Rauni Kilde

La médico y escritora de origen finlandés Rauni Kilde apareció en el año 2009 en el vídeo La Dra. Rauni Kilde habla sobre la conspiración de la gripe porcina, en el que nos advertía de los esfuerzos por parte de la élite mundial para decretar la vacunación obligatoria:

La doctora Rauni Kilde falleció el 8 de febrero de 2015 en circunstancias extrañas.

Traducimos del inglés el siguiente artículo de Alfred Lambremont Webre publicado el 22 de febrero de 2015 (versión original: https://eucach.wordpress.com/2015/02/23/eucach-director-magnus-olsson-dr-rauni-kilde-radiated-for-four-days-with-dew-remotely-assassinated-by-nsa/):

Magnus Olsson, director de la Coalición Europea contra el Acoso Encubierto: La doctora Rauni Kilde fue radiada durante cuatro días con armas de energía dirigida [directed energy weapons o DEW]. ¿La asesinó la NSA a distancia?

Vancouver, BC. Magnus Olsson, director de la Coalición Europea contra el Acoso Encubierto (EUCACH.ORG), ha revelado hoy en una entrevista realizada por NewsInsideOut.com que la doctora Rauni Kilde, escritora, miembro de la junta directiva de EUCACH y que ocupó un alto cargo en la administración sanitaria de Finlandia, fue radiada a distancia con armas de energía dirigida durante cuatro días poco antes de que falleciera en circunstancias sospechosas el 8 de febrero de 2015.

Muy debilitada tras el ataque perpetrado por medio de armas de frecuencia a distancia, la doctora Kilde llamó a una ambulancia, no la admitieron en el hospital que ella eligió y entonces fue trasladada a un hospital en el que el médico responsable de ingresos le prescribió dos fuertes dosis de morfina después de que la doctora Kilde le hubiera dicho que ella era alérgica a la morfina.

Al cabo de unos días la doctora Rauni Kilde falleció, probablemente asesinada.

¿Fue la NSA (la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos) la que asesinó a la doctora Rauni Kilde?

En una entrevista realizada el 30 de octubre de 2014, Melanie Vritschan, directora de relaciones públicas de EUCACH, declaró: “En la actualidad tenemos pruebas de que la NSA está detrás de la agenda o programa secreto transhumanista cuyo objetivo es implantar chips y robotizar a toda la humanidad”. La señora Vritschan se refería al control total que se ejerce a través de las avanzadas armas de energía dirigida a distancia y armas de control neuronal a distancia como las que aparentemente podrían hasber sido utilizadas para asesinar a la doctora Rauni Kilde.

El motivo: los poderosos contactos que tenía la doctora Rauni Kilde en la Comisión y el Parlamento Europeos y su nuevo libro.

Magnus Olsson, director de EUCACH, señaló que la doctora Kilde se había consagrado a dar a conocer todo lo relativo a las armas y redes secretas de la agenda transhumanista a los poderosos contactos que tenía en el Parlamento y la Comisión Europeos gracias a la eficacia que mostró cuando fue directora de sanidad a nivel ministerial en Finlandia. Según el señor Olsson, la doctora Kilde había declarado recientemente que había finalizado una serie de reuniones muy fructíferas con representantes de la Unión Europea sobre las medidas necesarias para controlar las armas de energía y armas neuronales a distancia que se utilizan para robotizar y controlar las mentes de los seres humanos.

Por otro lado, se especula sobre la posibilidad de que su próximo libro también pueda haber sido uno de los motivos de su aparente asesinato. La doctora Kilde había hablado extensamente de su nuevo libro en el que desvela los planes y armas secretos para controlar a la humanidad. Magnus Olsson señaló que EUCACH.ORG ha tomado una serie de medidas para proteger la obra de la doctora Kilde y conseguir que sea publicada.

LAS ARMAS DE CONTROL MENTAL

En la siguiente entrevista [Dr. Rauni Kilde on Mind Control Weapons], que data del año 2011 y que hemos descubierto gracias al blog No morir idiota, la doctora Kilde habla sobre las armas de control mental:

Pasamos a traducir al español lo mejor que podemos el contenido del video:

– Nos acompaña Rauni Kilde, de origen noruego o… finlandés.

