Archivo de la etiqueta: contrails

Documentación en PDF sobre la geoingeniería (II): Sofia Smallstorm

Adjuntamos a continuación un documento en PDF que contiene los principales artículos de Sofia Smallstorm en su versión original junto con las correspondientes traducciones al español que fueron publicadas en este blog:

Sofia-Smallstorm-(2009-2016)

El sitio web de Sofia Smallstorm es About the Sky [‘Acerca del cielo’]:

http://www.aboutthesky.com/

Los siguientes videos ofrecen varias ponencias de Sofia Smallstorm:

La autora tiene un blog que se puede consultar a través de estos enlaces:

http://www.aboutthesky.com/smallstorm-blog

http://www.aboutthesky.com/smallstorm-blog/2015

Más documentos en PDF de otros autores que escriben sobre la geoingeniería:

Documentación en PDF (I): Aeromotores y Guardacielos (actualizado en sept. 2016)

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en nuestra salud.

 

Documentación en PDF sobre la geoingeniería (I): Aeromotores y Guardacielos

Publicamos a continuación una selección de documentos en archivos PDF para facilitar su difusión y también su conservación. Poco a poco iremos añadiendo documentos a la lista. Última actualización: diciembre de 2016.

El blog AEROMOTORES:

El blog del Observatorio de Geoingeniería en España estuvo activo en 2011. El siguiente documento contiene los artículos publicados en dicho blog tal como aparecían en junio de 2016:

AEROMOTORES (2011)

Los documentos que aparecen enlazados a los artículos de dicho blog son los siguientes:

belfort-group-case-orange

benign-weather-modification-alabama-maxwell-airforce-base-barry-b-coble-1996

Space Preservation Act 2001-10-02-hr-2977

1998-u-s-gao-environmental-protection-dod-management-chaff

microbial-production-of-biopolymers-and-polymer-precursors

preparacion-nanoparticulas-de-rodio-polimerizando-acrylamida-y-microondas

us-army-synthetic-fuels

usp-4-412-654-atomizador-laminar-01-11-1983

usp-4-948-050-atomizador-ac3a9reo-autc3b3nomo-14-06-1990

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001

usp-4-402-480-atmosphere-modification-satellite-19-11-1980

usp-4-691-882-co-operate-satellites-08-09-1987

usp-4-999-637-creation-artificial-ionization-clouds-12-03-1991

usp-5-984-239-weather-modification-by-artificial-satellites-16-11-1999

circuitos-logicos-basados-en-nanotubos-21-07-20081

carbon-nanotube-elecronics-2002

artificial-cognitive-systems

darpa-synapse-program

darpa-systems-of-neuromorphic-adaptive-plastic-scalable-electronics

usp-1-279-823-process-for-causing-ion-precipitation-24-11-1918

cdc-atlanta-generation-and-behavior-airborne-particles

usp-3-127-608-object-camouflage-method-31-03-1964

usp-3-334-845-high-speed-aircraft-08-08-1967

usp-4-557-444-aerospace-vehicle-10-12-1985

usp-4-728-061-spacecraft-operate-in-two-alternative-flight-modes-01-03-1988

usp-4-775-120-extraterrestrial-transport-apparatus-and-method-04-10-1988

usp-5-102-066-vertical-takeoff-and-landing-aircraft-07-04-1992

usp-4-712-155-creating-electron-cyclotron-heating-plasma-08-12-1987

usp-4-402-480-atmosphere-modification-satellite-19-11-1980

usp-4-691-882-co-operate-satellites-08-09-1987

usp-5-762-298-satellite-weather-modification-system-09-06-1998

usp-5-984-239-weather-modification-by-artificial-satellites-16-11-1999

usp-1-338-343-process-and-apparatus-production-intense-artificial-clouds-27-04-1920

usp-2-068-987-process-of-dissipating-fog-23-08-1934

usp-2-527-231-method-of-generating-silver-iodide-smoke-24-10-1950

usp-3-274-035-metallic-composition-for-hygroscopic-smoke-20-09-1966

usp-3-518-670-artificial-ion-cloud-25-09-1967

usp-3-785-557-cloud-seeding-system-rocket-15-01-1974

usp-4-347-284-white-cover-sheet-material-uv-reflecting-31-08-1982

usp-5-003-186-stratospheric-seeding-for-reduction-global-warming-26-03-1991

usp-5-360-162-method-for-precipitation-atmospheric-water-04-06-1992

usp-6-520-425-process-and-apparatus-for-the-production-of-nanofibers-18-02-2003

usp-1-619-183-process-of-producing-smoke-clouds-from-moving-aircraft-1-03-1927

usp-2-785-312-ion-generator-using-radioactive-material-12-03-1957

usp-3-813-875-rocket-barium-release-cloud-04-06-1974

usp-4-738-896-sol-gel-formation-polysilicate-19-04-1988

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001usp-1-665-267-process-of-producing-fog-10-04-1928

usp-2-570-867-method-of-crystal-formation-and-precipitation-21-01-1948

usp-3-630-950-combustible-compositions-for-generating-aerosols-21-11-1968

usp-4-362-271-artificial-modification-of-precipitation-dimethyl-sulfoxide-07-12-1982

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001

usp-2-437-963-method-and-apparatus-for-producing-aerosols-16-03-1948

usp-3-429-507-rainmaker-25-07-1966

usp-5-286-979-process-for-absorbing-uv-radiation-using-dispersed-melanin-15-02-1994

usp-2-550-324-process-for-controlling-weather-24-04-1951

usp-3-899-144-powder-comtrail-generator-12-06-1975

usp-2-908-442-method-for-dispersing-natural-fogs-and-clouds-13-10-1959

usp-3-659-785-weather-modification-utilizing-microencapsulated-material-02-05-1972

usp-0-462-795-method-producing-rain-fall-10-11-1891

usp-5-360-162-method-for-precipitation-atmospheric-water-04-06-1992

2001-10-02-hr-2977

2006-07-31-heraldodesoria-avimon1

clrtap-convention-on-long-range-transboundary-air-pollution-spain-non-compilance

cost-action-724-final-report-2009

el-sol-y-el-clima

enmod-1976

espacio-aereo-inferior

espacio-aereo-inferior-canarias

espacio-aereo-superior

espacio-aereo-superior-canarias

II0282A

mitigation-hail-damages-in-france-and-spain-16-10-2009

otan-european-space-weather-activities

severe-space-weather-events-final-report

spet-2004-independent-panel-of-experts-australia-agl-ecotoxic

training-program-weather-modification-pilot-north-dakota

u-n-framework-convention-climate-change-mexico-2010-secuestro-de-co2-y-fertilizacion-con-metales

Todos los vídeos del Observatorio de Geoingeniería se pueden ver en este canal de Vimeo:

https://vimeo.com/user6281609/videos

La Plataforma Cívica Guardacielos:

El documento titulado El clima como multiplicador de fuerza, traducido al español por Guardacielos:

weather-as-a-force-multiplier-owning-the-weather-in-20252

Poseyendo_el_clima_en_2025

Carta_abierta_a_los_militares_redactores_de_Poseyendo_el_Clima_para_el_2025

Las actividades y la historia de la Plataforma Cívica Guardacielos:

GUARDACIELOS (2013-2016)

Relato_Guardacielos_conferencia_Berlin (jul. 2014)

P_CIVES

Peticion_Congreso_Diputados_febrero_2016_web

peticion_diptico_descargar_pdf

Denuncia SEPRONA ZAMORA Fotos

Díptico sobre la geoingeniería (Guardacielos, 2013)

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo archiva la petición de Guardacielos (nov. 2016):

AVISO RECURSO PDF

NOTIFICACIÓN PDF

RECURSO PDF

Miembros_comision_de_peticiones_pdf

Otros documentos traducidos por Guardacielos:

Resolución del Parlamento Europeo sobre medio ambiente, seguridad y política exterior, 14 enero 1999 (Trad. Guardacielos): Informe_Parlamento_Europeo_A4-0005-99

Climas de guerra [el Convenio sobre la prohibición del uso de técnicas de modificación ambiental con fines militares o Convenio ENMOD, 1976] (C. Stracquadaneo, jun. 2004 / Trad. Guardacielos): Climas_de_Guerra_de_Carlo_Stracquadaneo

enmod-1976

Gordon J.F. MacDonald, asesor del Comité Científico del Presidente L.B. Johnson, alertó ya en 1968 de los peligros de la manipulación del clima y de la guerra geofísica:

Cómo_destruir_el_medio_ambiente_(Gordon_MacDonald)

El_cambio_climatico_como_arma (Otero, oct. 2013)

Poseer_el_clima_para_uso_militar(Chossudovsky, 2012)

Precursores_del_proyecto_HAARP (R. Bertel)

El_canto_de_la_Tierra_(Alessio_di_Benedetto)

Ingenierizar_el_clima (Shepherd)

Lluvia_artificial_en_Uruguay_1954

Tres_hipótesis_acertadas (V. Buono)

La investigación de J. MARVIN HERNDON (traducción de Guardacielos):

NOTA DE PRENSA JUN 2015

ENVENENAMIENTO DE LA HUMANIDAD JUN 2015

NOTA DE PRENSA GEOINGENIERIA TÓXICA AGO 2015

Geoingenieria_Toxica_en_la_Troposfera_Revisado

Respuesta_Marvin_Rechazo

Entrevista_de_Mara_a_Marvin_Herndon_Esp

Metodologia_medicion_cenizas_volantes_de_carbon_agua_de_lluvia_DEF

Artículos de J. Fraile en El Día de Zamora (2013):

167_EDZ

168_EDZ

169_EDZ

170_EDZ

171_EDZ

172_EDZ

173_EDZ

 

Nota: Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.

 

 

Índice de los artículos del blog del Observatorio de Geoingeniería en España

El blog del Observatorio de Geoingeniería en España estuvo activo entre marzo y septiembre de 2011, y desde entonces, al parecer, no ha sido actualizado, a pesar de que en repetidas ocasiones sus autores expresaron su intención de seguir escribiendo sobre temas que habían dejado inacabados. Aun así, el blog contiene muchísima información sobre la manipulación del tiempo y su lectura es muy recomendable. Publicamos a continuación los resúmenes de los artículos de dicho blog con la intención de facilitar su estudio. El título de cada artículo es un enlace que conduce al correspondiente informe.

1) LAS ESTELAS PERSISTENTES EN AEROMOTORES:

Introducción al blog.

2) EL CONTROL CLIMÁTICO:

El documento titulado Weather as a Force Multiplier – Owning the Weather in 2025, redactado por militares estadounidenses y publicado en 1996, es una declaración de intenciones: “la posesión del tiempo atmosférico en 2025”. La traducción al español, realizada por Guardacielos, se puede leer aquí.

3) TIPOS DE AEROMOTORES CICLO BRAYTON:

Descripción de los tipos de motores a reacción más comunes en aviación (Turbojet, Turbofan, Turboeje y Turboprop).

4) I SIMPOSIO INTERNACIONAL UNIVERSITARIO SOBRE ESTELAS PERSISTENTES:

El documento titulado Case Orange fue presentado por el Grupo Belfort (Ciudadanos en Acción) en este simposio celebrado en Bélgica en mayo de 2010.

5) CONTROL DE PRECIPITACIONES A BAJA COTA:

El aumento de las precipitaciones se consigue mediante la dispersión aérea de compuestos derivados de la plata, y la reducción de las precipitaciones se lleva a cabo utilizando derivados del cloruro de calcio.

6) USAF AIR UNIVERSITY:

Benign Weather Modification [Modificación benigna del tiempo atmosférico], informe de Barry E. Cole publicado en 1996 por la Universidad del Aire de Alabama.

7) PROCESOS DE FORMACIÓN DE ESTELAS VOL. I:

Las estelas de condensación que dejan los reactores a gran altura se forman a partir de la cristalización y posterior sublimación del vapor de agua que resulta de la combustión de los hidrocarburos. Los aviones a reacción no generan cirros o nubes altas bajo ninguna circunstancia.
Las estelas persistentes o chemtrails aparecen clasificadas como “armas exóticas” en la Space Preservation Act [Acta para la Preservación del Espacio] de 2001, un proyecto de ley que el Congreso de los Estados Unidos no llegó a aprobar.

8) COMBUSTIBLES SINTÉTICOS:

Protocolo final de aceptación de combustibles sintéticos bajo denominación comercial para turbinas de aviación (2007).

9) SENSOR DE ESTELAS DE CONDENSACIÓN:

Las turbinas de los motores a reacción de los aviones espía están diseñadas para eliminar la formación de estelas de condensación. Aun así, si por algún fallo se generase una estela que pudiera delatar al avión, el sensor de estelas de condensación de la Corporación Ophir (Pilot Alert System) avisaría a los pilotos.

10) CONTROL DE PRECIPITACIONES EN ALTA COTA:

La dispersión de aerosoles en alta cota para forzar la reducción de las precipitaciones se lleva a cabo por aeronaves comerciales (estelas persistentes en línea recta que coinciden con rutas aéreas) y por aeronaves militares que vuelan bajo identificación FoF de tipo OTAN-USAF (estelas persistentes en espiral o en cruz).

