está perdida cuando contemplamos el estado en que se encuentra nuestro mundo. Sin embargo, dicho esto, ninguna tiranía a gran escala podría manifestarse si no hubiera personas que llevan a cabo tareas que han sido ordenadas por un sistema corrupto estructurado por unos pocos en su propio interés personal. Lo único que haría falta para que este frágil poder establecido se viniera abajo sería que aquellos que obedecen órdenes cumplieran con su deber moral. Sin embargo, ello requiere que por nuestra parte dediquemos un tiempo a romper la programación que nos han metido en la cabeza. Tenemos que pasar a la acción de forma que la compasión y el coraje se vean estimulados entre padres, madres, hermanos y hermanas.

Yo soy padre, marido y un ser humano como cualquier otra persona. Yo no quería tener que soportar la carga del mundo sobre mis hombros, pero tengo un deber moral y voy a ejercerlo por el bien de todos los seres vivos que ahora se encuentran en peligro. Debemos abandonar la adhesión a nociones tales como el nihilismo o el derrotismo en las que a muchos de nosotros nos han adoctrinado. No debemos subestimar nuestro potencial para hacer el bien. Hemos de darlo todo con el fin de alertar a los demás sobre el problema crucial de la ingeniería climática.

Espero que estos videoclips cumplan el objetivo de servir de vehículos que ayuden a transmitir el mensaje vital de la unión de los seres humanos de todo el mundo a todos aquellos que “cumplen órdenes” y que participan en la violación de la justicia.

Sezer B.

El siguiente mensaje de Sezer, de solo 15 minutos, es impactante, conmovedor y convincente. El tipo de mensaje que puede y debe ser utilizado como una herramienta para despertar a los demás.

El siguiente video de 3 minutos de Sezer Behlul, que es excepcional, ofrece más información sobre la agresión que para nuestro planeta Tierra supone la geoingeniería global.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática.

Lo que nos estáis haciendo no tiene perdón

NO TIENE PERDÓN LO QUE NOS ESTÁIS HACIENDO, YA SEA POR ACCIÓN O POR OMISIÓN.

LA MIERDA QUE FLOTA EN EL AIRE DE MADRID EN ESTE MES DE DICIEMBRE PROCEDE DE LAS FUMIGACIONES PERPETRADAS POR AVIONES ASESINOS CON EL VISTO BUENO DEL EJÉRCITO TRAIDOR.

Y VUESTRA INACCIÓN ANTE ESTA BARBARIE NO TIENE PERDÓN.

QUE DEIS PRIORIDAD A CUALQUIER OTRA COSA ANTES QUE AL ENVENENAMIENTO Y QUE SIGÁIS INSISTIENDO EN MIRAR PARA OTRO LADO…

QUE A TRAVÉS DE LOS SERVICIOS SECRETOS SIGÁIS HACIÉNDOLES LA VIDA IMPOSIBLE A LAS POCAS PERSONAS QUE SE ATREVEN A DENUNCIAR ESTE GENOCIDIO…

Y QUE ENCIMA LA GENTE SE ALEGRE DE QUE HAGA TAN BUEN TIEMPO A ESTAS ALTURAS DEL AÑO…

CADA VEZ QUE VEO A UN NIÑO PEQUEÑO SE ME CAE EL ALMA A LOS PIES.

ES QUE NO TENÉIS PERDÓN.

¿NO SE OS OCURRE NADA PARA HACER FRENTE A LOS DESIGNIOS DEL IMPERIO?

¿CUÁL ES LA AMENAZA QUE PESA SOBRE VOSOTROS, QUE TODOS CALLÁIS AL UNÍSONO AUN SIENDO CONOCEDORES DE LO QUE NOS ESTÁN HACIENDO?

EN 1808 EL EJÉRCITO INVASOR OCUPÓ ESPAÑA SIGILOSAMENTE CON LA EXCUSA DE INVADIR PORTUGAL. LA FAMILIA REAL ABANDONÓ EL PAÍS Y EL EJÉRCITO RECIBIÓ LA ORDEN DE APOYAR A LOS INVASORES.

FUE EL PUEBLO MADRILEÑO EL QUE TUVO EL VALOR DE REBELARSE Y PLANTAR CARA A LOS ABUSOS DE LOS FRANCESES.  LA REPRESIÓN FUE TERRIBLE, PERO EL EJEMPLO DE LOS VALIENTES CUNDIÓ POR TODA LA NACIÓN.

AHORA, A FINALES DE 2015, TRAS HABER EJERCIDO SU DERECHO AL VOTO, LA POBLACIÓN ALEGRE Y CONFIADA PASEA POR EL MADRID NAVIDEÑO TRAGANDO TONELADAS DE PARTÍCULAS TÓXICAS QUE FLOTAN EN EL AIRE PROCEDENTES DE LAS OPERACIONES DE INGENIERÍA CLIMÁTICA ILEGALES Y CLANDESTINAS QUE SE PERPETRAN DÍA Y NOCHE POR ENCIMA DE NUESTRAS CABEZAS Y DELANTE DE NUESTRAS NARICES.

Y RESULTA DESESPERANTE QUE NADIE HAGA NADA.

A MUCHOS SE LES LLENA LA BOCA CON LA PALABRA “NACIÓN” Y NO DICEN NADA DE LA CANTIDAD DE GENTE QUE PADECE ENFERMEDADES GRAVES, NI DEL ENVENENAMIENTO DE LOS QUE A LO LARGO DE LA HISTORIA HAN SIDO LOS CAMPOS MÁS FÉRTILES DE EUROPA.

ESTÁN DESTRUYENDO NUESTRO PAÍS DELANTE DE NUESTROS OJOS Y NO PODEMOS HACER NADA PORQUE NOS HAN ARREBATADO LA CAPACIDAD DE DEFENDERNOS.

PORQUE AHORA LA LUCHA YA NO ES CUERPO A CUERPO.

ESTÁ CLARÍSIMO QUE EL LLAMADO ESTADO DE BIENESTAR ES EN REALIDAD UN ESTADO OPRESOR DE LA PEOR CALAÑA.

Y TODOS LOS QUE OS HABÉIS APUNTADO AL CARRO DE LA POLÍTICA CON EL OBJETIVO NUMBER ONE DE VIVIR DE ELLA, A CAMBIO DE NO HABLAR DE LAS SECTAS A LAS QUE OBEDECÉIS, NI DE LAS ORGANIZACIONES Y POTENCIAS EXTRANJERAS PARA LAS QUE TRABAJÁIS, Y A CAMBIO DE SABEROS CADA UNO AL DEDILLO VUESTRO PAPEL EN LA REPRESENTACIÓN TEATRAL DE TURNO…

ES QUE NO TENÉIS PERDÓN.

CRIMINALES.

CONRAD R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática y sus efectos en el medio ambiente y en nuestra salud.

Un médico da la voz de alarma: La geoingeniería está destruyendo nuestra salud

spray444

Traducimos a continuación el artículo titulado Geoengineering Is Destroying Our Health, A Doctor Sounds The Alarm [Un médico da la voz de alarma: La geoingeniería está destruyendo nuestra salud], cuya versión original se puede leer en el portal de Geoengineering Watch:

http://www.geoengineeringwatch.org/geoengineering-is-destroying-our-health-a-doctor-sounds-the-alarm/

La contaminación total que la ingeniería climática ha infligido a nuestro planeta es matemáticamente mayor y más extensa que el conjunto de todas las demás fuentes de contaminación ambiental. La fumigación tóxica de nuestro cielo, actualmente en curso, se sigue añadiendo a la carga de contaminación letal procedente de la ingeniería climática que nos vienen imponiendo desde hace más de 65 años. El medio ambiente y nuestros cuerpos están alcanzando y superando el punto de máxima tensión tolerable. El siguiente informe ha sido redactado por un profesional de la salud plenamente consciente de la gravedad del daño que se nos está haciendo a través de la geoingeniería. Las conclusiones del trabajo de investigación del doctor Amato deberían ser especialmente tenidas en cuenta.

Dane Wigington

20 de junio de 2015

geoengineeringwatch.org

¿TIENE ALGO QUE VER LA GEOINGENIERÍA CON MI DELICADO ESTADO DE SALUD?

Por el Dr. Steven Amato, doctor en quiropráctica, colaborador de Geoengineering Watch.

Los médicos y científicos en general nos aconsejan que, si queremos mantenernos sanos, lo único que tenemos que hacer es seguir una “dieta equilibrada”. Hasta tal punto le han metido a la gente esta idea en la conciencia a fuerza de repetírsela, que constituye una verdad absoluta. Pero nada podría estar más lejos de la verdad: en un mundo tan tóxico como el de hoy, una dieta equilibrada ya lleva implícita la toxicidad.

Tengamos en cuenta que nuestra comida se cultiva utilizando fertilizantes inorgánicos que está demostrado que precipitan en las paredes de las arterias y en las articulaciones provocando arteriosclerosis y artritis, o bien en nuestro cerebro, donde generan la enfermedad de Alzheimer; o que los residuos de plaguicidas y herbicidas quedan atrapados en el hígado, dando lugar a la esteatosis [retención anormal de lípidos en las células] y a la hipertensión subsiguiente; o que se ha demostrado que los alimentos transgénicos deterioran la estructura de las membranas celulares. La peligrosa radiación se utiliza de forma rutinaria para descontaminar las verduras. Cada año, los americanos consumen toneladas de un jarabe de maíz con alto contenido en fructosa que se obtiene a partir del maíz transgénico, maíz que también está oculto en muchos condimentos. Estos son solo algunos de los avances tecnológicos que la ciencia ha traído a la humanidad y que empeoran la crisis sanitaria que afecta a este país [los Estados Unidos] mermando su producto interior bruto.

