La historia de la manipulación del clima

weather modification history

https://weathermodificationhistory.com/

El sitio Weather Modification History (literalmente, ‘La historia de la modificación del tiempo atmosférico’) ofrece un extenso archivo sobre la historia de la experimentación con el clima. Los documentos están clasificados en varios apartados: una línea del tiempo (Timeline); las empresas y científicos involucrados; las patentes; los programas de manipulación climática que se están llevando a cabo actualmente, y las leyes que regulan la modificación de los fenómenos meteorológicos.

Los administradores del portal son Jim Lee y el diseñador gráfico Domenic Marrama.

Jim Lee es también el administrador del portal Climate Viewer (‘El observador del clima’).

https://climateviewer.com/rezn8d/

Estos son sus canales en Facebook y en Youtube:

https://www.facebook.com/rezn8d

https://www.facebook.com/WeatherModificationHistory/

https://www.youtube.com/user/R3zn8D/videos

https://www.youtube.com/channel/UCyUDVBFfw_vBU8rImGIr0NQ/videos

Nota: No debemos confundir a Jim Lee con otro investigador que también se llama James Lee y que es el autor del Tabu Blog (https://tabublog.com/ ‘El blog tabú’) y del sitio A Plane Truth (‘Una verdad plana’,(https://aplanetruth.info/), así como del canal del mismo nombre en Youtube (https://www.youtube.com/channel/UCE5KlMLlrXWDhPklv7wK04g). Aunque este último está realizando una buena labor al denunciar la guerra climática en sus artículos y vídeos, el hecho de que también defienda que la Tierra es plana puede restarle credibilidad.

Artículo en PDF: La historia de la manipulación del clima

Nota: El siguiente enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática y sus efectos en los seres vivos.

Anuncios

Respuesta de la Plataforma Salvemos la Biosfera a un artículo publicado en “El País”

Este es el cartel que recientemente se ha difundido por Internet, en el que se denuncia la manipulación del clima que actualmente estamos padeciendo en España:

verano2017

Pues bien, al parecer la difusión de esta imagen a través de las redes sociales y de aplicaciones de mensajería como Whatsapp ha sido tal, que tan solo dos días después quienes están de acuerdo con que nos fumiguen han tenido que publicar un desmentido oficial del contenido de la imagen viral. El primero ha sido el diario ‘El País’, con el siguiente artículo del 9 de junio de 2017:

Una foto manipulada para difundir la teoría paranoide de que se fumiga a la población

http://elpais.com/elpais/2017/06/09/hechos/1497012433_525024.html

(Este es el enlace; si lo desactivaran, se puede copiar y pegar en la barra superior del navegador).

En Twitter, también la Agencia Estatal de Meteorología y la Guardia Civil, entre otros, afirmaron que se trataba de un bulo:

Aemet

https://twitter.com/guardiacivil/status/873229461122101249

Y otros diarios digitales publicaron reportajes cuya intención también parecía ser la de tapar:

http://reportajes.diariovasco.com/gipuzkoa-autopista-aerea/index.php

A continuación publicamos la respuesta de la Plataforma Salvemos la Biosfera al artículo publicado en ‘El País’:

http://salvemosbiosfera.blogspot.com.es/2017/06/carta-abierta-patricia-rodriguez-en.html

CARTA ABIERTA A PATRICIA RODRÍGUEZ EN RESPUESTA A SU ARTÍCULO PUBLICADO EN ‘EL PÁIS’, TITULADO “UNA FOTO MANIPULADA PARA DIFUNDIR LA TEORÍA PARANOIDE DE QUE SE FUMIGA A LA POBLACIÓN

Para empezar, Sra. Rodríguez, esperábamos un artículo desinformador de mayor calidad, pues, sinceramente, hasta alguien que defiende la causa sería capaz de soltar desinformación más sutil en aras de convencer a alguien que esté en la delgada línea roja de la duda para con este asunto.

Viene siendo habitual que su diario, del grupo PRISA (grupo cuyo Presidente Ejecutivo y anterior Director de este periódico pertenece al Comité Directivo del Club Bilderberg y ha cursado todas las invitaciones a la “elite española” desde 1977), utilice todos sus medios para cumplir con la agenda normalizadora y de negación de algo que está ocurriendo, pero con usted ha tenido una mala elección.

Se creen ustedes con el derecho de reírse de la gente, descalificarles e insultarles careciendo de la más mínima ética periodística y haciendo de un artículo una manifestación de parte en la que la subjetividad en conjunción con la ignorancia alcanzan cotas hasta ahora nunca vistas.

A esto sí que le puede llamar conspiración, Sra. Rodríguez.

De vez en cuando, y siempre coincidiendo con el aumento de muestras de disconformidad de la opinión pública con respecto a la respuesta oficialista que se le da, ustedes sacan un artículo (1) para seguir negándolo y tildando de “locos y conspiracionistas” a aquellas personas que han investigado a fondo el asunto y que incluso tiene causas y denuncias abiertas en diferentes fiscalías de medio ambiente en el territorio español.

A su vez, ustedes hablan sin problemas de la Geoingeniería diciéndoles a sus lectores que si “ha llegado la hora de experimentar con el clima” (2), o incluso se atreven a desmentir a científicos que después ponen como referentes de encuestas para negar lo que sucede, y citamos textualmente una frase del artículo “Sombrillas y fumigaciones químicas” (3): “Estas ideas de modificar el tiempo artificialmente, pese a su baja o nula efectividad, han dado pábulo a creencias en conspiraciones internacionales para alterar el comportamiento de la atmósfera”.

Pero nos alertó de forma especial una publicación de su suplemento “Verne” titulado “Vamos a llamar a las nubes por su nombre” (4), en el que se empeñaban en normalizar fenómenos que veníamos denunciando y casualmente se adelantaron al nuevo Cloud Atlas de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Se toman ustedes muy en serio algo que consideran que es una tontería ¿no?

Pero volvamos a su artículo, un refrito sin sentido y que intenta confundir al lector, no explicando ni lo que es un chemtrail y marcando despropósitos como que el objetivo es fumigar a la población.

Sin llegar a profundizar sobre el término chemtrail, cuya traducción es ‘estela química’, sin más, puede ser considerado como un arma, como ya se hizo constar en la proposición de ley HR2977 – Ley de Preservación del Espacio de 2001 (5), y quienes denunciamos este asunto lo hacemos en torno a la ingeniería climática, que entre otras, se sirve de esas estelas químicas compuestas en muchos casos por Trimetil Aluminio y Titanato de Bario, añadidos de forma intencionada en el combustible de aviación por determinadas organizaciones y bajo estricta confidencialidad, para modificar el clima con diferentes objetivos, tanto por las características del Trimetil Aluminio como absorbente de la humedad (reacciona con el agua y produce Hidróxido de Aluminio y Metano además de ser un pirofórico) como por el efecto refractario que produce (el Hidróxido de Aluminio) y que modifica la balanza del forzamiento radiativo creando un efecto invernadero tras su utilización.

Cuando refiere que “la élite de científicos atmosféricos arrojó que los expertos rechazaban la existencia de un programa oculto internacional para fumigar a la población”, eso también lo rechazamos nosotros: nadie está diciendo que fumiguen a la población; decimos que las técnicas de manipulación climática tienen efectos sobre la biosfera y se altera la fase atmosférica del ciclo hidrológico, aumentan las temperaturas tras el uso de estas técnicas y se contaminan terrenos por la elevada concentración de estos elementos (Aluminio, Titanio, Bario, etc.) que aparecen en cantidades alarmantes tanto en muestras de agua de lluvia como en muestras de terreno recogidas por varias Asociaciones y Plataformas.

Le hubiera bastado muy poco tiempo para leer el artículo de esa encuesta que usted menciona y a la que su periódico tanta importancia le da, para darse cuenta de que quienes la realizaron son:

Christine Shearer. Famosa por su defensa a ultranza del uso de la nanotecnología incluso en la geoingeniería. Socióloga.

https://www.nsf.gov/awardsearch/showAward?AWD_ID=0938099

http://www.cns.ucsb.edu/people/christine-shearer-0

Mike West, exprogramador de videojuegos y el más famoso TROLL PAGADO de Estados Unidos, cuya página solo se dedica a luchar contra la causa y a crear artículos como el suyo.

http://mickwest.com/

Steven J. Davis. De 2001 a 2004, Davis trabajó como abogado corporativo en Gray, Cary, Ware y Freidenrich, LLC, y después trabajó como investigador postdoctoral con Ken Caldeira en la Institución Carnegie para la Ciencia. Es experto en geoingeniería en su fase de métodos para la captación del CO2 e investiga las emisiones integradas de dióxido de carbono y la contaminación del aire en el comercio internacional, los sistemas de energía, el lock-in de carbono, las cantidades y las causas de las emisiones de gases de efecto invernadero y las interacciones con la agricultura.

https://en.wikipedia.org/wiki/Steven_J._Davis

https://www.ess.uci.edu/~sjdavis/publications.html

-Y por último, Ken Caldeira, que simplemente tecleando en Google “Ken Caldeira geoingeniería” sabría quién es, además de su relación con el famoso Instituto Carnegie (6) y sus controversias.

Ken Caldeira sale incluso en artículos como el mencionado al principio de esta carta abierta, titulado “¿Ha llegado la hora de experimentar con el clima del planeta?” (2):

” ‘El fracaso de nuestros políticos en lograr medidas concretas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero está preocupando a los científicos y causando que muchos de ellos empiecen a pensar en medidas extremas’, dice el climatólogo de la Institución Carnegie de Washington (EE. UU.), Ken Caldeira. Considerado uno de los mayores expertos en cambio climático del mundo, Caldeira ha sido siempre un gran defensor de la geoingeniería “.

Lo que mencionan ustedes en repetidos artículos sobre los 76 de los 77 científicos que niegan “las estelas químicas” (debería ver en qué consistió la encuesta pero lo dejamos para otro artículo) nos recuerda lo de que 9 de cada 10 dentistas recomiendan masticar un chicle sin azúcar. El que no lo recomienda, ¿es un sádico que quiere enriquecerse con caries por doquier? ¿O, por el contrario, puede ser que no recomiende el masticar chicle porque lo ve contraproducente y menos sin azúcar porque los edulcorantes artificiales que lo sustituyen son más dañinos para la salud que el propio azúcar?

Mejor que no siga riéndose de las personas, y esperamos que se le dé mejor el TANGO. pues como periodista deja mucho que desear.