11) BIOPRECIPITACIONES:

La Pseudomonas Syringae es una bacteria salvaje que produce una proteína con capacidad nucleizante (es decir, que acelera la formación de hielo en el organismo infestado; por ello se la conoce como bacteria “Ice-Plus”). Esta bacteria es la principal responsable de la muerte por helada de las plantas de nuestros campos.
A partir de la P. Syringae, los genetistas han creado dos cepas modificadas:
a) Una cepa “Ice-Minus” (que tiene inhibidos los genes que desarrollan la proteína nucleizante y que se usa ilegalmente en la agricultura como protector contra el hielo).
b) Otra cepa “Ice-Plus” (utilizada ilegalmente en geoingeniería y también en los cañones de nieve artificial de las estaciones de esquí).

12) EMPRESAS Y MODIFICACIÓN CLIMÁTICA:

Las compañías Supertanker Services [actualmente, Global Supertanker Services] y Evergreen airlines [cerrada en 2013] admitían públicamente la dedicación de sus aviones al control de las precipitaciones.

13) GEOINGENIERÍA Y REFUELING:

Los aviones Mc Donnell Douglas KC-10 Extender, Boeing KC-767, Boeing KC-135 Stratotanker y Airbus KC-30 son aviones cisterna de reabastecimiento en vuelo que se utilizan en las operaciones ilegales de dispersión de estelas persistentes.

14) CONTRAMEDIDAS:

Las contramedidas son sistemas diseñados para impedir que un arma guiada por sensores pueda localizar su objetivo.
Las contramedidas basadas en tiras o fibras de aluminio (señuelos antirradar, reflectores antirradar o chaff) son eyectadas por las aeronaves para perturbar los misiles antiaéreos guiados por radar y evitar así su ataque.
Las bengalas son contramedidas usadas para evitar el ataque de los misiles guiados por infrarrojos.

15) PROCESOS DE FORMACIÓN DE ESTELAS VOL. II:

Las estelas de condensación o contrails deberían llamarse estelas de cristalización, dado que se producen por la cristalización del vapor de agua que emiten los motores a reacción.
Las estelas de vapor o vapor trails deberían conocerse como estelas de condensación, ya que su desarrollo se basa en la condensación del vapor de agua atmosférico. Estas estelas de vapor requieren una humedad absoluta alta y una temperatura positiva, y se producen cuando las aeronaves presentan un gran ángulo de ataque o incidencia al viento en despegues, aterrizajes o acrobacias.
Los dispositivos de punta alar o winglets reducen la posibilidad de que las estelas de vapor puedan dar lugar a estelas turbulentas.

16) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. I:

Los polímeros son macromoléculas compuestas por moléculas más pequeñas que se repiten a lo largo de una cadena.
La utilización de polímeros higroscópicos (es decir, que absorben la humedad) en procesos de control de precipitaciones en alta cota aparece en patentes como la de Peter Cordani (2001) [la traducción de Guardacielos se puede leer aquí].
Biopolímeros como los polisacáridos, los poliésteres y las poliamidas son producidos de forma natural por microorganismos. La utilización de microorganismos genéticamente manipulados facilita la producción industrial de biopolímeros.
Los nanotubos producidos por hibridación del carbono actúan como membranas permeables y con capacidad portadora biológica y química.
Los polímeros y los nanotubos utilizados en la geoingeniería son sensibles a la radiofrecuencia emitida por satélites y radares.

17) 910TH SQUADRON – AERIAL SPRAY SYSTEM:

Los técnicos en dispersión aérea de materiales del 910th Aircraft Maintenance Squadron son los encargados de instalar los depósitos de aerosoles y los dispersores en los aviones para que estos puedan realizar operaciones de dispersión de estelas persistentes a baja y media cota.

18) INGENIERÍA NEUROMÓRFICA:

La Universidad de Maryland es uno de los mayores centros de investigación en ingeniería neuromórfica.
El diseño de sistemas neuronales artificiales y la hibridación del sistema nervioso con dispositivos electrónicos pueden tener como objetivo la modificación de la conducta de los seres humanos.
La dispersión a gran escala de aerosoles atmosféricos sintéticos que contienen nanotubos (fibras) y nanochips o biosensores (smart dust o polvo inteligente) se utiliza tanto en la creación de sistemas cognitivos artificiales como en la generación de displays holográficos en 3D.
El diseño de sistemas cognitivos artificiales tomando como modelo los sistemas nerviosos biológicos tiene como objetivos la robótica híbrida y el pensamiento sintético.
El programa Synapse de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) demostró la interacción neuronal con los nanochips.
La tecnología de displays holográficos en 3D, que permite la visualización en 3D del interior de los edificios, se basa en las toneladas de polvo inteligente o smart dust que se utilizan en los programas de dispersión de aerosoles.

19) DRONES:

Los drones son vehículos aéreos no tripulados (Unmanned Aircraft Vehicles o UAV) cuya autonomía es cada vez mayor y que a veces se utilizan en los programas de dispersión de estelas persistentes. Cualquier aeronave civil o militar puede transformarse en un dron. El camuflaje civil y la ausencia de pilotos facilitan la violación del espacio aéreo soberano.

20) ESCUDO ANTIMISILES Y GEOINGENIERÍA:

Cualquier dispositivo que genere iones negativos o aniones también genera nucleación.
Cualquier dispositivo que genere iones positivos o cationes (torres Gwen, radares, telefonía móvil) produce ausencia de precipitaciones y una gran polución atmosférica.
Las llamadas “tormentas inteligentes” son provocadas por equipos de interferometría y microondas instalados en aviones Boeing 747 o en satélites.
El Radar SBX es una plataforma marítima móvil que funciona como calentador ionosférico.
La aeronave con láser ABL YAL-1 puede generar precipitaciones devastadoras al incidir con su haz láser a máxima potencia sobre los ríos de vapor troposférico.
Todos estos dispositivos se enmarcan en los programas antimisiles.

21) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. II SCALAR WEAPONS:

La tecnología escalar (la extracción ilimitada de energía del vacío espacio-tiempo) pasó de Alemania a Rusia al término de la Segunda Guerra Mundial, y posteriormente se desarrolló en los Estados Unidos.
La tecnología escalar tiene aplicaciones militares (armas escalares) y también en el control externo de la mente humana y en la modificación climática.
Una onda escalar es aquella cuyo vector de campo eléctrico y de campo magnético es igual a cero.
Las frecuencias de resonancia escalar pueden generar contracción (geometría tetraédrica: gravedad o atracción hacia el vacío espacio-tiempo) o expansión (geometría esférica: electromagnetismo).
Desde los años sesenta se han detectado decenas de implosiones y explosiones provocadas por la tecnología escalar.
La molécula de agua tiene forma tetraédrica (al igual que el dióxido de silicio y las materias bariónicas) y funciona como transductor de vacío espacio-tiempo.
El uso de la tecnología escalar en la modificación climática está relacionado con los fenómenos de línea blanca y línea negra, así como con la formación de halos circulares en el cielo.
Por medio de dos focos de interferometría escalar (dos radares modificados) se genera un campo escalar que se puede utilizar para controlar las precipitaciones.
El modo de interferometría escalar continua y exotérmico provoca la desintegración de las nubes.
El modo de interferometría escalar continua y endotérmico provoca el aumento de las precipitaciones (precipitaciones forzadas).
La dispersión de estelas persistentes amplifica los efectos de la tecnología escalar.

22) ECOTERRORISMO Y MARCO LEGAL VOL. I:

Los programas de dispersión de aerosoles, los programas de fertilización oceánica con metales y el uso de la tecnología escalar en geoingeniería vulneran impunemente leyes y tratados internacionales, entre ellos el Convenio o convención sobre la prohibición del uso de técnicas de modificación medioambiental con fines militares u otros fines hostiles (1976).

23) COMPOSICIÓN QUÍMICA EN GEOINGENIERÍA:

En la Oficina de Patentes de Estados Unidos hay registrados numerosos métodos de geoingeniería; los más antiguos datan de finales del siglo XIX.
A lo largo de los años, sustancias como el ácido carbónico, el yoduro de plata, el óxido de zinc, el dimetilsulfóxido, el bario y el perclorato amónico se han utilizado para forzar la precipitación del vapor de agua atmosférico.
Por otro lado, las diatomitas, el cloruro de calcio, el amoníaco, el dióxido de carbono, el butano, el isobutano, el propano, los freones, el aluminio, el ácido sulfúrico y los polímeros superabsorbentes se han empleado para disipar frentes lluviosos y reducir las precipitaciones.
El cesio, el litio, el sodio y el bario se han utilizado para generar nubes de iones.
La dispersión de óxidos de metales (entre ellos, el óxido de aluminio) en la estratosfera con el fin de reducir el supuesto calentamiento global debido al CO2 es el objeto de la patente de Hughes Aircraft Inc., de 1991.
También está patentada la dispersión de melanina para reducir la radiación ultravioleta (1994).
Las fibras de vidrio revestidas de metales con una capa intermedia de óxido de aluminio o de dióxido de titanio se han utilizado en la fabricación de contramedidas aéreas.
Actualmente, las fibras superresistentes procedentes de la manipulación genética de los aminoácidos presentes en algunos arácnidos, así como los polímeros autoensamblables, las nanofibras y los nanotubos de carbono también se utilizan en las operaciones de geoingeniería.

24) INMUNIDAD LEGAL Y NEOLENGUAJE EN GEOINGENIERÍA:

Los métodos para la dispersión de aerosoles en geoingeniería a baja cota (en los que se hace uso de compuestos como el yoduro de plata, el cloruro de calcio, el acetileno, el propano o el hielo carbónico) son los siguientes:
a) Aeronaves que, en función del procedimiento operacional de dispersión, consiguen un aumento o una disminución de las precipitaciones.
b) Cohetes con cabezas dispersoras de aerosoles (actividad que es ilegal según el derecho internacional, pero que en España se intenta legalizar a nivel local).
c) Cañones de aerosoles no balísticos para generar precipitaciones artificiales.

Aparte de estos métodos de dispersión de aerosoles, también se utilizan dispositivos generadores de ondas de choque (aparatos ilegales con los que agricultores sin escrúpulos reducen las precipitaciones cuando les conviene).

Los programas globales para el control de las precipitaciones generan grandes disturbios en el ciclo natural del agua, polarizándolo hacia sequías, inundaciones y aumento del granizo.
Las compañías aseguradoras y los consorcios del gobierno (que pagan los daños ocasionados por el granizo) son los que financian la modificación del tiempo atmosférico a baja cota creando precipitaciones artificiales.
La modificación del tiempo atmosférico con fines económicos se oculta bajo expresiones como “la lucha antigranizo”, “la lucha contra la desertización” o “la investigación para el bien común”.
En España, estas operaciones climáticas ilegales las perpetran el gobierno, muchas comunidades autónomas, empresas y particulares, a pesar de que en 1995 quedó demostrado que el yoduro de plata es un contaminante ecotóxico.

25) INFILTRACIÓN AÉREA. SOBERANÍA Y TRATADOS INTERNACIONALES:

Para que un Estado sea considerado como soberano, debe tener el control sobre el espacio aéreo dentro de sus fronteras.
La invasión aérea es cualquier entrada en un espacio aéreo soberano sin autorización.
En contra de lo que aseguran los medios desinformadores, actualmente sí que es posible tanto operar aeronaves sin plan de vuelo como realizar una infiltración aérea en un espacio soberano.
El Ejército del Aire es el encargado de ejercer el control y vigilancia del espacio aéreo español. Para ello utiliza los radares primarios y los radares secundarios.
Los radares de tierra y los radares de aproximación, que se encuentran en los grandes aeropuertos, no participan en esta labor.
El radar primario (sistema pasivo, que no requiere acción del objetivo) emite ondas electromagnéticas que son reflejadas por los objetos y, de vuelta al emisor, permiten triangular la posición de dichos objetos en la atmósfera.
El radar secundario (sistema activo, que requiere respuesta del objetivo) necesita que las aeronaves lleven instalado un equipo electrónico capaz de recibir y enviar datos (transpondedor).
Toda detección e identificación primaria de aeronaves en tiempo de paz es totalmente electrónica. Los únicos controladores aéreos que ven el cielo físicamente son los de las torres de control de los aeropuertos. El resto de los controladores civiles y militares trabaja en edificios cerrados.

La flota AWACS es la encargada de vigilar el espacio aéreo de los países de la OTAN. Las antenas integradas de estos aviones permiten identificar a cualquier aeronave (lleve el transpondedor conectado o no).

El Convenio sobre cooperación para la defensa de 1988 otorga al ejército estadounidense una gran libertad para actuar en el territorio español. El Tratado de cielo único europeo (2004) también supone una gran pérdida de soberanía aérea para nuestro país.

Existen distintos métodos de infiltración en un espacio aéreo soberano:
a) Operación con aviones espía dotados de una tecnología que los vuelve “invisibles”.
b) Operación con aeronaves a baja cota, que vuelan tan bajo que no son localizadas por los radares primarios.
c) Operación de aeronaves desde aeródromos privados, sin conectar el transpondedor ni formalizar un plan de vuelo, con el fin de desarrollar actividades ilegales.
d) Aeronaves de Estado (sobre países aliados).
e) Compañías aéreas civiles “tapadera” pertenecientes a agencias gubernamentales.
f) Aeronaves “dobles” que vuelan por detrás y por debajo de aeronaves civiles cuya ruta y plan de vuelo les conviene.

26) 2012: ACTIVIDAD SOLAR VS. GEOINGENIERÍA DEL CAMBIO CLIMÁTICO:

Conceptos como “calentamiento global”, “cambio climático antropogénico” y “efecto invernadero” son conceptos pseudocientíficos. El CO2 no es la causa del aumento de las temperaturas.

