Archivo de la categoría: geoingeniería

La agenda 2030 y el “desarrollo sostenible”

“En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de nuestras ciudades”. ONU. Objetivos de desarrollo sostenible.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible – qué son y cómo alcanzarlos (Unesco, 2017)

“La Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, puesto que cada país enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible, los Estados tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica, y cada uno fijará sus propias metas nacionales, apegándose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dispone el texto aprobado por la Asamblea General. Además de poner fin a la pobreza en el mundo, los ODS incluyen, entre otros puntos, erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz y facilitar el acceso a la justicia”. ONU. La Asamblea General adopta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Todo este discurso resulta muy agradable para los oídos de la mayoría de la gente, y ofrece nuevas esperanzas a las personas sensibles que sufren ante el deterioro continuo del medio natural, que ven que por fin se va a hacer algo por el bien del planeta. Sin embargo, aquellos que hemos dejado de confiar en las instituciones y las organizaciones ecologistas que miran para otro lado ante las operaciones de manipulación climática, nos olemos que aquí hay gato encerrado. ¿Fomentar el desarrollo sostenible, es decir, respetuoso con el medio ambiente, sin detener las operaciones de geoingeniería? ¿Fundamentar una agenda en un pretendido cambio climático cuya faceta más visible (la sequía y las temperaturas anormales) está provocada precisamente por esos aviones que nos fumigan continuamente, ayudados por radares en forma de bola, y que dejan el cielo blanquecino?

Los promotores de esa agenda (antes denominada “agenda 21”) tendrían credibilidad si reconocieran los crímenes que se están llevando a cabo contra nuestro planeta y contra la humanidad y encarcelaran a los responsables como primer paso, pero no lo hacen. Tendrían credibilidad si, cuando  hablan de fomentar la salud y el bienestar, denunciaran las consecuencias negativas de las vacunas y se pusieran del lado de los médicos disidentes que han sufrido duros castigos por avisarnos, pero no lo hacen. Siguen adelante con la gran farsa, embaucando a la gran mayoría, al igual que con la pandemia.

Informe Iron Mountain sobre la posibilidad y conveniencia de la paz (Desilumínate, 2016)

DaB Shocking Collection Nº1 INFORME IRON MOUNTAIN, sobre la posibilidad y conveniencia de la paz (Desilumínate, marzo 2020)

El Informe de Iron Mountain sobre la Posibilidad y Conveniencia de la Paz (1967) es un documento del gobierno norteamericano en el que se analiza cuáles son las verdaderas funciones de la guerra en las sociedades modernas y, en caso de que la guerra no existiera, cuáles otras instituciones podrían cumplir con estas funciones. En este estudio, la estabilidad de la sociedad es el valor fundamental, situado por encima de la importancia de la vida humana, la superioridad de las instituciones democráticas, el mayor bien para el mayor numero de personas, la dignidad del individuo y la conveniencia de la máxima salud y longevidad. Se afirma que la guerra en sí es el sistema social básico, dentro del cual otros modos secundarios de organización social entran en conflicto o conspiran; la guerra es el sistema que ha gobernado a la mayoría de las sociedades humanas, su principal fuerza organizadora a lo largo de la historia y también en la actualidad; es el estabilizador económico esencial de las sociedades modernas, el elemento que define la existencia de cualquier nación en relación a cualquier otra nación. La guerra es sinónimo de la nacionalidad, y su eliminación implica la inevitable eliminación de la soberanía nacional y del estado-nación tradicional.

La existencia de una amenaza externa aceptada, entonces, resulta esencial para lograr la cohesión social como así también la aceptación de la autoridad política. Esta amenaza debe ser creíble, debe ser de una magnitud consistente con la complejidad de la sociedad amenazada y debe aparecer, como mínimo, afectando a la sociedad en su conjunto”.