Referencias:

1.- Los científicos niegan los ‘chemtrails’, el supuesto plan para fumigar a la población (‘El País’, 17 de agosto de 2016): http://elpais.com/elpais/2016/08/16/ciencia/1471361175_920591.html

2.-¿Ha llegado la hora de experimentar con el clima del planeta? (‘El País’, 9 de febrero de 2015):

http://elpais.com/elpais/2015/02/09/ciencia/1423473491_010606.html

3.- Sombrillas y fumigaciones químicas (‘El País’, 1 de abril de 2017):

http://politica.elpais.com/politica/2017/03/31/tiempo_al_tiempo/1490983982_675148.html

4.- Vamos a llamar a las nubes por su nombre (‘Verne’-‘El País’, 1 de noviembre de 2016):

http://verne.elpais.com/verne/2016/10/24/articulo/1477324394_571669.html

5.- Proposición de ley HR2977 – Ley de Preservación del Espacio de 2001:

https://www.congress.gov/bill/107th-congress/house-bill/2977/text

6.- Instituto Carnegie (véase controversias): https://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Carnegie

Nota: Las noticias del diario ‘El País’ sobre la manipulación del clima a lo largo de los años:

La lluvia artificial causó inundaciones en Canarias y granizo en China (‘El País’, 28 de junio de 2006). La ciencia logró hace más de 30 años hacer caer agua del cielo artificialmente. Lo que no ha conseguido aún es medir la cantidad que va a caer y el lugar exacto. El experimento de provocar lluvia artificial se efectuó en Las Palmas durante 1984 y 1985 y continuó de forma intermitente hasta 1992. En España, la modificación del régimen de lluvias es una competencia estatal.

http://elpais.com/diario/2006/06/28/madrid/1151493859_850215.html

Israel afirma que lleva cuatro décadas desarrollando la técnica de la lluvia artificial (‘El País’, 29 de junio de 2006). El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha entablado negociaciones con Mekorot, la empresa pública del agua israelí que utiliza aviones para hacer que aumenten las lluvias mediante la siembra de nubes. El Gobierno de la Comunidad desconocía que la Organización Mundial de la Meteorología desaconseja su uso y que el sistema había sido descartado anteriormente en Canarias por las inundaciones originadas.

http://elpais.com/diario/2006/06/29/madrid/1151580264_850215.html

La geoingeniería contra el cambio climático está plagada de riesgo e incertidumbre (‘El País’, 3 de septiembre de 2009). En este artículo se comentan las principales técnicas de geoingeniería propuestas para mitigar el calentamiento de la Tierra: la captura de dióxido de carbono y la gestión de la radiación solar.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2009/09/03/actualidad/1251928810_850215.html

La geoingeniería para enfriar la Tierra, una estrategia arriesgada (‘El País’, 27 de marzo de 2012). La geoingeniería, entendida como “la manipulación a gran escala del medio ambiente planetario para contrarrestar el cambio climático”, de momento no pasa de simulaciones en ordenador o experimentos de laboratorio. El objetivo de la Gestión de la Radiación Solar (GRS) es rechazar parte de la luz y el calor del Sol que llegan a la Tierra para así enfriarla. Pero un informe de la Royal Society británica concluye que las tecnologías de gestión de la radiación solar no pueden sustituir a la reducción de emisiones. La reducción de la luz solar creando nubes brillantes artificiales o mediante aerosoles puede afectar negativamente a la fotosíntesis de las plantas o incluso tener un impacto negativo en la salud humana, y además podría afectar negativamente a la capa de ozono.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/03/27/actualidad/1332876752_049879.html?rel=mas

¿Ha llegado la hora de experimentar con el clima del planeta? (‘El País’, 9 de febrero de 2015). Los científicos diseñan los primeros experimentos de geoingeniería para enfriar la Tierra ante la incapacidad de los políticos de acordar la reducción de emisiones de CO2. La geoingeniería incluye una serie de tecnologías que van desde pintar los tejados y fachadas de blanco para reflejar la radiación solar, hasta colocar gigantescos espejos en el espacio creando zonas de sombra en el planeta, pasando por la captura del CO2, la fertilización de los océanos y la gestión de la radiación solar.

http://elpais.com/elpais/2015/02/09/ciencia/1423473491_010606.html

Los científicos niegan los ‘chemtrails’, el supuesto plan para fumigar a la población (‘El País’, 17 de agosto de 2016). Un sondeo internacional mostró hace un lustro que el 17 % de los encuestados creía por completo en un plan maléfico para modificar el clima mediante fumigaciones aéreas. Ahora, la élite de los científicos atmosféricos niega la existencia de dicho programa secreto. 76 de los 77 expertos de primera fila consultados (el 98,7%) en una encuesta publicada en la revista Environmental Research Letters afirman que no han encontrado ninguna prueba del supuesto programa secreto de las estelas químicas. Los “chemtrails” son las estelas de condensación de los aviones, compuestas principalmente por agua en forma de cristales de hielo.

http://elpais.com/elpais/2016/08/16/ciencia/1471361175_920591.html

Vamos a llamar a las nubes por su nombre (‘Verne’-‘El País’, 1 de noviembre de 2016). Un artículo que ofrece una clasificación “científica” de las nubes artificiales.

http://verne.elpais.com/verne/2016/10/24/articulo/1477324394_571669.html

Naciones Unidas identifica 12 nuevos tipos de nubes (‘El País’, 25 de marzo de 2017). La Organización Meteorológica Mundial presenta el nuevo Atlas Internacional de Nubes, una publicación de referencia que no se actualiza desde 1987. La edición de este año identifica 12 nuevos tipos de nubes, entre ellas las “volutus” o nubes enrolladas, en forma de tubo; las “homogenitus”, generadas a partir de las estelas de condensación que dejan los aviones, y las “homomutatus”, que son nubes ya existentes que se modifican con el paso de las aeronaves.

http://elpais.com/elpais/2017/03/21/ciencia/1490130835_137434.html

Sombrillas y fumigaciones químicas (‘El País’, 1 de abril de 2017). La geoingeniería es un intento de modificar el tiempo meteorológico mediante métodos diversos. La propuesta que parece tener en mente Trump es esparcir dióxido de azufre en las capas altas de la atmósfera para que actúe a modo de sombrilla química, reflejando parte de la energía del sol y paliando así los efectos globales del cambio climático. Estas ideas de modificar el tiempo artificialmente, pese a su baja o nula efectividad, han dado pábulo a teorías paranoides como la de los “chemtrails”. Estas estelas son en realidad el resultado de la condensación de vapor de agua alrededor de las partículas emitidas durante combustión de los motores de los aviones.

http://politica.elpais.com/politica/2017/03/31/tiempo_al_tiempo/1490983982_675148.html

En los Emiratos Árabes Unidos se cultiva lluvia (‘El País’,12 abril 2017). Tras levantar ciudades en el desierto y alentar granjas bajo sus palmerales, Emiratos Árabes Unidos (EAU) trabaja ahora en el cultivo de lluvia. Entre el 23 y el 28 de marzo, las tormentas y los chaparrones fueron diarios en Dubái, Abu Dabi y otras áreas del país. Hasta un tercio del agua que ha caído durante el mes pasado en ese país de la península Arábiga es fruto de su “siembra de nubes”.

http://elpais.com/elpais/2017/04/11/opinion/1491906589_988857.html

¿Se puede robar la lluvia? (‘El País’, 21 de abril de 2017). Controlar las precipitaciones ha sido siempre un sueño del hombre pero aún está lejos de lograrse. El uso de aviones para “robar la lluvia” es un bulo sin base científica que aparece en épocas de sequía e incluso ha llegado a consolidarse como denuncia ante las autoridades. La mayoría de los intentos de controlar el proceso de generación de lluvia, o robarla, desde el primer experimento en 1946, se han centrado en añadir más núcleos de condensación de forma artificial (la “siembra de nubes”), pero no se ha podido establecer una clara relación causa-efecto entre la siembra y que se produzca o no precipitación.

http://politica.elpais.com/politica/2017/04/21/tiempo_al_tiempo/1492769449_634909.html

Artículo en PDF: Un artículo de El País

Nota: El siguiente enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre la ingeniería climática y sus efectos en los seres vivos.

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo archiva la petición de la Plataforma Cívica Guardacielos

En abril de 2013 la plataforma cívica europea contra la manipulación del clima Guardacielos / Skyguards llevó al Parlamento Europeo la denuncia pública de las actividades de geoingeniería en Europa en una conferencia titulada “Más allá de las teorías de modificación del clima–la sociedad civil contra la geoingeniería”.
Tras la conferencia se presentó una petición a la Comisión de Peticiones del citado Parlamento para que se llevara a cabo una investigación independiente de las actividades denunciadas, por violación de derechos fundamentales como la seguridad y la salud, teniendo en cuenta el grave impacto de estos programas en el medio ambiente y la salud pública.
En marzo de 2014 la petición fue admitida a trámite.
Sin embargo, esta decisión ha sido revocada en julio de 2016, procediéndose al archivo de la petición sobre la base de la ‘opinión’ emitida por la Comisión Europea, que tras dos años de espera decidió ignorar el fondo de la cuestión, como ya viene siendo habitual en los temas de vital importancia para la ciudadanía de la Unión.
 
GUARDACIELOS / SKYGUARDS Y SUS SOCIOS COLABORADORES HAN PRESENTADO UN RECURSO.
La introducción completa al recurso de Guardacielos se puede leer aquí:
La notificación del archivo de la petición de Guardacielos se puede leer aquí:
El recurso interpuesto por la Plataforma Cívica Guardacielos se puede leer aquí:
La relación de los miembros de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo se puede leer aquí:
El portal de la Plataforma Cívica Guardacielos contiene más información:

Documentación en PDF sobre la geoingeniería (II): Sofia Smallstorm

Adjuntamos a continuación un documento en PDF que contiene los principales artículos de Sofia Smallstorm en su versión original junto con las correspondientes traducciones al español que fueron publicadas en este blog:

Sofia-Smallstorm-(2009-2016)

El sitio web de Sofia Smallstorm es About the Sky [‘Acerca del cielo’]:

http://www.aboutthesky.com/

Los siguientes videos ofrecen varias ponencias de Sofia Smallstorm:

La autora tiene un blog que se puede consultar a través de estos enlaces:

http://www.aboutthesky.com/smallstorm-blog

http://www.aboutthesky.com/smallstorm-blog/2015

Más documentos en PDF de otros autores que escriben sobre la geoingeniería:

Documentación en PDF (I): Aeromotores y Guardacielos (actualizado en sept. 2016)

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en nuestra salud.

 

Documentación en PDF sobre la geoingeniería (I): Aeromotores y Guardacielos

Publicamos a continuación una selección de documentos en archivos PDF para facilitar su difusión y también su conservación. Poco a poco iremos añadiendo documentos a la lista. Última actualización: diciembre de 2016.