– Soy finlandesa pero vivo en Noruega.

– Nos va a hablar usted sobre el control mental. ¿Qué es el control mental? ¿Se trata de un término técnico?

– Creo que es la peor tecnología existente en el mundo; personalmente creo que es peor que la bomba atómica, porque hace que la gente tenga diferentes personalidades. Comprende los campos electromagnéticos, que pueden ser dirigidos contra una persona; también las drogas, que pueden tener efectos sobre nosotros, y la guerra psicológica contra la población civil, y el propósito final es convertirnos en zombis para someternos. Desgraciadamente, la élite tiene planeado eliminar a dos tercios de la población mundial, y esto parece una locura, pero es la realidad.

– ¿Cómo descubrió usted este asunto cuando se trata de algo que la mayoría de la gente desconoce?

– Bueno, soy una autora muy conocida por haber publicado obras en seis idiomas sobre parapsicología y ovnilogía, y también sobre control mental, y tardé años en comprender que los gobiernos pretenden eliminar a sus propios conciudadanos. He participado en congresos internacionales y he conocido a personas de todo el mundo, astronautas, cosmonautas, científicos de todos los países, y poco a poco he ido aprendiendo, y creo que es importante que la gente lo sepa, porque la gente no quiere que sus hijos y sus nietos se conviertan en robots biológicos controlados por supercomputadoras.

– ¿En qué consiste esta tecnología? ¿Cómo pueden hacer que las personas actúen como si fueran zombis?

– Porque se trata de una tecnología militar, y por ello se mantiene en secreto. También se trata de una tecnología que los servicios secretos utilizan contra nosotros. Lo que suelen hacer es instalar dispositivos en los apartamentos o en las casas situados cerca de las personas objetivo. Eligen a personas objetivo, con frecuencia se trata de distintos tipos de mujeres, sobre todo mujeres solteras que no cuentan con apoyo familiar. También experimentan por supuesto con enfermos mentales, con presos, con soldados, etc., pero en la actualidad escogen a cualquiera como objetivo de sus ataques, y sobre todo a políticos, porque los políticos son quienes están permitiendo que este sistema funcione, aunque creo que no saben lo que están dejando hacer. De modo que lanzan rayos a través de las paredes, desde los satélites, desde furgonetas blancas, desde helicópteros y aviones. Y estos rayos tienen efectos horribles en los seres humanos.

– ¿Se trata de algún tipo de microondas?

– Sí, en parte sí.

– Si yo fuera un objetivo, ¿podría escapar? ¿Me localizarían?

– Por supuesto, por medio de helicópteros y de furgonetas que dejan aparcadas cerca.

– Y los satélites…

– Claro, y ¿cómo nos vamos a proteger de los satélites? Resulta imposible.

– ¿Cuál ha sido su experiencia personal desde que empezó a investigar sobre este asunto? ¿Ha sido peligroso para usted?

– He estado investigando durante diez años y también he sido objeto de sus ataques durante diez años. Mataron a mis padres para intentar callarme y a mi mejor amiga la mataron en febrero porque sabía demasiado y me proporcionaba información. Me han amenazado de muerte, y llegaron a envenenarme, por lo que me ingresaron en el hospital en estado inconsciente. Sé que pueden asesinarme, pero la muerte no existe, y esa es mi fortaleza, porque sé que el cuerpo humano se compone principalmente de agua, y nosotros somos energía y podemos abandonar nuestro cuerpo, que es algo que he hecho varias veces. Algunas mujeres, cuando están dando a luz, salen de su cuerpo y se ven a sí mismas alumbrando y después regresan. Así que cuando sabemos que no podemos morir porque la energía no puede morir, simplemente cambia de residencia, cambia de frecuencia, pues esa es mi fortaleza. Sé que no puedo morir. Que me hagan lo que quieran, que sé que no voy a morir.

– Entonces, volviendo al tema del control mental, si tenemos miedo de que nos hagan daño, la solución sería pensar que no somos un cuerpo, que somos un alma.