En cuanto a las instituciones sustitutas que podrían realizar las funciones no militares de la guerra en caso de que se alcanzara la paz, estas deben aportar una amenazante necesidad externa para que una sociedad acepte ser gobernada políticamente y no se desintegre, un “enemigo alternativo” como, por ejemplo, la amenaza extraterrestre o la fuerte contaminación del medio ambiente. Recuérdese que el documento es de 1967, y atención a este párrafo: El envenenamiento del aire y de las principales fuentes de alimentos y de agua ya se encuentra bastante adelantado y a primera vista podría representar una solución a este problema; constituye una amenaza que solo puede abordarse a través de una adecuada organización social y con poder político. Pero se estima que deberá pasar entre una generación y una generación y media antes de que la contaminación ambiental, por más severa que sea, se torne lo suficientemente amenazante a nivel global como para ofrecer una posible base de solución” (sección 6). El Informe de Iron Mountain se puede leer en inglés y en español.

De modo que la creación de una amenaza medioambiental hace décadas que se viene planeando, y el envenenamiento de nuestro pobre planeta ha sido intencionado. Pudiendo utilizar tecnologías alternativas, lo han emponzoñado todo adrede, han escogido a propósito la vía de la destrucción. No es que los seres humanos seamos una plaga; es que nos han impuesto una serie de tecnologías nocivas para la vida cuyo fin último es el control total de la humanidad, una humanidad que será dependiente por completo de lo que las élites dictaminen. Lo de que podamos autoabastecernos cultivando nuestros propios alimentos se acabó. Eso a ellos no les gusta, ellos quieren que seamos dependientes, de ellos y de sus multinacionales. Y, como de costumbre, dicen que todo lo hacen por nuestro bien.

En esta serie de vídeos, artículos y podcasts se analiza el verdadero significado de las bonitas palabras con que se adorna la agenda de la ONU:

Agenda 2030 de la ONU y Vaticano. La dictadura ecológica (J. Guerra, nov. 2016)

Agenda 2030 – Cambio Climático: Desmontando al IPCC (J. Guerra, feb. 2020)

La Agenda 2030 entre líneas I: Transgénicos, vacunas (J. Guerra, feb. 2020)

La Agenda 2030 entre líneas II ¿Educación global o adoctrinamiento? (J. Guerra, feb. 2020)

La Agenda 2030 entre líneas III El control del agua y las energías (J. Guerra, feb. 2020)

Agenda 21- Rosa Koire (en español) – Open Mind Conference, Dinamarca (Canal Atenea, 2017)

Rosa Koire: Agenda 21 Desarrollo sostenible Parte 1 de 3 (Desmontando a Babylon, 2020)

La Agenda 2030 de la ONU: un plan para la esclavitud total (Natural News, 2015 / Trad, Chemtrails Sevilla / Verdad y paciencia / Astillas de realidad)

Ecoterrorismo o de cuando los terroristas somos los de siempre (Un técnico preocupado, 2017)

Agenda 2020, corporaciones y disidencia controlada (Un técnico preocupado, 2017)

El calientamentes global y la Agenda 2030 de la ONU (DaB Radio, 2017)

Este es su proyecto, pero de nosotros depende que consigan llevarlo a cabo. Estudiémoslo a fondo para poder hacerle frente, sin agobiarnos y sin centrarnos únicamente en los aspectos negativos de la vida (que a pesar de todo merece la pena disfrutarla y luchar por ella); transmitamos a los demás lo que vayamos aprendiendo y apoyemos a aquellos que les planten cara a quienes nos quieren esclavizar.

Conrad R.

Nota: A través de este enlace se accede a más información sobre la pandemia de 2020; a través de este otro, a más información sobre la eugenesia y la reducción de la población, y aquí se da voz a quienes no siguen la tesis oficial sobre el cambio climático.