El blog AEROMOTORES:

El blog del Observatorio de Geoingeniería en España estuvo activo en 2011. El siguiente documento contiene los artículos publicados en dicho blog tal como aparecían en junio de 2016:

AEROMOTORES (2011)

Los documentos que aparecen enlazados a los artículos de dicho blog son los siguientes:

belfort-group-case-orange

benign-weather-modification-alabama-maxwell-airforce-base-barry-b-coble-1996

Space Preservation Act 2001-10-02-hr-2977

1998-u-s-gao-environmental-protection-dod-management-chaff

microbial-production-of-biopolymers-and-polymer-precursors

preparacion-nanoparticulas-de-rodio-polimerizando-acrylamida-y-microondas

us-army-synthetic-fuels

usp-4-412-654-atomizador-laminar-01-11-1983

usp-4-948-050-atomizador-ac3a9reo-autc3b3nomo-14-06-1990

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001

usp-4-402-480-atmosphere-modification-satellite-19-11-1980

usp-4-691-882-co-operate-satellites-08-09-1987

usp-4-999-637-creation-artificial-ionization-clouds-12-03-1991

usp-5-984-239-weather-modification-by-artificial-satellites-16-11-1999

circuitos-logicos-basados-en-nanotubos-21-07-20081

carbon-nanotube-elecronics-2002

artificial-cognitive-systems

darpa-synapse-program

darpa-systems-of-neuromorphic-adaptive-plastic-scalable-electronics

usp-1-279-823-process-for-causing-ion-precipitation-24-11-1918

cdc-atlanta-generation-and-behavior-airborne-particles

usp-3-127-608-object-camouflage-method-31-03-1964

usp-3-334-845-high-speed-aircraft-08-08-1967

usp-4-557-444-aerospace-vehicle-10-12-1985

usp-4-728-061-spacecraft-operate-in-two-alternative-flight-modes-01-03-1988

usp-4-775-120-extraterrestrial-transport-apparatus-and-method-04-10-1988

usp-5-102-066-vertical-takeoff-and-landing-aircraft-07-04-1992

usp-4-712-155-creating-electron-cyclotron-heating-plasma-08-12-1987

usp-4-402-480-atmosphere-modification-satellite-19-11-1980

usp-4-691-882-co-operate-satellites-08-09-1987

usp-5-762-298-satellite-weather-modification-system-09-06-1998

usp-5-984-239-weather-modification-by-artificial-satellites-16-11-1999

usp-1-338-343-process-and-apparatus-production-intense-artificial-clouds-27-04-1920

usp-2-068-987-process-of-dissipating-fog-23-08-1934

usp-2-527-231-method-of-generating-silver-iodide-smoke-24-10-1950

usp-3-274-035-metallic-composition-for-hygroscopic-smoke-20-09-1966

usp-3-518-670-artificial-ion-cloud-25-09-1967

usp-3-785-557-cloud-seeding-system-rocket-15-01-1974

usp-4-347-284-white-cover-sheet-material-uv-reflecting-31-08-1982

usp-5-003-186-stratospheric-seeding-for-reduction-global-warming-26-03-1991

usp-5-360-162-method-for-precipitation-atmospheric-water-04-06-1992

usp-6-520-425-process-and-apparatus-for-the-production-of-nanofibers-18-02-2003

usp-1-619-183-process-of-producing-smoke-clouds-from-moving-aircraft-1-03-1927

usp-2-785-312-ion-generator-using-radioactive-material-12-03-1957

usp-3-813-875-rocket-barium-release-cloud-04-06-1974

usp-4-738-896-sol-gel-formation-polysilicate-19-04-1988

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001usp-1-665-267-process-of-producing-fog-10-04-1928

usp-2-570-867-method-of-crystal-formation-and-precipitation-21-01-1948

usp-3-630-950-combustible-compositions-for-generating-aerosols-21-11-1968

usp-4-362-271-artificial-modification-of-precipitation-dimethyl-sulfoxide-07-12-1982

usp-6-315-213-modificador-climatico-fibras-13-11-2001

usp-2-437-963-method-and-apparatus-for-producing-aerosols-16-03-1948

usp-3-429-507-rainmaker-25-07-1966

usp-5-286-979-process-for-absorbing-uv-radiation-using-dispersed-melanin-15-02-1994

usp-2-550-324-process-for-controlling-weather-24-04-1951

usp-3-899-144-powder-comtrail-generator-12-06-1975

usp-2-908-442-method-for-dispersing-natural-fogs-and-clouds-13-10-1959

usp-3-659-785-weather-modification-utilizing-microencapsulated-material-02-05-1972

usp-0-462-795-method-producing-rain-fall-10-11-1891

usp-5-360-162-method-for-precipitation-atmospheric-water-04-06-1992

2001-10-02-hr-2977

2006-07-31-heraldodesoria-avimon1

clrtap-convention-on-long-range-transboundary-air-pollution-spain-non-compilance

cost-action-724-final-report-2009

el-sol-y-el-clima

enmod-1976

espacio-aereo-inferior

espacio-aereo-inferior-canarias

espacio-aereo-superior

espacio-aereo-superior-canarias

II0282A

mitigation-hail-damages-in-france-and-spain-16-10-2009

otan-european-space-weather-activities

severe-space-weather-events-final-report

spet-2004-independent-panel-of-experts-australia-agl-ecotoxic

training-program-weather-modification-pilot-north-dakota

u-n-framework-convention-climate-change-mexico-2010-secuestro-de-co2-y-fertilizacion-con-metales

Todos los vídeos del Observatorio de Geoingeniería se pueden ver en este canal de Vimeo:

https://vimeo.com/user6281609/videos

La Plataforma Cívica Guardacielos:

El documento titulado El clima como multiplicador de fuerza, traducido al español por Guardacielos:

weather-as-a-force-multiplier-owning-the-weather-in-20252

Poseyendo_el_clima_en_2025

Carta_abierta_a_los_militares_redactores_de_Poseyendo_el_Clima_para_el_2025

Las actividades y la historia de la Plataforma Cívica Guardacielos:

GUARDACIELOS (2013-2016)

Relato_Guardacielos_conferencia_Berlin (jul. 2014)

P_CIVES

Peticion_Congreso_Diputados_febrero_2016_web

peticion_diptico_descargar_pdf

Denuncia SEPRONA ZAMORA Fotos

Díptico sobre la geoingeniería (Guardacielos, 2013)

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo archiva la petición de Guardacielos (nov. 2016):

AVISO RECURSO PDF

NOTIFICACIÓN PDF

RECURSO PDF

Miembros_comision_de_peticiones_pdf

Otros documentos traducidos por Guardacielos:

Resolución del Parlamento Europeo sobre medio ambiente, seguridad y política exterior, 14 enero 1999 (Trad. Guardacielos): Informe_Parlamento_Europeo_A4-0005-99

Climas de guerra [el Convenio sobre la prohibición del uso de técnicas de modificación ambiental con fines militares o Convenio ENMOD, 1976] (C. Stracquadaneo, jun. 2004 / Trad. Guardacielos): Climas_de_Guerra_de_Carlo_Stracquadaneo

enmod-1976

Gordon J.F. MacDonald, asesor del Comité Científico del Presidente L.B. Johnson, alertó ya en 1968 de los peligros de la manipulación del clima y de la guerra geofísica:

Cómo_destruir_el_medio_ambiente_(Gordon_MacDonald)

El_cambio_climatico_como_arma (Otero, oct. 2013)

Poseer_el_clima_para_uso_militar(Chossudovsky, 2012)

Precursores_del_proyecto_HAARP (R. Bertel)

El_canto_de_la_Tierra_(Alessio_di_Benedetto)

Ingenierizar_el_clima (Shepherd)

Lluvia_artificial_en_Uruguay_1954

Tres_hipótesis_acertadas (V. Buono)

La investigación de J. MARVIN HERNDON (traducción de Guardacielos):

NOTA DE PRENSA JUN 2015

ENVENENAMIENTO DE LA HUMANIDAD JUN 2015

NOTA DE PRENSA GEOINGENIERIA TÓXICA AGO 2015

Geoingenieria_Toxica_en_la_Troposfera_Revisado

Respuesta_Marvin_Rechazo

Entrevista_de_Mara_a_Marvin_Herndon_Esp

Metodologia_medicion_cenizas_volantes_de_carbon_agua_de_lluvia_DEF

Artículos de J. Fraile en El Día de Zamora (2013):

167_EDZ

168_EDZ

169_EDZ

170_EDZ

171_EDZ

172_EDZ

173_EDZ

 

Nota: Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.

 

 

Índice de los artículos del blog del Observatorio de Geoingeniería en España

El blog del Observatorio de Geoingeniería en España estuvo activo entre marzo y septiembre de 2011, y desde entonces, al parecer, no ha sido actualizado, a pesar de que en repetidas ocasiones sus autores expresaron su intención de seguir escribiendo sobre temas que habían dejado inacabados. Aun así, el blog contiene muchísima información sobre la manipulación del tiempo y su lectura es muy recomendable. Publicamos a continuación los resúmenes de los artículos de dicho blog con la intención de facilitar su estudio. El título de cada artículo es un enlace que conduce al correspondiente informe.

1) LAS ESTELAS PERSISTENTES EN AEROMOTORES:

Introducción al blog.

2) EL CONTROL CLIMÁTICO:

El documento titulado Weather as a Force Multiplier – Owning the Weather in 2025, redactado por militares estadounidenses y publicado en 1996, es una declaración de intenciones: “la posesión del tiempo atmosférico en 2025”. La traducción al español, realizada por Guardacielos, se puede leer aquí.

3) TIPOS DE AEROMOTORES CICLO BRAYTON:

Descripción de los tipos de motores a reacción más comunes en aviación (Turbojet, Turbofan, Turboeje y Turboprop).

4) I SIMPOSIO INTERNACIONAL UNIVERSITARIO SOBRE ESTELAS PERSISTENTES:

El documento titulado Case Orange fue presentado por el Grupo Belfort (Ciudadanos en Acción) en este simposio celebrado en Bélgica en mayo de 2010.

5) CONTROL DE PRECIPITACIONES A BAJA COTA:

El aumento de las precipitaciones se consigue mediante la dispersión aérea de compuestos derivados de la plata, y la reducción de las precipitaciones se lleva a cabo utilizando derivados del cloruro de calcio.

6) USAF AIR UNIVERSITY:

Benign Weather Modification [Modificación benigna del tiempo atmosférico], informe de Barry E. Cole publicado en 1996 por la Universidad del Aire de Alabama.

7) PROCESOS DE FORMACIÓN DE ESTELAS VOL. I:

Las estelas de condensación que dejan los reactores a gran altura se forman a partir de la cristalización y posterior sublimación del vapor de agua que resulta de la combustión de los hidrocarburos. Los aviones a reacción no generan cirros o nubes altas bajo ninguna circunstancia.
Las estelas persistentes o chemtrails aparecen clasificadas como “armas exóticas” en la Space Preservation Act [Acta para la Preservación del Espacio] de 2001, un proyecto de ley que el Congreso de los Estados Unidos no llegó a aprobar.

