¿La administración Trump está a punto de “legalizar los chemtrails”?

El siguiente artículo fue publicado en el blog El Robot Pescador el 4 de abril de 2017.

https://elrobotpescador.com/2017/04/04/la-administracion-trump-esta-a-punto-de-legalizar-los-chemtrails/

¿LA ADMINISTRACIÓN TRUMP ESTÁ A PUNTO DE “LEGALIZAR LOS CHEMTRAILS”?

Estos últimos días conocíamos un potencialmente peligroso experimento de geoingeniería de la Universidad de Harvard que va a dar el pistoletazo de salida a la implementación “oficial” de lo que numerosos activistas y teóricos de la conspiración vienen denunciando desde hace años: los mal denominados como “chemtrails”, que tanta contestación han provocado entre numerosos grupos alternativos.

Pues bien, cabe destacar que tras el impulso de estas prácticas de geoingenieria, (aunque determinados medios alternativos pagados intenten ocultarlo), se encuentra la administración Trump, cuyo papel, parece ser darle oficialidad a algo que según denuncia mucha gente, ya hace tiempo que viene practicándose.

A continuación exponemos la noticia que nos ofrecía estos dias RT y después, un revelador artículo en The Guardian sobre la implicación de la Administración Trump en todo el asunto…


CIENTÍFICOS DE EEUU ROCIARÁN LOS CIELOS CON PARTÍCULAS PARA ENFRIAR EL PLANETA

Científicos de la Universidad de Harvard (EEUU) lanzarán inyecciones de aerosoles a la estratosfera de la Tierra, a 20.000 metros de altitud, para estudiar la viabilidad y los riesgos de alterar el clima de manera deliberada con el fin de frenar el calentamiento global, en el marco del programa de geoingeniería solar más grande del mundo hasta la fecha.

El proyecto, de 20 millones de dólares y financiado por Bill Gates y otras fundaciones, se pondrá en marcha dentro de unas semanas y su objetivo será establecer si la tecnología puede simular con seguridad los efectos de enfriamiento atmosférico provocado por una erupción volcánica.

En el pasado, grandes emisiones arrojaron millones de toneladas de dióxido de azufre al cielo y eso contribuyó a disminuir las temperaturas globales en los meses siguientes.

Así, en algún momento del próximo año, los profesores David Keith y Frank Keutsch lanzarán un globo capaz de mantenerse a gran altitud, que incluirá una góndola equipada con propulsores y sensores. Tras las pruebas iniciales, ese dispositivo pulverizará materiales como dióxido de azufre, óxido de aluminio o carbonato de calcio y los sensores medirán la reflectividad de las partículas, el grado en que se dispersan o se unen y la forma en que interactúan con otros compuestos de la estratosfera.

La revista ‘MIT Technology Review’ indica que serían de los primeros experimentos oficiales de geoingeniería llevados a cabo fuera de un laboratorio controlado o un modelo por ordenador, un hecho que pone de relieve la creciente sensación de urgencia entre los científicos por el cambio climático.

Sin embargo, Kevin Trenberth, autor principal del panel intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, advierte que reducir la radiación solar entrante afecta al clima y al ciclo hidrológico”, con lo cual promueve la sequía”, genera desestabilización e, incluso, puede causar guerras”, debido a sus muchos efectos secundarios” y a que los modelos existentes no son lo suficientemente buenos para predecir los resultados”.


LA PRESIDENCIA DE TRUMP ABRE LA PUERTA A QUE LOS EXPERTOS HACKEEN EL CLIMA CON GEOINGENIERÍA

A medida que los defensores de la geoingenieria entran en la administración de Trump, avanzan los planes para pulverizar productos químicos que reflejen el sol en la atmósfera.

Según denuncian organizaciones ambientales, los ingenieros de Harvard que lanzarán el mayor programa de investigación de geoingeniería solar del mundo podrían recibir un peligroso impulso por parte de la administración Trump.

Bajo la actual administración Trump, parece que está creciendo el entusiasmo por la polémica tecnología de geoingeniería solar, que tiene como objetivo pulverizar partículas de sulfato en la atmósfera para reflejar la radiación solar de nuevo al espacio y disminuir la temperatura de la Tierra.

En algún momento de 2018, los ingenieros de Harvard, David Keith y Frank Keutsch, esperan probar el rociamiento de estas partículas sobre Arizona, para evaluar los riesgos y beneficios del despliegue a mayor escala.