El clima está siempre en constante cambio: los períodos de altas temperaturas y las glaciaciones se suceden de forma cíclica, y el causante de estos ciclos es el Sol.
La cantidad de rayos cósmicos que alcanzan el planeta Tierra depende de dos factores:
a) la actividad del Sol
b) la posición del Sistema Solar en su desplazamiento por la Vía Láctea.
Los rayos cósmicos procedentes del espacio exterior y algunas partículas subatómicas procedentes del sol tienen propiedades nucleizantes (es decir, son capaces de producir la coalescencia de las moléculas de vapor de agua) y por ende son los responsables de la formación de nubes a baja cota.
Cuanto mayor sea la cantidad de rayos cósmicos que alcanzan nuestro planeta, mayor será la cantidad de nubes bajas. La cobertura de nubes a baja cota determina a nivel global la cantidad de energía solar que impactará sobre la superficie terrestre y oceánica: a mayor número de nubes a baja cota, menor es la temperatura en el planeta Tierra.

El “cambio climático” del que nos hablan continuamente los medios de comunicación ha sido creado por la geoingeniería. Las operaciones de dispersión de aerosoles hacen que aumenten las temperaturas y que se reduzcan las precipitaciones.

Los nanopolímeros, nanofibras y nanofilamentos tienen capacidad higroscópica o desecante, permiten “vehiculizar” compuestos químicos y transformar energía electromagnética en calor.

La geoingeniería para la creación del cambio climático artificial se basa en las siguientes tecnologías:
a) dispersión de aerosoles desde aeronaves y barcos transoceánicos;
b) tecnología escalar (energía dirigida desde satélites y radares que funcionan como interferómetros lineales);
c) tecnología electromagnética (frecuencias irradiadas por los calentadores ionosféricos como el HAARP);
d) ionización atmosférica (las torres Gwen generan ionización positiva y por ende producen ausencia de precipitaciones);
e) tecnología láser (el impacto de un haz láser de gran potencia sobre la trayectoria de los ríos de vapor troposféricos puede crear precipitaciones masivas);
f) tecnología de ondas de choque (ondas sónicas que impiden la nucleación natural en las nubes);
g) organismos modificados genéticamente (bioprecipitaciones).

Cada vez que compramos un producto fabricado por una empresa que utiliza la reducción de emisiones de CO2 como argumento de venta, estamos financiando directamente los programas de geoingeniería, el fraude del calentamiento global y los impuestos del carbono; además, de manera indirecta, también estamos financiando tanto los cultivos transgénicos resistentes al aluminio como el gasto farmacéutico que comporta el tratamiento de todas las enfermedades que estas operaciones ilegales están causando.

27) NAVEGACIÓN AÉREA EN GEOINGENIERÍA Y CARTAS ENROUTE:

El sistema de navegación aérea mundial es arcaico, pues ha evolucionado muy poco desde los años 50: las rutas aéreas son líneas rectas que van de un “radiofaro” o radioayuda a otro; los pilotos y controladores utilizan radios que emiten en analógico; el GPS y la tecnología digital apenas se utilizan.
La anchura de las rutas aéreas está limitada por ley y los aviones no pueden desviarse más allá de dicho límite. Además, no todas las aerovías disponen de dos sentidos.
Un circuito o patrón de espera es una maniobra en torno a un punto fijo señalado en las cartas; la forma de la maniobra es parecida a la de un hipódromo, y sirve para retrasar el aterrizaje de una nave cuando el aeropuerto está saturado.
Siempre que se aproxime un frente nuboso con alta probabilidad de precipitaciones y que esté situado por encima de la capa de 0ºC, doce horas antes una operación de dispersión de aerosoles será llevada a cabo por decenas de aeronaves que vuelan fuera de ruta.

28) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. III: ORBS MISSILE:

Los fenómenos producidos por la manipulación del vacío espacio-tiempo (tecnología escalar) son ocultados deliberadamente por los medios desinformadores asociándolos al fenómeno extraterrestre.
Los orbes, bolas de fuego o rayos globulares, en su forma natural, están casi siempre asociados a las tormentas de aparato eléctrico.
Nikola Tesla publicó en 1904 cómo se podía reproducir artificialmente el fenómeno de los rayos globulares. Más tarde, en 1934, la prensa norteamericana anunció el descubrimiento de la “telefuerza” por parte de Nikola Tesla.
En 1944, el New York Times informó de la aparición de una nueva arma nazi en el frente de combate: las esferas plateadas que volaban sobre el territorio alemán (denominadas phoo bombs por las fuerzas aéreas de Estados Unidos en Europa).
En 1945, Estados Unidos, Inglaterra y la Unión Soviética negociaron el reparto del armamento avanzado alemán y de los científicos que lo implementaron.
La Unión Soviética desarrolló la tecnología escalar en tres programas (energético, bioenergético y psicoenergético).
En 1948 comenzó la era de la modificación del tiempo atmosférico sobre Norteamérica por parte de la Unión Soviética.
El escudo antimisiles Duga [o pájaro carpintero ruso] fue desmantelado con la disolución de la Unión Soviética, al igual que decenas de instalaciones secretas de investigación energética, pero el calentador ionosférico SURA sigue funcionando con el objetivo de obtener energía ilimitada de la ionosfera.
En 1993, en Alaska, comenzó el desarrollo del sistema HAARP por parte del gobierno de los Estados Unidos. Decenas de instalaciones similares se construyeron por todo el planeta.
La NASA ha puesto en órbita numerosos satélites artificiales que funcionan como interferómetros lineales. Los Estados Unidos ya tienen la capacidad de manipular el tiempo atmosférico, capturar o proyectar imágenes a distancia, causar terremotos y activar volcanes mediante las ondas escalares.

Existen dos tipos de orbes fabricados por el ser humano:
a) Orbes que se forman cuando se aplica un exceso de potencial escalar pulsatorio en modo exotérmico sobre una región de la troposfera en la que se han dispersado aerosoles.
b) Orbes (llamados aetherofactos) que son armas escalares que han evolucionado a partir del arma nazi.

29) ABM GRAND FORKS:

Dentro del despliegue de misiles antibalísticos (anti-ballistic missiles o ABM), la General Electric diseñó en 1969 el Radar de Adquisición Perimetral (PAR) y el Radar de Adquisición de Misiles (MAR). El Stanley R. Mickelson Complex, situado a 160 km de Grand Forks (Dakota del Norte), es una base militar con un gran radar PAR de antenas en fase. Los 6660 dipolos situados en lo alto de la pirámide truncada siguen activos y oficialmente el radar se utiliza para monitorizar el espacio exterior. Se puede afirmar que es una de las mayores instalaciones terrestres fijas de emisión de energía dirigida mediante radiación escalar.

30) DOD / NASA Y GEOINGENIERÍA VOL. I:

La NASA, en colaboración con distintas universidades y agencias del gobierno de los Estados Unidos, ha llevado a cabo proyectos de geoingeniería que se han hecho públicos. Uno de ellos fue el programa SUCCESS (1996), que tenía como objetivo el estudio de las “estelas de condensación” y sus efectos en las formaciones nubosas, y que sirvió para perfeccionar los mecanismos de dispersión de aerosoles.

Hasta aquí llegó el blog del Observatorio de Geoingeniería en España. Ojalá que sus autores vuelvan a publicar pronto nuevos artículos y que podamos añadirlos a la lista.

Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la geoingeniería y sus efectos en los seres vivos.

¿Qué es un chemtrail?

Artículo publicado por primera vez el 6 de diciembre de 2012. Última actualización: octubre de 2016.

¿QUÉ ES UN CHEMTRAIL?

Un chemtrail es una línea blanca que un avión deja tras de sí a su paso por el cielo y que se ensancha hasta convertirse en una nube artificial.

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA INGLESA CHEMTRAIL?

La palabra inglesa chemtrail ( pronunciada [kémtrel] ) es un acrónimo formado por la unión del adjetivo chemical y del sustantivo trail, y significa ‘estela química’.

¿SON NORMALES LOS CHEMTRAILS?

No. No es normal que un avión expulse una estela persistente y mucho menos que esta se transforme en una nube. En determinadas condiciones, un avión puede expulsar una estela de vapor de agua  que se deshace rápidamente: es lo que se conoce como estela de condensación, condensation trail o contrail. Pero atención: hay investigadores que nos advierten de que las estelas de condensación son rarísimas, lo que significa que las frecuentes estelas cortas con forma de penacho también forman parte de los programas de fumigación. Por ello sería preferible no seguir distinguiendo entre unas estelas y otras y hablar simplemente de fumigaciones secretas o ilegales. 

Este artículo ofrece información adicional:

La gran estafa de las estelas de condensación (Russ Tanner)

¿CÓMO PODEMOS DISTINGUIR UNA NUBE NATURAL DE UNA NUBE ARTIFICIAL?

Mirando lo que ocurre en el cielo a diario, podremos comprobar que las estelas persistentes unas veces se ensanchan poco a poco para dar lugar a nubes blancas translúcidas, largas y aplastadas; otras veces se convierten en una especie de cirros aplastados; otras veces les salen largos flecos, como si las hubieran peinado con un rastrillo, y en otras ocasiones las estelas se difuminan blanqueando el azul del cielo, a veces dejándolo como un encerado en el que se notan los trazos del borrador lleno de tiza que se ha utilizado para limpiarlo.

Las estelas cortas o medianas, que aparentemente se deshacen, también dejan el cielo blanquecino.

Por otro lado, las nubes naturales pueden ser de varios tipos, pero en general tienen volumen, tienen tres dimensiones bien visibles en lugar de dos, son esponjosas y tienen partes más blancas y partes más grisáceas, llegando a ser, como todo el mundo sabe, de color gris oscuro cuando están a punto de descargar el agua.

El siguiente reportaje fotográfico ofrece más información:

Fotografías de antes de 1999 y de la actualidad (Clifford E. Carnicom)

¿DE QUÉ CLASE SON LOS AVIONES QUE DEJAN ESTAS ESTELAS EN EL CIELO?

Los aviones que participan en estas operaciones pueden ser bien aviones comerciales en los que se han habilitado depósitos que contienen el producto que se va a expulsar en pleno vuelo, bien aviones militares. A nivel local también puede tratarse de aviones o avionetas contratados por particulares.

Los aviones que fumigan Madrid son, en general, aviones pequeños (muy probablemente militares) que surcan el cielo a gran velocidad y a mucha altitud, y que trabajan en grupo. En ocasiones trazan estelas paralelas; otras veces dibujan grandes equis en el cielo que posiblemente sirvan de señal  a los satélites que están más arriba; también es frecuente que un avión con estela larga sea escoltado por otro con estela corta, o que un avión repase la estela dejada por otro, o que la estela se interrumpa y vuelva a surgir.

¿QUÉ ES LA GEOINGENIERÍA?

La geoingeniería es un conjunto de tecnologías que permiten la modificación artificial de los fenómenos meteorológicos y también la generación de terremotos. También se puede definir como el uso del clima como arma de guerra.

Los siguientes artículos ofrecen información adicional sobre la geoingeniería:

La modificación del tiempo atmosférico (Sofia Smallstorm)

La geoingeniería (Sofia Smallstorm)

Geoingeniería: nos fumigan a diario (A. Carrillo / VegaMediaPress.net)

Díptico sobre la geoingeniería (Guardacielos)

¿DE QUÉ SUSTANCIAS ESTÁN COMPUESTAS LAS ESTELAS DE LOS AVIONES QUE NOS FUMIGAN?

En la Oficina de Patentes de Estados Unidos hay registrados numerosos métodos de geoingeniería; los más antiguos datan de finales del siglo XIX.

A lo largo de los años, sustancias como el ácido carbónico, el yoduro de plata, el óxido de zinc, el dimetilsulfóxido, el bario y el perclorato amónico se han utilizado para forzar la precipitación del vapor de agua atmosférico.

Por otro lado, las diatomitas, el cloruro de calcio, el amoníaco, el dióxido de carbono, el butano, el isobutano, el propano, los freones, el aluminio, el ácido sulfúrico y los polímeros superabsorbentes se han empleado para disipar frentes lluviosos y reducir las precipitaciones.

La dispersión de óxidos de metales (entre ellos, el óxido de aluminio) en la estratosfera con el fin de reducir el supuesto calentamiento global debido al CO2 es el objeto de la patente de Hughes Aircraft Inc., de 1991.

El estudio de las patentes de geoingeniería y los análisis de muestras de agua, de tierra, de plantas y de sangre realizados en distintos puntos de nuestro planeta han llevado a numerosos investigadores a denunciar que nos están fumigando con metales tóxicos como el aluminio, el bario y el titanio, cuya presencia en la biosfera está aumentando rápidamente.

También se ha denunciado la utilización de polímeros autoensamblables, de nanotubos de carbono con capacidad portadora biológica y química y de smart dust o polvo inteligente.

La piloto Loretta Polgrossi explica en esta conferencia de 2011 el papel que juega la nanotecnología en las fumigaciones aéreas clandestinas:

Este artículo del blog del Observatorio de Geoingeniería en España contiene más información:

Composición química en geoingeniería

En el documental de 2010 titulado What in the world are they spraying? (¿Con qué diablos nos estan fumigando?), de Michael Murphy, hay más información:

El científico norteamericano J. Marvin Herndon publicó en agosto de 2015 un estudio en el que llegaba a la conclusión de que las partículas que se están dispersando en la troposfera a través de las operaciones de geoingeniería son cenizas volantes de carbón, un residuo industrial abundante y barato que procede de la combustión del carbón en las centrales térmicas. Estas cenizas contienen metales como el aluminio, el bario y el estroncio, que son los que aparecen con más frecuencia en los análisis del agua de lluvia y del suelo realizados en distintos países en los que se llevan a cabo fumigaciones aéreas clandestinas.