 

 

El gobierno español autoriza la fumigación ¿aérea? con biocidas

En España, las leyes han autorizado la manipulación de la atmósfera en varias ocasiones:

1) En 1979, mediante el proyecto de intensificación de la precipitación (PIP):

ACUERDO SOBRE EL PROYECTO DE INTENSIFICACION DE LA PRECIPITACION (PIP) ENTRE LA ORGANIZACION METEOROLOGICA MUNDIAL, EL GOBIERNO ESPAÑOL Y OTROS ESTADOS MIEMBROS DE LA ORGANIZACION METEOROLOGICA MUNDIAL PARTICIPANTES EN EL EXPERIMENTO.

pip 79

2) En 1986, a través del reglamento del dominio público hidráulico:

Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, que desarrolla los títulos preliminar I, IV, V, VI y VII de la Ley 29/1985, de 2 de agosto, de Aguas.

1986 a

Téngase en cuenta que este Real Decreto pasa a denominarse “Reglamento del Dominio Público Hidráulico que desarrolla los títulos preliminar, I, IV, V, VI, VII y VIII del texto refundido de la Ley de Aguas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio”, según establece el art. único.1 del Real Decreto 9/2008, de 11 de enero.

3) En 2001, a través del texto refundido de la Ley de Aguas:

Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas.

2001

4) Aparentemente, en 2020, a través de la orden por la que se autoriza al ejército a desinfectar con biocidas por medios aéreos: 

Orden SND/351/2020, de 16 de abril, por la que se autoriza a las Unidades NBQ de las Fuerzas Armadas y a la Unidad Militar de Emergencias a utilizar biocidas autorizados por el Ministerio de Sanidad en las labores de desinfección para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

“De entre las técnicas más eficaces de desinfección se encuentran la utilización de medios aéreos pues a través de ellos, con técnicas de nebulización, termonebulización y micronebulización, se alcanzan todas las superficies con rapidez, evitando depender de la aplicación manual, que es más lenta, y en ocasiones no llega a todas las superficies por existir obstáculos que impiden llegar a las mismas. Las unidades de defensa NBQ de las Fuerzas Armadas y la Unidad Militar de Emergencias (UME) disponen de medios personales, materiales, procedimientos y el adiestramiento suficiente para llevar a cabo desinfecciones aéreas, pues son operaciones que ejecutan regularmente, con la salvedad de que en vez de emplear productos biocidas lo hacen con otros productos químicos descontaminantes. Es por ello que, en atención a lo expuesto y al efecto de mejorar y agilizar las operaciones de desinfección de todo tipo de instalaciones que el personal de las Fuerzas Armadas viene efectuando, se considera conveniente autorizar, de forma excepcional y mientras dure el estado de alarma, a las Unidades de Defensa NBQ de las Fuerzas Armadas y a la UME, el empleo de los desinfectantes y biocidas del grupo principal 1 descrito en el artículo 1.1 del Real Decreto 830/2010, de 25 de junio, por el que se establece la normativa reguladora de la capacitación para realizar tratamientos con biocidas, que se hayan autorizado y señalado como eficaces para el control de la pandemia de COVID-19. […] Asimismo, se autoriza a las unidades señaladas en el párrafo anterior a la utilización de procedimientos de desinfección aérea, a través de las técnicas de nebulización, termonebulización y micronebulización para la ejecución de las referidas labores de desinfección”.

En un principio, la expresión “medios aéreos” daba a entender que se iban a utilizar aviones, y así lo interpretaron algunos medios (a decir verdad, esa sería la interpretación más corriente de dicha expresión).

okd

Pero después los militares han rectificado y han dicho que no van a utilizar aviones, sino “generadores de niebla” (aunque el texto de la orden no ha sido modificado).

la razón

conf 1

 

conf2

La realidad es que desde hace décadas se viene experimentando con el clima por medio de fumigaciones aéreas clandestinas que han sido las causantes de las sequías que hemos padecido y que han sido sistemáticamente negadas por la Administración y ridiculizadas por los medios de comunicación, medios que también han contribuido a normalizarlas a través de la exposición continua de los cielos rayados, la emisión de películas antiguas en las que el cielo aparece rayado gracias al retoque digital y la desinformación continua perpetrada por los servicios de meteorología. Pero estas fumigaciones no han tenido como único objetivo la manipulación del ciclo del agua y de la temperatura, ya que, a lo largo del siglo XX, los aviones se han utilizado repetidamente para experimentar con poblaciones indefensas de distintos países rociándolas con sustancias tóxicas.