302

Tres aviones a reacción militares (y no comerciales) soltaron esto directamente en lo alto de mi casa.

Con el fin de comprender perfectamente la gravedad de este problema, tenemos que ser conscientes de que las sustancias químicas están por todas partes. Hay más de 100.000 según cálculos de la EPA [la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos].

Pero la forma de envenenamiento más reciente y también la más peligrosa se está llevando a cabo en nuestro cielo: la fumigación por medio de estelas químicas o gestión de la radiación solar, etiquetada bajo el disfraz aparentemente inofensivo de la geoingeniería.

Y es que no hay forma de escapar de las garras de la nueva religión conocida como ciencia. La triste realidad es que en la actualidad es la pseudociencia la que hace funcionar la política a través del consenso, y no la verdadera ciencia. Al igual que todo lo demás en el Nuevo Orden Mundial, la ciencia se ha vendido al mejor postor. Pero lo más espantoso es que usted, lector, y yo, nos hemos convertido sin saberlo en los conejillos de indias de los científicos. El laboratorio es el planeta Tierra y la “ciencia por consenso” está peligrosamente fuera de control.

No es ningún secreto dentro de la comunidad científica en general que los “estándares” o patrones establecidos por la élite de los científicos e investigadores (la Jason Society) se conceden al mejor postor. En un mundo basado en los resultados, este modelo no solo es erróneo, sino que además es ética y moralmente corrupto.

El hecho de que usted crea o no que las estelas químicas existen es irrelevante. Existen, y a quienes las diseñan y producen no les importa lo que usted piense: van a seguir fumigándonos con estos aerosoles mortales digamos lo que digamos y hagamos lo que hagamos; puede usted estar seguro, ya que los estamos pagando con nuestros impuestos, y la guerra contra el terrorismo continuará mucho después de que nos hayamos ido.

Los americanos nos hemos vuelto impotentes como agentes de cambio. Nos encontramos frente a una disyuntiva: o sufrimos las consecuencias, o nos volvemos proactivos. Para aquellos que no estén de acuerdo, el mantra “actúe bajo su propia responsabilidad” y “el comprador asume el riesgo” no podía ser más apropiado. Pero todos los demás deberemos empezar a protegernos a partir de ahora.

Los dos ingredientes principales de estos aerosoles son el bario (Ba) y el aluminio (Al). Está claro que las sales de bario solubles en agua son tóxicas para la salud humana. El bario soluble en agua es, de lejos, el más peligroso. Las principales puertas de entrada para el bario inhalado son los pulmones y los senos nasales. Esta ruta permite el acceso directo al torrente sanguíneo y por ende la exposición de los glóbulos rojos y blancos, las plaquetas, la hemoglobina y el hierro orgánico a los efectos oxidativos de esta peligrosa sustancia.

Un análisis riguroso de la importancia del sistema cardiovascular sería un asunto demasiado profundo; basta con decir que la sangre representa el sustrato a partir del cual los tejidos del cuerpo obtienen sus nutrientes, del mismo modo que la tierra fértil ofrece el medio perfecto para que las plantas tengan una vida saludable y animada. Las sustancias químicas nocivas en general, y los metales pesados en particular, degradan la calidad de la sangre: sus propiedades desecantes hacen que disminuya el contenido de humedad en este líquido, lo que aumenta su viscosidad y por tanto el riesgo de accidente cerebrovascular.

Se ha publicado que el bario puede absorber hasta 400 veces su propio peso en humedad. Las partículas en cuestión son de tamaño nanométrico, es decir, de una mil millonésima parte de un metro o una diez milésima del diámetro de un cabello humano [una micra o micrómetro es la milésima parte de un milímetro, y un nanómetro es la milésima parte de una micra]. Esto nos dará una idea de lo fácil que es para estas partículas entrar en nuestros miles de millones de estructuras celulares, donde roban nuestra energía haciendo que padezcamos un cansancio crónico. Una vez dentro, alteran el funcionamiento de las mitocondrias, que son los generadores de energía, situados en el interior de cada célula, que nos proporcionan la capacidad de realizar la respiración, de tener vitalidad y de permanecer alerta. Si usted, lector, se está preguntando qué puede hacer para protegerse a sí mismo, es que está avanzando en la dirección correcta.

301

Esta formación “nubosa” es inconcebible si tomamos como base los registros históricos de nubes reales, tanto en obras de arte como en fotografías.

El aluminio, la segunda de las nanopartículas tóxicas (pero no la menos grave) también tiene su importancia: afecta especialmente a los tejidos del sistema nervioso central, como la materia blanca del cerebro. El aluminio provoca la formación, en el tejido cerebral, de lo que se conoce como placas amiloides, que deterioran los axones terminales a través de los cuales se transmiten las señales de una neurona a otra en la sinapsis nerviosa para mantener la memoria y la capacidad de resolución de problemas normales, es decir, la función cognitiva.

La acumulación avanzada de placas amiloides se ha relacionado con la enfermedad de Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa de rápido deterioro cognitivo. La enfermedad de Parkinson, la ELA o esclerosis lateral amiotrófica, la esclerosis múltiple y la miastenia gravis son enfermedades similares, caracterizadas en su conjunto por la decadencia rápida y avanzada, progresiva e irreversible, del tejido nervioso.

Los cárteles farmacéuticos mundiales siempre consiguen identificar los beneficios potenciales: ya están entretenidos realizando ensayos con la próxima generación de medicamentos antineurodegenerativos, que se basarán en los efectos de la intoxicación crónica por metales pesados perpetrada por la actual operación de bandera falsa que es la geoingeniería y que lleva décadas en marcha.

Una segunda característica del bario, más preocupante, es su efecto en el músculo cardíaco. El corazón se basa en un oligoelemento, el mineral de potasio, para mantener un tono muscular de reposo saludable. Las alteraciones del nivel de potasio en el corazón (hipopotasemia) pueden provocar un aumento del ritmo cardíaco (taquicardia), sometiendo tanto los músculos como los nervios del corazón a una tensión excesiva. El bario compite con el potasio, haciendo que aumente el riesgo de accidente cerebrovascular, especialmente en las personas con sobrepeso o que padecen obesidad. Una enfermedad conocida como sístole ventricular detenida ha sido identificada en estudios cuyo objetivo era analizar los efectos del bario en el músculo cardíaco. En el lenguaje de la calle, esto significa hipertonicidad ventricular o simplemente “espasmo cardíaco”. Dolor en el pecho, mareos, desmayos, insuficiencia respiratoria, falta de aire, asma, problemas de visión, dolor en uno o en ambos brazos o manos (con entumecimiento ocasional, rigidez matutina, cansancio y problemas intestinales) son síntomas que pueden tener su origen en el corazón. Y los inhaladores pueden empeorar las cosas. Los jóvenes y las personas de mediana edad no quedan al margen de este problema.

Ante la amenaza que suponen las sustancias químicas utilizadas en la gestión de la radiación solar, las medidas para afrontar un riesgo significativo no se pueden descartar. Los usuarios de los servicios sanitarios deben tener mucho cuidado antes de aceptar medicamentos recetados cuya función sea sedar o estimular. Una medicación errónea puede tener graves consecuencias (y de forma rápida).

Hable usted con su médico acerca de cualquier medicamento que se disponga a prescribirle, y asegúrese de preguntarle si el prospecto menciona la posibilidad de que se produzcan efectos secundarios cardiovasculares o si la anemia podría ser un posible efecto secundario a medio plazo. Siga consultando a su farmacéutico para hacer un seguimiento; hágale preguntas y exija respuestas razonables. Su farmacéutico le preguntará si usted tiene alguna alergia a los medicamentos o si alguna vez le ha salido sarpullido, ha tenido dificultad para respirar, ha sufrido mareos o cualquier otra reacción fuera de lo normal a los medicamentos.

Las personas expuestas (es decir, todo el mundo) deberían hablar con su proveedor sobre la probabilidad de que exista una exposición a la inhalación de metales pesados ​​procedentes de las estelas del cielo de su población y de su lugar de trabajo. Los pacientes deben encaminar proactivamente el diálogo hacia la necesidad de que se realicen análisis de sangre orientados a medir la cantidad de metales como el aluminio, el bario, el plomo y el mercurio, o, reducidos al mínimo, al menos el bario y el aluminio.

Solicite usted que le realicen un “perfil de metales pesados ​​en la sangre” en el que los metales mencionados aparezcan como especialmente relevantes. Yo me enteré de que los niveles de bario en mi sangre rondaban los tres dígitos (cuando normalmente deben situarse en el cero) después de que en marzo me hicieran un análisis para detectar la presencia de metales pesados ​​en la sangre, cuando durante todo ese mes las fumigaciones de aerosoles habían sido particularmente intensas. Pídale a su médico que le haga una PCR o CRP (proteína C reactiva), que es una prueba que sirve para medir la inflamación endógena del corazón.