Envenenamiento de la humanidad y de la biota terrestre por aluminio como consecuencia de la actividad de geoingeniería clandestina: implicaciones para la India.

Geoingeniería Tóxica en la Troposfera: evidencias de cenizas volantes de carbón. Consecuencias para la Salud Pública.

La investigación llevada a cabo por Herndon fue publicada en la Revista Internacional de Investigación Medioambiental y Salud Pública (IJERPH) y retirada poco después de forma inquisitorial.

Comunicado de rechazo del profesor Herndon

Entrevista al profesor Herndon por Mara Knezevic

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA FABRICACIÓN DE NUBES ARTIFICIALES?

El objetivo más visible es la destrucción de las nubes naturales. Esto es algo que se puede comprobar a simple vista: los aviones fumigan por encima de las nubes naturales, estas se desintegran, quedando a veces aplanadas, y como consecuencia de ello no llueve.

A veces, en el proceso de aplastamiento, las nubes atacadas por los aviones fumigadores adquieren la forma de un tazón vuelto del revés o de una columna de platos invertidos, dando lugar a las conocidas como nubes lenticulares.

La destrucción sistemática de las nubes que vienen cargadas de agua significa ni más ni menos que nos están robando este preciado recurso desde hace décadas.

Pero distintas voces nos alertan a través de Internet de que la manipulación de los fenómenos meteorológicos no es el único objetivo de estas operaciones. Las fumigaciones secretas podrían estar relacionados con la difusión de enfermedades, con programas de control de la mente y del comportamiento de los seres humanos, con la destrucción intencionada del mundo vegetal para sustituir las plantas naturales por plantas sintéticas, y con la modificación del ADN de las personas.

El documental de 2012 titulado Why in the world are they spraying? (¿Por qué diablos nos están fumigando?), de Michael Murphy, ofrece más información:

El documental italiano de 2014 titulado Estelas Químicas: La Guerra Secreta, de R. Marciano, ofrece nuevos datos sobre el propósito de las fumigaciones:

¿DE QUÉ HERRAMIENTAS SE SIRVE LA GEOINGENIERÍA PARA TRATAR DE MANIPULAR LAS CONDICIONES NATURALES DE NUESTRO PLANETA?

La geoingeniería se basa en las siguientes tecnologías:

a) dispersión de aerosoles desde aeronaves y barcos transoceánicos;
b) tecnología escalar (energía dirigida desde satélites y radares que funcionan como interferómetros lineales);
c) tecnología electromagnética (frecuencias irradiadas por los calentadores ionosféricos como el HAARP);
d) ionización atmosférica (las torres Gwen generan ionización positiva y por ende producen ausencia de precipitaciones);
e) tecnología láser (el impacto de un haz láser de gran potencia sobre la trayectoria de los ríos de vapor troposféricos puede crear precipitaciones masivas);
f) tecnología de ondas de choque (ondas sónicas que impiden la nucleación natural en las nubes);
g) organismos modificados genéticamente (bioprecipitaciones).

Otra herramienta podrían ser las bombas nucleares que, activadas en distintos puntos de la costa de un país, pueden dar lugar a terremotos.

En la serie de conferencias sobre la geoingenieria celebradas en Barcelona en octubre de 2016, hay una particularmente interesante, sobre el papel de los radares meteorológicos y los supercalentadores de vapor de agua en la manipulación de los fenómenos meteorológicos, que se puede ver en el siguiente video a partir de las 2 horas y 43 minutos:

¿EN QUÉ PAÍSES SE ESTÁN LLEVANDO A CABO ESTAS OPERACIONES?

La fumigación diaria de las ciudades y los campos tiene lugar en la mayoría de los países de Europa y del continente americano, entre ellos Estados Unidos. Se trata de un proyecto de geoingeniería de alcance mundial que seguramente cuesta muchísimo dinero.

¿EN QUÉ PARTES DE ESPAÑA SE REALIZAN ESTAS FUMIGACIONES?

Prácticamente en todo el territorio nacional. En Madrid, por ejemplo, es muy frecuente que un grupo de aviones sobrevuele la capital a gran altitud y a una velocidad enorme dejando el cielo lleno de rayas que terminan ensuciándolo. Podemos dar fe de que también fumigan la sierra de Madrid.

El avance rápido de las imágenes de la fumigación de Barcelona resulta impresionante:

Pero, según denuncia Josefina Fraile, de la Plataforma Cívica Guardacielos, hay determinadas zonas “experimentales” de nuestro país en las que las fumigaciones son excesivas, como Castilla y León y todo el Levante español. La entrevista en dos partes realizada por Alish se puede ver aquí:

¿CÓMO ES QUE LA GENTE NO SE DA CUENTA DE QUE NOS ESTÁN FUMIGANDO?

La gran mayoría de la gente no mira al cielo más allá de unos segundos al día. Y cuando comentamos este asunto con otras personas, lo normal es que se muestren incrédulas y que nos tomen por locos. Aquello que es negado o ridiculizado por la prensa y los canales de televisión sencillamente no existe.

¿QUÉ EFECTO TIENEN EN LA SALUD DE LAS PERSONAS LAS SUSTANCIAS CON LAS QUE NOS FUMIGAN?

Las sustancias con las que nos fumigan terminan cayendo al suelo y también penetran en el organismo de las personas y de los animales a través de las vías respiratorias. Estas partículas presentes en el aire son probablemente la causa de fenómenos como esas extrañas neblinas que a deshora dificultan la visibilidad y esos olores desagradables y desconocidos hasta hace poco que la gente suele achacar a la contaminación provocada por los automóviles.

El hecho de que determinadas enfermedades graves como el cáncer, el alzhéimer, las enfermedades respiratorias y las alergias afecten actualmente a tantísimas personas sencillamente no es normal, y las sustancias presentes en el aire que respiramos podrían estar detrás de estos males. Se sabe que el aluminio, por ejemplo, afecta negativamente a nuestro sistema nervioso y está relacionado con el alzhéimer.

Los siguientes artículos ofrecen más información:

Chemtrails y geoingeniería: el mayor crimen de la historia (Ilya Sandra Perlingieri)

Las estelas químicas representan serios problemas para la salud (Troy Phillipson) 

El control de la población (Sofia Smallstorm)

Colza y chemtrails = Armas silenciosas para guerras tranquilas (No morir idiota)

Colza ayer, chemtrails hoy (No morir idiota)

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE MORGELLON?

El síndrome de Morgellon es un conjunto de síntomas que al parecer afecta a la mayor parte de la población de los países occidentales, aunque solo se manifiesta en algunas personas. Lo más característico es la presencia de unas hebras o fibras de origen desconocido tanto en la sangre como en lesiones cutáneas que cicatrizan muy lentamente. Estas fibras, según el investigador Clifford Carnicom, son semejantes a las que a veces aparecen en el aire cuando se están llevando a cabo las fumigaciones secretas.

Podemos dar fe de que la lluvia de fibras pegajosas que semejan telarañas es real, ya que hemos sido testigos de este fenómeno en varias ocasiones: en el barrio madrileño de Las Tablas el 29 de octubre de 2011 tras una fumigación y, a partir de octubre de 2013, con muchísima frecuencia en Madrid y en otras partes de España.

Así, mientras que para otros investigadores estas hebras serían los polímeros artificiales que aparecen en varias patentes de modificación climática, Clifford Carnicom va más allá y denuncia que las hebras son seres vivos artificiales que están invadiendo nuestros organismos. Esto, obviamente, es muy desagradable y muy difícil de creer, pero Carnicom ha ganado un creciente prestigio en los más de 15 años que lleva investigando.

Los siguientes artículos ofrecen más información:

El síndrome de Morgellon (Sofia Smallstorm)

De los chemtrails a la pseudo-vida (Sofia Smallstorm)

La Transbiología (Sofia Smallstorm)

Los ladrones de cuerpos (Sofia Smallstorm)

La versión de un investigador (Blue & Sofia Smallstorm)

Morgellon: las muestras halladas en el aire, en la piel y en la sangre coinciden (Clifford E. Carnicom)

Morgellon: la prueba del vino y el peróxido (Clifford E. Carnicom)

El síndrome de Morgellon: una nueva clasificación (Clifford E. Carnicom)

¿QUÉ EFECTO TIENEN ESTAS SUSTANCIAS EN LOS ANIMALES Y EN LAS PLANTAS?

Las fumigaciones podrían ser una de las causas de las extinciones masivas de especies de las que oficialmente se culpa al ¨calentamiento global antropogénico¨. La decadencia de los árboles y la transparencia de sus copas debido a la escasez de hojas también se atribuyen al aluminio que cae del cielo.

La decadencia de los árboles en Estados Unidos (Sofia Smallstorm)

¿CÓMO ES POSIBLE QUE LOS GRUPOS ECOLOGISTAS NO DIGAN NADA SOBRE ESTE ASUNTO?

La mayoría de los activistas que apoyan a las organizaciones ecologistas son buenas personas que desean lo mejor para la humanidad y para los demás seres vivos que pueblan el planeta Tierra. Sin embargo, a través de Internet nos hemos enterado de que las organizaciones ecologistas más conocidas han recibido dinero de las familias de banqueros que dirigen la política mundial.  Los ecologistas apoyan sin reservas la tesis de que la actividad industrial está provocando un calentamiento de nuestro planeta, y es probable que les hayan contado que los chemtrails sirven para frenar dicho calentamiento.

La siguiente conferencia, impartida en 2015 por miembros de la Asociación Nacional Española Cielos Limpios, ofrece más información sobre los orígenes del movimiento ecologista:

1970-1982: La ecología de guerra (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

1982-1996: La ecología de mercado (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

1997-2010: La ecología financiera (Thierry Meyssan / Trad. Voltairenet.org)

¿ES CIERTO QUE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL DE LOS SERES HUMANOS ESTÁ PROVOCANDO UN CAMBIO CLIMÁTICO EN EL PLANETA TIERRA?

Hay muchos científicos que lo niegan, y se sabe que los datos que pretendían demostrar que la Tierra se está calentando han sido falseados. La tesis del efecto invernadero provocado por el dióxido de carbono procedente de la actividad industrial ha servido para que tengamos que pagar más impuestos y para que nos obliguen a sustituir las bombillas tradicionales por otras que son mucho más caras y que además son tóxicas.

Son muchos los portales de Internet que denuncian que los programas secretos de manipulación artificial del clima son la verdadera causa de los desastres ““naturales”” con los que la televisión nos bombardea continuamente.

Según el blog del Observatorio de Geoingeniería en España, conceptos como “”calentamiento global””, ““cambio climático antropogénico”” y “”efecto invernadero”” son conceptos pseudocientíficos, y la realidad del clima de nuestro planeta es muy distinta:

El CO2 no es la causa del aumento de las temperaturas. El clima está siempre en constante cambio: los períodos de altas temperaturas y las glaciaciones se suceden de forma cíclica, y el causante de estos ciclos es el Sol.

Los rayos cósmicos procedentes del espacio exterior y algunas partículas subatómicas procedentes del sol tienen propiedades nucleizantes (es decir, son capaces de producir la coalescencia de las moléculas de vapor de agua) y por ende son los responsables de la formación de nubes a baja cota.

Cuanto mayor sea la cantidad de rayos cósmicos que alcanzan nuestro planeta, mayor será la cantidad de nubes bajas. La cobertura de nubes a baja cota determina a nivel global la cantidad de energía solar que impactará sobre la superficie terrestre y oceánica: a mayor número de nubes a baja cota, menor es la temperatura en el planeta Tierra.

El “”cambio climático”” del que nos hablan continuamente los medios de comunicación ha sido creado por la geoingeniería. Las operaciones de dispersión de aerosoles hacen que aumenten las temperaturas y que se reduzcan las precipitaciones.

Los siguientes artículos contienen más información:

¿Calentamiento global? (Sofia Smallstorm)

Actividad solar vs. geoingeniería del cambio climático (Aeromotores, junio 2011)

¿CÓMO ES POSIBLE QUE LOS GOBIERNOS PERMITAN ESTAS OPERACIONES DE GEOINGENIERÍA?

Los gobiernos occidentales están traicionando una vez más a los ciudadanos de sus respectivos países. En España, nos fumigaban con Zapatero y nos siguen fumigando con Rajoy. Esta constatación, basada en la observación diaria del cielo, se une a acciones despreciables como la ocultación de pruebas en la masacre del 11 de marzo de 2004, la corrupción de los ladrones con corbata que saquean nuestro país, la apología subliminal o descarada del consumo de drogas, la protección de los terroristas por parte de los partidos mayoritarios, la desidia en la lucha contra los incendios forestales provocados y la cruel persecución de aquellos periodistas e investigadores que han osado destapar estos hechos ante la opinión pública. Cada vez hay más gente convencida de que la democracia de la que tanto nos hablan es una farsa.

Con respecto a las fumigaciones, es seguro que la mayoría de los políticos no tienen ni idea, sobre todo a nivel local, pues, como la mayoría de la gente, levantan poco la mirada al cielo. Los altos cargos que, a un nivel más alto de la Administración del Estado, hayan dado el visto bueno a estas operaciones, o bien han sido engañados y se han tragado lo de que el objetivo es la lucha contra el cambio climático o la protección de la población frente a las radiaciones solares, o bien han sido amenazados, o bien han sido comprados.