– Exactamente. Y cuando uno sabe la verdad, cuando uno sabe quién es realmente, cómo ha venido a este planeta y que es energía, y que la energía es multidimensional, y que podemos estar en muchas dimensiones al mismo tiempo… Y esto a mucha gente le cuesta comprenderlo, porque pensamos que el tiempo es lineal, pero no es así, y podemos estar en otro planeta a la vez que estamos aquí. Eso lo hace nuestra energía, no nuestro cuerpo físico.

– ¿Existen sociedades secretas involucradas también en la manipulación del tiempo?

– Sí, en los Estados Unidos. ¿Conoce usted el proyecto Montauk? Realizan viajes a través del tiempo y hay jóvenes que han muerto en estos experimentos. Pero son capaces de ir tanto al futuro como al pasado. E incluso son capaces de cambiar el pasado, que es algo que resulta totalmente increíble.

– Eso es muy peligroso.

– Sí, es muy peligroso.

– ¿Sabe usted algo de la muerte de la ministra de relaciones exteriores de Suecia?

– ¿Se refiere a la señora que fue asesinada? ¿Anna Lindh?

– Sí.

– Sí, fue asesinada por un joven yugoslavo que en mi opinión estaba totalmente sometido a técnicas de control mental. Porque eso es lo que hacen: programan a determinadas personas para que asesinen o para que espíen, y por supuesto siempre lo hacen por algún motivo. Jóvenes que son normales son radiados durante meses o años y su personalidad cambia hacia el odio, porque es posible cambiar cualquier emoción. Si una persona te quiere, pueden hacer que empiece a odiarte. Y, dado que disponen de esta tecnología, me pregunto por qué no difunden la frecuencia del amor. El mundo sería un paraíso.

– Pero ellos no quieren que ocurra eso.

– No, ellos lo que persiguen es el control y, de acuerdo con mis fuentes, lo que quieren es eliminar a la clase media. De modo que quieren que solo existan la élite y la clase de los esclavos. La clase media les resulta peligrosa porque sabe leer y escribir y por lo tanto puede reaccionar.

– De acuerdo. Entonces, ¿cuál es la solución?

– Lo primero es la toma de conciencia. Pero mucha gente no se cree esto que estamos diciendo, porque es algo tan inmoral, tan falto de ética, que suena a ciencia ficción. Pero si uno no lo sabe, uno se convierte en víctima. Y si uno lo sabe, entonces quizás pueda hacer algo. Y con la energía de todos nosotros, si nos concentramos, enviando amor a aquellos que nos hostigan, podemos hacer que abandonen las armas, pero tenemos que conseguir que la gente lo haga por el bien de todos.

– ¿A través de los satélites pueden matarla en cualquier momento? ¿Saben dónde se encuentra usted?

– Por supuesto. Ahora mismo nos están escuchando. Pero, ¿por qué no lo han hecho ya? Mataron a mis padres. Le causaron un ataque cerebral a mi madre y una hemorragia interna a mi padre, y un cáncer fulminante a mi amiga. Pienso que el Universo me protege, porque me han salvado tantas veces de situaciones de muerte… Hay energías que vienen y se detienen cuando se supone que yo debería morir. Así que creo que quieren que yo haga algo.

– Se trataría de espíritus superiores o ¿cómo los llamaría usted?

– No me gusta utilizar distintos términos. Simplemente digo “las fuerzas del Universo”.

– ¿Y pueden protegernos?

– Por supuesto.

– ¿Y qué podemos hacer para conseguir esa protección?

– Simplemente pedirla. Y una vez que pedimos ayuda, se nos concede. Es tan simple como eso.

– ¿Cuál es su próximo proyecto? ¿Está usted escribiendo un libro?

– Bueno, he publicado un libro en finlandés el año pasado y ahora está siendo traducido al noruego. Tengo que ir a la editorial y después me tomaré unas vacaciones.

– Espero que sea publicado en alemán.

– Sí, en el futuro. Mis cuatro libros anteriores alcanzaron el cuarto de millón allí, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que soy médico, no escritora.

– Luego a la gente le interesa.

– Sí.

¿Cómo pueden manipular a la gente a través de la televisión o de los ordenadores?