Keith canceló un experimento similar planeado en Nuevo México en 2012, pero anunció que ahora estaba listo para las pruebas de campo en un foro de geoingeniería en Washington el viernes 24 de marzo.

El contexto para discutir la investigación de la geoingeniería solar ha cambiado sustancialmente desde que planeamos y financiamos este foro hace casi un año”, señaló un informe del foro.

Mientras que la geoingeniería recibió poco favor bajo la administración Obama, los funcionarios de alto nivel dentro del gobierno de Trump han abogado desde hace tiempo por la manipulación del clima planetario.

David Schnare, arquitecto de la transición de la Agencia de Protección Ambiental de Trump, ha presionado al gobierno de Estados Unidos y ha testificado ante el Senado a favor del apoyo federal a la geoingeniería.

Ha pedido un plan de múltiples fases para financiar la investigación y realizar pruebas en el mundo en un plazo de 18 meses, desplegar una pulverización estratosférica masiva tres años después y continuar pulverizando durante un siglo, una duración que los geoingenieros creen que sería necesaria para manipular la temperatura del planeta .

Los geoingenieros argumentan que tales métodos serían una manera barata de reducir el calentamiento global, pero otros científicos han advertido que podría tener consecuencias catastróficas para los sistemas meteorológicos de la Tierra.

El modelado científico ha demostrado que la aspersión estratosférica podría reducir drásticamente las precipitaciones en Asia, África y América del Sur, causando severas sequías y amenazando el suministro de alimentos para miles de millones de personas.

Claramente partes del gobierno de Trump están muy dispuestas a abrir la puerta a proyectos imprudentes como el de David Keith, y bien pueden haber dado silenciosamente su aprobación a experimentos al aire libre”, dijo Silvia Riberio, del grupo de control de tecnología ETC Group.

De forma preocupante, la geoingeniería puede surgir como el enfoque preferido de esta administración para enfrentar el calentamiento global. En su opinión, la construcción de una gran y hermosa pared de sulfato en el cielo podría ser una excusa perfecta para permitir la extracción incontrolada de combustibles fósiles. Tenemos que centrarnos en los recortes radicales de emisiones, no en las tecnológicas peligrosas e injustas “.

Un informe de la Casa Blanca sobre la investigación del cambio climático presentado al Congreso en enero pidió por primera vez la investigación en geoingeniería.

Dentro de las filas republicanas, el ex conferencista de la Cámara y el confidente de Trump Newt Gingrich fue uno de los primeros en comenzar a abogar públicamente por la geoingeniería.

La geoingeniería tiene la promesa de abordar las preocupaciones por el calentamiento global por sólo unos pocos miles de millones de dólares al año”, dijo en 2008, antes de ayudar a lanzar una unidad de geoingeniería mientras dirigía el think tank de derechas American Economic Enterprise.

Tendríamos una opción para abordar el calentamiento global mediante la recompensa de la innovación científica. Traigamos el ingenio americano. Detengamo al cerdo verde”.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, también ha apoyado la geoingeniería, describiendo el cambio climático como un problema de ingeniería”.

El reinado de Tillerson como CEO de Exxon Mobil, convirtió a la gigantesca petrolera en líder en el desarrollo de tecnologías de geoingeniería como la eliminación de dióxido de carbono.

Cuando se le preguntó sobre las soluciones al cambio climático en una reunión de accionistas de ExxonMobil en 2015, Tillerson dijo que un plan B siempre ha estado basado en nuestras creencias en torno a la evolución continua de la tecnología y las soluciones de ingeniería”.

El experimento de Harvard puede enfrentarse a una moratoria sobre la geoingeniería adoptada en 2010 por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, que fue reafirmada en diciembre en México.

Estados Unidos es uno de los pocos países en no ratificar la convención de la ONU, creando una brecha potencial para los experimentos.

El sitio del experimento en Tucson, Arizona, también puede invocar cuestiones de controversia jurisdiccional con México: los vientos estratosféricos pueden llegar hasta las 200 millas por hora, y la frontera está a sólo 75 millas de distancia.

Otros experimentos de geoingeniería como el blanqueamiento de las nubes pueden seguir adelante en los Estados Unidos, así como experimentos apoyados por los gobiernos de China y Rusia, aunque ambos son signatarios de la moratoria de la ONU.