8) COMBUSTIBLES SINTÉTICOS:

Protocolo final de aceptación de combustibles sintéticos bajo denominación comercial para turbinas de aviación (2007).

9) SENSOR DE ESTELAS DE CONDENSACIÓN:

Las turbinas de los motores a reacción de los aviones espía están diseñadas para eliminar la formación de estelas de condensación. Aun así, si por algún fallo se generase una estela que pudiera delatar al avión, el sensor de estelas de condensación de la Corporación Ophir (Pilot Alert System) avisaría a los pilotos.

10) CONTROL DE PRECIPITACIONES EN ALTA COTA:

La dispersión de aerosoles en alta cota para forzar la reducción de las precipitaciones se lleva a cabo por aeronaves comerciales (estelas persistentes en línea recta que coinciden con rutas aéreas) y por aeronaves militares que vuelan bajo identificación FoF de tipo OTAN-USAF (estelas persistentes en espiral o en cruz).

11) BIOPRECIPITACIONES:

La Pseudomonas Syringae es una bacteria salvaje que produce una proteína con capacidad nucleizante (es decir, que acelera la formación de hielo en el organismo infestado; por ello se la conoce como bacteria “Ice-Plus”). Esta bacteria es la principal responsable de la muerte por helada de las plantas de nuestros campos.
A partir de la P. Syringae, los genetistas han creado dos cepas modificadas:
a) Una cepa “Ice-Minus” (que tiene inhibidos los genes que desarrollan la proteína nucleizante y que se usa ilegalmente en la agricultura como protector contra el hielo).
b) Otra cepa “Ice-Plus” (utilizada ilegalmente en geoingeniería y también en los cañones de nieve artificial de las estaciones de esquí).

12) EMPRESAS Y MODIFICACIÓN CLIMÁTICA:

Las compañías Supertanker Services [actualmente, Global Supertanker Services] y Evergreen airlines [cerrada en 2013] admitían públicamente la dedicación de sus aviones al control de las precipitaciones.

13) GEOINGENIERÍA Y REFUELING:

Los aviones Mc Donnell Douglas KC-10 Extender, Boeing KC-767, Boeing KC-135 Stratotanker y Airbus KC-30 son aviones cisterna de reabastecimiento en vuelo que se utilizan en las operaciones ilegales de dispersión de estelas persistentes.

14) CONTRAMEDIDAS:

Las contramedidas son sistemas diseñados para impedir que un arma guiada por sensores pueda localizar su objetivo.
Las contramedidas basadas en tiras o fibras de aluminio (señuelos antirradar, reflectores antirradar o chaff) son eyectadas por las aeronaves para perturbar los misiles antiaéreos guiados por radar y evitar así su ataque.
Las bengalas son contramedidas usadas para evitar el ataque de los misiles guiados por infrarrojos.

15) PROCESOS DE FORMACIÓN DE ESTELAS VOL. II:

Las estelas de condensación o contrails deberían llamarse estelas de cristalización, dado que se producen por la cristalización del vapor de agua que emiten los motores a reacción.
Las estelas de vapor o vapor trails deberían conocerse como estelas de condensación, ya que su desarrollo se basa en la condensación del vapor de agua atmosférico. Estas estelas de vapor requieren una humedad absoluta alta y una temperatura positiva, y se producen cuando las aeronaves presentan un gran ángulo de ataque o incidencia al viento en despegues, aterrizajes o acrobacias.
Los dispositivos de punta alar o winglets reducen la posibilidad de que las estelas de vapor puedan dar lugar a estelas turbulentas.

16) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. I:

Los polímeros son macromoléculas compuestas por moléculas más pequeñas que se repiten a lo largo de una cadena.
La utilización de polímeros higroscópicos (es decir, que absorben la humedad) en procesos de control de precipitaciones en alta cota aparece en patentes como la de Peter Cordani (2001) [la traducción de Guardacielos se puede leer aquí].
Biopolímeros como los polisacáridos, los poliésteres y las poliamidas son producidos de forma natural por microorganismos. La utilización de microorganismos genéticamente manipulados facilita la producción industrial de biopolímeros.
Los nanotubos producidos por hibridación del carbono actúan como membranas permeables y con capacidad portadora biológica y química.
Los polímeros y los nanotubos utilizados en la geoingeniería son sensibles a la radiofrecuencia emitida por satélites y radares.

17) 910TH SQUADRON – AERIAL SPRAY SYSTEM:

Los técnicos en dispersión aérea de materiales del 910th Aircraft Maintenance Squadron son los encargados de instalar los depósitos de aerosoles y los dispersores en los aviones para que estos puedan realizar operaciones de dispersión de estelas persistentes a baja y media cota.

18) INGENIERÍA NEUROMÓRFICA:

La Universidad de Maryland es uno de los mayores centros de investigación en ingeniería neuromórfica.
El diseño de sistemas neuronales artificiales y la hibridación del sistema nervioso con dispositivos electrónicos pueden tener como objetivo la modificación de la conducta de los seres humanos.
La dispersión a gran escala de aerosoles atmosféricos sintéticos que contienen nanotubos (fibras) y nanochips o biosensores (smart dust o polvo inteligente) se utiliza tanto en la creación de sistemas cognitivos artificiales como en la generación de displays holográficos en 3D.
El diseño de sistemas cognitivos artificiales tomando como modelo los sistemas nerviosos biológicos tiene como objetivos la robótica híbrida y el pensamiento sintético.
El programa Synapse de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) demostró la interacción neuronal con los nanochips.
La tecnología de displays holográficos en 3D, que permite la visualización en 3D del interior de los edificios, se basa en las toneladas de polvo inteligente o smart dust que se utilizan en los programas de dispersión de aerosoles.

19) DRONES:

Los drones son vehículos aéreos no tripulados (Unmanned Aircraft Vehicles o UAV) cuya autonomía es cada vez mayor y que a veces se utilizan en los programas de dispersión de estelas persistentes. Cualquier aeronave civil o militar puede transformarse en un dron. El camuflaje civil y la ausencia de pilotos facilitan la violación del espacio aéreo soberano.

20) ESCUDO ANTIMISILES Y GEOINGENIERÍA:

Cualquier dispositivo que genere iones negativos o aniones también genera nucleación.
Cualquier dispositivo que genere iones positivos o cationes (torres Gwen, radares, telefonía móvil) produce ausencia de precipitaciones y una gran polución atmosférica.
Las llamadas “tormentas inteligentes” son provocadas por equipos de interferometría y microondas instalados en aviones Boeing 747 o en satélites.
El Radar SBX es una plataforma marítima móvil que funciona como calentador ionosférico.
La aeronave con láser ABL YAL-1 puede generar precipitaciones devastadoras al incidir con su haz láser a máxima potencia sobre los ríos de vapor troposférico.
Todos estos dispositivos se enmarcan en los programas antimisiles.

21) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. II SCALAR WEAPONS:

La tecnología escalar (la extracción ilimitada de energía del vacío espacio-tiempo) pasó de Alemania a Rusia al término de la Segunda Guerra Mundial, y posteriormente se desarrolló en los Estados Unidos.
La tecnología escalar tiene aplicaciones militares (armas escalares) y también en el control externo de la mente humana y en la modificación climática.
Una onda escalar es aquella cuyo vector de campo eléctrico y de campo magnético es igual a cero.
Las frecuencias de resonancia escalar pueden generar contracción (geometría tetraédrica: gravedad o atracción hacia el vacío espacio-tiempo) o expansión (geometría esférica: electromagnetismo).
Desde los años sesenta se han detectado decenas de implosiones y explosiones provocadas por la tecnología escalar.
La molécula de agua tiene forma tetraédrica (al igual que el dióxido de silicio y las materias bariónicas) y funciona como transductor de vacío espacio-tiempo.
El uso de la tecnología escalar en la modificación climática está relacionado con los fenómenos de línea blanca y línea negra, así como con la formación de halos circulares en el cielo.
Por medio de dos focos de interferometría escalar (dos radares modificados) se genera un campo escalar que se puede utilizar para controlar las precipitaciones.
El modo de interferometría escalar continua y exotérmico provoca la desintegración de las nubes.
El modo de interferometría escalar continua y endotérmico provoca el aumento de las precipitaciones (precipitaciones forzadas).
La dispersión de estelas persistentes amplifica los efectos de la tecnología escalar.

22) ECOTERRORISMO Y MARCO LEGAL VOL. I:

Los programas de dispersión de aerosoles, los programas de fertilización oceánica con metales y el uso de la tecnología escalar en geoingeniería vulneran impunemente leyes y tratados internacionales, entre ellos el Convenio o convención sobre la prohibición del uso de técnicas de modificación medioambiental con fines militares u otros fines hostiles (1976).

23) COMPOSICIÓN QUÍMICA EN GEOINGENIERÍA:

En la Oficina de Patentes de Estados Unidos hay registrados numerosos métodos de geoingeniería; los más antiguos datan de finales del siglo XIX.
A lo largo de los años, sustancias como el ácido carbónico, el yoduro de plata, el óxido de zinc, el dimetilsulfóxido, el bario y el perclorato amónico se han utilizado para forzar la precipitación del vapor de agua atmosférico.
Por otro lado, las diatomitas, el cloruro de calcio, el amoníaco, el dióxido de carbono, el butano, el isobutano, el propano, los freones, el aluminio, el ácido sulfúrico y los polímeros superabsorbentes se han empleado para disipar frentes lluviosos y reducir las precipitaciones.
El cesio, el litio, el sodio y el bario se han utilizado para generar nubes de iones.
La dispersión de óxidos de metales (entre ellos, el óxido de aluminio) en la estratosfera con el fin de reducir el supuesto calentamiento global debido al CO2 es el objeto de la patente de Hughes Aircraft Inc., de 1991.
También está patentada la dispersión de melanina para reducir la radiación ultravioleta (1994).
Las fibras de vidrio revestidas de metales con una capa intermedia de óxido de aluminio o de dióxido de titanio se han utilizado en la fabricación de contramedidas aéreas.
Actualmente, las fibras superresistentes procedentes de la manipulación genética de los aminoácidos presentes en algunos arácnidos, así como los polímeros autoensamblables, las nanofibras y los nanotubos de carbono también se utilizan en las operaciones de geoingeniería.

24) INMUNIDAD LEGAL Y NEOLENGUAJE EN GEOINGENIERÍA:

Los métodos para la dispersión de aerosoles en geoingeniería a baja cota (en los que se hace uso de compuestos como el yoduro de plata, el cloruro de calcio, el acetileno, el propano o el hielo carbónico) son los siguientes:
a) Aeronaves que, en función del procedimiento operacional de dispersión, consiguen un aumento o una disminución de las precipitaciones.
b) Cohetes con cabezas dispersoras de aerosoles (actividad que es ilegal según el derecho internacional, pero que en España se intenta legalizar a nivel local).
c) Cañones de aerosoles no balísticos para generar precipitaciones artificiales.