Y también a través de los teléfonos y de la radio. Pues a través de determinadas frecuencias que emiten estos aparatos. Yo ya no tengo ni televisor ni teléfono móvil, ya que pueden incrementar la potencia de las microondas 20 000 veces y dañar el cerebro. Hay emisiones destinadas al público infantil, como Pokemon o los Teletubbies, destinados a manipular las mentes de los niños. Eso es verdaderamente horroroso. En Internet hay información sobre lo que significan realmente… El gran sol que sale es la autoridad a la que hay que obedecer… Contienen símbolos por todas partes. Cuando en Japón emitieron Pokemon, creo recordar que unos 900 niños sufrieron ataques epilépticos debido a que emitieron frecuencias que provocan ataques de epilepsia. Pueden emitir frecuencias que provocan cáncer, frecuencias que provocan derrames cerebrales, frecuencias que provocan cualquier emoción… Y todo esto es aterrador, y muchas personas se quedan delante del televisor como si fueran zombis, y el televisor es como un hipnotizador. Y a veces las imágenes cambian y adquieren un color verde, y es en ese momento cuando el televisor está lanzando rayos. Luego lo mejor es apartarse del aparato… No se trata de ningún problema técnico, sino que es algo que se hace intencionadamente con el fin de influir negativamente en nuestra mente.

– ¿Sabe usted algo acerca de la matanza de Columbine perpetrada por unos estudiantes?

Sí, también hemos tenido dos matanzas de este tipo en Finlandia. Las razones siempre son políticas. La primera de ellas es retirar las armas de la población para que esta no pueda defenderse en caso de crisis. Finlandia fue el único país de la Unión Europea en el que los ciudadanos votaron en contra de las restricciones en el uso de armas de fuego, debido a que tenemos la larga frontera con Rusia de 1700 km que es atravesada por los osos y los lobos, de modo que muchos jóvenes finlandeses van allí a cazar. Finlandia es el tercer país del mundo con mayor número de armas por habitante. Entonces los finlandeses dijeron que no, y a continuación se produjo una masacre en un instituto y el primer ministro dijo que lo respetaría, y al día siguiente vino el secretario general de la OTAN (Finlandia no está en la OTAN porque los finlandeses no queremos que los americanos nos gobiernen) y el uso de las armas sufrió una pequeña restricción. Al año siguiente hubo otra masacre en otro colegio y el primer ministro terminó restringiendo su uso, de modo que consiguieron lo que querían. Y recordemos lo que pasó con la familia real del Nepal, que fue asesinada por el príncipe y este se suicidó, lo que es típico de las personas programadas por control mental. Siempre tenemos que preguntarnos: ¿Quién se beneficia? Y entonces sabremos quién está detrás. ¿Quién se benefició en el caso de Finlandia? La Unión Europea, ya que terminamos aceptando la restricción. ¿Y en el caso del Nepal? El hermano del rey, que fue coronado, aunque afortunadamente ya se ha ido del país. Pero ¿quién está llevando a cabo la programación mental? La CIA y los servicios secretos de todo el mundo. Y médicos sin escrúpulos que están implantando microchips a la gente.

– ¿Luego las fuerzas que hay detrás de todo esto son las del Nuevo Orden Mundial?

– Podemos llamarlo así. Utilizan a los servicios secretos para que hagan el trabajo sucio.

– Así que disponen de una tecnología de la que sabemos muy poco. ¿Hasta dónde son capaces de llegar?

Pueden leer nuestros pensamientos, nuestro subconsciente, nuestros sueños, y pueden influir en nuestra voluntad. Se trata de una tecnología muy avanzada. Y por lo general la gente no tiene ni idea de esto. Y me dicen: ¿Cómo me lo demuestra usted? ¿Cómo demostramos la existencia de actividades secretas militares? Pues acudiendo a los informes militares, muchos de los cuales están saliendo a la luz gracias a la Ley de Libertad de Información de los Estados Unidos.

– ¿Ha publicado usted muchos de estos documentos en su libro?

– Bueno, algunos.

– ¿Y esto ocurre en todas partes? ¿En los países del lejano Oriente también?

– También, en todas partes, sobre todo en Japón. Recibo cartas de hombres y mujeres del Japón que son víctimas del hostigamiento por control mental. Ocurre en todas partes.

– Lo que usted nos cuenta da miedo. La solución sería ser conscientes de lo que está pasando y que somos algo más que un simple cuerpo y por lo tanto no debemos tener miedo de perderlo.