Estimados lectores, tras todo lo visto, hagámonos algunas preguntas.

Si Trump y los suyos niegan que el cambio climático sea real (algo que también hemos puesto en duda en algunos artículos de este mismo blog varias veces)…¿por qué razón apoyan prácticas de geoingeniería para combatir un calentamiento global que ellos mismos niegan?

¿No les parece un “poco” contradictorio?

¿Estamos ante otra mentira más de Trump y los suyos y otro engaño a sus votantes y seguidores? ¿¿Otra más??

Entonces, si ellos mismos apoyan estas prácticas que contradicen sus afirmaciones…¿es cierto el calentamiento global? ¿No es un cuento chino como podíamos sospechar o como han dicho algunos expertos (en contraposición con otros)?

¿Cuál es la verdad entonces? Nosotros no somos científicos y es muy difícil que lo aclaremos, pero realmente, hace sospechar, ¿no?

Entonces, ¿es posible que a esta caterva que rodea a Trump solo les interese impulsar su negocio de explotación del petróleo y el carbón sin importarles las consecuencias finales de todo ello para el planeta?

En todo caso, ¿el impulso de las prácticas de geoingeniería para favorecer a esas industrias contaminantes que tan bien representadas están en la administración Trump, representan un peligro planetario?

¿Creen ustedes que este tipo de prácticas son un disparate sin sentido y que la práctica oficialización de los conocidos como “chemtrails” podrían poner nuestro mundo en peligro?

Bien, pues si les alarma que se lleven a cabo estas prácticas, empiecen pidiéndole cuentas a todos esos blogs, webs y personajes ultra agresivos que tan fervorosamente defienden a Donald Trump presentándolo falsamente como un salvador mundial anti-elitista, a pesar del alud de pruebas que ponen de manifiesto lo que realmente es y a quién sirve.

Como ven, no hace falta decir mucho más…

NOTA: y prepárense, estimados lectores, para una nueva oleada de manipulación de la secta trumpista y sus medios afines, que ahora intenterán deseperadamente retorcer la realidad (otra vez más) y vendernos que estas prácticas de ahora son buenas” y que no tienen nada que ver con loschemtrails” (aunque se hayan pasado años denunciando que Bill Gates está detrás de todo, como ahora)…ya sabemos hasta dónde pueden llegar a manipular para servir a sus amos…


El Robot Pescador

Fuentes:
https://www.theguardian.com/environment/true-north/2017/mar/27/trump-presidency-opens-door-to-planet-hacking-geoengineer-experiments
https://www.technologyreview.com/s/603974/harvard-scientists-moving-ahead-on-plans-for-atmospheric-geoengineering-experiments/
https://actualidad.rt.com/actualidad/234704-harvard-geoingenieria-solar-cambio-climatico
http://bigthink.com/robby-berman/harvard-scientist-say-its-time-to-take-bioengineering-seriously

Artículo en PDF: RP-ABR2017

Nota: El siguiente enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática y sus efectos en los seres vivos.

¿Cuál es el verdadero objetivo de la cumbre del clima de París?

La conferencia internacional de las Naciones Unidas sobre el cambio climático tuvo lugar en París entre el 30 de noviembre y el 12 de diciembre de 2015. El artículo de Dane Wigington que traducimos a continuación fue publicado en el portal Geoengineering Watch el 1 de diciembre, al comienzo de la cumbre. La versión original se puede leer a través del siguiente enlace:

http://www.geoengineeringwatch.org/the-paris-climate-conference-whats-the-real-agenda/

¿CUÁL ES EL VERDADERO OBJETIVO DE LA CUMBRE DEL CLIMA DE PARÍS?

1 de diciembre 2015
Dane Wigington
geoengineeringwatch.org

¿Cuál es el verdadero objetivo de la cumbre del clima de París? ¿Qué hay detrás del interminable asalto de humo y espejos creado y orquestado por los que están al mando?

443

Enter a caption

La policía se enfrenta a los manifestantes en París antes del inicio de la cumbre sobre el cambio climático.

Los recientes atentados terroristas (¿tal vez de bandera falsa?) no solo le han dado a la estructura del poder mundial precisamente la excusa que necesitaba para intensificar aún más su intervención en Siria y en otros países de Oriente Medio, sino que también le han otorgado el pretexto para reprimir totalmente cualquier tipo de protesta contra las negociaciones que se celebrarán en París en torno al clima. Estos hechos no se pueden negar de manera racional.