Si su médico le pregunta por qué quiere que le analicen la sangre, explíquele que la exposición reciente a los metales pesados aparece normalmente primero en la sangre, y en el cabello tal vez semanas o meses más tarde. A la medicina convencional no le entusiasma mucho el análisis de minerales presentes en el cabello, pero la presencia de metales en la sangre (en la que no debería haber ningún metal) puede suponer un diagnóstico de intoxicación por metales pesados.

Sea consciente de que los suplementos dietéticos, las vitaminas y los alimentos nutracéuticos concentrados representan su única protección frente a las consecuencias imprevisibles de los experimentos científicos ambientales que, realizados apresuradamente, sin pruebas previas, extensamente y contra la ley, afectan a la población en general.

Los productos químicos tóxicos fabricados en los laboratorios a partir de 1988 y, por defecto, antes del 88, han sido hábilmente encubiertos al ser catalogados como sustancias inofensivas a través de la aprobación de la Interpretación De Minimus de la Cláusula Delaney, redactada por Michael R. Taylor, expresidente de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration o FDA). El que fuera CEO o consejero delegado de Monsanto, pasó por la puerta giratoria para participar, mientras trabajaba en la FDA, en la regulación de las empresas para las que anteriormente había trabajado; el tono que mejor define los intereses del señor Taylor es el gris.

Esta maniobra legislativa abrió una caja de Pandora de nuevos productos químicos en el mercado del suministro de alimentos de los Estados Unidos, cuando básicamente diluyó de manera eficaz las medidas de protección contenidas por escrito en la versión original de la Cláusula Delaney de 1958. La legislación que una vez prohibió las sustancias cancerígenas en el suministro de alimentos de los Estados Unidos perdió la batalla cuando decenas de nuevos productos químicos llegaron al mercado como resultado de esta nueva enmienda.

En resumen, el resultado final es imprevisible, ahora que las leyes de etiquetado han sido neutralizadas o eliminadas por completo. No obstante, la única alternativa segura que nos queda es cultivar los alimentos en casa o adquirir la verdura, la carne y los productos de corral en el mercado de productores (como la cooperativa Ukiah Natural Food Coop). Sin embargo, no hay garantías a menos que sea usted mismo quien plante sus alimentos y los coseche.

Desde mediados de la década de 1980, nuestras células han sido objeto de un ataque a gran escala, perpetrado mañana, tarde y noche por las sustancias químicas. Mientras que estas sustancias están secando nuestro organismo, nuestras articulaciones y nuestro sistema nervioso, están deteriorando de forma simultánea los sistemas de transducción de señales hormonales a nivel celular, lo que provoca oxidación metabólica, la aparición de especies reactivas del oxígeno (ERO o ROS) [iones de oxígeno y radicales libres que causan estrés oxidativo], la alteración de la composición de los cromosomas y daños en las moléculas de ADN . Los daños en la cromatina y la alteración del ADN son características clave de los cánceres terminales. Por eso es por lo que las vitaminas C y E son tan importantes para prevenir la enfermedad degenerativa crónica de diseño del siglo XXI. Hay muchas más vitaminas y suplementos que pueden revertir la destrucción celular elimininando las especies reactivas del oxígeno y haciendo que aumenten los flujos de enzimas, la integridad de las membranas celulares y la eliminación del CO2.

Sólo usted puede tomar la decisión correcta, haciendo uso de su voluntad para elegir la seguridad ante la inquietud, la prudencia ante la necesidad y el sentido común ante la urgencia.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas, la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.

¿Qué es un chemtrail?

Artículo publicado por primera vez el 6 de diciembre de 2012. Última actualización: octubre de 2016.

¿QUÉ ES UN CHEMTRAIL?

Un chemtrail es una línea blanca que un avión deja tras de sí a su paso por el cielo y que se ensancha hasta convertirse en una nube artificial.

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA INGLESA CHEMTRAIL?

La palabra inglesa chemtrail ( pronunciada [kémtrel] ) es un acrónimo formado por la unión del adjetivo chemical y del sustantivo trail, y significa ‘estela química’.

¿SON NORMALES LOS CHEMTRAILS?

No. No es normal que un avión expulse una estela persistente y mucho menos que esta se transforme en una nube. En determinadas condiciones, un avión puede expulsar una estela de vapor de agua  que se deshace rápidamente: es lo que se conoce como estela de condensación, condensation trail o contrail. Pero atención: hay investigadores que nos advierten de que las estelas de condensación son rarísimas, lo que significa que las frecuentes estelas cortas con forma de penacho también forman parte de los programas de fumigación. Por ello sería preferible no seguir distinguiendo entre unas estelas y otras y hablar simplemente de fumigaciones secretas o ilegales. 

Este artículo ofrece información adicional:

La gran estafa de las estelas de condensación (Russ Tanner)

¿CÓMO PODEMOS DISTINGUIR UNA NUBE NATURAL DE UNA NUBE ARTIFICIAL?

Mirando lo que ocurre en el cielo a diario, podremos comprobar que las estelas persistentes unas veces se ensanchan poco a poco para dar lugar a nubes blancas translúcidas, largas y aplastadas; otras veces se convierten en una especie de cirros aplastados; otras veces les salen largos flecos, como si las hubieran peinado con un rastrillo, y en otras ocasiones las estelas se difuminan blanqueando el azul del cielo, a veces dejándolo como un encerado en el que se notan los trazos del borrador lleno de tiza que se ha utilizado para limpiarlo.

Las estelas cortas o medianas, que aparentemente se deshacen, también dejan el cielo blanquecino.

Por otro lado, las nubes naturales pueden ser de varios tipos, pero en general tienen volumen, tienen tres dimensiones bien visibles en lugar de dos, son esponjosas y tienen partes más blancas y partes más grisáceas, llegando a ser, como todo el mundo sabe, de color gris oscuro cuando están a punto de descargar el agua.

El siguiente reportaje fotográfico ofrece más información:

Fotografías de antes de 1999 y de la actualidad (Clifford E. Carnicom)

¿DE QUÉ CLASE SON LOS AVIONES QUE DEJAN ESTAS ESTELAS EN EL CIELO?

Los aviones que participan en estas operaciones pueden ser bien aviones comerciales en los que se han habilitado depósitos que contienen el producto que se va a expulsar en pleno vuelo, bien aviones militares. A nivel local también puede tratarse de aviones o avionetas contratados por particulares.

Los aviones que fumigan Madrid son, en general, aviones pequeños (muy probablemente militares) que surcan el cielo a gran velocidad y a mucha altitud, y que trabajan en grupo. En ocasiones trazan estelas paralelas; otras veces dibujan grandes equis en el cielo que posiblemente sirvan de señal  a los satélites que están más arriba; también es frecuente que un avión con estela larga sea escoltado por otro con estela corta, o que un avión repase la estela dejada por otro, o que la estela se interrumpa y vuelva a surgir.

¿QUÉ ES LA GEOINGENIERÍA?

La geoingeniería es un conjunto de tecnologías que permiten la modificación artificial de los fenómenos meteorológicos y también la generación de terremotos. También se puede definir como el uso del clima como arma de guerra.

Los siguientes artículos ofrecen información adicional sobre la geoingeniería:

La modificación del tiempo atmosférico (Sofia Smallstorm)

La geoingeniería (Sofia Smallstorm)

Geoingeniería: nos fumigan a diario (A. Carrillo / VegaMediaPress.net)

Díptico sobre la geoingeniería (Guardacielos)

¿DE QUÉ SUSTANCIAS ESTÁN COMPUESTAS LAS ESTELAS DE LOS AVIONES QUE NOS FUMIGAN?

En la Oficina de Patentes de Estados Unidos hay registrados numerosos métodos de geoingeniería; los más antiguos datan de finales del siglo XIX.

A lo largo de los años, sustancias como el ácido carbónico, el yoduro de plata, el óxido de zinc, el dimetilsulfóxido, el bario y el perclorato amónico se han utilizado para forzar la precipitación del vapor de agua atmosférico.

Por otro lado, las diatomitas, el cloruro de calcio, el amoníaco, el dióxido de carbono, el butano, el isobutano, el propano, los freones, el aluminio, el ácido sulfúrico y los polímeros superabsorbentes se han empleado para disipar frentes lluviosos y reducir las precipitaciones.

La dispersión de óxidos de metales (entre ellos, el óxido de aluminio) en la estratosfera con el fin de reducir el supuesto calentamiento global debido al CO2 es el objeto de la patente de Hughes Aircraft Inc., de 1991.

El estudio de las patentes de geoingeniería y los análisis de muestras de agua, de tierra, de plantas y de sangre realizados en distintos puntos de nuestro planeta han llevado a numerosos investigadores a denunciar que nos están fumigando con metales tóxicos como el aluminio, el bario y el titanio, cuya presencia en la biosfera está aumentando rápidamente.

También se ha denunciado la utilización de polímeros autoensamblables, de nanotubos de carbono con capacidad portadora biológica y química y de smart dust o polvo inteligente.

La piloto Loretta Polgrossi explica en esta conferencia de 2011 el papel que juega la nanotecnología en las fumigaciones aéreas clandestinas:

Este artículo del blog del Observatorio de Geoingeniería en España contiene más información:

Composición química en geoingeniería

En el documental de 2010 titulado What in the world are they spraying? (¿Con qué diablos nos estan fumigando?), de Michael Murphy, hay más información:

El científico norteamericano J. Marvin Herndon publicó en agosto de 2015 un estudio en el que llegaba a la conclusión de que las partículas que se están dispersando en la troposfera a través de las operaciones de geoingeniería son cenizas volantes de carbón, un residuo industrial abundante y barato que procede de la combustión del carbón en las centrales térmicas. Estas cenizas contienen metales como el aluminio, el bario y el estroncio, que son los que aparecen con más frecuencia en los análisis del agua de lluvia y del suelo realizados en distintos países en los que se llevan a cabo fumigaciones aéreas clandestinas.