Dane Wigington, administrador del portal Geoengineering Watch, explica en esta conferencia de 2014 que el término chemtrail es promovido por las elites en lugar de las expresiones geoingeniería o ingeniería climática para desprestigiar a quienes denuncian estas operaciones; es más, la razón por la que no podemos esperar de los poderosos que tomen decisiones lógicas es que muchos de ellos son psicópatas, es decir, que carecen de empatía, que no sienten como propio el dolor ajeno:

Geoingeniería, un peligro claro y actual:

¿CÓMO INTENTAN LOS PROMOTORES DE ESTAS OPERACIONES SECRETAS QUE LA POBLACIÓN ASUMA LA PRESENCIA DE ESTELAS EN EL CIELO COMO ALGO NORMAL?

Pues, como ocurre con el fomento de la drogadicción, a través de los medios de comunicación: bien por medio de anuncios publicitarios y programas de televisión en los que de fondo aparece con frecuencia un cielo rayado (pensemos en las actuales cortinillas de los intermedios de Televisión Española); bien por medio de películas de dibujos animados destinadas a los niños en las que también se ven chemtrails, bien por medio del retoque digital de las nuevas copias de películas antiguas como Sonrisas y lágrimas, en las que el cielo aparece más blanco que en la obra original. Los siguientes vídeos ofrecen ejemplos de esta manipulación:

Los presentadores del parte meteorológico también desinforman cuando afirman que las estelas persistentes son un fenómeno normal:

A esto hay que añadir la producción de películas que tratan estos temas de una manera superficial y como una pelea entre buenos y malos en la que al final ganan los buenos, como por ejemplo Toxic Skies (Cielos tóxicos), de Andrew C. Erin, emitida por La 2 el 21 de enero de 2012 a las 21 horas, y Megastorm, eve of destruction (La gran tormenta), de Bradford May, emitida por La sexta el 5 de diciembre de 2012 a las 22.30 horas. Tras verlas, los espectadores quedan convencidos de que estos temas pertenecen a la ciencia-ficción. El 2 de agosto de 2013 a las 22 horas, la cadena Energy emitió Ice Twisters (Tornados de hielo), película de Steven R. Monroe en la que se admite que el gobierno de los Estados Unidos manipula los fenómenos meteorológicos y en la que la tecnología del HAARP se utiliza para destruir huracanes (cuando en realidad hay investigadores que denuncian que su objetivo es provocarlos).

Por último, citemos el programa Cuarto Milenio, de la cadena Cuatro, que en varias emisiones ha tratado el asunto de los chemtrails y que el 5 de noviembre de 2012 levantó ampollas en los foros de Internet:

Biblioteca chemtrails

Mercurio en la boca

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA LUCHAR CONTRA LAS FUMIGACIONES A LAS QUE NOS ESTÁN SOMETIENDO?

Pues de momento, como los ciudadanos no podemos lanzar misiles a los aviones que nos fumigan, lo poco que podemos hacer es transmitir la información a los demás, animarlos a que observen lo que ocurre en nuestro cielo y a que investiguen en Internet, con el fin de que un sentimiento de indignación se extienda entre la población. De momento, como son pocas, las quejas ante la administración y las llamadas al 112 solo obtienen como respuesta la negación de lo que es evidente. El problema es que la mayoría de la gente no quiere abrir los ojos ante esta realidad, y muchas veces recibiremos malas respuestas y además nos tildarán de locos.

Más indignante resulta aún que los servicios secretos se dediquen a acosar a las personas que denuncian la existencia de estas operaciones ilegales con que se está envenenando tanto el medio ambiente como a la población.

Por otro lado, aunque es difícil no sucumbir a la tristeza, tenemos que tratar de no deprimirnos ante estas noticias. En un ambiente tóxico, debemos procurar que nuestro sistema inmunológico no decaiga para que no contraigamos ninguna enfermedad. También, aunque parezca una tontería, tenemos que romper con la tradición de tratar mejor a las personas de fuera de nuestra familia que a nuestros familiares. Una discusión con nuestros seres queridos puede ser la puntilla que termine de desgastar a nuestras defensas frente a las agresiones que recibe nuestro organismo a través del aire que respiramos y de las radiaciones. Por favor, no a la violencia doméstica. No a la crítica cruel hacia las personas que más nos quieren. Parece mentira que la gente no se quiera dar cuenta. El hecho de ser conscientes de las barbaridades que nos están haciendo los que dirigen la política y la economía mundiales debe servir para que tengamos más compasión hacia las personas que nos rodean y para que las tratemos con más cariño. Los seres humanos no somos tan malos como nos quieren hacer creer a través de los medios de comunicación: gracias a nuestra inteligencia, y también movidos por el amor y la solidaridad, somos capaces en potencia de realizar grandes hazañas, y es mentira que seamos una plaga para el planeta Tierra. A la gran mayoría de las personas les disgusta la destrucción del medio natural. Nosotros somos más numerosos que los que han ideado estos programas de envenenamiento, y tenemos que estar unidos para pararles los pies.

Nuestro voto en las elecciones también puede servir para que cambie la situación. Desde 2015 tenemos constancia de que la mayoría de los partidos políticos españoles han sido informados por distintas asociaciones de la existencia de estos programas de fumigaciones clandestinas aéreas que ponen en peligro nuestra salud y están destruyendo nuestro medio natural. Como de costumbre, la mayoría de ellos no quiere saber nada del tema. Pues bien, suscribimos la opinión de que votarlos es como votar a nuestros enemigos. No debemos votar a aquellos partidos que no se pronuncien en contra de la geoingeniería.

La petición contra la ingeniería del clima en España que la Plataforma Cívica Guardacielos presentó al Congreso de los Diputados en febrero de 2016 se puede leer aquí.

En el portal de Guardacielos hay más información

Publicado por Conrad R. el 6 de diciembre de 2012 y actualizado en octubre de 2016.

Correo electrónico: conrad5 @gmx.com 

Nota: Este enlace conduce a una relación de artículos que versan sobre la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.

La gran estafa de las estelas de condensación

Agradecemos a Russ Tanner que haya tenido la amabilidad de permitirnos traducir al español los artículos de su página web GlobalSkyWatch.com.

La versión original en inglés del artículo que traducimos a continuación puede leerse haciendo clic en este enlace: http://globalskywatch.com/stories/my-chemtrail-story/chemtrail-information/the-great-contrail-con.html#.Ue_TlNL0EXA

LA GRAN ESTAFA DE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN

INTRODUCCIÓN

Desde que escribí una serie de artículos en los que revelo lo que ocultan las estelas de condensación, numerosos pilotos profesionales de las líneas aéreas se han puesto en contacto conmigo y me han agradecido que haya mantenido una actitud contraria al engaño de las estelas de condensación.

Todos ellos me han dicho en persona que nunca han visto salir una estela del motor de un avión a reacción y que agradecen mis esfuerzos por destapar la desinformación sobre las estelas de condensación. Todos y cada uno de estos pilotos sabían que las estelas de condensación son tan raras que la mayoría de la gente no llegará a ver una en toda su vida y, si acaso llegan a producirse, lo harán a una altitud tan elevada que no serán visibles desde el suelo.

Cada uno de estos pilotos profesionales lleva volando la mayor parte de su vida y siempre ha sentido un profundo interés por la aviación. Algunos de ellos pilotan reactores comerciales de las principales compañías, mientras que otros trabajan en los grandes aviones de las aerolíneas de carga más importantes.

Si alguno de ustedes es piloto y desea compartir información conmigo, puede contactarme en cualquier momento. Para mí siempre es un placer escuchar a los profesionales experimentados en esta materia.

Nada les gustaría más a aquellos que desinforman sobre las estelas químicas que ustedes creyeran que los penachos de humo cortos y no persistentes que salen de los aviones a reacción son estelas de condensación inofensivas. Si consiguen convencerles a ustedes de esto, entonces ustedes harán caso omiso de dichas estelas y les permitirán que sigan fumigándonos sin ningún reparo, y esto es exactamente lo que quieren.

Les dirán que llevan viendo estelas de condensación desde que eran niños. Les dirán que está demostrado científicamente que las estelas de condensación están compuestas de vapor de agua. Les dirán lo que haga falta para que ustedes crean que las estelas cortas son inocuas. Exactamente así es como funciona la desinformación.

Tengan cuidado con quienes afirman que los penachos cortos que emiten las aeronaves son “estelas de condensación”.

La explicación científica es sencilla: las estelas de condensación solo se producen bajo unas condiciones tan poco frecuentes que la inmensa mayoría de la gente jamás verá una en toda su vida. Además, estas condiciones tan poco frecuentes solo se dan a unas altitudes tan elevadas que no se ven desde el suelo.

Ahora que el gobierno se está gastando cientos de millones de dólares en desinformarnos para intentar convencernos de que las estelas de condensación son “normales” e “inofensivas”, en las redes sociales aparecen de improviso personas que afirman que llevan toda la vida viendo estelas de condensación.

Tanto es el dinero destinado a la desinformación, que no es que ustedes se vayan a tropezar con ella de vez en cuando mientras navegan por Internet, sino que lo más probable es que ustedes terminen recibiendo muchos mensajes de este tipo y que los grupos en línea se vean saturados por ellos.

No se dejen engañar.

Cuando yo era joven y aún vivía en casa de mis padres, me pusieron una multa por exceso de velocidad. Mi hermano, bromeando, me indicó la forma de contárselo a mi madre para no tener problemas con ella: “Dile a mamá que tienes un gran problema. Dile que eres adicto a las drogas. Cuando empiece a alterarse, dile que estabas de broma y que en realidad solo se trata de una multa de tráfico. Entonces se sentirá aliviada y dirá que, gracias a Dios, solo es una multa de tráfico.”

Mi hermano no tenía ni idea de que acababa de demostrar la dialéctica hegeliana.

LA DIALÉCTICA HEGELIANA

La dialéctica hegeliana es un procedimiento muy conocido que se utiliza para provocar cambios sociales en una sociedad. Funciona de esta manera:

1. El cambio deseado (síntesis): El ingeniero social define primero el objetivo que se persigue para que haya un cambio en la sociedad.

2. El problema (tesis): Todo problema en el seno de un sistema exige algún tipo de cambio en el sistema para “arreglar” el problema. El ingeniero social crea o inventa un problema cuya solución natural es el cambio deseado que se ha explicado en el punto 1. Por lo general, este problema se diseña para meterle miedo a la población.

3. El cambio propuesto (antítesis): el ingeniero social propone entonces un cambio excesivo que sabe que será interpretado por la población como una reacción exagerada. Tras la protesta de los ciudadanos en contra de la propuesta excesiva, el ingeniero social concede públicamente el cambio que se perseguía en un principio. Esta concesión hace que los ciudadanos crean que tienen poder para influir en las decisiones políticas, con lo cual estarán satisfechos incluso si el cambio que ha llevado a cabo el ingeniero social no es el cambio que los ciudadanos deseaban. Los ciudadanos no tienen ni idea de que han sido manipulados desde el principio del proceso.

LAS ESTELAS QUÍMICAS SE ACORTAN EN JAMESTOWN

La primera vez que vi las fumigaciones diarias por medio de chemtrails o estelas químicas estaba en Jamestown, Nueva York, en 2005. Las fumigaciones se producían de acuerdo con un programa diario constante.

Cuando las fumigaciones diarias empezaban (en un principio a las tres de cada tarde), yo notaba un fuerte sabor salado y metálico en el aire, tenía la sensación de que se me quemaban los senos nasales y experimentaba una serie constante y previsible de síntomas que aparecían a los 30 segundos. Unas estelas enormes y persistentes cubrían visiblemente el cielo siguiendo el mismo programa diario durante años. Cada día, yo observaba y fotografiaba estas operaciones desde los ventanales de mi oficina, que ofrecían una vista del centro de la ciudad y de la mitad del cielo.

En 2007, las fumigaciones fueron interrumpidas de repente. Después de haberme llevado dos años sufriendo muchísimo, lo que más deseaba era que los ataques aéreos se hubieran terminado por fin. Cuatro días después volvieron a fumigar, pero se produjo un cambio fundamental: las estelas ya no eran largas y persistentes, sino que eran cortas y no persistentes, es decir, que se disipaban en cuestión de segundos.

Siguieron fumigando de acuerdo con el mismo programa. El sabor salado y metálico y los olores que se podían percibir durante las fumigaciones eran idénticos a los de antes. Los síntomas provocados por las fumigaciones también eran idénticos. Lo único que cambiaba era el tamaño de las estelas.

Quiero que quede claro el cambio que se produjo: las estelas que al principio eran persistentes (es decir, que eran largas y duraderas) habían pasado a ser no persistentes (es decir, que eran cortas y que se deshacían rápidamente).

Dicho sea de paso, las estelas largas y persistentes reaparecían tres o cuatro veces al mes durante una parte del día, pero esto estaba muy lejos de parecerse a las fumigaciones diarias que saturaban el cielo y que habíamos presenciado antes de que el cambio tuviera lugar.

NonPersistentChemtrail

LAS ESTELAS QUÍMICAS SE ACORTAN EN BANGOR

En abril de 2008 me mudé a Bangor, Maine, expresamente (y exclusivamente) para tratar de librarme de los dolorosos problemas de salud que me tenían debilitado y que las fumigaciones me habían provocado cuando vivía en Jamestown.