Las sustancias con las que destruyen las nubes a diario también son tóxicas, según indican los análisis de agua, de tierra e incluso de sangre que se realizan en distintas zonas del planeta fuertemente fumigadas. Por ello, cuando, en pleno estado de alarma, el gobierno dictatorial publica en el BOE un texto como este, podemos esperarnos lo peor. Y su rectificación no nos tranquiliza, dado que el texto de la orden no se ha modificado. Y si empiezan a calificar de “bulo” la interpretación según la cual las fumigaciones aéreas han sido autorizadas (ellos, que etiquetan de bulo todo aquello que les resulta molesto) podemos sospechar que nos están ocultando la verdad.

Tras la rectificación del Ministerio de Defensa, el sitio web Coronavirus Legal ha interrumpido el recurso contra la fumigación. Terra SOS-tenible, por su parte, ha presentado una petición de información a la presidencia del gobierno con vistas a iniciar un contencioso administrativo con paralización cautelar de la Orden SND/351/2020 por la que se autoriza a las Unidades NBQ de las Fuerzas Armadas a utilizar biocidas por medios aéreos, con técnicas de nebulización, termonebulización y micronebulización.

Terra SOS-tenible también ha elaborado un documento que trata de los distintos aspectos que presenta esta nueva pandemia y que se puede leer aquí.

“Quienes manejan los hilos del poder fascista que nos gobierna controlan la ciencia y la tecnología poniéndola al servicio de la destrucción y esclavitud de la humanidad. Controlan el agua y la lluvia, controlan la luz solar que recibimos provocando una pandemia global de falta de vitamina D·3 y debilitando con ello nuestro sistema inmunitario, controlan el aire que respiramos envenenándolo deliberadamente con la dispersión de aerosoles tóxicos, controlan el electromagnetismo terrestre con la puesta en órbita de miles de satélites 5G y calentadores ionosféricos, a sabiendas de las consecuencias letales en los organismos vivos de esa radiación, controlan nuestros suelos, envenenándolos con agroquímicos cancerígenos, controlan nuestra alimentación, controlan los mercados y la economía, controlan nuestra educación, ocio y cultura, controlan nuestros movimientos y comunicaciones, controlan nuestro lenguaje, la narrativa social y las estadísticas, controlan nuestras mentes, controlan nuestra salud, controlan nuestra fertilidad, controlan nuestra vida y nuestra muerte, y cuando controlen totalmente nuestros alimentos con la comida artificial de laboratorio, generarán una crisis alimentaria global para un jaque mate”.

                                                                                                   Comunicado de Terra SOS-tenible

Aunque las nubes que actualmente precipitan sobre nuestro castigado país son muy bonitas y alegran la vista, la verdad es que no han dejado de fumigar. Están dejando que llueva, pero siguen ahí, dale que te pego, por encima de las nubes. No como antes, pero están ahí.

Habrá que seguir adelante sin perder la esperanza y sin olvidar los aspectos positivos que tiene la vida. Intentemos comunicar a los demás lo que sabemos de la mejor manera que se nos ocurra, a ver si así contribuimos a que los que aplauden vayan siendo una minoría.

Conrad R.

Más datos sobre la pandemia de 2020, aquí.

Dos conferencias de Dane Wigington

Dane Wigington, autor del sitio web Geoengineering Watch [observatorio de la geoingeniería], lleva años denunciando las operaciones de ingeniería climática que se están desarrollando en todo el planeta. En estas dos conferencias recientes, dobladas al español por Cielos tóxicos – Geoingeniería sobre Latinoamérica, Wigington ofrece información sobre la historia de la manipulación del tiempo atmosférico y sobre el estado actual de estas operaciones.

a) El cataclismo de la ingeniería climática (2016)

La conferencia original, que tuvo lugar en 2016 en California, se puede ver aquí.