Envenenamiento de la humanidad y de la biota terrestre por aluminio como consecuencia de la actividad de geoingeniería clandestina: implicaciones para la India.

Geoingeniería Tóxica en la Troposfera: evidencias de cenizas volantes de carbón. Consecuencias para la Salud Pública.

La investigación llevada a cabo por Herndon fue publicada en la Revista Internacional de Investigación Medioambiental y Salud Pública (IJERPH) y retirada poco después de forma inquisitorial.

Comunicado de rechazo del profesor Herndon

Entrevista al profesor Herndon por Mara Knezevic

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA FABRICACIÓN DE NUBES ARTIFICIALES?

El objetivo más visible es la destrucción de las nubes naturales. Esto es algo que se puede comprobar a simple vista: los aviones fumigan por encima de las nubes naturales, estas se desintegran, quedando a veces aplanadas, y como consecuencia de ello no llueve.

A veces, en el proceso de aplastamiento, las nubes atacadas por los aviones fumigadores adquieren la forma de un tazón vuelto del revés o de una columna de platos invertidos, dando lugar a las conocidas como nubes lenticulares.

La destrucción sistemática de las nubes que vienen cargadas de agua significa ni más ni menos que nos están robando este preciado recurso desde hace décadas.

Pero distintas voces nos alertan a través de Internet de que la manipulación de los fenómenos meteorológicos no es el único objetivo de estas operaciones. Las fumigaciones secretas podrían estar relacionados con la difusión de enfermedades, con programas de control de la mente y del comportamiento de los seres humanos, con la destrucción intencionada del mundo vegetal para sustituir las plantas naturales por plantas sintéticas, y con la modificación del ADN de las personas.

El documental de 2012 titulado Why in the world are they spraying? (¿Por qué diablos nos están fumigando?), de Michael Murphy, ofrece más información:

El documental italiano de 2014 titulado Estelas Químicas: La Guerra Secreta, de R. Marciano, ofrece nuevos datos sobre el propósito de las fumigaciones:

¿DE QUÉ HERRAMIENTAS SE SIRVE LA GEOINGENIERÍA PARA TRATAR DE MANIPULAR LAS CONDICIONES NATURALES DE NUESTRO PLANETA?

La geoingeniería se basa en las siguientes tecnologías:

a) dispersión de aerosoles desde aeronaves y barcos transoceánicos;
b) tecnología escalar (energía dirigida desde satélites y radares que funcionan como interferómetros lineales);
c) tecnología electromagnética (frecuencias irradiadas por los calentadores ionosféricos como el HAARP);
d) ionización atmosférica (las torres Gwen generan ionización positiva y por ende producen ausencia de precipitaciones);
e) tecnología láser (el impacto de un haz láser de gran potencia sobre la trayectoria de los ríos de vapor troposféricos puede crear precipitaciones masivas);
f) tecnología de ondas de choque (ondas sónicas que impiden la nucleación natural en las nubes);
g) organismos modificados genéticamente (bioprecipitaciones).

Otra herramienta podrían ser las bombas nucleares que, activadas en distintos puntos de la costa de un país, pueden dar lugar a terremotos.

En la serie de conferencias sobre la geoingenieria celebradas en Barcelona en octubre de 2016, hay una particularmente interesante, sobre el papel de los radares meteorológicos y los supercalentadores de vapor de agua en la manipulación de los fenómenos meteorológicos, que se puede ver en el siguiente video a partir de las 2 horas y 43 minutos:

¿EN QUÉ PAÍSES SE ESTÁN LLEVANDO A CABO ESTAS OPERACIONES?

La fumigación diaria de las ciudades y los campos tiene lugar en la mayoría de los países de Europa y del continente americano, entre ellos Estados Unidos. Se trata de un proyecto de geoingeniería de alcance mundial que seguramente cuesta muchísimo dinero.

¿EN QUÉ PARTES DE ESPAÑA SE REALIZAN ESTAS FUMIGACIONES?

Prácticamente en todo el territorio nacional. En Madrid, por ejemplo, es muy frecuente que un grupo de aviones sobrevuele la capital a gran altitud y a una velocidad enorme dejando el cielo lleno de rayas que terminan ensuciándolo. Podemos dar fe de que también fumigan la sierra de Madrid.

El avance rápido de las imágenes de la fumigación de Barcelona resulta impresionante:

Pero, según denuncia Josefina Fraile, de la Plataforma Cívica Guardacielos, hay determinadas zonas “experimentales” de nuestro país en las que las fumigaciones son excesivas, como Castilla y León y todo el Levante español. La entrevista en dos partes realizada por Alish se puede ver aquí:

¿CÓMO ES QUE LA GENTE NO SE DA CUENTA DE QUE NOS ESTÁN FUMIGANDO?

La gran mayoría de la gente no mira al cielo más allá de unos segundos al día. Y cuando comentamos este asunto con otras personas, lo normal es que se muestren incrédulas y que nos tomen por locos. Aquello que es negado o ridiculizado por la prensa y los canales de televisión sencillamente no existe.

¿QUÉ EFECTO TIENEN EN LA SALUD DE LAS PERSONAS LAS SUSTANCIAS CON LAS QUE NOS FUMIGAN?

Las sustancias con las que nos fumigan terminan cayendo al suelo y también penetran en el organismo de las personas y de los animales a través de las vías respiratorias. Estas partículas presentes en el aire son probablemente la causa de fenómenos como esas extrañas neblinas que a deshora dificultan la visibilidad y esos olores desagradables y desconocidos hasta hace poco que la gente suele achacar a la contaminación provocada por los automóviles.

El hecho de que determinadas enfermedades graves como el cáncer, el alzhéimer, las enfermedades respiratorias y las alergias afecten actualmente a tantísimas personas sencillamente no es normal, y las sustancias presentes en el aire que respiramos podrían estar detrás de estos males. Se sabe que el aluminio, por ejemplo, afecta negativamente a nuestro sistema nervioso y está relacionado con el alzhéimer.

Los siguientes artículos ofrecen más información:

Chemtrails y geoingeniería: el mayor crimen de la historia (Ilya Sandra Perlingieri)

Las estelas químicas representan serios problemas para la salud (Troy Phillipson) 

El control de la población (Sofia Smallstorm)

Colza y chemtrails = Armas silenciosas para guerras tranquilas (No morir idiota)

Colza ayer, chemtrails hoy (No morir idiota)

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE MORGELLON?

El síndrome de Morgellon es un conjunto de síntomas que al parecer afecta a la mayor parte de la población de los países occidentales, aunque solo se manifiesta en algunas personas. Lo más característico es la presencia de unas hebras o fibras de origen desconocido tanto en la sangre como en lesiones cutáneas que cicatrizan muy lentamente. Estas fibras, según el investigador Clifford Carnicom, son semejantes a las que a veces aparecen en el aire cuando se están llevando a cabo las fumigaciones secretas.

Podemos dar fe de que la lluvia de fibras pegajosas que semejan telarañas es real, ya que hemos sido testigos de este fenómeno en varias ocasiones: en el barrio madrileño de Las Tablas el 29 de octubre de 2011 tras una fumigación y, a partir de octubre de 2013, con muchísima frecuencia en Madrid y en otras partes de España.

Así, mientras que para otros investigadores estas hebras serían los polímeros artificiales que aparecen en varias patentes de modificación climática, Clifford Carnicom va más allá y denuncia que las hebras son seres vivos artificiales que están invadiendo nuestros organismos. Esto, obviamente, es muy desagradable y muy difícil de creer, pero Carnicom ha ganado un creciente prestigio en los más de 15 años que lleva investigando.

Los siguientes artículos ofrecen más información:

El síndrome de Morgellon (Sofia Smallstorm)

De los chemtrails a la pseudo-vida (Sofia Smallstorm)

La Transbiología (Sofia Smallstorm)

Los ladrones de cuerpos (Sofia Smallstorm)

La versión de un investigador (Blue & Sofia Smallstorm)

Morgellon: las muestras halladas en el aire, en la piel y en la sangre coinciden (Clifford E. Carnicom)

Morgellon: la prueba del vino y el peróxido (Clifford E. Carnicom)

El síndrome de Morgellon: una nueva clasificación (Clifford E. Carnicom)

¿QUÉ EFECTO TIENEN ESTAS SUSTANCIAS EN LOS ANIMALES Y EN LAS PLANTAS?

Las fumigaciones podrían ser una de las causas de las extinciones masivas de especies de las que oficialmente se culpa al ¨calentamiento global antropogénico¨. La decadencia de los árboles y la transparencia de sus copas debido a la escasez de hojas también se atribuyen al aluminio que cae del cielo.

La decadencia de los árboles en Estados Unidos (Sofia Smallstorm)

¿CÓMO ES POSIBLE QUE LOS GRUPOS ECOLOGISTAS NO DIGAN NADA SOBRE ESTE ASUNTO?