“Todo esto nos hace pensar que están utilizando el estado de emergencia para hacernos callar”, declaró Juliette Rousseau, coordinadora de Climat 21, una coalición de grupos que luchan por la justicia medioambiental y social.

Impulsar la locura de la geoingeniería mundial en curso

El propósito del congreso sobre el clima que se celebrará en París no es en última instancia ni poner freno a los gases de efecto invernadero ni ralentizar la destrucción planetaria en masa causada por la sociedad industrializada; se trata, una vez más, de reforzar el statu quo y la ingeniería climática. Si la civilización industrial está destruyendo la capacidad del planeta para sustentar la vida, la geoingeniería global es el paradigma absoluto de la destrucción industrializada y militarizada. La realidad que todos hemos conocido está cayendo en espiral hacia el colapso total; ya hemos sobrepasado el punto de no retorno con respecto a la prosperidad que caracterizaba a nuestro planeta en tiempos pasados. Dicho esto, todavía existe la posibilidad de que colectivamente podamos dar un salto cuantitativo en la dirección correcta, para poner al descubierto y detener por completo el asalto mundial de la ingeniería climática y de la guerra meteorológica, mientras aún quede algo que podamos recuperar de los sistemas que mantienen la vida en la Tierra. Hay que sacar a la luz la locura de los geoingenieros como David Keith.

Paris
El cielo tóxico de París completamente artificial. Fotografía de Kelcey Rushing

Son muchas las afirmaciones que se han hecho acerca de la verdadera intención oculta de esta cumbre, pero ¿se corresponden tales afirmaciones con los datos de que disponemos? Debemos abandonar el pensamiento dicotómico si queremos llegar a conclusiones bien fundadas. La investigación objetiva, honesta e imparcial es fundamental.

Afirmación: Las grandes potencias mundiales en realidad están tratando de imponer un tratado sobre la reducción del dióxido de carbono que sea jurídicamente vinculante.

Si esto fuera cierto, ¿por qué los Estados Unidos y Francia ya empezaron a dar marcha atrás en todos los acuerdos vinculantes antes de que las negociaciones sobre el clima llegaran a comenzar?

Afirmación: Francia ha arrestado preventivamente a “negacionistas climáticos” antes del inicio de la cumbre.

Aunque las detenciones draconianas de hecho se han llevado a cabo, la información disponible señala que quienes fueron encarcelados eran aquellos que amenazaban con manifestarse contra la falta de acción por el clima, y no aquellos que niegan la existencia del cambio climático. [Ver nota]

Afirmación: la geoingeniería mundial se legalizará en la cumbre de París.

En ninguna de las cumbres climáticas anteriores se ha llegado a admitir que la modificación del clima mundial sea una realidad que ya se esté llevando a cabo. Hasta ahora, no hay ninguna información creíble que indique que en la cumbre de París se vaya a admitir o a confirmar que la geoingeniería es un hecho, y menos aún que se vaya a legalizar.

Afirmación: El calentamiento global no es más que un escenario de “problema, reacción y solución” fabricado por el poder como un medio de conseguir ganancias. También se afirma que el calentamiento global no existe o que no se podrá probar a menos que se detenga la ingeniería climática.

Si encontrásemos a una persona herida e inconsciente, pero la causa o las causas de la lesión aún no se conocieran, no se hubieran admitido o no se hubieran confirmado de manera concluyente, ¿significaría eso que la lesión no existe desde el principio? Las guerras son ciertamente utilizadas por las estructuras del poder para producir enormes beneficios, pero ¿acaso eso quiere decir que las guerras no son reales? Tales líneas de pensamiento ni son racionales ni constituyen una base objetiva a partir de la cual podamos llegar a una conclusión. Aunque haya un sinnúmero de “capitalistas del desastre” que tratan de sacar el máximo partido de la desintegración del sistema climático, no por ello la catástrofe va a dejar de ser real.

Muchos afirman que ha habido una “pausa” de casi dos décadas en el incremento de las temperaturas a nivel mundial. ¿Se ve apoyada esta afirmación por datos de primera mano? No. No solo no ha habido ninguna “pausa” en el calentamiento, sino que el deshielo planetario continúa acelerándose con la locura de la ingeniería climática completamente fuera de control echándole leña al fuego global. Se trata de enfriamientos temporales provocados artificialmente a costa del empeoramiento del calentamiento global y del envenenamiento total del planeta.