Desgraciadamente, durante todo el verano de 2008 las estelas químicas cubrieron el cielo a diario. Estas estelas eran grandes y persistentes, exactamente como las que cubrían el cielo en Jamestown antes de que fueran sustituidas por estelas cortas y no persistentes.

Asombrosamente, un día de abril de 2009 todas las estelas que antes eran largas y persistentes también pasaron a ser cortas y no persistentes. Al igual que en Jamestown, se trataba de un cambio impresionante que se podía comprobar a simple vista. Solo había una diferencia: el cambio no se produjo tras una interrupción de cuatro días, sino que tuvo lugar de la noche a la mañana.

Al igual que en Jamestown, las estelas duraderas seguían cubriendo el cielo tres o cuatros días al mes, pero el resto del mes solo había estelas cortas y no persistentes.

Al igual que en Jamestown, las fumigaciones a través de estelas cortas seguían el mismo programa que las anteriores fumigaciones con estelas largas.

Al igual que en Jamestown, los sabores y olores apreciables en el aire durante las fumigaciones con estelas cortas eran idénticos a los que se percibían antes de que la longitud de las estelas hubiera cambiado. Lo único que cambió fue el aspecto de las estelas. Nada más.

De nuevo quiero dejarlo claro: las estelas que antes eran persistentes (largas y duraderas) habían pasado a ser no persistentes (cortas y que se desvanecían con rapidez) de la noche a la mañana.

En infinidad de ocasiones me quedé varias horas al aire libre calculando el tiempo que tardaban los penachos cortos y no persistentes en alcanzar el suelo. Al tener muy agudos los sentidos del gusto y del olfato, me fue fácil descubrir que el tiempo de descenso de las estelas largas y persistentes y el de las estelas cortas y no persistentes no eran muy distintos.

LAS ESTELAS QUÍMICAS ESTÁN POR TODAS PARTES

En otras ocasiones ya he comentado con documentación que mi afición por la tecnología de los aviones a reacción y de los cohetes fue lo que me llevó a observar lo que acontecía en el cielo, así que no lo voy a repetir aquí. Me basta con decir que, desde que era un niño, siempre he observado los aviones a reacción que surcaban el cielo y jamás los he visto expulsar una sola estela. Ni una sola vez. Jamás.

Nunca he visto salir una estela de un avión a reacción en los viajes que he realizado durante más de treinta años a lo largo y ancho de los Estados Unidos, por tierra y por aire, y en los que he visto miles de aviones, tanto civiles como militares, en el norte y en el sur, en el este y en el oeste, sobre tierra y sobre el mar, en todas las condiciones meteorológicas imaginables. Ni una sola vez. ¡Jamás!

En la actualidad, aproximadamente cuatro de cada cinco veces que salgo a la calle, incluso durante un minuto nada más, veo aviones a reacción en el cielo, y calculo que, de cada 50 aviones, unos 49 sueltan estelas. En estos últimos años he cruzado la costa este de los Estados Unidos de una punta a la otra, y la situación se repite allá donde vaya, sea cual sea el lugar o la época del año: las estelas químicas cortas y no persistentes están por todas partes.

Por cierto, en los últimos años he visto aparecer por todas partes páginas web, blogs, emisiones de televisión, películas y reportajes que intentan convencer al público de que dichas estelas cortas y no persistentes son contrails (condensation trails o estelas de condensación) compuestos únicamente de vapor de agua.

Para mí está claro que estamos ante una campaña de desinformación que cuenta con una buena financiación y que está utilizando la dialéctica hegeliana.

LA DIALÉCTICA DE LA GEOINGENIERÍA

Los promotores de la mundialización intentaron servirse de la dialéctica hegeliana para manipular a los ciudadanos con el fin de que aceptaran la geoingeniería (es decir, la fumigación de entre 20 y 30 millones de toneladas de bario y aluminio en la atmósfera para reflejar la luz del sol). El plan era este:

1. Síntesis (el cambio deseado u objetivo deseado): Los promotores de la mundialización querían que la geoingeniería fuese aceptada por la ciudadanía. Este era el cambio social que perseguían.

2. Tesis (el problema): El pueblo nunca aceptaría la puesta en marcha de operaciones de geoingeniería sin que existiera un problema lo suficientemente grande como para justificar algo tan peligroso, así que los promotores de la mundialización inventaron un problema todavía más peligroso que la geoingeniería: el calentamiento global, que se convirtió así en el gran problema (tesis) que se utilizaría para justificar el cambio social deseado (la aceptación de la geoingeniería por parte del pueblo).

3. Antítesis (el cambio propuesto): Los promotores de la mundialización necesitaban una propuesta intermedia que sabían que no sería aceptada por el pueblo, así que propusieron que los ciudadanos fueran obligados por ley a dejar de producir dióxido de carbono. Como esto implicaba reducir de manera considerable la calidad de vida de la gente, los promotores de la mundialización sabían que el pueblo no aceptaría esta propuesta. Esto permitiría a los globalistas recurrir a la propuesta menor de la geoingeniería, que era el verdadero objetivo desde el principio. El recurso a esta solución “menos dolorosa” dividiría a los ciudadanos y así estos no serían capaces de organizarse contra las operaciones de geoingeniería.

LA DIALÉCTICA DE LA GEOINGENIERÍA LES SALE MAL

Con el fin de aterrorizar lo suficiente a los ciudadanos para que reaccionasen ante el cuento del calentamiento global, los promotores de la mundialización produjeron películas, emisiones de televisión, artículos en los periódicos y revistas, reportajes y dibujos animados de los que se emiten los sábados por la mañana, en los que se describían las condiciones horrorosas en las que quedaría la Tierra si las personas no acometieran los cambios necesarios para combatir el calentamiento global. Desafortunadamente para los globalistas, se tropezaron con un gran problema en el curso de su campaña de desinformación: el escándalo del clima o climategate.

El climategate [kláimitgeit] fue el escándalo que se produjo cuando se hicieron públicos unos datos (procedentes de centros de investigación del clima y de los climatólogos más importantes) que revelaban que el calentamiento global era en realidad una invención total. Entonces nos enteramos de que se habían falsificado ciertos datos relativos al clima con el fin de apoyar la teoría del calentamiento global, aun cuando los climatólogos corruptos sabían que tal problema no existía.

Los globalistas se encontraron con otro problema más mientras intentaban terminar la dialéctica de la geoingeniería. Gracias al rápido crecimiento de las redes sociales y a la disponibilidad instantánea de información científica sobre la fuerte toxicidad del aluminio, los ciudadanos no aceptaron los riesgos generalizados para la salud que implicaba el hecho de que los fumigasen con un metal tan tóxico como el aluminio.

Afortunadamente para la población, los promotores de la mundialización volvieron a tropezar con otro gran problema. Los miembros de las redes sociales empezaron a organizarse y a pedirles a sus amigos y familiares que levantasen la mirada para ver que la geoingeniería ya estaba en marcha. Los globalistas habían empezado a fumigar a la gente mientras que fingían que no era más que una propuesta que todavía se estaba discutiendo en distintos congresos que se celebraban por todo el planeta. Los ciudadanos recogieron muestras de agua, muestras de suelo y muestras de sangre y empezaron a transmitir a sus amigos y a los funcionarios municipales que los metales procedentes de las operaciones de geoingeniería estaban apareciendo en cantidades tan elevadas que comportaban graves riesgos para la salud.

Afortunadamente para la población, los globalistas no llegaron a terminar su dialéctica de la geoingeniería. Estaban entre la espada y la pared y tuvieron que inventarse otra mentira para ocultar el hecho de que la geoingeniería ya había comenzado. Tuvieron que convencer al público de que las estelas emitidas por los aviones a reacción eran inofensivas estelas de condensación. Con este objetivo idearon la estafa de los contrails.

LA ESTAFA DE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN 

Los mundialistas están acostumbrados a hacer lo que les da la gana y a salir impunes. Llevan décadas vendiéndonos mentiras y rara vez han tenido que rendir cuentas por ello.

Ahora las cosas han cambiado. A través de Internet la gente se comunica, comparte información e investiga haciendo uso de la gran cantidad de información actualmente disponible a cualquiera que se conecte a la red.

Ahora que en Internet la gente estaba desvelando estas enormes operaciones aéreas y animando a los demás a observar las inmensas estelas presentes en el cielo, los globalistas se han visto obligados a ponerse a la defensiva. Están perdiendo la guerra informativa.

Los globalistas han decidido adoptar una estrategia dual para ocultar su gigantesco programa de geoingeniería, que actualmente está en curso (y que ya lleva varios años):

1. Hacer que las estelas sean menos visibles para la población fumigando a grandes altitudes.

2. Utilizar estelas cortas (menos visibles y de aspecto menos amenazador) y entonces convencer a la población de que estos penachos cortos son normales e inocuos.

1. Hacer que las estelas sean menos visibles

Para conseguir que las estelas fueran menos visibles, los mundialistas siguieron dos vías.

En primer lugar empezaron a llevar a cabo una buena parte de las fumigaciones a gran altura, de modo que se vieran menos estelas desde el suelo.

En segundo lugar, mejoraron su material para que las fumigaciones produjeran estelas cortas y no persistentes que se notaran menos.

Dado que las fumigaciones a gran altura dificultan la concentración de partículas metálicas en las capas bajas de la atmósfera (que es lo que quieren), los globalistas tuvieron que seguir fumigando en menor medida a baja y mediana altura. Para minimizar el riesgo de que la población tuviera conocimiento de las fumigaciones, introdujeron mejoras en sus dispositivos con el fin de que los penachos fueran mucho más cortos y no persistentes. No obstante, estas estelas de baja altura eran aún visibles para la población, luego tuvieron que idear la forma de convencer al público de que dichas estelas cortas eran inofensivas.

2. Hacer creer a la población que las estelas cortas son inocuas

Los mundialistas comenzaron a utilizar todas las técnicas habituales en los medios de comunicación para tratar de convencer al público de que estas estelas cortas y no persistentes expelidas a baja y mediana altura son estelas de condensación inofensivas. Esta es la estafa en la que estamos viviendo cuando escribo estas líneas.

Por todas partes los medios de comunicación tratan de convencer a la población de que los motores de los aviones a reacción expulsan penachos de vapor de agua inofensivos, y por pura necesidad están tratando de cambiar la historia para que el público crea que todo esto siempre ha sido así.

Esta es la estafa de las estelas de condensación.

a) La manipulacion de la historia

No se equivoquen. Los mundialistas que fumigan a la población con sustancias tóxicas están luchando por sus propias vidas. Si la población se da cuenta, y lo está haciendo, los mundialistas serán procesados y ejecutados por crímenes contra la Humanidad a una escala sin precedentes en la historia de los seres humanos. Por lo tanto, harán cualquier cosa para mantener a la población en un estado de desconocimiento y confianza a lo largo de este holocausto mundial. Llegarán incluso a manipular la historia.

Para tratar de convencer al público de que las estelas de los aviones a reacción son normales y han existido durante décadas, han hecho que una serie de fotografías y vídeos antiguos sean retocados por profesionales de manera que en ellos se vean las estelas saliendo de los reactores. En otros casos, las estelas se ven surgir de viejas turbohélices (y no de reactores) para convencer a la población por medio de un engaño fuera de contexto. Ademas, al público no se le explica que la inyección de agua se utilizó únicamente en un par de tipos de motores durante la segunda guerra mundial para reducir los requisitos de las pistas de despegue. Toda el agua adicional era soltada posteriormente para aligerar el peso de las aeronaves.

En Internet existen desinformadores a sueldo que afirman haber visto estelas de condensación producidas por aviones a reacción desde hace decenios. Estos desinformadores juegan un papel clave en cualquier operación militar eficaz, pero en este caso los posibles efectos de las estelas químicas en nuestra salud (entre ellos la muerte) convierten a los desinformadores en cómplices de un crimen tan inmenso que muchos simplemente no se lo pueden creer.

b) La estafa de las nubes

La NASA ha creado unos folletos explicativos sobre las nubes y los ha distribuido por todas las escuelas públicas. En estos documentos gráficos se ven estelas químicas o chemtrails que se han extendido hasta dar lugar a estructuras parecidas a las nubes, y se les asignan distintas denominaciones parecidas a nombres científicos, pero no se menciona el hecho de que estas nubes fueran creadas por enormes estelas producidas por aviones a reacción.

Esta desinformación está siendo copiada y distribuida por Internet.

c) La estafa de los aviones comerciales

Aviones a reacción militares (el ejercito de los Estados Unidos utiliza los modelos Boeing 747 y Airbus A330, que también son vendidos a las compañías aéreas comerciales) pintados como si fueran aviones a reacción comerciales se quedan al lado de aviones comerciales que están en pleno vuelo y entonces vomitan estelas químicas.

Entonces, personas que se encuentran a bordo de los aviones comerciales lo graban todo en vídeo y lo cuelgan en Internet como “prueba” de que los aviones comerciales normales producen estelas de condensación inocuas. Para los mundialistas, esto es desinformación fácil y barata.

d) La normalización

La desinformación mas convincente es la que no se comunica de manera oral; o mejor dicho, es una conclusión a la que el público objeto de la desinformación llega por sí mismo.

En numerosas películas populares, dibujos animados, anuncios publicitarios, vídeos musicales y otros medios, se ven ahora estelas emitidas por los reactores. Cuando el público que es objeto de la desinformación ve esto regularmente, simplemente llega a la conclusión (consciente o inconscientemente) de que esto es algo normal, de modo que cuando lo ve en el cielo, simplemente no le presta atención. Este procedimiento se denomina “normalización” y es probablemente la más generalizada de las técnicas de desinformación que se utilizan actualmente contra la población.