La mayoría de los activistas que apoyan a las organizaciones ecologistas son buenas personas que desean lo mejor para la humanidad y para los demás seres vivos que pueblan el planeta Tierra. Sin embargo, a través de Internet nos hemos enterado de que las organizaciones ecologistas más conocidas han recibido dinero de las familias de banqueros que dirigen la política mundial.  Los ecologistas apoyan sin reservas la tesis de que la actividad industrial está provocando un calentamiento de nuestro planeta, y es probable que les hayan contado que los chemtrails sirven para frenar dicho calentamiento.

La siguiente conferencia, impartida en 2015 por miembros de la Asociación Nacional Española Cielos Limpios, ofrece más información sobre los orígenes del movimiento ecologista:

1970-1982: La ecología de guerra (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

1982-1996: La ecología de mercado (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

1997-2010: La ecología financiera (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

¿ES CIERTO QUE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL DE LOS SERES HUMANOS ESTÁ PROVOCANDO UN CAMBIO CLIMÁTICO EN EL PLANETA TIERRA?

Hay muchos científicos que lo niegan, y se sabe que los datos que pretendían demostrar que la Tierra se está calentando han sido falseados. La tesis del efecto invernadero provocado por el dióxido de carbono procedente de la actividad industrial ha servido para que tengamos que pagar más impuestos y para que nos obliguen a sustituir las bombillas tradicionales por otras que son mucho más caras y que además son tóxicas.

Son muchos los portales de Internet que denuncian que los programas secretos de manipulación artificial del clima son la verdadera causa de los desastres ““naturales”” con los que la televisión nos bombardea continuamente.

Según el blog del Observatorio de Geoingeniería en España, conceptos como “”calentamiento global””, ““cambio climático antropogénico”” y “”efecto invernadero”” son conceptos pseudocientíficos, y la realidad del clima de nuestro planeta es muy distinta:

El CO2 no es la causa del aumento de las temperaturas. El clima está siempre en constante cambio: los períodos de altas temperaturas y las glaciaciones se suceden de forma cíclica, y el causante de estos ciclos es el Sol.

Los rayos cósmicos procedentes del espacio exterior y algunas partículas subatómicas procedentes del sol tienen propiedades nucleizantes (es decir, son capaces de producir la coalescencia de las moléculas de vapor de agua) y por ende son los responsables de la formación de nubes a baja cota.

Cuanto mayor sea la cantidad de rayos cósmicos que alcanzan nuestro planeta, mayor será la cantidad de nubes bajas. La cobertura de nubes a baja cota determina a nivel global la cantidad de energía solar que impactará sobre la superficie terrestre y oceánica: a mayor número de nubes a baja cota, menor es la temperatura en el planeta Tierra.

El “”cambio climático”” del que nos hablan continuamente los medios de comunicación ha sido creado por la geoingeniería. Las operaciones de dispersión de aerosoles hacen que aumenten las temperaturas y que se reduzcan las precipitaciones.

Los siguientes artículos contienen más información:

¿Calentamiento global? (Sofia Smallstorm)

Actividad solar vs. geoingeniería del cambio climático (Aeromotores, junio 2011)

¿CÓMO ES POSIBLE QUE LOS GOBIERNOS PERMITAN ESTAS OPERACIONES DE GEOINGENIERÍA?

Los gobiernos occidentales están traicionando una vez más a los ciudadanos de sus respectivos países. En España, nos fumigaban con Zapatero y nos siguen fumigando con Rajoy. Esta constatación, basada en la observación diaria del cielo, se une a acciones despreciables como la ocultación de pruebas en la masacre del 11 de marzo de 2004, la corrupción de los ladrones con corbata que saquean nuestro país, la apología subliminal o descarada del consumo de drogas, la protección de los terroristas por parte de los partidos mayoritarios, la desidia en la lucha contra los incendios forestales provocados y la cruel persecución de aquellos periodistas e investigadores que han osado destapar estos hechos ante la opinión pública. Cada vez hay más gente convencida de que la democracia de la que tanto nos hablan es una farsa.

Con respecto a las fumigaciones, es seguro que la mayoría de los políticos no tienen ni idea, sobre todo a nivel local, pues, como la mayoría de la gente, levantan poco la mirada al cielo. Los altos cargos que, a un nivel más alto de la Administración del Estado, hayan dado el visto bueno a estas operaciones, o bien han sido engañados y se han tragado lo de que el objetivo es la lucha contra el cambio climático o la protección de la población frente a las radiaciones solares, o bien han sido amenazados, o bien han sido comprados.

Dane Wigington, administrador del portal Geoengineering Watch, explica en esta conferencia de 2014 que el término chemtrail es promovido por las elites en lugar de las expresiones geoingeniería o ingeniería climática para desprestigiar a quienes denuncian estas operaciones; es más, la razón por la que no podemos esperar de los poderosos que tomen decisiones lógicas es que muchos de ellos son psicópatas, es decir, que carecen de empatía, que no sienten como propio el dolor ajeno:

Geoingeniería, un peligro claro y actual:

¿CÓMO INTENTAN LOS PROMOTORES DE ESTAS OPERACIONES SECRETAS QUE LA POBLACIÓN ASUMA LA PRESENCIA DE ESTELAS EN EL CIELO COMO ALGO NORMAL?

Pues, como ocurre con el fomento de la drogadicción, a través de los medios de comunicación: bien por medio de anuncios publicitarios y programas de televisión en los que de fondo aparece con frecuencia un cielo rayado (pensemos en las actuales cortinillas de los intermedios de Televisión Española); bien por medio de películas de dibujos animados destinadas a los niños en las que también se ven chemtrails, bien por medio del retoque digital de las nuevas copias de películas antiguas como Sonrisas y lágrimas, en las que el cielo aparece más blanco que en la obra original. Los siguientes vídeos ofrecen ejemplos de esta manipulación:

Los presentadores del parte meteorológico también desinforman cuando afirman que las estelas persistentes son un fenómeno normal:

A esto hay que añadir la producción de películas que tratan estos temas de una manera superficial y como una pelea entre buenos y malos en la que al final ganan los buenos, como por ejemplo Toxic Skies (Cielos tóxicos), de Andrew C. Erin, emitida por La 2 el 21 de enero de 2012 a las 21 horas, y Megastorm, eve of destruction (La gran tormenta), de Bradford May, emitida por La sexta el 5 de diciembre de 2012 a las 22.30 horas. Tras verlas, los espectadores quedan convencidos de que estos temas pertenecen a la ciencia-ficción. El 2 de agosto de 2013 a las 22 horas, la cadena Energy emitió Ice Twisters (Tornados de hielo), película de Steven R. Monroe en la que se admite que el gobierno de los Estados Unidos manipula los fenómenos meteorológicos y en la que la tecnología del HAARP se utiliza para destruir huracanes (cuando en realidad hay investigadores que denuncian que su objetivo es provocarlos).

Por último, citemos el programa Cuarto Milenio, de la cadena Cuatro, que en varias emisiones ha tratado el asunto de los chemtrails y que el 5 de noviembre de 2012 levantó ampollas en los foros de Internet:

Biblioteca chemtrails

Mercurio en la boca

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA LUCHAR CONTRA LAS FUMIGACIONES A LAS QUE NOS ESTÁN SOMETIENDO?

Pues de momento, como los ciudadanos no podemos lanzar misiles a los aviones que nos fumigan, lo poco que podemos hacer es transmitir la información a los demás, animarlos a que observen lo que ocurre en nuestro cielo y a que investiguen en Internet, con el fin de que un sentimiento de indignación se extienda entre la población. De momento, como son pocas, las quejas ante la administración y las llamadas al 112 solo obtienen como respuesta la negación de lo que es evidente. El problema es que la mayoría de la gente no quiere abrir los ojos ante esta realidad, y muchas veces recibiremos malas respuestas y además nos tildarán de locos.

Más indignante resulta aún que los servicios secretos se dediquen a acosar a las personas que denuncian la existencia de estas operaciones ilegales con que se está envenenando tanto el medio ambiente como a la población.

Por otro lado, aunque es difícil no sucumbir a la tristeza, tenemos que tratar de no deprimirnos ante estas noticias. En un ambiente tóxico, debemos procurar que nuestro sistema inmunológico no decaiga para que no contraigamos ninguna enfermedad. También, aunque parezca una tontería, tenemos que romper con la tradición de tratar mejor a las personas de fuera de nuestra familia que a nuestros familiares. Una discusión con nuestros seres queridos puede ser la puntilla que termine de desgastar a nuestras defensas frente a las agresiones que recibe nuestro organismo a través del aire que respiramos y de las radiaciones. Por favor, no a la violencia doméstica. No a la crítica cruel hacia las personas que más nos quieren. Parece mentira que la gente no se quiera dar cuenta. El hecho de ser conscientes de las barbaridades que nos están haciendo los que dirigen la política y la economía mundiales debe servir para que tengamos más compasión hacia las personas que nos rodean y para que las tratemos con más cariño. Los seres humanos no somos tan malos como nos quieren hacer creer a través de los medios de comunicación: gracias a nuestra inteligencia, y también movidos por el amor y la solidaridad, somos capaces en potencia de realizar grandes hazañas, y es mentira que seamos una plaga para el planeta Tierra. A la gran mayoría de las personas les disgusta la destrucción del medio natural. Nosotros somos más numerosos que los que han ideado estos programas de envenenamiento, y tenemos que estar unidos para pararles los pies.