– Eso es. Debemos recordar que la muerte no existe y que no estamos solos en el Universo.
Esto sirve de ayuda cuando somos conscientes de ello.

– Pues terminamos con estas agradables palabras. Gracias, doctora Kilde.

– Gracias.

RAUNI KILDE EN EL CONGRESO CONTRA EL ACOSO ENCUBIERTO

En el siguiente vídeo [Dr. Rauni Kilde on chips in mind control, de Henning Witte] podemos ver la intervención de la doctora Kilde en el primer congreso mundial contra el acoso encubierto [covert harassment conference] que tuvo lugar en Bruselas en noviembre de 2014:

Traducimos a continuación el discurso de la doctora Kilde:

Queridos amigos:

¿Cuál es el mayor secreto de este mundo? ¿Han pensado en ello ustedes alguna vez?

Pues son ustedes, ustedes mismos, los seres humanos del planeta Tierra. Ustedes son el mayor secreto para sí mismos y para los demás hombres y mujeres y niños. ¿Y por qué? Porque nosotros siempre centramos nuestra atención en el cuerpo humano, que en realidad es como el automóvil de un conductor. Y sabemos tan poco que pensamos que el coche y el conductor forman una unidad, pero no es así.

Si tomamos una célula cualquiera de nuestro cuerpo, no solo una neurona, sino cualquier célula de nuestro cuerpo, y la observamos a través del microscopio electrónico, veremos cómo vibra. Y si la sacamos del microscopio, estará sólida. Como cuando estamos en un avión y el avión comienza a volar. Las hélices giran lentamente y después van cada vez más rápido hasta que desaparecen. Y sin embargo sabemos que físicamente están ahí.

Y hasta que los médicos no se den cuenta (lo dimos en la escuela pero lo olvidamos) de que el hombre es una mente y no un cuerpo, hasta que esto no sea un conocimiento compartido por todos, el mundo no cambiará. ¿Y qué significa que el hombre es una mente y no un cuerpo? Toda célula vibra. Ustedes me ven a mí como una persona con un cuerpo sólido, pero en realidad todas mis células vibran. Y podemos demostrar que vibran gracias al microscopio electrónico. Y cuando reflexionamos sobre el hecho de que el 87 % de nuestro cerebro es agua y cerca del 70 % de nuestro cuerpo también, podemos llegar a la conclusión de que es nuestra energía lo que los mantiene unidos. Y nuestro cuerpo energético puede abandonar el cuerpo físico del mismo modo que un conductor puede salir del automóvil y volver a entrar en él. Y cuando el vehículo se estrella, o nuestro cuerpo se estrella, entonces el conductor, nuestro cuerpo de energía, se va, se toma un descanso y vuelve a tomar otra apariencia física, en este planeta o en otro sitio.

Por ello el general ruso Alexei Savin declaró hace tiempo en Pravda que el ser humano es un sistema eléctrónico y un sistema de información sobre el que se puede influir desde el exterior. Y aquí es donde entran los TI [targeted individuals o personas objetivo, es decir, las víctimas del acoso grupal y del hostigamiento electrónico]. Pueden influir sobre nosotros por medio de armas psicotrónicas desde el exterior porque la influencia no solo afecta a nuestro cuerpo, sino que afecta a nuestro cuerpo energético, lo que es todavía peor.

Pensamos que las células cerebrales son necesarias. Bien, pues cuando yo estudiaba medicina, vi un reportaje en vídeo sobre adolescentes daneses e ingleses, de entre 15 y 16 años, que solo tenían un 5 % de células cerebrales en sus cabezas. Y en el campo de las matemáticas eran unos genios. De nuevo vemos que pueden influir sobre nosotros desde el exterior.

Pero la tecnología de la que estamos hablando hoy es en realidad bastante antigua. Allá por el año 1874, en el Hospital del Buen Samaritano de Dayton, Ohio, Estados Unidos, hicieron experimentos con electrodos conectados al cerebro. Por supuesto, en aquella época, la paciente falleció, y hoy también los pacientes pueden morir, pero este tipo de experimentos vienen realizándose desde hace más de cien años.