Aparte de estos métodos de dispersión de aerosoles, también se utilizan dispositivos generadores de ondas de choque (aparatos ilegales con los que agricultores sin escrúpulos reducen las precipitaciones cuando les conviene).

Los programas globales para el control de las precipitaciones generan grandes disturbios en el ciclo natural del agua, polarizándolo hacia sequías, inundaciones y aumento del granizo.
Las compañías aseguradoras y los consorcios del gobierno (que pagan los daños ocasionados por el granizo) son los que financian la modificación del tiempo atmosférico a baja cota creando precipitaciones artificiales.
La modificación del tiempo atmosférico con fines económicos se oculta bajo expresiones como “la lucha antigranizo”, “la lucha contra la desertización” o “la investigación para el bien común”.
En España, estas operaciones climáticas ilegales las perpetran el gobierno, muchas comunidades autónomas, empresas y particulares, a pesar de que en 1995 quedó demostrado que el yoduro de plata es un contaminante ecotóxico.

25) INFILTRACIÓN AÉREA. SOBERANÍA Y TRATADOS INTERNACIONALES:

Para que un Estado sea considerado como soberano, debe tener el control sobre el espacio aéreo dentro de sus fronteras.
La invasión aérea es cualquier entrada en un espacio aéreo soberano sin autorización.
En contra de lo que aseguran los medios desinformadores, actualmente sí que es posible tanto operar aeronaves sin plan de vuelo como realizar una infiltración aérea en un espacio soberano.
El Ejército del Aire es el encargado de ejercer el control y vigilancia del espacio aéreo español. Para ello utiliza los radares primarios y los radares secundarios.
Los radares de tierra y los radares de aproximación, que se encuentran en los grandes aeropuertos, no participan en esta labor.
El radar primario (sistema pasivo, que no requiere acción del objetivo) emite ondas electromagnéticas que son reflejadas por los objetos y, de vuelta al emisor, permiten triangular la posición de dichos objetos en la atmósfera.
El radar secundario (sistema activo, que requiere respuesta del objetivo) necesita que las aeronaves lleven instalado un equipo electrónico capaz de recibir y enviar datos (transpondedor).
Toda detección e identificación primaria de aeronaves en tiempo de paz es totalmente electrónica. Los únicos controladores aéreos que ven el cielo físicamente son los de las torres de control de los aeropuertos. El resto de los controladores civiles y militares trabaja en edificios cerrados.

La flota AWACS es la encargada de vigilar el espacio aéreo de los países de la OTAN. Las antenas integradas de estos aviones permiten identificar a cualquier aeronave (lleve el transpondedor conectado o no).

El Convenio sobre cooperación para la defensa de 1988 otorga al ejército estadounidense una gran libertad para actuar en el territorio español. El Tratado de cielo único europeo (2004) también supone una gran pérdida de soberanía aérea para nuestro país.

Existen distintos métodos de infiltración en un espacio aéreo soberano:
a) Operación con aviones espía dotados de una tecnología que los vuelve “invisibles”.
b) Operación con aeronaves a baja cota, que vuelan tan bajo que no son localizadas por los radares primarios.
c) Operación de aeronaves desde aeródromos privados, sin conectar el transpondedor ni formalizar un plan de vuelo, con el fin de desarrollar actividades ilegales.
d) Aeronaves de Estado (sobre países aliados).
e) Compañías aéreas civiles “tapadera” pertenecientes a agencias gubernamentales.
f) Aeronaves “dobles” que vuelan por detrás y por debajo de aeronaves civiles cuya ruta y plan de vuelo les conviene.

26) 2012: ACTIVIDAD SOLAR VS. GEOINGENIERÍA DEL CAMBIO CLIMÁTICO:

Conceptos como “calentamiento global”, “cambio climático antropogénico” y “efecto invernadero” son conceptos pseudocientíficos. El CO2 no es la causa del aumento de las temperaturas.

El clima está siempre en constante cambio: los períodos de altas temperaturas y las glaciaciones se suceden de forma cíclica, y el causante de estos ciclos es el Sol.
La cantidad de rayos cósmicos que alcanzan el planeta Tierra depende de dos factores:
a) la actividad del Sol
b) la posición del Sistema Solar en su desplazamiento por la Vía Láctea.
Los rayos cósmicos procedentes del espacio exterior y algunas partículas subatómicas procedentes del sol tienen propiedades nucleizantes (es decir, son capaces de producir la coalescencia de las moléculas de vapor de agua) y por ende son los responsables de la formación de nubes a baja cota.
Cuanto mayor sea la cantidad de rayos cósmicos que alcanzan nuestro planeta, mayor será la cantidad de nubes bajas. La cobertura de nubes a baja cota determina a nivel global la cantidad de energía solar que impactará sobre la superficie terrestre y oceánica: a mayor número de nubes a baja cota, menor es la temperatura en el planeta Tierra.

El “cambio climático” del que nos hablan continuamente los medios de comunicación ha sido creado por la geoingeniería. Las operaciones de dispersión de aerosoles hacen que aumenten las temperaturas y que se reduzcan las precipitaciones.

Los nanopolímeros, nanofibras y nanofilamentos tienen capacidad higroscópica o desecante, permiten “vehiculizar” compuestos químicos y transformar energía electromagnética en calor.

La geoingeniería para la creación del cambio climático artificial se basa en las siguientes tecnologías:
a) dispersión de aerosoles desde aeronaves y barcos transoceánicos;
b) tecnología escalar (energía dirigida desde satélites y radares que funcionan como interferómetros lineales);
c) tecnología electromagnética (frecuencias irradiadas por los calentadores ionosféricos como el HAARP);
d) ionización atmosférica (las torres Gwen generan ionización positiva y por ende producen ausencia de precipitaciones);
e) tecnología láser (el impacto de un haz láser de gran potencia sobre la trayectoria de los ríos de vapor troposféricos puede crear precipitaciones masivas);
f) tecnología de ondas de choque (ondas sónicas que impiden la nucleación natural en las nubes);
g) organismos modificados genéticamente (bioprecipitaciones).

Cada vez que compramos un producto fabricado por una empresa que utiliza la reducción de emisiones de CO2 como argumento de venta, estamos financiando directamente los programas de geoingeniería, el fraude del calentamiento global y los impuestos del carbono; además, de manera indirecta, también estamos financiando tanto los cultivos transgénicos resistentes al aluminio como el gasto farmacéutico que comporta el tratamiento de todas las enfermedades que estas operaciones ilegales están causando.

27) NAVEGACIÓN AÉREA EN GEOINGENIERÍA Y CARTAS ENROUTE:

El sistema de navegación aérea mundial es arcaico, pues ha evolucionado muy poco desde los años 50: las rutas aéreas son líneas rectas que van de un “radiofaro” o radioayuda a otro; los pilotos y controladores utilizan radios que emiten en analógico; el GPS y la tecnología digital apenas se utilizan.
La anchura de las rutas aéreas está limitada por ley y los aviones no pueden desviarse más allá de dicho límite. Además, no todas las aerovías disponen de dos sentidos.
Un circuito o patrón de espera es una maniobra en torno a un punto fijo señalado en las cartas; la forma de la maniobra es parecida a la de un hipódromo, y sirve para retrasar el aterrizaje de una nave cuando el aeropuerto está saturado.
Siempre que se aproxime un frente nuboso con alta probabilidad de precipitaciones y que esté situado por encima de la capa de 0ºC, doce horas antes una operación de dispersión de aerosoles será llevada a cabo por decenas de aeronaves que vuelan fuera de ruta.

28) GEOINGENIERÍA AVANZADA VOL. III: ORBS MISSILE:

Los fenómenos producidos por la manipulación del vacío espacio-tiempo (tecnología escalar) son ocultados deliberadamente por los medios desinformadores asociándolos al fenómeno extraterrestre.
Los orbes, bolas de fuego o rayos globulares, en su forma natural, están casi siempre asociados a las tormentas de aparato eléctrico.
Nikola Tesla publicó en 1904 cómo se podía reproducir artificialmente el fenómeno de los rayos globulares. Más tarde, en 1934, la prensa norteamericana anunció el descubrimiento de la “telefuerza” por parte de Nikola Tesla.
En 1944, el New York Times informó de la aparición de una nueva arma nazi en el frente de combate: las esferas plateadas que volaban sobre el territorio alemán (denominadas phoo bombs por las fuerzas aéreas de Estados Unidos en Europa).
En 1945, Estados Unidos, Inglaterra y la Unión Soviética negociaron el reparto del armamento avanzado alemán y de los científicos que lo implementaron.
La Unión Soviética desarrolló la tecnología escalar en tres programas (energético, bioenergético y psicoenergético).
En 1948 comenzó la era de la modificación del tiempo atmosférico sobre Norteamérica por parte de la Unión Soviética.
El escudo antimisiles Duga [o pájaro carpintero ruso] fue desmantelado con la disolución de la Unión Soviética, al igual que decenas de instalaciones secretas de investigación energética, pero el calentador ionosférico SURA sigue funcionando con el objetivo de obtener energía ilimitada de la ionosfera.
En 1993, en Alaska, comenzó el desarrollo del sistema HAARP por parte del gobierno de los Estados Unidos. Decenas de instalaciones similares se construyeron por todo el planeta.
La NASA ha puesto en órbita numerosos satélites artificiales que funcionan como interferómetros lineales. Los Estados Unidos ya tienen la capacidad de manipular el tiempo atmosférico, capturar o proyectar imágenes a distancia, causar terremotos y activar volcanes mediante las ondas escalares.

Existen dos tipos de orbes fabricados por el ser humano:
a) Orbes que se forman cuando se aplica un exceso de potencial escalar pulsatorio en modo exotérmico sobre una región de la troposfera en la que se han dispersado aerosoles.
b) Orbes (llamados aetherofactos) que son armas escalares que han evolucionado a partir del arma nazi.

29) ABM GRAND FORKS:

Dentro del despliegue de misiles antibalísticos (anti-ballistic missiles o ABM), la General Electric diseñó en 1969 el Radar de Adquisición Perimetral (PAR) y el Radar de Adquisición de Misiles (MAR). El Stanley R. Mickelson Complex, situado a 160 km de Grand Forks (Dakota del Norte), es una base militar con un gran radar PAR de antenas en fase. Los 6660 dipolos situados en lo alto de la pirámide truncada siguen activos y oficialmente el radar se utiliza para monitorizar el espacio exterior. Se puede afirmar que es una de las mayores instalaciones terrestres fijas de emisión de energía dirigida mediante radiación escalar.