Los principales puntos de la disertación son los siguientes:

– Dane Wigington trabajaba en la industria de las energías renovables, los paneles solares de su casa se vieron afectados por las fumigaciones aéreas, que reducían la cantidad de luz solar que los paneles recibían. Así descubrió las operaciones de modificación climática. Esto lo llevó a estudiar las patentes de modificación climática y a realizar análisis del agua de lluvia, que presentaban niveles muy elevados de aluminio.

– El director de la CIA, John O. Brennan, habla de la inyección estratosférica de aerosoles como si se tratara de un proyecto para hacer frente a los efectos del cambio climático que podría generar la oposición de algunos países debido a los daños colaterales (minuto 4).

– El pretexto de la geoingeniería es poner una pantalla con partículas metálicas tóxicas en la atmósfera para reflejar los rayos del sol. Los distintos métodos de ingeniería climática de los que se habla, como los espejos en el espacio, son falsos; el único método real es el que ya están utilizando: las fumigaciones aéreas clandestinas (minuto 7).

– Los vídeos de los aviones que encienden y apagan la estela fumigada (minuto 10).

– El ejército estadounidense ha hecho detonar más de dos mil armas nucleares (minuto 13).

– La mayoría de la gente no distingue un cielo natural de un cielo artificial, debido a la normalización a través del cine y la televisión. Además de las fumigaciones, también se utilizan las ondas de radiofrecuencia para manipular las formaciones nubosas; los radares Nexrad emiten a mucha potencia, nos están exponiendo a más radiación de la que se reconoce (minuto 15).

– El ponente sí cree en el calentamiento global, pero denuncia que las operaciones de geoingeniería actualmente en marcha  lo que hacen es que el calentamiento aumente (minuto 18).

– Los estudios de Herndon sobre las cenizas de carbón volantes fueron censurados (minuto 22).

– La muerte masiva de árboles por todo el mundo y la desaparición de las abejas debido a la contaminación por aluminio (minuto 23).

– La liberación masiva de metano en distintos puntos de la Tierra, principalmente en el Ártico (minuto 28).

– La geoingeniería es una guerra climática y también es una guerra biológica (minuto 36).

– A lo largo de la charla expone continuamente cómo los funcionarios y los militares no quieren reconocer que esto está sucediendo, debido a que los que hablan sufren represalias, y sus carreras y sus vidas se pueden ver arruinadas.

b) Hackeando el planeta. Las catastróficas consecuencias de la ingeniería del clima (2018)

Esta conferencia es más larga y ofrece una información muy completa sobre el panorama actual de la ingeniería del clima. El vídeo original se puede ver aquí.

Los principales puntos de la disertación son los siguientes:

2:00. El presidente Lyndon B. Johnson hace cincuenta y seis años: “Aquel que controle el clima, controlará el mundo”.

3:15. “Si empezamos con la geoingeniería, no podremos dar marcha atrás”. Los académicos niegan que esto esté sucediendo y que se trata de estelas de condensación, pero la dispersión de aerosoles ya se hacía desde antes de la Segunda Guerra Mundial.

6:10. Patente de fabricación de nubes artificiales.

7:00. La portada del libro Alone (1938), de Richard E. Byrd, muestra un cielo repleto de estelas. La ingeniería del clima empezó en la Antártida.

7:50. El proyecto Cirrus (1947) y la manipulación de los huracanes.

8:18. La portada de la revista Collier’s (1952): “Weather made to order?” [“¿El tiempo hecho por encargo?”].

8:40. Popular Science (1958): “El clima como arma”.

9:00. La operación Popeye en Vietnam (1968). Actualmente, los que ostentan el poder controlan el grifo de manera absoluta y deciden dónde va a llover, cuándo va a llover y cómo de tóxica va a ser la lluvia.

9:38. John Brennan, exjefe de la CIA, habla de la inyección estratosférica de aerosoles para combatir el cambio climático. Las zonas de sacrificio climático.

12:20. Un documento del Senado estadounidense menciona la necesaria cooperación internacional para controlar el clima.

14:00. Los análisis del agua de lluvia dan altos niveles de aluminio.

16:35. Fragmento de una entrevista a David Keith (geoingeniero, autor de A case for climate engineering) en la que habla de dispersar ácido sulfúrico en la atmósfera a nivel mundial para detener el cambio climático. Keith no menciona el aluminio, del que sí hablaba unos años antes. John Holdren también es favorable al uso de la geoingeniería.

29:00. La inhalación de partículas de aluminio está relacionada con las enfermedades degenerativas y con el descenso del coeficiente intelectual. El geoingeniero Ken Caldeira trabajó anteriormente en experimentos en los que se dispersaron patógenos sobre la población. En 1977 se reconoció oficialmente que se había experimentado con la población de los Estados Unidos.

30:25. La turbina de doble flujo no genera estelas de condensación y se encuentra en todos los aviones actuales. La mayoría de las estelas no son de condensación, sino fumigaciones que afectan al régimen de lluvias. Raytheon es la corporación que programa el tiempo atmosférico y les pasa las “previsiones” a los meteorólogos.

39:30. La guerra climática tras el 11-S.

47:00. HAARP, el calentador ionosférico, los emisores de radiofrecuencia y microondas (radares Nexrad) y la manipulación de los huracanes. Wigington sí cree en el cambio climático, pero considera que las operaciones de ingeniería climática son el peor de los factores. Los mienterólogos intentan dar explicaciones absurdas a las formaciones nubosas provocadas por las fumigaciones y las ondas.

54:50. El metano del ártico se está liberando a la atmósfera. La inyección estratosférica de aerosoles daña la capa de ozono, que no es cierto que se haya regenerado. Los proyectos Lucy y Álamo. Los océanos se quedan sin oxígeno y las poblaciones de peces están disminuyendo.

1:00:00. La geoingeniería y los incendios forestales. Los incendios del oeste de los Estados Unidos, las nanopartículas de aluminio y la desviación de la humedad (a través de los “domos de alta presión”) hacia el este del país. Los incendios en el norte de Europa y en Siberia. El complejo militar-industrial. La atmósfera conductora. Los incendios y las cenizas generan un enfriamiento temporal y se han utilizado para enfriar el océano glacial ártico.

1:22:50. La nucleación química del hielo. El granizo artificial.

1:27:15. La compañía American Elements fabrica nanopartículas de alumninio.

1:27:50. Las anómalas temperaturas extremas en distintas regiones de Estados Unidos. La bacteria E. Coli se utiliza en las operaciones de nucleación del hielo para modificar el clima.

1:39:00. El tráfico aéreo. Los aviones civiles también participan en estas operaciones. El síndrome aerotóxico.

1:40:00. La demencia de las abejas está relacionada con la contaminación por aluminio. La extinción de los insectos. La mortandad de los árboles. La velocidad a la que se extinguen las especies actualmente no es normal.

1:48:00. La disminución del hielo en el Ártico.

1:51:29. Las ondas de radiofrecuencia de los radares Nexrad. Las antenas de telecomunicaciones también se utilizan para modificar el clima.

1:52:50. No se puede hablar sobre el calentamiento global sin mencionar los efectos de la ingeniería climática.

1:57:00. Las explosiones nucleares y sus consecuencias. La locura de los líderes mundiales. La generación artificial de terremotos. La ley mordaza contra los meteorólogos.

2:03:50. La red de antenas del 5G. El control de la población.

2:08:20. La necesidad de transmitir la información a los demás. El documento informativo de Geoengineering Watch (se puede descargar aquí).

“Lo que caracteriza a una mente saludable es una incesante voluntad por enfrentarse a la verdad por muy grave que esta sea”.

Otros artículos de Dane Wigington traducidos al español.