En los años cincuenta se produjo un gran avance, primero probablemente en los Estados Unidos y por supuesto en Rusia, dado que competían entre ellos continuamente. Pero de nuevo, cuando pensamos en qué es el ser humano, en psiquiatría nunca se nos enseña qué es un ser humano normal, y esto debería explicárseles a los estudiantes de medicina. Con respecto al Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales [Diagnostic and Statistical Manual of mental Disorders o DSM], actualmente en su quinta edición, hace un año que intenté hacer unos comentarios a través de Internet, dado que permitían que se hicieran comentarios para corregir errores, y envié una serie de correos electrónicos pidiéndoles que por favor definieran lo que es un ser humano normal antes de decir lo que es anormal. Por supuesto, mis cometarios fueron eliminados. Actualmente, dicho manual contiene una lista de todos los comportamientos “normales” que cualquiera de nosotros puede tener y los califica de enfermedades mentales, y esto es algo espantoso, ya que a cualquiera de nosotros nos pueden encerrar en el psiquiátrico. Téngase en cuenta que en el DSM hay un párrafo que dice que se puede hacer daño a un paciente si es con fines de investigación o para futuras investigaciones ¿Se lo imaginan? Médicos que han hecho un juramento…

Piensen por qué para el ejército las personas objetivo no son enfermos mentales: porque el ejército ya tiene clasificadas todas estas armas y su utilización como “armas no letales”. En el mundo actual, todo es al revés de como nos lo cuentan: lo que nos dicen que es “no letal” es en realidad letal, o se usa de una manera letal. Pero suena tan bien decir que “estamos usando armas no letales” que no matan… En realidad sí que matan si se utilizan con la suficiente potencia. Luego los militares aceptan la existencia de esta tecnología mientras que la psiquiatría dice que se trata de una enfermedad mental. Algo falla en nuestra sociedad actual.

En Alemania asistí a una conferencia “no letal” que se celebraba cada dos años. Allí estaba el coronel americano John Alexander, que es un experto en el campo de la parapsicología, la ovnilogía y el control mental, y dijo que todo el mundo siempre le pregunta quiénes son los que nos controlan. Entonces dibujó un cuadrado y en el centro puso el símbolo del Nuevo Orden Mundial; en este lado puso a la CIA y al FBI y también a la estrella de David; y en este otro lado estaba la inteligencia británica (MI5 y MI6). Y estos son los que nos controlan. Y entonces, ¿cómo podemos combatirlos? Porque ellos disponen de todas las armas posibles.

Esta sala de conferencias no dispone de pantalla de proyección, así que intentaré mostrarles esta ilustración procedente de Inglaterra que explica cómo la policía del control mental hace uso de estas armas. “El control mental a distancia de la población por medio de la red de telefonía móvil”. Así que tenemos estas construcciones, los helicópteros, los aviones, los vecinos… Y pueden lanzarnos rayos a través de las paredes, a cualquier hora, normalmente de noche y sobre todo poco antes de que nos despertemos, de modo que estaremos totalmente exhaustos cuando vayamos al trabajo si es que conseguimos llegar al trabajo.

El New York Times en 1967 publicó un artículo titulado “¿Personas controladas por medio de un botón?” [“Push-button people?”], y en eso quieren que nos convirtamos, en personas controladas por medio de un botón. Nos lanzan una frecuencia determinada y nos comportamos como robots. Pretenden robotizar a toda la población humana para controlarnos, ya que, según ellos, somos demasiados, y el término “demasiados” puede parecernos algo relativo, pero ellos ya han tomado medidas para eliminarnos.

En 1992, en la cumbre de Río, se hizo oficial que el 85 % de la población debía ser eliminada, y esto lo están haciendo a través de la guerra convencional (como en Oriente Medio ahora mismo) y también por medio de las vacunas, como la de la gripe porcina. Todas aquellas personas que se vacunaron contra la gripe porcina llevan un microchip y un agente esterilizador, porque también quieren esterilizarnos a todos, por supuesto sin nuestro consentimiento y sin que lo sepamos.