30) DOD / NASA Y GEOINGENIERÍA VOL. I:

La NASA, en colaboración con distintas universidades y agencias del gobierno de los Estados Unidos, ha llevado a cabo proyectos de geoingeniería que se han hecho públicos. Uno de ellos fue el programa SUCCESS (1996), que tenía como objetivo el estudio de las “estelas de condensación” y sus efectos en las formaciones nubosas, y que sirvió para perfeccionar los mecanismos de dispersión de aerosoles.

Hasta aquí llegó el blog del Observatorio de Geoingeniería en España. Ojalá que sus autores vuelvan a publicar pronto nuevos artículos y que podamos añadirlos a la lista.

Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una serie de artículos que versan sobre la geoingeniería y sus efectos en los seres vivos.

Estelas químicas: los efectos de los metales tóxicos y los aerosoles químicos en la salud de las personas

Publicamos a continuación la traducción al español del artículo Chemtrails: The Consequences of Toxic Metals and Chemical Aerosols on Human Health, escrito por Ilya Sandra Perlingieri y publicado por primera vez en el portal Global Research el 7 de mayo de 2010.

http://www.globalresearch.ca/chemtrails-the-consequences-of-toxic-metals-and-chemical-aerosols-on-human-health/19047

ESTELAS QUÍMICAS: LOS EFECTOS DE LOS METALES TÓXICOS Y LOS AEROSOLES QUÍMICOS EN LA SALUD DE LAS PERSONAS

Primera parte.

Por la Dra. Ilya Sandra Perlingieri

Sabemos desde hace varias décadas que los metales pesados y las sustancias químicas pueden causarnos graves daños físicos. Desde que se publicara La primavera silenciosa [Silent Spring, 1962], de Rachel Carson, hemos recibido bastante información y conocemos las graves consecuencias de la exposición a estos venenos y de su utilización en nuestras actividades cotidianas. Está documentado que miles de estas sustancias son cancerígenas.

A partir de la investigación revolucionaria de Carson, también sabemos que ciertos tipos de productos químicos pueden perturbar (y de hecho lo perturban) todo el sistema inmunitario de los seres humanos (y de otros animales). Hace 30 años, los científicos estaban investigando lo que se terminó denominando interruptores endocrinos [sustancias químicas que alteran el equilibrio hormonal de un organismo] y cómo afectaban a las ranas (que a veces presentaban cinco patas o características hermafroditas), a otros animales acuáticos y a los mamíferos. Estos animales jugaban el mismo papel que los conocidos canarios de las minas de carbón.

El doctor Theo Colburn, Dianne Dumanoski y John Peterson Myers, autores de otro libro innovador, Nuestro futuro robado [Our Stolen Future, 1996], demostraron claramente que, cuando se trata de los interruptores endocrinos, uno más uno no es igual a dos. Más bien, en una pesadilla de proporciones matemáticas, estos venenos actúan de una manera sinérgica, y 1 + 1 puede ser igual a 1.600 veces la dosis original.

También estamos expuestos con regularidad a más de 100.000 sustancias químicas, y la mayoría de ellas nunca han sido analizadas para evaluar sus efectos en nuestra salud, de modo que no se ha hecho casi nada para reducir la exposición de las personas a una infinidad de productos químicos peligrosos. De hecho, en la última década, el gobierno de Bush derogó muchas leyes de protección ambiental que llevaban 30 años en vigor para que las empresas quedasen exentas de culpa (fijémonos en lo que está pasando [en 2010] en el Golfo de México con el derrame de petróleo de BP ).

Aunque la información relativa a los riesgos que entrañan los interruptores endocrinos está en la actualidad muy extendida gracias a los portales de Internet, todavía no es muy conocida por el ciudadano medio que se informa principalmente a través de los medios de comunicación (1).

La mayoría de estas sustancias químicas altamente tóxicas son invisibles y, por lo tanto, nuestro radar colectivo no las detecta. Con el alto nivel de estrés creado por la crisis financiera deliberadamente orquestada (en la que millones de personas han perdido sus empleos y sus hogares), ya no son prioritarios ni el deterioro de un medio ambiente que se desmorona ni los graves problemas de salud, sobre todo cuando los noticiarios de los medios de comunicación dan muy poca información al respecto.

Este escenario desastroso es solo una parte del panorama más amplio que Naomi Klein describe en su libro La doctrina del shock [The Shock Doctrine, 2007]. Padecemos tantas crisis importantes, una detrás de otra, que nos cuesta mantener el ritmo de nuestra rutina diaria, quedarnos a solas, disponer de tiempo para leer y considerar las repercusiones que tendrán en nuestra salud estas cantidades enormes de metales pesados y productos químicos que han envenenado toda nuestra cadena alimentaria y, por ende, nuestra supuesta “salud”. No hay que olvidar que nosotros estamos en la cúspide de esta cadena alimentaria destrozada.

Sin embargo, actualmente existe otra fuente de toxicidad mucho más insidiosa que no está siendo abordada en absoluto por ninguno de los medios de comunicación controlados por las grandes compañías, y que afecta a nuestra propia supervivencia. No obstante, cada vez hay más investigadores independientes que sí que se ocupan de ello y que publican informes en Internet respaldados por pruebas.

Durante más de una década, primero los ciudadanos de los Estados Unidos y después los ciudadanos de Canadá hemos sido sometidos a una agresión continua, las 24 horas del día y los 365 días del año, perpetrada sobre nuestras cabezas por medio de aerosoles compuestos de una mezcla tóxica de metales pesados, productos químicos venenosos y otros ingredientes nocivos.

Ningún medio de comunicación ha informado sobre este asunto. El Departamento de Defensa [US Department of Defense o DOD] y el ejército de los Estados Unidos han estado cubriendo sistemáticamente nuestros cielos con lo que se conoce como chemtrails o estelas químicas (actividad también conocida como geoingeniería estratosférica de aerosoles). (2)

Estas estelas son muy distintas de las estelas de avión habituales que se evaporan con bastante rapidez en el cielo. Los chemtrails o estelas químicas no se disipan. Mejor dicho, los aviones (equipados con pulverizadores especiales) liberan “líneas” de aerosoles en el cielo que no se evaporan. Numerosos aviones son desplegados y vuelan en paralelo a gran altura (a veces trazando una cuadrícula), y al rato el cielo queda cubierto con un montón de líneas de un color blanco grisáceo (que pueden tener una longitud de varias millas, aunque esto puede variar). Al principio, estas líneas son delgadas, pero se van expandiendo y, al cabo de poco tiempo, terminan mezclándose. El antiguo azul de nuestro cielo ha desaparecido y ha sido sustituido por una neblina tóxica de color blanco grisáceo que tapa y reduce enormemente la luz de nuestro sol.

Hay más de 60 programas secretos en los que intervienen aviones militares y comerciales. El año pasado, cuando volé a través del país, vi un avión de United Airlines que volaba por debajo de nosotros a unos 37.000 pies y que atravesó el cielo dejando un aerosol negro a lo largo de muchas millas. En este programa clandestino participan actualmente aviones que fumigan con aerosoles en América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda (todos ellos países de la OTAN).

Cientos (si no miles) de personas han pedido explicaciones por teléfono y por escrito a la Administración pública, pero no han obtenido respuesta ni de la Administración estadounidense ni de la canadiense, y si acaso les llegan a responder, es para desestimar las solicitudes. Este encubrimiento deliberado sigue hasta hoy. Nadie rinde cuentas, y mientras tanto nos siguen envenenando a diario.

Sin embargo, esta no es la primera vez que los ciudadanos son utilizados como sujetos experimentales de laboratorio. El gobierno de los Estados Unidos y su ejército tienen un largo y sórdido historial en lo referente a la utilización del pueblo, sin su consentimiento, de esta forma ilegal. Como Carole Pellatt señala:

El ejército estadounidense ha estado fumigando a la población civil con armas químicas y biológicas en pruebas realizadas al aire libre desde la década de 1940. Se denominan “pruebas de vulnerabilidad” [vulnerability tests], y con esta afirmación no pretendo crear una polémica. El ejército ha reconocido esta práctica en muchas ocasiones y existen numerosos documentos del gobierno que lo corroboran. También está documentada la emisión experimental e intencionada de radiaciones sobre la población civil. Por desgracia, esta información suele salir a la luz mucho después de que hubiera podido salvar vidas o aliviar el sufrimiento de las víctimas”. (3)

Durante la última década, los análisis independientes de las sustancias con las que nos fumigan, realizados por todo el país, han demostrado que se trata de una mezcla peligrosa, extremadamente venenosa, de bario, nanofibras de vidrio con revestimiento de aluminio (lo que se conoce como “chaff” o reflectores antirradar), torio radiactivo, cadmio, cromo, níquel, sangre desecada, esporas de moho, micotoxinas [sustancias tóxicas producidas por hongos] amarillas, dibromuro de etileno y fibras de polímeros.

La toxicidad del bario puede equipararse a la del arsénico. (4) Se sabe que el bario perjudica al corazón, y el aluminio tiene un largo historial como elemento que daña las funciones cerebrales. Los investigadores y laboratorios independientes siguen demostrando que los niveles de estos venenos están muy por encima de lo normal. Varios funcionarios “anónimos” han reconocido que las fumigaciones de aerosoles se están llevando a cabo actualmente. (5)

Se han realizado numerosos análisis para confirmar que la toxicidad de estos venenos supera los límites normales. Está documentada su presencia en nuestra agua, en nuestro suelo y en nuestro aire. El investigador Clifford Carnicom lleva más de diez años informando sistemáticamente y con valentía sobre los diversos aspectos perjudiciales de estos aerosoles y lo que le están haciendo a todo nuestro entorno natural, así como a nuestra sangre. (6) Varios grupos de “vigilantes del cielo” [sky watchers] también hace tiempo que documentan minuciosamente estas agresiones diarias e informan sobre ellas con diligencia. (7)

Si todos estos venenos están a nuestro alrededor cada vez que respiramos, no nos debe sorprender que se haya producido un aumento drástico de las enfermedades. Existen numerosos informes sobre el aumento de las muertes cardíacas y de las enfermedades de las vías respiratorias altas (asma, bronquitis crónica, cáncer de pulmón y, con frecuencia, múltiples enfermedades crónicas). La toxicidad de las fumigaciones ya ha afectado notablemente a nuestra deteriorada “salud colectiva”. El aumento significativo de las enfermedades cardiovasculares y de varias enfermedades de las vías respiratorias altas se ha relacionado con el incremento del material particulado [o partículas en suspensión] en nuestro aire. Lo podemos ver gracias a algunas estadísticas reveladoras:

  1. La cardiopatía coronaria es la principal causa de muerte en los Estados Unidos. Según los Centros para el control y prevención de enfermedades [Centers for Disease Control and Prevention o CDC], 631.636 personas (es decir, 1 de cada 5 estadounidenses) murieron de enfermedades del corazón en 2006. (8) En Canadá, cada siete minutos alguien muere de una enfermedad cardiovascular. (9)
  1. El asma y las enfermedades de las vías respiratorias altas. Entre 100 y 150 millones de personas sufren de asma en todo el mundo. En los Estados Unidos padecen asma 16,4 millones de adultos y 7 millones de niños. En cuanto a la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, a 9,8 millones de estadounidenses les diagnosticaron bronquitis crónica en 2009; los aquejados de enfisema son 3,8 millones. (10) Total: 37 millones de estadounidenses afectados. En Canadá hay 2,4 millones de personas a las que se les ha diagnosticado asma.
  1. El material particulado como componente de la contaminación atmosférica. El material particulado [particulate matter o PM] está compuesto por pequeñas partículas de 10 micras o menos (1 micra es aproximadamente 1/70 del grosor de un cabello humano). Estas partículas pueden alojarse en la parte más profunda de los pulmones y al cabo de cierto tiempo pueden dañar la función pulmonar. Este tipo de contaminación, que respiramos todos los días, puede causar y de hecho causa varias enfermedades del tracto respiratorio superior, cardiopatías coronarias y el envejecimiento y la muerte prematuros. El material particulado también puede agravar cualquier enfermedad existente. (11)

Preguntas sin respuesta: ¿El peligroso material particulado actúa en el cuerpo humano de forma sinérgica, al igual que los interruptores endocrinos? ¿De qué manera afecta el material particulado a los millones de personas que ya padecen múltiples enfermedades crónicas?

EL DAÑO CEREBRAL

Aunque hayan aumentado las enfermedades evitables o prevenibles, la cuestión que ni se ha abordado ni se ha relacionado con lo que Clifford Carnicom llama acertadamente “crímenes con aerosoles” es el deterioro de la función cognitiva. Nuestro sistema inmunitario ya se encuentra sitiado a diario, y esto ha dado lugar a que millones (posiblemente miles de millones) de personas no solo tengan una enfermedad, sino que con frecuencia padezcan múltiples enfermedades.

La piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo, es una membrana permeable. Esto significa que las sustancias tóxicas invisibles presentes en el aire, entre ellas las de las fumigaciones y otros productos químicos de alta peligrosidad, se meten directamente en nuestra piel. Lo mismo ocurre con el agua de lluvia envenenada (o con la nieve que roza nuestra piel). Cuando el aire que respiramos contiene tal variedad de sustancias tóxicas peligrosas, cada vez que lo inhalamos estos venenos atacan a todo nuestro sistema inmunitario. Pero también afectan a nuestro cerebro y, por ende, a nuestra función cognitiva.

El aluminio es uno de los principales componentes de estos aerosoles. Aunque es el metal más abundante de nuestro planeta, nuestro cuerpo no lo necesita para realizar sus funciones biológicas. La Red de asociaciones norteamericanas contra el empleo de pesticidas [Pesticide Action Network North America o PANNA] lo describe en su lista como “tóxico para los seres humanos por su carcinogenicidad, por su toxicidad en la reproducción y en el desarrollo, por su neurotoxicidad y por su fuerte toxicidad”. (12) Sin embargo, el aluminio es de uso general (y esta lista se queda corta) en las vacunas, en los desodorantes y antitranspirantes, en los medicamentos sin receta, en las latas de refrescos y de cerveza (el aluminio de las latas se disuelve en la bebida), en la levadura en polvo, en los polvos para hacer pasteles, en el queso fundido y en otros productos y conservantes alimentarios.

Con el paso de los años, el aluminio se acumula en el cerebro, en los tejidos y, en menor cantidad, en los huesos. Provoca el deterioro del cerebro, su disfunción y el daño cerebral, debido a la obstrucción y reducción del flujo sanguíneo y del oxígeno por las arterias cerebrales. El cerebro se encoge a medida que las células cerebrales mueren, lo que provoca demencia. Los síntomas son, entre otros, arrebatos emocionales, paranoia, olvidos y pérdida de memoria, incoherencia en el habla, irritabilidad, disminución de la lucidez mental, cambios en la personalidad y capacidad reducida para tomar decisiones. Todos estos síntomas están en aumento, ya que hay más de 4 millones de estadounidenses afectados.

El deterioro cerebral y la demencia tardan décadas en causar daños graves y visibles. Sin embargo, con el tiempo la demencia es fatal. Actualmente se está utilizando incorrectamente la palabra “alzhéimer” como un término general aplicable a todos los tipos de demencia. Hace apenas unos días, la primera plana del New York Times presentaba el siguiente titular: “Cada vez más enfermos de demencia se extravían por las calles” [More with Dementia Wander from Home]. (13) Varias personas aquejadas de lo que el Times denominaba “alzhéimer” fueron entrevistadas, y una de ellas mencionó que “le habían diagnosticado la enfermedad de Alzheimer”. Esto es evidentemente erróneo. La demencia de Alzheimer solo se puede diagnosticar con exactitud después de la muerte del paciente, cuando es posible realizar la autopsia. No obstante, la intoxicación por metales pesados se puede diagnosticar a través de un análisis de laboratorio, pero esto rara vez se hace en los chequeos médicos básicos.

Lo que nadie aborda en relación con el aumento de los casos de demencia son los más de 10 años que llevamos respirando nanofibras de vidrio revestidas de aluminio procedentes de las fumigaciones aéreas. Miles de millones de toneladas han sido rociadas sobre nuestras cabezas.

Con todas estas fuentes de aluminio añadidas al aire que inhalamos en cada respiración, la toxicidad acumulativa es muy alta. Incluso en nuestra vida diaria, resulta obvio (para cualquiera que preste atención) que muchas personas se comportan de una manera extraña. Si bien puede considerarse como una información “anecdótica”, hay millones de personas cuyo comportamiento es extraño. Tan solo el año pasado hubo numerosas ocasiones en las que pregunté algo y recibí una respuesta que no tenía nada que ver con el tema en cuestión.

Cada vez hay más gente que pierde el control en los espacios públicos, que se pone a gritar sin razón aparente. Los niveles de violencia han aumentado. Fíjense en la cantidad de tiroteos que hay en las escuelas. También aumentan los accidentes de tráfico inexplicables, que nunca deberían haber ocurrido. Hace unas semanas, en un solo día fui testigo de tres accidentes de tráfico que no tenían por qué haber sucedido. Muchos sucesos de este tipo aparecen en los telediarios.

A esta carga que nuestro organismo soporta, ya de por sí sumamente tóxica, hay que añadir el uso de aluminio en los aerosoles por parte del ejército de los Estados Unidos. Se utiliza debido a su conductividad eléctrica, a su durabilidad y a su peso ligero. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos informó en 1997 de que había soltado “2,6 millones de onzas de fajos de chaff”. Los liberan los aviones militares en trayectos de entre 15 y 50 millas. (14) Otra pregunta sin respuesta: ¿Por qué la USAF no publica las cifras actualizadas?

Un informe de 2002 señala lo siguiente: “En los últimos 25 años, la Marina de los Estados Unidos [ha emitido a través de sus aviones] varios cientos de miles de libras de desechos [o CHAFF] aluminizados en las maniobras de vuelo llevadas a cabo en una zona de entrenamiento de la bahía de Chesapeake”. (15) Si la Marina [US Navy] utilizó cientos de miles de libras solo en esta pequeña región de los Estados Unidos, ¿podemos deducir que se han emitido miles de millones de toneladas de nanopartículas de aluminio por todas las divisiones militares a lo largo de todo el territorio de los Estados Unidos y de Canadá, desde 2002 hasta el presente?

Se está almacenando CHAFF que contiene plomo. ¿Se habrá liberado sin nuestro conocimiento, añadido a los aerosoles? ¿Cómo será el daño, enorme pero invisible, que esto nos habrá causado a todos nosotros?

La doctora Hildegarde Staninger informó el año pasado de que “la exposición a las emisiones aéreas de nanomateriales compuestos provoca la inhibición de la colinesterasa“. (16) En el cuerpo humano existen tres tipos de colinesterasa: la del cerebro, la del plasma (fabricada por el hígado), y la de los glóbulos rojos. Algunos pesticidas y gases nerviosos (como el VX, un organofosforado) inhiben la colinesterasa. La inhibición crónica de esta enzima (que normalmente es transportada por los glóbulos rojos de la sangre), causada por la fumigación de estos aerosoles (para la modificación del tiempo atmosférico, pero también para erradicar los mosquitos y otros insectos), termina provocando una intoxicación crónica. Esta exposición es la causa de trastornos neurológicos graves en el cuerpo humano, entre ellos la parálisis.

En un ensayo revolucionario que fue publicado en Internet en 2003, el Dr. Kaye Kilburn preguntaba: “¿Por qué cerramos los ojos ante la lesión cerebral de origen químico?“. (17) En su artículo enumera 13 factores ocultos que influyen en nuestra disposición a creer que las sustancias químicas peligrosas sí que afectan al cerebro; algunos de dichos factores son los siguientes:

  1. “Todo está en tu cabeza” (es decir, la medicina alopática hace caso omiso de los síntomas reales).
  1. La resistencia a la vulnerabilidad (los individuos y la sociedad en su conjunto no pueden creer que el cerebro esté en peligro).
  1. La aprobación de los medicamentos con receta que alteran la mente (como el Paxil), que pueden perjudicar al cerebro y de hecho lo perjudican (millones de personas consumen antidepresivos: ¿qué daños a largo plazo ocasionará esto también en nuestro pensamiento cognitivo?).
  1. La lesión cerebral química no se considera “una amenaza inminente”.
  1. La competencia con otras amenazas graves (lo que lleva a la indiferencia o a la negación).
  1. La demora en el reconocimiento de los riesgos para la salud.
  1. Los intereses económicos (las tácticas dilatorias de las grandes corporaciones son bien conocidas: el retraso en el reconocimiento de los riesgos hace que se sigan obteniendo beneficios y que se pase por alto la asunción de responsabilidades; todos somos sacrificables con tal de que las grandes empresas sigan obteniendo beneficios).
  1. El campo de la neurología ha tardado en considerar las causas (¿cuántos investigadores independientes que no guarden ningún vínculo con las empresas farmacéuticas o químicas quedan todavía?).

Todas son razones valiosas para no hacer frente a esta crisis humana, pero lo que el Dr. Kilburn no ha abordado directamente es la agresión crónica que supone la respiración o absorción de estos miles de millones de toneladas de sustancias químicas y metales pesados peligrosos en forma de aerosoles a lo largo de más de una década y sin que se nos haya pedido nuestro consentimiento. Cuando no se buscan ni se abordan las causas primarias, entonces se pueden encontrar otros culpables. Esto, unido al silencio o a la negativa a responder por parte del gobierno y a la complicidad de los medios de comunicación, conduce a una combinación extremadamente peligrosa que nos pone a todos en un grave riesgo a diario. Cuando la función cerebral se ve reducida, y se culpa a otros factores, cualquier población es más fácil de “controlar”.