A muchos países les parecen bien tanto el término “tratado” como con los objetivos de emisiones jurídicamente vinculantes. Pero esto aumentaría la probabilidad de que el acuerdo tuviera que someterse a la aprobación del Congreso de los Estados Unidos, que se muestra hostil, y el gobierno de Obama quiere evitar que se llegue a dicha situación.

Observadores veteranos llevan mucho tiempo esperando que se redacte un acuerdo final que llegue a satisfacer tanto a los Estados Unidos como a China y a otras grandes economías emergentes que se muestran reacias a asumir compromisos legales onerosos para reducir las emisiones.

Pero está claro que las grandes potencias mundiales (las principales responsables de esa enorme maquinaria de la destrucción que es la geoingeniería) no quieren tener nada que ver con la reducción de las emisiones. Aunque estas potencias (como los Estados Unidos, China y Rusia) tienen intereses contrarios bien conocidos y bien divulgados, todas ellas están colaborando en la cuestión de la ingeniería climática. Existen documentos históricos del Congreso muy extensos (750 páginas) que versan sobre la ingeniería climática y que hacen un llamamiento a la connivencia entre las naciones que por otro lado tienen intereses en conflicto. Otros informes presidenciales históricos también describen y detallan la modificación del clima mundial en curso. La estructura del poder mundial está completamente comprometida con el modelo actual de aniquilación planetaria total en un intento por mantenerse en el poder hasta que ya no quede nada de la biosfera. Por supuesto, las anteriores cumbres del clima y los acuerdos alcanzados no han hecho absolutamente nada para frenar la contaminación, el saqueo y el pillaje del planeta, dado que ese nunca fue su objetivo. Muy probablemente, París entrará exactamente en la misma categoría.

558

La atmósfera de la Tierra es un vertedero tóxico para la sociedad industrializada y para los geoingenieros.

No puede haber una discusión legítima sobre el estado del clima sin que se aborde antes que nada la cuestión de la geoingeniería

El planeta no solo se está calentando, sino que está siendo empujado hacia un deshielo total. Cualquier discusión válida sobre este hecho debe incluir el factor de la ingeniería climática. El pasado 28 de noviembre asistí a la marcha mundial por el clima en Chico, California; la marcha había sido organizada por el grupo “350.org”. Lamentablemente, la comunidad de los climatólogos y los grupos ecologistas que los apoyan (con pocas excepciones) se niegan totalmente a reconocer la existencia de la geoingeniería, el elefante que se nos ha colado en la habitación [y que nadie quiere ver]. Para nuestra sorpresa, fueron muy pocos los miembros de este grupo que se interesaron por la información sobre la geoingeniería que yo y otros activistas tratábamos de transmitirles. Bill McKibben, el líder de este grupo, recibe fondos de la Fundación Rockefeller. Menuda sorpresa.

Chico Global Climate March

En Chico (California), durante la celebración de la marcha mundial por el clima, nos organizamos para distribuir información sobre la geoingeniería.

Al otro lado de la valla, un porcentaje desgraciadamente elevado de aquellos que se posicionan en contra de la geoingeniería se niega rotundamente a reconocer el calentamiento extremadamente rápido (y totalmente verificable) de nuestra biosfera. El planeta se está calentando a un ritmo que equivale a 4 bombas de Hiroshima POR SEGUNDO. 2014 fue el año más caluroso que se haya registrado jamás. 2015 batirá ese récord y 2016 probablemente lo superará una vez más. Los datos sobre el calentamiento global no tienen nada que ver ni con Al Gore ni con los niveles permitidos de emisiones de carbono (que constituyen una estafa). Más bien, se trata de datos que tienen que ver con la realidad y con la credibilidad. Ambos factores son los pilares fundamentales en los que deberemos apoyarnos si queremos tener éxito en la lucha por sacar a la luz la ingeniería climática y detenerla. El equilibrio y el balance energético que nuestro planeta tenía hace unos años se han alterado radicalmente debido a innumerables causas antropogénicas, la primera de las cuales es la geoingeniería.