Otros vídeos de Dane Wigington traducidos por Cielos Tóxicos-Geoingeniería sobre Latinoamérica.

A través de este enlace se accede a otros artículos que versan sobre la geoingeniería.

GEOINGENERÍA: CRÓNICA DE UNA CONDENA (PDF de 20 páginas traducido por Cielos Tóxicos Geoingeniería sobre Latinoamérica y Guardacielos)

¿De verdad podemos hacer algo?

Yo era más feliz cuando no sabía nada acerca del envenenamiento intencionado al que nos están sometiendo. Los años van pasando, y uno intenta colaborar en la lucha difundiendo la información, traduciendo, etc., pero el mal tiene tanta fuerza y es tan perseverante, y la gente se muestra tan pasiva, que a veces uno piensa que todo este esfuerzo no sirve para nada. Es como nadar contra corriente, y resulta agotador.

Veamos los consejos que nos ofrecen dos psicólogos, cuyos canales de Youtube son, por cierto, muy positivos y recomendables.

7 cosas que debes aceptar para lograr la felicidad (Patricia Ramírez):

Al principio de esta exposición, se nos explica que hay una parte de la vida que no depende de nosotros, y hay que separar el mundo útil (las cosas que dependen de nosotros) del mundo inútil (las cosas que no dependen de nosotros), ya que las preocupaciones inútiles nos quitan energía y nos roban el sueño, y tenemos que aprender a pasar de aquello que no podemos cambiar o no podemos controlar.

15 hábitos de las personas infelices (Omar Rueda):

En este vídeo, el décimo hábito de las personas infelices (minuto 12) es la confusión en materia de responsabilidad: a las personas infelices les cuesta diferenciar entre aquello que depende de ellas mismas y aquello que depende de los demás; tienen la convicción de que pueden controlar aspectos que no dependen de ellas mismas, lo cual es un gasto innecesario de energía y tiempo.

Todo esto está muy bien, y es verdad que quienes nos agobiamos cuando vemos el cielo repleto de rayas, y nos indignamos ante la imposición de la tecnología 5G y el Internet de las cosas, y nos sentimos impotentes ante la proximidad de la vacunación obligatoria, somos algo menos felices que aquellos que viven ajenos a esta realidad.

Por ello, habrá quien piense, visto lo visto, que no podemos hacer nada porque la gente hace más caso a lo que diga la televisión que a lo que le digamos nosotros con nuestras pancartas y nuestras octavillas, y porque los de arriba siguen erre que erre fumigando y alterando el tiempo atmosférico, a la vez que afirman que el clima está loco por culpa del dióxido de carbono, y la gente les hace caso, y siguen erre que erre anunciando tal o cual epidemia y que hay que vacunarse, y la gente les hace caso, y siguen erre que erre plantando antenas aquí y allá, diciendo que el 5G va a ser maravilloso porque podremos descargarnos películas en cuestión de segundos, y la gente les hace caso… Así que lo mejor y lo más práctico será pasar de todo, adaptarse a lo que hay, y vivir la vida lo mejor que se pueda, que ya de por sí es bastante corta.

De hecho, es lo que hace la mayoría de la gente. Y también es la respuesta de algunas personas cuando les explicamos lo que nos están haciendo: “Bueno, yo prefiero no pensar en eso, porque yo ahí no puedo hacer nada”.

El problema es que la situación a la que quieren que nos adaptemos es una situación de esclavitud total en la que tanto lo que quede del medio natural como lo que quede de la humanidad tras el exterminio estarán totalmente controlados a través de la tecnología, y hay que decirles que no, que no vamos a ir por ahí, y hemos de actuar en consecuencia. Por dignidad y para tener la conciencia tranquila.