QUE NO LES ENGAÑEN

Nada desean más los promotores de la mundialización que ustedes lleguen a creer que las estelas químicas o chemtrails son estelas de vapor de agua inofensivas o contrails.

Si ustedes se lo creen, entonces nunca pensarán en las consecuencias que acarrea el hecho de que les fumiguen con millones de toneladas de bario y de aluminio. Nunca se darán cuenta de que las enormes estelas que ven por encima de sus cabezas son la causa de sus problemas de salud, y eso es precisamente lo que los mundialistas quieren: llevar a cabo sus planes sin que se lo impidan unos ciudadanos informados.

No consintamos que nos arruinen la salud y la vida. Por el bien de nuestros hijos, no dejemos que manipulen la historia. No permitamos que les salga bien la que puede ser la mayor estafa de la historia: la gran estafa de las estelas de condensación.

“Un control aparente sobre todo lo conocido promocionando la ciencia autorizada por las instituciones como el único camino que lleva al verdadero conocimiento.” (Daniel Pouzzner)

En pocas palabras: les contaremos un cuento y lo llamaremos “ciencia autorizada” con el fin de controlar a la población. Precisamente eso es lo que estamos presenciando hoy cada vez que los propagandistas tratan de convencer al público de que los chemtrails son contrails.

“Las sociedades científicas se encuentran de momento en mantillas. Es de esperar que los progresos en la fisiología y en la psicología proporcionarán a los gobiernos un control sobre la mentalidad del individuo mucho mayor incluso que el que ahora existe en los países totalitarios. ” (Bertrand Russel, El impacto de la ciencia en la sociedad, 1953, páginas 49-50)

LA FOTOGRAFÍA DE UNA VERDADERA ESTELA DE CONDENSACIÓN

Las estelas de condensación o contrails son extremadamente raras; tanto es así que la mayoría de la gente jamás vera una sola en toda su vida.

En la fotografía de abajo se puede ver una estela de condensación real en la zona de vacío del ala de una avión a reacción con los alerones desplegados y probablemente en un medio muy húmedo. Notarán ustedes que la estela es tan corta (tal vez de entre 5 y 10 pies de longitud) y tan tenue que no se puede ver desde el suelo.

Esta foto fue publicada en un principio por la Wikipedia en 2010, pero desde entonces ha sido eliminada y la han sustituido por fotografías de chemtrails o estelas químicas. Wikipedia está intentando convencer al público de que las estelas químicas son estelas de condensación “inofensivas”. Wikipedia es conocida por su colaboración en la divulgación de desinformación procedente de los medios de comunicación dominantes.

Por favor, que no les tomen el pelo.

WingtipCondensation

LA GUERRA DE DESINFORMACIÓN SOBRE LAS ESTELAS DE CONDENSACIÓN

Por todas partes están surgiendo páginas web y blogs que tratan de convencer a la población de que los penachos cortos y no persistentes que arrojan los reactores son “contrails“. Los cómplices de Facebook son funcionarios y empleados de empresas externas a los que el gobierno paga para que nos convenzan de que las estelas cortas y no duraderas que los aviones dejan tras de sí están compuestas de vapor de agua inocuo.

No se dejen engañar. Las estelas de condensación son extremadamente raras y solo se dan en condiciones tan poco frecuentes que la mayoría de las personas jamás verán una estela en toda su vida y, además, estas estelas no se pueden ver desde el suelo.

Si ustedes ven una estela salir de un avión, ya sea larga o corta, persistente o no, pueden estar seguros de que se trata de un chemtrail o estela química.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: En este enlace hay más artículos sobre las fumigaciones, el síndrome de Morgellon, la geoingeniería y el transhumanismo.

La Geoingeniería

Agradecemos a la investigadora Sofia Smallstorm que haya tenido la amabilidad de autorizarnos a traducir en este blog los artículos que ha publicado en el sitio

http://www.aboutthesky.com/

La tercera entrega corresponde al artículo original en inglés que puede leerse en este enlace:

http://www.aboutthesky.com/geo-engineering

LA GEOINGENIERÍA

La Geoingeniería se define como la manipulación a gran escala del medio ambiente de la Tierra para satisfacer las necesidades humanas y “fomentar la habitabilidad”. Aunque en otro tiempo fue un tema controvertido, científicos de todo el mundo están siendo contratados y pagados para desarrollar métodos de geointerferencia que afectan a nuestro clima y a nuestra topografía en un intento de mitigar la “crisis del calentamiento global” actual. Se ha extendido la idea de que es necesario enfriar nuestro planeta porque el dióxido de carbono que hemos generado de una forma tan imprudente quemando combustibles fósiles esta calentando el planeta y destruyendo la capa de ozono que nos protege.

Las Naciones Unidas prohibieron las operaciones climáticas con fines bélicos en 1978. Sin embargo, se están desarrollando programas mundiales experimentales de creación y manipulación de “nubes cirro” artificiales, supuestamente con la intención de combatir el cambio climático (un articulo sobre este tema se puede leer aquí).

Prestemos atención a lo que dicen algunos de los científicos del Departamento de Energía (Department of Energy, D.O.E.):

Paul Moyer: “Se llama Geoingeniería. Es la lucha contra el calentamiento global soltando unos polvos químicos en la atmósfera.”

Gregory Benford: “Tenemos que crear todo esto artificialmente para conseguir el tipo de nubes más adecuado a los efectos que queremos conseguir. Podemos usar óxido de bario, que genera nubes grandes y esponjosas, o bien cantidades pequeñas de aluminio, que es benigno para el medio ambiente, y básicamente controlar el clima.” (Testimonios extraídos de un programa informativo del KNBC Channel 4 del 23 de mayo de 2006.)

Aluminio y Bario

Como las nubes que se forman en medios con muy poca humedad únicamente lo hacen cuando sutiles partículas presentes en el aire acumulan la humedad ambiente a su alrededor, entonces algo debe de haber en el aire cuando las “estelas de condensación” persisten para formar “nubes” de un material blanco. La hipótesis de Clifford Carnicom sobre las sales metálicas guarda relación con la información básica ofrecida más arriba: como es imposible que las nubes se formen en un ambiente de humedad relativa inferior al 70 % sin que intervenga un aerosol de partículas diminutas, entonces dichas partículas tienen que estar presentes cuando las “estelas de condensación” se convierten en nubes. Lógicamente, estas partículas deben tener núcleos que se sientan atraídos por el agua, como las sales. Carnicom llega a la conclusión de que las sales de bario (óxidos) pueden jugar un papel clave en este asunto. El óxido de bario absorbe la humedad y el CO2 y también causa dificultades respiratorias.

Niveles altamente tóxicos de aluminio y bario (que superan los límites normales) ya han aparecido en muestras de suelo y de agua potable a lo largo y ancho de Estados Unidos. Los  habitantes de Arizona y del norte de California han pagado para que se realicen análisis de muestras medioambientales en laboratorio y están presentando los resultados ante las autoridades locales. ¿Por qué no hacemos lo mismo? (en este artículo se puede obtener más información).

Conviene saber que los aerosoles con los que evidentemente nos están fumigando contienen, entre otras cosas, material particulado metálico que se ioniza (se carga eléctricamente) por la luz del sol. Así, el aire en el que vivimos, que era un medio neutro y apto para la vida, ha sido transformado en un plasma con carga eléctrica (un gas conductor). Nos dicen que los experimentos que se están realizando para desviar la luz solar se hacen por nuestro bien. Nos dicen que el fenómeno del “oscurecimiento global”, que ahora la NASA admite como una consecuencia de las capas de neblina originadas por las “estelas de condensación persistentes”, servirá para enfriar el planeta (en un par de décadas ya hemos perdido el 20% de la luz solar).

En realidad, rodear la Tierra de metales reflectantes equivale a cubrir una patata cocida con papel de estaño. Las fibras de polímeros que también contienen los aerosoles son fundamentalmente plásticos que atrapan el calor y lo retienen. Además, los polímeros se las arreglan para retener la humedad atmosférica, impidiendo que llueva (aunque en otras ocasiones, tras una fumigación fuerte, llueve). La puesta en marcha y el apagado de los fenómenos meteorológicos, la retención del calor y la filtración de la luz solar parecen ser formas de manipulación medioambiental.  ¿Estarán jugando los científicos con el tiempo atmosférico aparentemente para “ayudarnos”, cuando el verdadero plan podría ser crear o agravar el “calentamiento global” para que terminemos pidiendo un remedio artificial a lo que parece un “cambio climático” imparable? Podríamos plantear otra pregunta: ¿Todo esto es fortuito o ha sido planeado? ¿Estarán los científicos “descubriendo” técnicas “para ayudarnos” solo con el fin de hacernos creer que necesitamos esta ayuda y así, cuando la existencia del programa de fumigación con aerosoles sea admitida oficialmente, la mayoría de la gente lo aceptará como algo positivo y necesario?

Problema, reacción, solución

Durante mucho tiempo, los globalistas han empleado lo que se conoce como “la dialéctica hegeliana” para introducir en nuestras vidas cambios que en circunstancias normales no consentiríamos. Primero hacen que las circunstancias sean anormales. Crean un problema y después nos ofrecen la solución. Llegan las desastrosas tormentas debidas al calentamiento global, y estas hacen creer a los seres humanos que están a merced de la naturaleza. Entonces se nos ofrece el tiempo atmosférico artificial y una recreación artificial de la Tierra como la única solución a nuestro aprieto.

Lo que no nos cuentan es que están creando una matriz, un mundo completamente artificial en el que toda la “vida” estará controlada por medio de la tecnología. (Un artículo sobre la Geoingeniería publicado en el New York Times se puede leer aquí).

Ahora el cambio climático… y después la fumigación de nubes

La creación de “nubes” mediante fumigaciones para salvarnos del calentamiento global es una mala excusa (futura) para un programa que en este momento no existe oficialmente. Cuando estudiamos la naturaleza de las “nubes” que proceden de las estelas químicas o chemtrails y su contenido, empezamos a caer en la cuenta de que todo esto esta premeditado. No solo nos estamos quedando sin luz (recordemos que las plantas están en la base de toda la cadena alimentaria al fabricar alimentos a partir de la luz solar), sino que además estamos respirando y absorbiendo sustancias que están cambiando intrínsecamente nuestra bioquímica (en el portal http://www.carnicominstitute.org/ se pueden ver análisis de sangre y de piel). Las partículas metálicas presentes en el aire que inhalamos han desplazado al oxigeno. Además de que nuestro aire es conductor, nosotros mismos estamos cargados eléctricamente y por lo tanto también somos conductores.

El proyecto HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program o Programa de investigación de alta frecuencia auroral activa), sito en Alaska, consiste en un conjunto de antenas que disparan ondas ELF y otras frecuencias a la ionosfera. Calificado como un programa de “investigación” y de “vigilancia” inofensivo, es muy probable que el HAARP este modulándonos a los seres humanos gracias a nuestra conductividad.

Según la geocientifica Leuren Moret, el HAARP también puede tener efectos en el suelo. Tras leer este artículo de julio de 2008 sobre el reciente terremoto de la provincia china de Sichuan que destruyó la mayor fabrica de armas del país, podremos considerar su trascendencia.

El siguiente vídeo grabado a intervalos de tiempo muestra la rapidez y sistematicidad con que la fumigación de estelas cubre el cielo, creando un nublado y filtrando la luz solar (primera parte de un documental titulado Don’t talk about the weather o No habléis del tiempo atmosférico).

Según el MIT, el aluminio destruye el ADN de las raíces de las plantas

La revista Technology Review del Instituto Tecnológico de Massachusetts o MIT admite en su edición de octubre de 2008 que el aluminio da lugar a un ion en el suelo que es tóxico para las plantas: “la toxicidad del aluminio es el principal factor que retiene el crecimiento de los cultivos en casi el 20% de las tierras cultivables del mundo”. Pero resulta que los científicos han descubierto ahora “una simple mutación de un único gen que hace que las plantas crezcan bien en suelos que contienen niveles de aluminio que normalmente resultarían tóxicos”.

¡Estas son las maravillas de la Geoingenieria! Primera pregunta: ¿cómo han llegado estas cantidades de aluminio al suelo? ¿Recordamos que el análisis de las muestras de suelo y de agua está dando niveles de aluminio altamente peligrosos? (En los portales www.ArizonaSkyWatch.com y www.CaliforniaSkyWatch.com hay mas información; nosotros también podemos llevar al laboratorio una muestra de suelo local para que la analicen a ver qué sale). También hay que tener en cuenta el hecho de que los árboles y las hierbas se están muriendo por todo el país, al parecer debido a algún tipo de toxina o de hongo que les afecta (véase CaliforniaSkyWatch). ¿Podría ser el aluminio uno de los culpables? Si nos damos cuenta de que el aluminio llega a nuestro suelo procedente del cielo, y entonces nos enteramos de que la biotecnología está desarrollando plantas que pueden crecer a pesar de la presencia de aluminio venenoso en el suelo, podemos llegar a la conclusión de que alguien está preparándose para controlar nuestro suministro de alimentos, y ese alguien no somos nosotros.