Si queremos tender puentes entre la comunidad de los climatólogos y el colectivo que lucha contra la geoingeniería, el juego de la cuerda tóxico que tiene lugar en nuestra atmósfera (entre la acumulación de gases de efecto invernadero y la fumigación con aerosoles de geoingeniería) debe ser reconocido y admitido por ambos grupos. La negación obstinada y la ceguera presentes a ambos lados de la valla (creando división) solo conseguirán promover el conformismo con la situación creada por el complejo militar-industrial y los fabricantes del tiempo. Nunca faltarán fuentes de desinformación que nieguen con agresividad la realidad de la geoingeniería y del deshielo mundial. Cada uno de nosotros tendrá que pensar e investigar en primera línea por sí mismo. Cada uno de nosotros deberá verificar que está viendo el mundo a través de lentes transparentes.

Lo que subyace tras la cumbre de París es la creciente desesperación y tiranía de los poderosos (el reciente “secreto de sumario” impuesto a los empleados del NWS [National Weather Service o Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos] y de la NOAA [National Oceanic and Atmosferic Administration o Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica] es otra bandera roja que deja patente su desesperación). La ingeniería climática es un reflejo de estos factores. ¿Cómo podemos cambiar el rumbo? Haciendo frente a la realidad total sin ambages y animando a quienes nos rodean a hacer lo mismo. Haciendo que cada día cuente en la batalla por alcanzar una masa crítica con conciencia. El ser humano ha diezmado los recursos del planeta de innumerables maneras, pero la ingeniería climática es el paradigma de la locura y la destrucción. Hagamos que nuestras voces se oigan por el bien común; todos somos necesarios en esta lucha.
DW

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Hubo representantes de la Plataforma Cívica Guardacielos que sí que fueron detenidos por pegar carteles contra la manipulación climática. El siguiente artículo de Un técnico preocupado ofrece más información:

http://tecnicopreocupado.com/2015/12/09/mensaje-desde-paris-de-josefina-fraile-de-guardacielos/

Otros artículos de Dane Wigington:

¿Una propuesta peligrosa o una realidad letal? (D. Wigington, sep. 2012 / Trad. Guardacielos)

¿Cómo detenemos las fumigaciones? (Dane Wigington, dic. 2012 / Trad. Resistencia)

El asalto de la modificación climática global (D. Wigington, enero 2013 / Trad. Guardacielos)

El síndrome de Venus (D. Wigington, feb. 2013 / Trad. Guardacielos)

El clima reacciona a la geoingeniería (D. Wigington, feb. 2013 / Trad. Guardacielos)

Las tormentas de nieve artificiales (D. Wigington, marzo 2013 / Trad. Guardacielos)

Las nevadas artificiales vuelven de nuevo (D. Wigington, oct. 2013 / Trad. Guardacielos)

El vórtice polar (D. Wigington, enero 2014 / Trad. Guardacielos)

El encubrimiento de las tormentas artificiales de nieve (D. Wigington, feb. 2014 / Trad. Guardacielos)

Carta abierta al Congreso de los Estados Unidos (C. J. Frompovich-D.Wigington, 2014 / Trad. Resistencia)

La muerte de los árboles (D. Wigington, junio 2014 / Trad. Resistencia)

Análisis de expertos:unanimidad en la moción contra los chemtrails, Condado de Shasta, California, 15 jun. 2014 (Geoengineering Watch / Trad. Desmontando a Babylon)

D. Wigington entrevista a J. Fraile (Geoengineering Watch, julio 2014)

Geoingeniería: la radiación UVB rebasa todos los límites (D. Wigington, nov. 2014 / Trad. Melvecs)

La geoingeniería es la causa de la sequía y de los incendios (D. Wigington, feb. 2015 / Trad. ANE Cielos Limpios)

Consecuencias de la Geoingeniería: diez puntos críticos (D. Wigington, feb. 2015 / Trad. Periodismo alternativo)

La ingeniería climática es guerra climática (D. Wigington, marzo 2015 / Trad. Periodismo alternativo)

La ingeniería de la biosfera, un cataclismo que se manifiesta poco a poco (Dane Wigington, abril 2015 / Trad. Resistencia)

La ingeniería climática y el encubrimiento mediático y gubernamental del envenenamiento por metales (D. Wigington, junio 2015 / Trad. ANE Cielos Limpios)

Documento del Senado estadounidense (1978) demuestra la modificación artificial del clima (D. Wigington, oct. 2015 / Trad. Arucas Blog)

El gobierno de EE.UU. impone la ley mordaza en el Servicio Meteorológico Nacional (D. Wigington, oct. 2015 / Trad. ANE Cielos Limpios)

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática.