Estamos cansados

El texto original, algo más extenso, se puede leer en el blog Astillas de realidad.

Otros artículos que versan sobre los creyentes en el dogma de la pandemia:

El Culto del covid. Tele-Creyentes de la propaganda que ignoran los hechos y no usan el sentido común (Tom Woods / El Investigador, marzo 2021)

Diccionario Covidiano Cientontifico y Quijotesco – Parte 1. CENSURADO EN YOUTUBE (Chico Sánchez, agosto 2020)

Diccionario Covidiano Cientontifico y Quijotesco – Parte 2. (Chico Sánchez, agosto 2020)

Manual para noquear a los telecreyentes covidianos cuando os repitan las mentiras que han escuchado por TV (Euskalnews, enero 2021)

La disonancia cognitiva (Resistencia)

¿Por qué mis familiares no ven lo que está pasando? (Prensa al día, dic. 2020)

¿Qué es la ingeniería social?

Este vídeo del canal Un salto quántico en Odysee ofrece algunas propuestas para evitar el enfrentamiento con los creyentes en el nuevo dogma.

Este enlace conduce a más hojas informativas sobre la gran farsa.

El miedo facilita la obediencia. Por esta razón puede afirmarse que la población no ha sido informada por los medios de comunicación, sino que por el contrario estos han moldeado la opinión pública a través del uso extensivo e intensivo de un mismo discurso basado en el miedo, y que ha excluido completamente puntos de vista diferentes, así como informaciones que pudieran conllevar un cuestionamiento de la política del Estado. La exageración de los riesgos de esta enfermedad son una prueba del uso mediático del miedo, para lo que no se dudó en utilizar tergiversaciones y afirmaciones falsas. Lo que se pretendía en todo momento, a tenor del tratamiento mediático de la pandemia, era conseguir la aceptación de las medidas finalmente adoptadas, que no fueron cuestionadas, además de la cooperación de la población mediante la imposición de un único punto de vista”. INFORME CORONAVIRUS: ANÁLISIS COMPARATIVO DE LAS POLÍTICAS DE GESTIÓN DE LA PANDEMIA EN EUROPA Y UNA APROXIMACIÓN AL FENÓMENO DE LA EPIDEMIA DESDE LA CIENCIA POLÍTICA (Esteban Vidal, sep. 2020)

“El mensaje y la narrativa de los anuncios de la Iglesia Covidiana 2020 es idéntico a los de la Iglesia del SIDA de los años 1980. Por supuesto que ni las relaciones sexuales mataban de verdad en los 80 (de hecho la “epidemia del SIDA” no comenzó a despegar hasta 1987, con la introducción del AZT) ni las relaciones sociales matan en 2020. Son todo campañas de terror hipnótico de masas, como explicó el disidente del SIDA John Rappoport.​ En realidad, la Iglesia del Covid1984 es un REVIVAL de la Iglesia del “VIH/SIDA”, que estuvo vivísima en los años 80 (es necesario haber vivido el terror del SIDA en los 80 para saber esto) pero que en 2020 ha degenerado ya en una FE MUERTA. Los únicos que nos tomábamos en serio el TimoSIDA en 2020 éramos los disidentes del SIDA y los Ultraortodoxos de la Secta VIH, y ambos grupos somos 4 gatos. El TimoSIDA no preocupaba ya a casi nadie. Creo que por eso han “relanzado” el TimoSIDA pero con nuevos ropajes COVÍDicos: Ahora es “otro virus” que causa “otra enfermedad”. El envoltorio es diferente, pero el producto es exactamente el mismo”. La COVID1984 como NEORELIGIÓN ESTATAL a sumarse a los cultos previos (Calentología, Culto Lila, LGTBismo, VIHismo…) (AYN RANDiano2 / Un técnico preocupado, agosto 2020)

Fotografía: Polina Zimmerman

Nota: No es la existencia de fallecidos lo que aquí se cuestiona, sino que la causa de estas muertes haya sido el supuesto virus SARS-CoV-2 (virus que, por cierto, de momento no ha sido aislado ni secuenciado).