Más adelante, el informe del MIT señala: “Se sabe que los iones tóxicos de aluminio dañan el ADN, y el nuevo estudio sugiere que las plantas responden interrumpiendo el crecimiento de las células del extremo de sus raíces cuando acumulan demasiado daño en el ADN”. Entonces, ¿qué le ocurre al ADN de los seres humanos y de los animales gracias al aluminio? ¿También interrumpimos nuestro desarrollo? Tengamos en cuenta que en el campo de la genética se están diseñando todo tipo de alternativas a la procreación natural… Y dentro de poco puede que todos los seres vivos sean generados en un laboratorio. (El artículo del MIT se puede leer aquí).

Artículo traducido por Conrad R.

La modificación del tiempo atmosférico

Agradecemos a la investigadora Sofia Smallstorm que haya tenido la amabilidad de autorizarnos a traducir en este blog los artículos que ha publicado en el sitio

http://www.aboutthesky.com

La segunda entrega corresponde al artículo original en inglés que puede leerse en este enlace:

http://www.aboutthesky.com/weather-modification

LA MODIFICACIÓN DEL TIEMPO ATMOSFÉRICO

La “siembra de nubes” o fabricación de lluvia por medio de la fumigación de yoduro de plata ha sido admitida durante un tiempo. Véase el documental Owning the Weather (El dominio del tiempo atmosférico, 2004) de la cadena The Science Channel. Lo que no ha sido admitido es hasta qué punto el gobierno y el ejército de los Estados Unidos están empleando el electromagnetismo avanzado y otras tecnologías para crear y alterar los fenómenos meteorológicos, que es lo que estamos padeciendo hoy en día. Concebida en un principio como un arma contra las naciones enemigas, la manipulación del tiempo en épocas de guerra ha sido utilizada en secreto, y en los últimos años distintos proyectos de ley se han presentado continuamente en el Senado para la “experimentación” con aquello que todos dábamos por sentado que era una parte indeleble de la Naturaleza.

Recordemos la escena de la película Forrest Gump en Vietnam: “Y entonces se puso a llover. Y llovió, y llovió, y llovió”. Se trataba del “Proyecto Popeye”, un programa secreto de modificación meteorológica de 1960, más tarde desvelado por Seymour Hersh en el New York Times. El ejército de Estados Unidos utilizó la siembra de nubes para generar lluvia, de manera que las carreteras del enemigo se convirtieran en ríos de barro y se volvieran intransitables. A pesar de que lo negaron durante muchos años, las Fuerzas Aéreas de EE.UU. finalmente reconocieron más de 2.600 vuelos de siembra de nubes realizados en la época del “Proyecto Popeye”.

En el momento presente, la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) tiene una lista de más de 50 programas de experimentación meteorológica en curso solamente en los Estados Unidos, todos ellos sin supervisión estatal, federal o pública. Podemos leer este trabajo de investigación escrito para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en 1996, titulado Weather as a Force Multiplier: Owning the Weather in 2025 (Los fenómenos atmosféricos como multiplicadores de fuerza: el dominio del tiempo atmosférico en 2025).

La gente corriente no cree que los fenómenos meteorológicos puedan ser creados o modificados artificialmente. Durante milenios, los agricultores han soportado inundaciones y sequías, sometidos al capricho de la naturaleza. Los pueblos de la antigüedad y otros no tan antiguos rezaban y bailaban por la lluvia. Siempre hemos considerado el tiempo atmosférico como algo que se encuentra fuera de nuestro alcance, una fuerza que hay que tener en cuenta o a la que hay que estar agradecidos. Pero ya no es así.

En el sitio www.DontChemtrailMeBro.com (actualmente cerrado) podemos ver algunas de las patentes que han sido concedidas para fumigar el aire con distintos materiales, con fines que van desde la generación de lluvia hasta la fabricación de nubes y a una recreación artificial absoluta de todo lo que hay por encima de la tierra.

Cada año se presentan en el Senado proyectos de ley sobre experimentación, modificación y mitigación del tiempo atmosférico. Uno de estos días llegará la hora en que podremos organizar el espectáculo meteorológico, pero lo inquietante es que ustedes y yo no tendremos ni voz ni voto en lo que se decida. Nosotros somos los ratones, no los dueños del laboratorio.

H.A.A.R.P.

Cataclismos como el huracán Katrina, el tsunami de  Indonesia, el ciclón de Myanmar y las inundaciones del Medio Oeste americano forman una larga lista de desastres, y la pregunta que debemos hacernos es si estos sucesos fueron o no naturales (el artículo de Michel Chossudovsky sobre la guerra meteorológica se puede leer aquí). Cada vez que encendemos el televisor, nos avisan de inminentes catástrofes naturales, y el malo de la película es… Ya lo habrán adivinado: el calentamiento global provocado por el hombre, o en otras palabras, nosotros mismos, ustedes y yo.

Las instalaciones del HAARP en Alaska se definen oficialmente como “un proyecto científico cuyo objetivo es el estudio de las propiedades y del funcionamiento de la ionosfera, haciendo hincapié en la comprensión y el uso de la misma para mejorar los sistemas de comunicación y de vigilancia con fines tanto civiles como de defensa”.

El HAARP es un conjunto de antenas potentes que envían frecuencias electromagnéticas a la ionosfera. También es descrito como una serie de “calentadores ionosféricos”. Dicho llanamente: hacer que las corrientes de aire suban y bajen (por ejemplo, calentándolas) ya afecta al tiempo atmosférico. Si la fumigación de aerosoles metálicos (que se ionizan con la luz solar) ha convertido nuestro aire en un plasma conductor, entonces podríamos pensar que los instrumentos de manipulación meteorológica ya están listos.

¿Servirán las instalaciones del HAARP para algo más que para “investigar”? En este artículo de Defense.gov, el director del programa HAARP, James Battis, explica cómo las señales del HAARP golpean a los electrones de la ionosfera, creando “mini-plasmas”. (Véase el DVD Holes in Heaven (Agujeros en el cielo) para saber más sobre el HAARP y nuestro planeta).

Ya se acabaron los días de viento natural, de nieve y lluvia naturales, de nubes naturales… e incluso de luz solar natural. La luz del sol que nos llega en la actualidad está filtrada por una neblina de un color blanco metalizado o plateado que crea una luz deslumbrante que nunca antes habíamos visto. La pérdida de luz solar (véase más abajo el apartado dedicado al oscurecimiento global) amenaza la flora, la fauna y toda la vida en la Tierra. El mismo sol tiene un brillo blanco. Ya se acabaron los amaneceres y las puestas de sol de color rojo sangre; en su lugar, excusas como “contaminación” y “neblina” se introducen sigilosamente en nuestro vocabulario. Y, gracias a la maquinaria que nos lava el cerebro con el calentamiento global, esto se acepta cada vez más como el “precio” que debemos pagar por nuestra actividad industrial, por nuestro progreso y por la temeridad de las corporaciones que ha profanado nuestro planeta. Si limitamos el uso de combustibles fósiles, reciclamos y desarrollamos energías renovables, estaremos a salvo. Pero, ¿cómo funcionan los paneles solares cuando la luz del sol está desapareciendo? ¿Cómo vamos a arreglar esto alterando unas fuerzas que han permanecido millones de años en equilibrio?

En junio de 2008, cientos de incendios iluminaron California repentinamente. Fueron causados por “rayos” (ocho mil caídas de rayos en un solo fin de semana). Esto se acepta sin duda como otro resultado del “calentamiento global”, pero… ¿ocho mil? Las fumigaciones han convertido nuestro aire en plasma (un ambiente cargado eléctricamente, conductor), lo que significa que tan pronto como la “antorcha” se enciende, el plasma es capaz de responder.

El documental ¡Esto es imposible! La guerra meteorológica (julio de 2009)

Conocido por sus limitadas incursiones en “lo que realmente está ocurriendo”, el History Channel recientemente nos lanzó un hueso. Incluido en la serie That’s imposible! (¡Esto es imposible!), el documental Weather Warfare (La guerra meteorológica) se emitió a finales de julio de 2009, y en él se admitía el uso del tiempo atmosférico como arma e incluso la posibilidad de que las estelas químicas o chemtrails fueran algo distinto a las estelas de condensación o contrails. ¡Sí! También nos lo contaron todo sobre el HAARP: “La estación de transmisión más grande del mundo”, que modifica la ionosfera con sus 3,6 millones de vatios y que tira de la corriente en chorro o jet stream. Incluso casi llegaron a sugerir que Katrina fue una tormenta artificial (pero echándoles la culpa a los rusos).

Mientras que el programa trata este tema como si se tratara de una teoría de la conspiración al estilo de las que se ven en la serie Twilight Zone (con música emocionante y todo), el televidente corriente termina sospechando que al menos algo de lo que se le acaba de ofrecer es cierto. ¿Y por qué llegaron tan lejos? ¿Por qué han negado la fumigación de aerosoles durante una década y ahora van y emiten un programa como este? La respuesta puede ser esta: que estén creando el marco para un debate público sobre los pros y los contras de la modificación meteorológica… ¿Deberíamos hacerlo o no deberíamos hacerlo? Algunos dirán que sí, que tenemos un calentamiento global y que el gobierno tiene que hacer algo para contrarrestarlo. Otros dirán que no, que se trata de un engaño y que no hay que jugar con la Madre Naturaleza.

Y seguirán dándole vueltas y más vueltas, mientras que los efectos más siniestros de los chemtrails y del HAARP (la geoingeniería y la transformación biológica de todas las formas de vida, además del control del comportamiento y del control mental) serán apartados del debate. En otras palabras, el asunto se quedará en la modificación climática. Cuando otras personas intenten advertirnos de que estas tecnologías altamente avanzadas también se están usando para la “modificación de las personas”, se burlarán de ellas calificándolas de “conspiranoicas”.

El documental del History Channel nos contó que las pulsaciones del HAARP (llamadas ELFs) pueden ser reflejadas desde la ionosfera para provocar terremotos. Las señales que aparecen abajo alertan sobre posibles tsunamis en la costa del sur de California. La falla de San Andrés se extiende bajo el océano pacífico en la zona en la que se han instalado estas señales. ¿Afectará el HAARP a la falla y creará una ola solitaria o tsunami? ¿El resultado será el objetivo que se persigue o simplemente una consecuencia de un experimento que pretendía otra cosa?

Señales de tsunami. Estas señales han sido colocadas a lo largo de la costa de San Diego. La falla de San Andrés está a poca distancia de la costa.

Nótese que en las fotos el cielo está muy pálido. Hace unos años, el azul del cielo del sur de California era tan rico como el azul de las señales. Véase cómo el cielo se vuelve blanco en el horizonte. Estamos viendo una concentración de partículas metálicas en descenso que reflejan el sol.

El oscurecimiento global

Los medios de comunicación dominantes nos informan sobre un fenómeno denominado “oscurecimiento global”. La NASA ha admitido que en las dos últimas décadas la luz del sol que llega a la Tierra ha disminuido un 20 %. He aquí el argumento lógico habitual que nos venden las autoridades: un aumento del tráfico aéreo con pasajeros está generando estelas de condensación “persistentes” que crean nubes, y estas nubes artificiales provocan el oscurecimiento global. No sabemos exactamente por qué, pero deberíamos alegrarnos por ello, ya que el oscurecimiento global es una solución al calentamiento planetario. Impedir que la luz solar llegue a la Tierra ayudará a enfriarla.

No obstante, hasta un tonto sabe que la falta de luz solar implica que las plantas no se puedan alimentar (¿alguien se acuerda de la fotosíntesis?), y las plantas son la base de la cadena alimentaria. Además, la luz solar es un desinfectante natural que mata el moho y los hongos. Así que mientras que los aerosoles expulsados por los aviones sigan dispersándose y bloqueando la luz del sol, un planeta con menos luz será un planeta en el que se desarrollarán los hongos y el moho. Véase nuestra página dedicada al Morgellons para saber más sobre los hongos artificiales. Véase también este documento de la NASA y Langley Press sobre el predominio de los “cirros producidos por el tráfico aéreo”.

¿Se admiten las fumigaciones en esta carta de las Fuerzas Aéreas?

Una ciudadana preocupada escribió a su senador Michael D. Crapo una carta sobre los aviones que parecían fumigar los cielos de Idaho. El departamento de las Fuerzas Aéreas respondió al senador Crapo por escrito, y este le envió una copia a la señora:

“Estimado senador Crapo: Le escribimos en respuesta a su carta del 6 de julio de 1999 sobre las operaciones militares de fumigación (“chemtrails). Las Fuerzas Aéreas están muy preocupadas por el impacto que estas operaciones de vuelo puedan tener en los ciudadanos y en el medio ambiente.

Las Fuerzas Aéreas no realizan operaciones militares de fumigación sobre zonas pobladas. Es posible que su electora presenciara estelas de condensación normales, es decir, el vapor de agua condensado en una nube visible que sale del tubo de escape del motor de los aviones. Aunque pueda parecer que las aeronaves están fumigando sustancias, no es así. Las emisiones de los motores de reacción son básicamente las mismas que las de los motores de los automóviles o las de los motores diésel. Las estelas de condensación son inocuas, en contra de lo que dice la desinformación publicada en Internet o en otras fuentes. Como las estelas de condensación están compuestas de vapor de agua condensado, no representan ningún peligro ni para el medio ambiente ni para la salud humana”.

La carta se puede leer aquí. Nótese cómo el Ejército del aire hace hincapié en que se preocupa por los ciudadanos y por el medio ambiente. Pero… ¿en qué parte de la Tierra no hay medio ambiente? Además, en el segundo párrafo dicen que no fumigan sobre zonas pobladas, pero no niegan que estén fumigando.

Traducido por Conrad R.