Más o menos, la actitud debería ser la siguiente: “Venga, vale, esto es lo que hay, pero, en lugar de amargarme, yo voy a hacer lo que pueda para frenarlo. ¿Que hoy toca manifestación y reparto de hojas informativas? Pues allá que voy, porque de esta manera voy a transmitir lo que he aprendido a otras personas. ¿Que hoy se trata de apoyar tal o cual iniciativa que pretende cambiar el corrompido sistema de partidos políticos que padecemos? Pues allá que voy, que los políticos han demostrado una y otra vez que son nuestros enemigos, y hay que ir contra ellos; sin violencia, pero contra ellos. ¿Que hoy se trata de documentarme en profundidad para escribir un artículo o para realizar un vídeo? Pues allá que voy, aunque me cueste tiempo y dinero. Porque sí, aquí se trata de trabajar gratis, algo que mucha gente no entiende. Trabajar gratis por el bien común, que también es el mío. Así, al menos podré mirar a los ojos a los niños de mi entorno con la conciencia tranquila, porque mientras que otros no querían saber y miraban para otro lado, y otros, sabiéndolo, no hacían nada, yo hice algo, por pequeño que fuese, pero hice algo, y no esperé a que los demás lo hicieran por mí”.

Los seres humanos somos maravillosos, somos obras de arte, y nuestro cerebro es una maravilla de la creación. No somos ninguna plaga para el planeta, como las elites exterminadoras nos repiten una y otra vez, a través de sus infames medios de comunicación, con el aberrante objetivo de que no nos parezca tan mal que la gente se muera antes de tiempo.

Cuidémonos mucho, que para hacernos daño ya están los de arriba. Ofrezcamos la mejor versión de nosotros mismos a aquellos que nos rodean, y tratémoslos bien, que a ellos también los están envenenando y sometiendo a radiación. Y, aunque sea muy difícil, intentemos ser personas consecuentes.

No todo está perdido. En distintos puntos del planeta se ha conseguido frenar la implantación del 5G, y en otros ámbitos las manifestaciones masivas han conseguido revertir decisiones políticas muy perjudiciales para la mayoría de la población. Recientemente, en Madrid, la última contramanifestación de denuncia de la manipulación climática (que se introdujo dentro de la manifestación oficial de los estudiantes que hacían “huelga por el clima”) ha congregado probablemente a más personas que nunca para denunciar las fumigaciones aéreas clandestinas. Repito: no todo está perdido. Ánimo, mantengamos la esperanza y hagamos lo que podamos para cambiar esta situación, que todavía es posible.

Conrad R.

AVIAL y STOP MANIPULACIÓN CLIMÁTICA en la manifestación contra el cambio climático, 27-9-2019 (H. Colera):

Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la manipulación del clima.

Un clima mecánico

El documental francés Un clima mecánico (Clockwork Climate, 2015), de Pierre Oscar Lévy y Benjamin Landsberger, fue emitido por La 2, el segundo canal de Televisión Española, el 5 de junio de 2018 a las doce menos veinte de la noche, dentro del espacio “Documentos TV”.
Una historia de la manipulación del clima y del uso del clima como arma en la que se da por verdadera la teoría oficial del cambio climático y se define la geoingeniería como una solución a este problema que podría llevarse a cabo en el futuro (ocultando que el tiempo está siendo sistemáticamente manipulado en la actualidad por medio de aviones que sueltan estelas venenosas que destruyen las nubes y provocan un aumento de las temperaturas, es decir, el “calentamiento”; en el documental no se ve ni una imagen de una estela).

Las fumigaciones clandestinas, en el programa “Tras el espejo”, en Montilla TV (marzo de 2018)

 

El canal de Un salto quántico en Youtube:

https://www.youtube.com/channel/UCQqcW6kDv64Rd-xCKQ8mc8g

http://unsaltoquantico.blogspot.com.es/

Denuncia de un minuto en el Foro del Clima (diciembre de 2017)

El pasado 14 de diciembre de 2017 tuvo lugar el Foro del Clima en el Congreso de los Diputados. Tras cuatro horas de discursos en apoyo a la tesis oficial de que la culpa es del dióxido de carbono, alguien se atrevió a llevar la contraria a la mayoría de los presentes (a partir de la tercera hora y del minuto 55, al final del vídeo).