Pero somos individuos y no todo el mundo reacciona de la misma manera. Y los microchips son en la actualidad tan pequeños, de un tamaño nanométrico, que existen microchips del tamaño de 2 micrómetros (cuando el diámetro del cabello es de 50 micrómetros [un micrómetro o micra es la millonésima parte de un metro]), de modo que no hay un solo cirujano en el mundo que pueda extraerlos. Una vez que están en nuestro cuerpo, el calor del propio cuerpo los mantiene “activos” mientras sigamos con vida.

Pero los antiguos chips de los años 60 y 70, que tenían el tamaño aproximado de un grano de arroz, esos sí se podían extraer mediante una operación, y todavía hay personas que los llevan. Existen personas objetivo que han sido operadas y a las que se ha conseguido extraerles los antiguos chips, pero una vez extraídos estos han desaparecido. Los han enviado a un laboratorio de Nueva York y no han sido devueltos. Conozco a un hombre de Indonesia que fue operado por un cirujano de su país; vinieron los servicios secretos y se llevaron el chip. De modo que es casi imposible extraerlos por medio de una operación, pero la cirugía no es necesaria, ya que si vamos a un buena clínica dental que realice ortopantomografías (radiografías panorámicas de los dientes y la nuca), podremos comprobar que se produce una señal que se puede medir y que tiene 27 hercios, lo que demuestra que llevamos un microchip, pero no para qué nos han programado. Porque eso es lo más importante: a algunos de nosotros nos han programado solo para ser observados, como a los VIP’s, los altos cargos políticos y los altos cargos militares. Antes solían ser presos y enfermos mentales, pero actualmente cualquiera puede ser objeto de estos experimentos. De modo que quieren tenernos a todos bajo control, y esta élite que controla el mundo está compuesta de seres humanos y no de extraterrestres como algunos piensan (aunque a veces los extraterrestres puedan adquirir forma humana).

Luego ¿qué podemos hacer? Bueno, lo primero es saber que esta tecnología existe. Tenemos que saber que no obtendremos ayuda ni de los políticos, ni de los institutos ni de la policía; la única ayuda que podemos recibir es la que nos proporcionemos a nosotros mismos.

Y volvemos a la cuestión de qué es un ser humano. En todas las naciones europeas se hizo una encuesta con el fin de averiguar cuál era el porcentaje de los ciudadanos de cada país que había experimentado telepatía, clarividencia, o contacto con la energía de las personas fallecidas, con su cuerpo energético. Porque no podemos morir, no podemos morir. El cuerpo muere, pero nosotros no. Y resulta interesante que el 41 % de los islandeses afirmara haber tenido contacto con la energía de los difuntos, cuando en aquella época, a mediados de los ochenta, la psiquiatría establecía que si uno dice ha contactado con la energía de las personas fallecidas es que uno está esquizofrénico. Entonces, ¿resulta que casi la mitad de la población de Islandia es esquizofrénica? Por supuesto que no. La medicina no es lo que debería ser y tiene que cambiar totalmente para admitir lo que significa ser un ser humano.

En Bélgica, el 11 % había tenido contacto con personas fallecidas, y el 18 % había experimentado telepatía. En América, el 58 % había experimentado telepatía, el 24 % clarividencia y el 27 % contacto con los fallecidos, cuando la media europea era de un 32 % con telepatía, de un 20 % con clarividencia y de un 23 % en contacto con las personas fallecidas. De modo que deberíamos empezar a adoptar un punto de vista totalmente distinto, y también cuando tenemos en cuenta que somos personas objetivo, y todos los aquí presentes [en la conferencia] lo somos, y que al parecer esta tecnología no va a detenerse, sino que va a ir a peor.

Sabemos que los satélites espía existen: en Australia se publicó un artículo sobre la utilización de los satélites y de otras tecnologías para alterar nuestra conciencia; estos aparatos pueden afectar a las ondas de nuestro cerebro y cambiarlas. Los satélites de la red de espionaje Echelon pueden interferir en nosotros y los satélites audiovisuales pueden hacernos ver cualquier cosa, cualquier imagen que un técnico en informática nos envíe al cerebro a través de un satélite. Y está claro que su origen es militar, ya que pueden hacernos ver aviones que nos atacan, tanques que nos atacan, y los soldados que los ven creen que son reales, cuando en realidad de trata de imágenes transmitidas vía satélite.