Nuestro voto en las elecciones también puede servir para que cambie la situación. Desde 2015 tenemos constancia de que la mayoría de los partidos políticos españoles han sido informados por distintas asociaciones de la existencia de estos programas de fumigaciones clandestinas aéreas que ponen en peligro nuestra salud y están destruyendo nuestro medio natural. Como de costumbre, la mayoría de ellos no quiere saber nada del tema. Pues bien, suscribimos la opinión de que votarlos es como votar a nuestros enemigos. No debemos votar a aquellos partidos que no se pronuncien en contra de la geoingeniería.

La petición contra la ingeniería del clima en España que la Plataforma Cívica Guardacielos presentó al Congreso de los Diputados en febrero de 2016 se puede leer aquí.

En el portal de Guardacielos hay más información

Publicado por Conrad R. el 6 de diciembre de 2012 y actualizado en octubre de 2016.

Correo electrónico: conrad5 @gmx.com 

Nota: Este enlace conduce a una relación de artículos que versan sobre la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.

Continúa la fumigación de la capital de España

¿Cuánto dinero nos ahorraríamos si estas fumigaciones cesaran de una maldita vez? ¿Nos saldría tan cara la factura del agua si permitieran que lloviese todo lo que tiene que llover en lugar de destruir sistemáticamente la mayoría de las nubes que atraviesan nuestro país?

Nuevas grabaciones en video de las últimas fumigaciones visibles de la capital de España (en realidad nos fumigan todos los días, pero no todas las operaciones son tan escandalosas como las de estos reportajes):

7 de abril de 2014:

14 de abril de 2014:

Falleció la doctora Ilya Sandra Perlingieri

La doctora Ilya Sandra Perlingieri, la autora del último artículo que hemos traducido, falleció hace una semana. Traducimos a continuación el obituario que los portales ConsciousLifeNews.com y Aircrap.org le han dedicado:

HA FALLECIDO LA DOCTORA ILYA SANDRA PERLINGIERI, NUESTRA QUERIDA ACTIVISTA MEDIOAMBIENTAL

La doctora Ilya Sandra Perlingieri (Dr. P.), nuestra querida activista medioambiental, ha fallecido en un hospital de San Diego, California. Padecía graves dolencias cardíacas y pulmonares. La doctora P. era una persona amable, acogedora, cariñosa y compasiva. También era activista medioambiental, y una investigadora, escritora y conferenciante formidable que detestaba las fumigaciones que están causando estragos por todo el planeta.

Su intervención en el congreso Consciousness Beyond Chemtrails (La conciencia más allá de las fumigaciones), que se celebró en 2012 (y que se puede ver en el vídeo), fue uno de los momentos culminantes del acto. El título de su conferencia era “The Assault on Our Health. Environmental Illness and Aerosol Pollution: Connecting the Dots.” (“El ataque a nuestra salud. La contaminación por aerosoles y las enfermedades causadas por factores ambientales: atando cabos”). Es probable que ella misma fuera víctima de la contaminación por aerosoles a la que dedicó su disertación.

En su conferencia, la doctora P. también recomendó una serie de soluciones, entre ellas retirar nuestro apoyo a las empresas que nos están dañando.

Ross Pittman

Artículo traducido por Conrad R.

La gran estafa de las estelas de condensación

Agradecemos a Russ Tanner que haya tenido la amabilidad de permitirnos traducir al español los artículos de su página web GlobalSkyWatch.com.

La versión original en inglés del artículo que traducimos a continuación puede leerse haciendo clic en este enlace: http://globalskywatch.com/stories/my-chemtrail-story/chemtrail-information/the-great-contrail-con.html#.Ue_TlNL0EXA

LA GRAN ESTAFA DE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN

INTRODUCCIÓN

Desde que escribí una serie de artículos en los que revelo lo que ocultan las estelas de condensación, numerosos pilotos profesionales de las líneas aéreas se han puesto en contacto conmigo y me han agradecido que haya mantenido una actitud contraria al engaño de las estelas de condensación.

Todos ellos me han dicho en persona que nunca han visto salir una estela del motor de un avión a reacción y que agradecen mis esfuerzos por destapar la desinformación sobre las estelas de condensación. Todos y cada uno de estos pilotos sabían que las estelas de condensación son tan raras que la mayoría de la gente no llegará a ver una en toda su vida y, si acaso llegan a producirse, lo harán a una altitud tan elevada que no serán visibles desde el suelo.

Cada uno de estos pilotos profesionales lleva volando la mayor parte de su vida y siempre ha sentido un profundo interés por la aviación. Algunos de ellos pilotan reactores comerciales de las principales compañías, mientras que otros trabajan en los grandes aviones de las aerolíneas de carga más importantes.

Si alguno de ustedes es piloto y desea compartir información conmigo, puede contactarme en cualquier momento. Para mí siempre es un placer escuchar a los profesionales experimentados en esta materia.

Nada les gustaría más a aquellos que desinforman sobre las estelas químicas que ustedes creyeran que los penachos de humo cortos y no persistentes que salen de los aviones a reacción son estelas de condensación inofensivas. Si consiguen convencerles a ustedes de esto, entonces ustedes harán caso omiso de dichas estelas y les permitirán que sigan fumigándonos sin ningún reparo, y esto es exactamente lo que quieren.

Les dirán que llevan viendo estelas de condensación desde que eran niños. Les dirán que está demostrado científicamente que las estelas de condensación están compuestas de vapor de agua. Les dirán lo que haga falta para que ustedes crean que las estelas cortas son inocuas. Exactamente así es como funciona la desinformación.

Tengan cuidado con quienes afirman que los penachos cortos que emiten las aeronaves son “estelas de condensación”.

La explicación científica es sencilla: las estelas de condensación solo se producen bajo unas condiciones tan poco frecuentes que la inmensa mayoría de la gente jamás verá una en toda su vida. Además, estas condiciones tan poco frecuentes solo se dan a unas altitudes tan elevadas que no se ven desde el suelo.

Ahora que el gobierno se está gastando cientos de millones de dólares en desinformarnos para intentar convencernos de que las estelas de condensación son “normales” e “inofensivas”, en las redes sociales aparecen de improviso personas que afirman que llevan toda la vida viendo estelas de condensación.

Tanto es el dinero destinado a la desinformación, que no es que ustedes se vayan a tropezar con ella de vez en cuando mientras navegan por Internet, sino que lo más probable es que ustedes terminen recibiendo muchos mensajes de este tipo y que los grupos en línea se vean saturados por ellos.

No se dejen engañar.

Cuando yo era joven y aún vivía en casa de mis padres, me pusieron una multa por exceso de velocidad. Mi hermano, bromeando, me indicó la forma de contárselo a mi madre para no tener problemas con ella: “Dile a mamá que tienes un gran problema. Dile que eres adicto a las drogas. Cuando empiece a alterarse, dile que estabas de broma y que en realidad solo se trata de una multa de tráfico. Entonces se sentirá aliviada y dirá que, gracias a Dios, solo es una multa de tráfico.”

Mi hermano no tenía ni idea de que acababa de demostrar la dialéctica hegeliana.

LA DIALÉCTICA HEGELIANA

La dialéctica hegeliana es un procedimiento muy conocido que se utiliza para provocar cambios sociales en una sociedad. Funciona de esta manera:

1. El cambio deseado (síntesis): El ingeniero social define primero el objetivo que se persigue para que haya un cambio en la sociedad.

2. El problema (tesis): Todo problema en el seno de un sistema exige algún tipo de cambio en el sistema para “arreglar” el problema. El ingeniero social crea o inventa un problema cuya solución natural es el cambio deseado que se ha explicado en el punto 1. Por lo general, este problema se diseña para meterle miedo a la población.

3. El cambio propuesto (antítesis): el ingeniero social propone entonces un cambio excesivo que sabe que será interpretado por la población como una reacción exagerada. Tras la protesta de los ciudadanos en contra de la propuesta excesiva, el ingeniero social concede públicamente el cambio que se perseguía en un principio. Esta concesión hace que los ciudadanos crean que tienen poder para influir en las decisiones políticas, con lo cual estarán satisfechos incluso si el cambio que ha llevado a cabo el ingeniero social no es el cambio que los ciudadanos deseaban. Los ciudadanos no tienen ni idea de que han sido manipulados desde el principio del proceso.

LAS ESTELAS QUÍMICAS SE ACORTAN EN JAMESTOWN

La primera vez que vi las fumigaciones diarias por medio de chemtrails o estelas químicas estaba en Jamestown, Nueva York, en 2005. Las fumigaciones se producían de acuerdo con un programa diario constante.

Cuando las fumigaciones diarias empezaban (en un principio a las tres de cada tarde), yo notaba un fuerte sabor salado y metálico en el aire, tenía la sensación de que se me quemaban los senos nasales y experimentaba una serie constante y previsible de síntomas que aparecían a los 30 segundos. Unas estelas enormes y persistentes cubrían visiblemente el cielo siguiendo el mismo programa diario durante años. Cada día, yo observaba y fotografiaba estas operaciones desde los ventanales de mi oficina, que ofrecían una vista del centro de la ciudad y de la mitad del cielo.

En 2007, las fumigaciones fueron interrumpidas de repente. Después de haberme llevado dos años sufriendo muchísimo, lo que más deseaba era que los ataques aéreos se hubieran terminado por fin. Cuatro días después volvieron a fumigar, pero se produjo un cambio fundamental: las estelas ya no eran largas y persistentes, sino que eran cortas y no persistentes, es decir, que se disipaban en cuestión de segundos.

Siguieron fumigando de acuerdo con el mismo programa. El sabor salado y metálico y los olores que se podían percibir durante las fumigaciones eran idénticos a los de antes. Los síntomas provocados por las fumigaciones también eran idénticos. Lo único que cambiaba era el tamaño de las estelas.

Quiero que quede claro el cambio que se produjo: las estelas que al principio eran persistentes (es decir, que eran largas y duraderas) habían pasado a ser no persistentes (es decir, que eran cortas y que se deshacían rápidamente).

Dicho sea de paso, las estelas largas y persistentes reaparecían tres o cuatro veces al mes durante una parte del día, pero esto estaba muy lejos de parecerse a las fumigaciones diarias que saturaban el cielo y que habíamos presenciado antes de que el cambio tuviera lugar.

NonPersistentChemtrail

LAS ESTELAS QUÍMICAS SE ACORTAN EN BANGOR

En abril de 2008 me mudé a Bangor, Maine, expresamente (y exclusivamente) para tratar de librarme de los dolorosos problemas de salud que me tenían debilitado y que las fumigaciones me habían provocado cuando vivía en Jamestown.

Desgraciadamente, durante todo el verano de 2008 las estelas químicas cubrieron el cielo a diario. Estas estelas eran grandes y persistentes, exactamente como las que cubrían el cielo en Jamestown antes de que fueran sustituidas por estelas cortas y no persistentes.

Asombrosamente, un día de abril de 2009 todas las estelas que antes eran largas y persistentes también pasaron a ser cortas y no persistentes. Al igual que en Jamestown, se trataba de un cambio impresionante que se podía comprobar a simple vista. Solo había una diferencia: el cambio no se produjo tras una interrupción de cuatro días, sino que tuvo lugar de la noche a la mañana.

Al igual que en Jamestown, las estelas duraderas seguían cubriendo el cielo tres o cuatros días al mes, pero el resto del mes solo había estelas cortas y no persistentes.

Al igual que en Jamestown, las fumigaciones a través de estelas cortas seguían el mismo programa que las anteriores fumigaciones con estelas largas.

Al igual que en Jamestown, los sabores y olores apreciables en el aire durante las fumigaciones con estelas cortas eran idénticos a los que se percibían antes de que la longitud de las estelas hubiera cambiado. Lo único que cambió fue el aspecto de las estelas. Nada más.

De nuevo quiero dejarlo claro: las estelas que antes eran persistentes (largas y duraderas) habían pasado a ser no persistentes (cortas y que se desvanecían con rapidez) de la noche a la mañana.

En infinidad de ocasiones me quedé varias horas al aire libre calculando el tiempo que tardaban los penachos cortos y no persistentes en alcanzar el suelo. Al tener muy agudos los sentidos del gusto y del olfato, me fue fácil descubrir que el tiempo de descenso de las estelas largas y persistentes y el de las estelas cortas y no persistentes no eran muy distintos.

LAS ESTELAS QUÍMICAS ESTÁN POR TODAS PARTES

En otras ocasiones ya he comentado con documentación que mi afición por la tecnología de los aviones a reacción y de los cohetes fue lo que me llevó a observar lo que acontecía en el cielo, así que no lo voy a repetir aquí. Me basta con decir que, desde que era un niño, siempre he observado los aviones a reacción que surcaban el cielo y jamás los he visto expulsar una sola estela. Ni una sola vez. Jamás.

Nunca he visto salir una estela de un avión a reacción en los viajes que he realizado durante más de treinta años a lo largo y ancho de los Estados Unidos, por tierra y por aire, y en los que he visto miles de aviones, tanto civiles como militares, en el norte y en el sur, en el este y en el oeste, sobre tierra y sobre el mar, en todas las condiciones meteorológicas imaginables. Ni una sola vez. ¡Jamás!

En la actualidad, aproximadamente cuatro de cada cinco veces que salgo a la calle, incluso durante un minuto nada más, veo aviones a reacción en el cielo, y calculo que, de cada 50 aviones, unos 49 sueltan estelas. En estos últimos años he cruzado la costa este de los Estados Unidos de una punta a la otra, y la situación se repite allá donde vaya, sea cual sea el lugar o la época del año: las estelas químicas cortas y no persistentes están por todas partes.

Por cierto, en los últimos años he visto aparecer por todas partes páginas web, blogs, emisiones de televisión, películas y reportajes que intentan convencer al público de que dichas estelas cortas y no persistentes son contrails (condensation trails o estelas de condensación) compuestos únicamente de vapor de agua.

Para mí está claro que estamos ante una campaña de desinformación que cuenta con una buena financiación y que está utilizando la dialéctica hegeliana.

LA DIALÉCTICA DE LA GEOINGENIERÍA

Los promotores de la mundialización intentaron servirse de la dialéctica hegeliana para manipular a los ciudadanos con el fin de que aceptaran la geoingeniería (es decir, la fumigación de entre 20 y 30 millones de toneladas de bario y aluminio en la atmósfera para reflejar la luz del sol). El plan era este:

1. Síntesis (el cambio deseado u objetivo deseado): Los promotores de la mundialización querían que la geoingeniería fuese aceptada por la ciudadanía. Este era el cambio social que perseguían.

2. Tesis (el problema): El pueblo nunca aceptaría la puesta en marcha de operaciones de geoingeniería sin que existiera un problema lo suficientemente grande como para justificar algo tan peligroso, así que los promotores de la mundialización inventaron un problema todavía más peligroso que la geoingeniería: el calentamiento global, que se convirtió así en el gran problema (tesis) que se utilizaría para justificar el cambio social deseado (la aceptación de la geoingeniería por parte del pueblo).

3. Antítesis (el cambio propuesto): Los promotores de la mundialización necesitaban una propuesta intermedia que sabían que no sería aceptada por el pueblo, así que propusieron que los ciudadanos fueran obligados por ley a dejar de producir dióxido de carbono. Como esto implicaba reducir de manera considerable la calidad de vida de la gente, los promotores de la mundialización sabían que el pueblo no aceptaría esta propuesta. Esto permitiría a los globalistas recurrir a la propuesta menor de la geoingeniería, que era el verdadero objetivo desde el principio. El recurso a esta solución “menos dolorosa” dividiría a los ciudadanos y así estos no serían capaces de organizarse contra las operaciones de geoingeniería.

LA DIALÉCTICA DE LA GEOINGENIERÍA LES SALE MAL

Con el fin de aterrorizar lo suficiente a los ciudadanos para que reaccionasen ante el cuento del calentamiento global, los promotores de la mundialización produjeron películas, emisiones de televisión, artículos en los periódicos y revistas, reportajes y dibujos animados de los que se emiten los sábados por la mañana, en los que se describían las condiciones horrorosas en las que quedaría la Tierra si las personas no acometieran los cambios necesarios para combatir el calentamiento global. Desafortunadamente para los globalistas, se tropezaron con un gran problema en el curso de su campaña de desinformación: el escándalo del clima o climategate.

El climategate [kláimitgeit] fue el escándalo que se produjo cuando se hicieron públicos unos datos (procedentes de centros de investigación del clima y de los climatólogos más importantes) que revelaban que el calentamiento global era en realidad una invención total. Entonces nos enteramos de que se habían falsificado ciertos datos relativos al clima con el fin de apoyar la teoría del calentamiento global, aun cuando los climatólogos corruptos sabían que tal problema no existía.

Los globalistas se encontraron con otro problema más mientras intentaban terminar la dialéctica de la geoingeniería. Gracias al rápido crecimiento de las redes sociales y a la disponibilidad instantánea de información científica sobre la fuerte toxicidad del aluminio, los ciudadanos no aceptaron los riesgos generalizados para la salud que implicaba el hecho de que los fumigasen con un metal tan tóxico como el aluminio.

Afortunadamente para la población, los promotores de la mundialización volvieron a tropezar con otro gran problema. Los miembros de las redes sociales empezaron a organizarse y a pedirles a sus amigos y familiares que levantasen la mirada para ver que la geoingeniería ya estaba en marcha. Los globalistas habían empezado a fumigar a la gente mientras que fingían que no era más que una propuesta que todavía se estaba discutiendo en distintos congresos que se celebraban por todo el planeta. Los ciudadanos recogieron muestras de agua, muestras de suelo y muestras de sangre y empezaron a transmitir a sus amigos y a los funcionarios municipales que los metales procedentes de las operaciones de geoingeniería estaban apareciendo en cantidades tan elevadas que comportaban graves riesgos para la salud.

Afortunadamente para la población, los globalistas no llegaron a terminar su dialéctica de la geoingeniería. Estaban entre la espada y la pared y tuvieron que inventarse otra mentira para ocultar el hecho de que la geoingeniería ya había comenzado. Tuvieron que convencer al público de que las estelas emitidas por los aviones a reacción eran inofensivas estelas de condensación. Con este objetivo idearon la estafa de los contrails.

LA ESTAFA DE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN 

Los mundialistas están acostumbrados a hacer lo que les da la gana y a salir impunes. Llevan décadas vendiéndonos mentiras y rara vez han tenido que rendir cuentas por ello.

Ahora las cosas han cambiado. A través de Internet la gente se comunica, comparte información e investiga haciendo uso de la gran cantidad de información actualmente disponible a cualquiera que se conecte a la red.

Ahora que en Internet la gente estaba desvelando estas enormes operaciones aéreas y animando a los demás a observar las inmensas estelas presentes en el cielo, los globalistas se han visto obligados a ponerse a la defensiva. Están perdiendo la guerra informativa.

Los globalistas han decidido adoptar una estrategia dual para ocultar su gigantesco programa de geoingeniería, que actualmente está en curso (y que ya lleva varios años):

1. Hacer que las estelas sean menos visibles para la población fumigando a grandes altitudes.

2. Utilizar estelas cortas (menos visibles y de aspecto menos amenazador) y entonces convencer a la población de que estos penachos cortos son normales e inocuos.

1. Hacer que las estelas sean menos visibles

Para conseguir que las estelas fueran menos visibles, los mundialistas siguieron dos vías.

En primer lugar empezaron a llevar a cabo una buena parte de las fumigaciones a gran altura, de modo que se vieran menos estelas desde el suelo.

En segundo lugar, mejoraron su material para que las fumigaciones produjeran estelas cortas y no persistentes que se notaran menos.

Dado que las fumigaciones a gran altura dificultan la concentración de partículas metálicas en las capas bajas de la atmósfera (que es lo que quieren), los globalistas tuvieron que seguir fumigando en menor medida a baja y mediana altura. Para minimizar el riesgo de que la población tuviera conocimiento de las fumigaciones, introdujeron mejoras en sus dispositivos con el fin de que los penachos fueran mucho más cortos y no persistentes. No obstante, estas estelas de baja altura eran aún visibles para la población, luego tuvieron que idear la forma de convencer al público de que dichas estelas cortas eran inofensivas.

2. Hacer creer a la población que las estelas cortas son inocuas

Los mundialistas comenzaron a utilizar todas las técnicas habituales en los medios de comunicación para tratar de convencer al público de que estas estelas cortas y no persistentes expelidas a baja y mediana altura son estelas de condensación inofensivas. Esta es la estafa en la que estamos viviendo cuando escribo estas líneas.

Por todas partes los medios de comunicación tratan de convencer a la población de que los motores de los aviones a reacción expulsan penachos de vapor de agua inofensivos, y por pura necesidad están tratando de cambiar la historia para que el público crea que todo esto siempre ha sido así.

Esta es la estafa de las estelas de condensación.

a) La manipulacion de la historia

No se equivoquen. Los mundialistas que fumigan a la población con sustancias tóxicas están luchando por sus propias vidas. Si la población se da cuenta, y lo está haciendo, los mundialistas serán procesados y ejecutados por crímenes contra la Humanidad a una escala sin precedentes en la historia de los seres humanos. Por lo tanto, harán cualquier cosa para mantener a la población en un estado de desconocimiento y confianza a lo largo de este holocausto mundial. Llegarán incluso a manipular la historia.

Para tratar de convencer al público de que las estelas de los aviones a reacción son normales y han existido durante décadas, han hecho que una serie de fotografías y vídeos antiguos sean retocados por profesionales de manera que en ellos se vean las estelas saliendo de los reactores. En otros casos, las estelas se ven surgir de viejas turbohélices (y no de reactores) para convencer a la población por medio de un engaño fuera de contexto. Ademas, al público no se le explica que la inyección de agua se utilizó únicamente en un par de tipos de motores durante la segunda guerra mundial para reducir los requisitos de las pistas de despegue. Toda el agua adicional era soltada posteriormente para aligerar el peso de las aeronaves.

En Internet existen desinformadores a sueldo que afirman haber visto estelas de condensación producidas por aviones a reacción desde hace decenios. Estos desinformadores juegan un papel clave en cualquier operación militar eficaz, pero en este caso los posibles efectos de las estelas químicas en nuestra salud (entre ellos la muerte) convierten a los desinformadores en cómplices de un crimen tan inmenso que muchos simplemente no se lo pueden creer.

b) La estafa de las nubes

La NASA ha creado unos folletos explicativos sobre las nubes y los ha distribuido por todas las escuelas públicas. En estos documentos gráficos se ven estelas químicas o chemtrails que se han extendido hasta dar lugar a estructuras parecidas a las nubes, y se les asignan distintas denominaciones parecidas a nombres científicos, pero no se menciona el hecho de que estas nubes fueran creadas por enormes estelas producidas por aviones a reacción.

Esta desinformación está siendo copiada y distribuida por Internet.

c) La estafa de los aviones comerciales

Aviones a reacción militares (el ejercito de los Estados Unidos utiliza los modelos Boeing 747 y Airbus A330, que también son vendidos a las compañías aéreas comerciales) pintados como si fueran aviones a reacción comerciales se quedan al lado de aviones comerciales que están en pleno vuelo y entonces vomitan estelas químicas.

Entonces, personas que se encuentran a bordo de los aviones comerciales lo graban todo en vídeo y lo cuelgan en Internet como “prueba” de que los aviones comerciales normales producen estelas de condensación inocuas. Para los mundialistas, esto es desinformación fácil y barata.

d) La normalización

La desinformación mas convincente es la que no se comunica de manera oral; o mejor dicho, es una conclusión a la que el público objeto de la desinformación llega por sí mismo.

En numerosas películas populares, dibujos animados, anuncios publicitarios, vídeos musicales y otros medios, se ven ahora estelas emitidas por los reactores. Cuando el público que es objeto de la desinformación ve esto regularmente, simplemente llega a la conclusión (consciente o inconscientemente) de que esto es algo normal, de modo que cuando lo ve en el cielo, simplemente no le presta atención. Este procedimiento se denomina “normalización” y es probablemente la más generalizada de las técnicas de desinformación que se utilizan actualmente contra la población.

QUE NO LES ENGAÑEN

Nada desean más los promotores de la mundialización que ustedes lleguen a creer que las estelas químicas o chemtrails son estelas de vapor de agua inofensivas o contrails.

Si ustedes se lo creen, entonces nunca pensarán en las consecuencias que acarrea el hecho de que les fumiguen con millones de toneladas de bario y de aluminio. Nunca se darán cuenta de que las enormes estelas que ven por encima de sus cabezas son la causa de sus problemas de salud, y eso es precisamente lo que los mundialistas quieren: llevar a cabo sus planes sin que se lo impidan unos ciudadanos informados.

No consintamos que nos arruinen la salud y la vida. Por el bien de nuestros hijos, no dejemos que manipulen la historia. No permitamos que les salga bien la que puede ser la mayor estafa de la historia: la gran estafa de las estelas de condensación.

“Un control aparente sobre todo lo conocido promocionando la ciencia autorizada por las instituciones como el único camino que lleva al verdadero conocimiento.” (Daniel Pouzzner)

En pocas palabras: les contaremos un cuento y lo llamaremos “ciencia autorizada” con el fin de controlar a la población. Precisamente eso es lo que estamos presenciando hoy cada vez que los propagandistas tratan de convencer al público de que los chemtrails son contrails.

“Las sociedades científicas se encuentran de momento en mantillas. Es de esperar que los progresos en la fisiología y en la psicología proporcionarán a los gobiernos un control sobre la mentalidad del individuo mucho mayor incluso que el que ahora existe en los países totalitarios. ” (Bertrand Russel, El impacto de la ciencia en la sociedad, 1953, páginas 49-50)

LA FOTOGRAFÍA DE UNA VERDADERA ESTELA DE CONDENSACIÓN

Las estelas de condensación o contrails son extremadamente raras; tanto es así que la mayoría de la gente jamás vera una sola en toda su vida.

En la fotografía de abajo se puede ver una estela de condensación real en la zona de vacío del ala de una avión a reacción con los alerones desplegados y probablemente en un medio muy húmedo. Notarán ustedes que la estela es tan corta (tal vez de entre 5 y 10 pies de longitud) y tan tenue que no se puede ver desde el suelo.

Esta foto fue publicada en un principio por la Wikipedia en 2010, pero desde entonces ha sido eliminada y la han sustituido por fotografías de chemtrails o estelas químicas. Wikipedia está intentando convencer al público de que las estelas químicas son estelas de condensación “inofensivas”. Wikipedia es conocida por su colaboración en la divulgación de desinformación procedente de los medios de comunicación dominantes.

Por favor, que no les tomen el pelo.

WingtipCondensation

LA GUERRA DE DESINFORMACIÓN SOBRE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN

Por todas partes están surgiendo páginas web y blogs que tratan de convencer a la población de que los penachos cortos y no persistentes que arrojan los reactores son “contrails“. Los cómplices de Facebook son funcionarios y empleados de empresas externas a los que el gobierno paga para que nos convenzan de que las estelas cortas y no duraderas que los aviones dejan tras de sí están compuestas de vapor de agua inocuo.

No se dejen engañar. Las estelas de condensación son extremadamente raras y solo se dan en condiciones tan poco frecuentes que la mayoría de las personas jamás verán una estela en toda su vida y, además, estas estelas no se pueden ver desde el suelo.

Si ustedes ven una estela salir de un avión, ya sea larga o corta, persistente o no, pueden estar seguros de que se trata de un chemtrail o estela química.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: En este enlace hay más artículos sobre las fumigaciones, el síndrome de Morgellon, la geoingeniería y el transhumanismo.