Así que nos encontramos frente a un dilema. Creo que he sido la única médico del mundo que, entre 1999, 2000 y 2001 ha intervenido en congresos de medicina para hablar sobre la telecomunicación neuroelectromagnética y la cibernética. Mis intervenciones quedaron registradas en las actas, pero ningún periódico las publicó porque no se lo permitieron. Los medios de comunicación de masas no nos informan de lo que verdaderamente es importante para nosotros; únicamente a veces, en verano, cuando los directores de los medios se van y los que se quedan trabajando son jóvenes becarios, algunas cosas salen a la luz, pero todo lo tienen controlado.

Nos encontramos frente a un dilema. ¿Y qué podemos hacer? Pues una cosa que todos podemos hacer y que nos ayudará es utilizar nuestra propia energía, cada mañana y cada noche, concentrándonos directamente y con fuerza en pedir protección, porque la energía del Universo es mucho más fuerte que cualquier energía fabricada por el hombre y que cualquiera de esas armas fabricadas por el ejército.

Puede parecer increíble a aquellos que aún no lo hayan intentado, pero hay que empezar desde cero, uno no se convierte en experto inmediatamente, sino que requiere tiempo para ello. Pero una vez que entramos en contacto con la energía del Universo, podemos hacer cualquier cosa y protegernos a nosotros mismos. Y por eso les pido a ustedes que recuerden una cosa: el poder del pensamiento. El poder de nuestro pensamiento es enorme. Por ejemplo, si todos los presentes en esta sala nos concentramos todas las mañanas durante un minuto o cinco minutos en pedir protección, todas las personas objetivo, todos los seres humanos y todos los animales (que por supuesto también tienen un cuerpo energético, un alma, lo que ha sido demostrado recientemente)… De modo que todas las mañanas y todas las noches utilicemos el poder del pensamiento para pedir protección y para cambiar el mundo en el grado en que lo deseemos. Tenemos que hacerlo nosotros, nadie puede ayudarnos. Recuerden que el hombre es una mente, no un cuerpo.

Gracias.

Publicamos estas traducciones en agradecimiento a la doctora Kilde por su labor divulgativa y para que quede constancia de su pensamiento y también de su sufrimiento como víctima que fue de acoso electrónico por parte de los servicios secretos. Descanse en paz.

Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre el acoso electrónico y el control externo de la mente humana.

Anuncios

Un “reality show” de la cadena Cuatro

La cadena Cuatro ha estrenado en los últimos años varios “reality shows” en los que personas en su mayoría muy jóvenes exponen públicamente sus problemas con las drogas. En una de estas emisiones, titulada “Soy adicto” y estrenada en abril de 2010, varias personas en tratamiento conviven en una casa más o menos como si fueran los concursantes de “Gran Hermano”. A través de sus testimonios y de los de sus familiares (”yo me drogo para dejar de pensar”; “mi vida la defino como perdida, sin rumbo”; “no solamente lo pasa mal la persona que toma, lo pasan mal las personas que tiene alrededor”) y también a través de sus reacciones (tienen los nervios a flor de piel, lloran con frecuencia), el espectador no tarda en deducir que estos seres humanos están sufriendo mucho, e incluso le termina quedando claro que el consumo de drogas está relacionado con la agresividad y que muchos niños terminan imitando el comportamiento adictivo de sus mayores.

Pero cabe preguntarse si de verdad era necesario mostrar la preparación de un porro en escenas similares a las repetidas machaconamente en los reportajes de “Callejeros”; si de verdad era necesario exhibir a una muchacha y a su pareja aspirando los gases que salen del papel de plata que están quemando; si de verdad era necesario mostrar la distribución de la dosis de cocaína en rayas antes de su consumo. Y también cabe preguntarse si tanto a estos jóvenes como a los de “El campamento” (emitido por Cuatro entre septiembre y octubre de 2010) les va a beneficiar en su vida futura el hecho de haber expuesto su intimidad ante las cámaras; por ejemplo, a la hora de intentar integrarse en el mercado laboral.

Los jóvenes adictos a las drogas, víctimas de una cruel maquinaria de la que la televisión es uno de los engranajes, merecen más compasión y protección.