La investigación del Dr. Kilburn muestra claramente que los productos químicos afectan y perjudican seriamente al cerebro (y por tanto a la función cognitiva). Dichas sustancias (especialmente si recibimos una embestida diaria de productos químicos tóxicos durante muchos años) pueden dañar nuestra capacidad para pensar con claridad. Aunque nos resulte difícil de creer, las pruebas están ahí. El Dr. Kilburn ha desarrollado este ensayo en el libro La lesión cerebral de origen químico [Chemical Brain Injury, 1998], que es el primer libro que trata de la investigación en este campo.

Según el Dr. Kilburn, “la preservación del cerebro representa la única posibilidad de supervivencia para la humanidad. El hecho de que en muchas partes del país y en muchos pacientes individuales nos encontremos con que el funcionamiento del cerebro ha mermado mucho debido a los productos químicos, productos químicos que se han introducido en el medio ambiente básicamente en los últimos 50 años, es una mala noticia”. (18)

Parece increíble que millones o miles de millones de personas puedan mirar hacia el cielo sin darse cuenta de los impresionantes cambios que se han producido a partir de lo que era, por ejemplo, a mediados de la década de 1990. Entonces nuestro cielo era de un espléndido color azul intenso y las nubes tenían una hermosa variedad de formas. El sol era espectacular. Pero puede que las personas menores de 30 años no recuerden verdaderamente haber visto a diario este magnífico panorama al mirar hacia arriba. La mayoría de ellas están demasiado ocupadas enviando mensajes de texto o chateando a través de sus teléfonos móviles.

También hay que tener en cuenta otras cuestiones: cada persona tiene su propia zona de confort, y la negación es una emoción humana muy poderosa. Con el ajetreo diario (tan difícil de controlar que no podemos dedicar ni un minuto a la reflexión), ¿cuántas personas miran al cielo?

También hace falta tener mucho valor y una voluntad interior muy fuerte para analizar la manipulación, motivada por razones políticas, que ejercen los medios controlados por las grandes empresas, y ponerse a buscar las respuestas verdaderas. A los seres humanos les gustan los hábitos rutinarios. El hecho de volver a analizar lo que creemos saber, sobre la base de nuevas pruebas, exige una voluntad de pensar de manera original; significa querer averiguar la verdad oponiéndose al doble lenguaje orwelliano tan extendido en nuestra sociedad. Si todo lo que nos rodea en nuestros quehaceres diarios contradice lo que realmente está pasando, se requiere una gran fortaleza para explorar lo desconocido, es decir, para poner en duda lo que se nos repite constantemente.

Otro valiente es el doctor R. Michael Castle, que sigue ocupándose de la cuestión de la toxicidad de las estelas químicas. Es un destacado químico, experto en polímeros, que ha sido entrevistado varias veces y que ha escrito artículos sobre el peligro extremo que entrañan las fumigaciones. El Dr. Castle también ha escrito un documento revolucionario, la Ley universal de preservación de la atmósfera [Universal Atmospheric Preservation Act o UAPA], que lleva en el Congreso desde 2008, pero que está paralizada por la comisión. Este texto legal vital solo podrá ser aprobado si en el Congreso tenemos representantes de verdad que nos representen de verdad (y no los grupos de presión corporativos). El texto se puede leer aquí:

http://anticcorruptionsociety.files.wordpress.com/2010/04/the-unified-atmospheric-preservation-act.pdf

Teniendo en cuenta todo esto, y que en nuestra decadente sociedad el fraude se da en niveles muy diferentes (el desastre financiero; las mentiras y engaños del gobierno y la Reserva Federal, que culpan a los ciudadanos de la pesadilla de las viviendas hipotecadas; el estado policial emergente; los desastres que afectan a nuestro frágil medio ambiente), cada vez es más difícil hacer frente a los quehaceres diarios y sobrevivir a la depresión económica y a sus efectos. Los medios de comunicación siguen prestándoles su apoyo y engañándonos. Millones de personas, como los famosos lemmings, se apresuran a unirse al grupo que se dirige al precipicio. Existen innumerables ejemplos históricos de esta locura colectiva.

Nosotros, los Homo sapiens [sic, ¿hombres inteligentes?], nunca llegamos a aprender las lecciones que nos han dado 5.000 años de historia, y esto ocurre porque cada nueva generación de líderes políticos corruptos (a menudo vinculada históricamente a las anteriores) no pone el verdadero interés de sus votantes en el centro fundamental de su actividad política. Además, el principio de precaución no se aplica. (19) Claro que el juego de la farsa política funciona de otro modo: la precaución no forma parte de una ecuación que está rota desde el principio. Los seres humanos son crédulos y quieren creer en los engaños orwellianos.

Y si, encima de esta pesada carga, les pedimos a personas desinformadas, aunque supuestamente “bien educadas” (¿qué significa eso en realidad, si en nuestra educación superior se ha omitido gran parte de lo que el profesor Peter Dale Scott denomina “acontecimientos políticos profundos”, que son los que nunca llegan a aparecer en nuestros libros de historia?), que reconsideren lo que creen que saben acerca de lo que pasa en realidad… Esto exige una enorme fuerza interior, requiere un gran coraje. La base de este “coraje” en realidad estriba en la creación de nuevas vías sinápticas en el cerebro. Sin ellas, nos sentimos asustados, nerviosos, debido a que esas nuevas sinapsis aún no se han creado. Se requiere un esfuerzo repetido, y, por tanto, un sentido emergente de la tranquilidad, para crear estas nuevas sinapsis.

Pero si millones de personas consumen productos farmacéuticos que les han recetado para que “se calmen” (¿cómo afectará esto a largo plazo a su capacidad de pensar con claridad?) y, además, están respirando un aire envenenado repleto de sustancias químicas que trastocan el funcionamiento de la mente, entonces, ¿quién es capaz de pensar con un mínimo de claridad? ¿Cómo nos vamos a sentir bien y seguros, si el aire que respiramos está envenenado deliberadamente y está afectando a nuestra capacidad de pensar de manera contundente?

Ya es evidente que en la Administración nadie está dispuesto a decir la verdad. Estamos como Diógenes, que buscaba a un hombre honrado en la antigua Grecia. Nadie parece tener ni el deseo, ni el coraje, ni la autoridad necesarios para detener este envenenamiento masivo, porque es el plan secreto de la elite para destruir deliberadamente todo lo que una vez conocimos.

Nuestros derechos humanos básicos y nuestras leyes constitucionales e internacionales son papel mojado. Estos derechos y leyes han sido hechos pedazos por quienes están al mando, que lo han hecho en secreto. Debemos organizarnos pacíficamente. Pacíficamente es la palabra clave. Si los aviones militares y comerciales que perpetran estas agresiones con aerosoles en múltiples frentes pueden fumigarnos con estas sustancias tóxicas espeluznantes, año tras año, con impunidad y contra todas las leyes, entonces es absolutamente fundamental que nos organicemos de forma pacífica.

Como dice Peter Dale Scott en el nuevo DVD de Jason Bermas titulado Invisible Empire, “tenemos que utilizar Internet y nuestra pacífica inteligencia para aunar esfuerzos y terminar con esta pesadilla”. Y podemos conseguirlo.

La doctora Ilya Sandra Perlingieri es la autora del aclamado libro La crisis uterina.

Notas:

1. See: www.ourstolenfuture.org

2. See Michael J. Murphy. “What in the World Are They Spraying?” March 3, 2010: www.countercurrents.org/murphy030310.htm ; and G. Edward Griffin. “Chemtrail vs. Contrail” April 14, 2010: www.youtube.com/watch?v=rsWpSPBwA-w

3. Carole Pellatt. Connections. “What’s going on in the air? Yes, we are being sprayed.” Aug. 8m 2007:

http://homepage.mac.com/carolepellatt/yeswearebeingsprayed ; and

http://homepage.mac.com/carolepellatt/MATRIX/INDEXCHEMTRAILS.html

4. See Pesticide Action Network North America [PANNA]: http://www.pesticideinfo.org/Detail_Chemical.jsp?Rec_Id=PC41174

5. March 12, 2010:

www.lightwatcher.com/chemtrails/text/faa_confirms_Chemtrails. An interesting conference at the University of California, San Diego [UCSD], “Atmospheric Aerosols: Health, Environment, and Climate Effects” addresses some of the cardio-vascular increases due to “atmospheric aerosols” but these academics never use the word Chemtrails. Yet, satellite photos they show clearly indicate the atmospheric impact of Chemtrails. See: Jan. 31, 2008: UCSD: www.youtube.com/watch?v=ztHV5RF-xyw

6. For numerous detailed reports, see: www.carnicom.com; www.carnicominstitute.org; www.bariumblues.com; and Dr. Marijah McCain. “Chemtrails and Barium Toxicity.” April 6, 2002: www.rense.com/general21/tox.htm ; Material Safety Data Sheet, University of Utah: www.chemtrails911.com/docs/bariumhealth.htm. This last cited website is very outdated. It does not address the increased amounts of barium now found in our air. Additional info: “Local News Station Confirms Barium in Chemtrails.” Nov. 10, 2007: www.youtube.com/watch?v=okB-489l6MI

7. See: www.newyorkskywatch.com; www.californiaskywatch.com ; www.arizonaskywatch.com

8. Heart Disease Facts. CDC; www.cdc.gov/heartdisease/facts.htm

9. www.heartandstroke.com/site/c.ikIQLcMWJtE/b.3483991/k.34A8/Statistics.htm#heartdisease

10. Asthma. CDC: www.cdc.gov/nchs/fastats/asthma.htm; and chronic bronchitis and emphysema: CDC: www.cdc.gov/nchs/fastats/copd.htm

11. Rosalind Peterson’s report: “The impacts of air pollution on health.” www.californiaskywatch.com/health_issues.htm

12. PANNA: www.pesticideinfo.org/Detail_Chemical.jsp?Rec_Id=PC33881

13. May 4, 2010: www.nytimes.com/2010/05/05/us/05search.html?hpw

14. [14. See: Rosalind Peterson. “Public and federal agencies concerned about the potentially harmful or undesirable effects of chaff on the environment.” www.californiaskywatch.com/documents/htmldocs/chaff_goa_dod.htm]

15. “Effects of Navy chaff release on aluminum levels in an area of the Chesapeake Bay.” PubMed. US National Library of Medicine. June 2002: www.ncbi.nl.nih.gov/pubmed/12061831

16. Sept. 7, 2009: www.hildegarde-staninger.com/exposure-to-aerial-emissions-html

17. Kaye H. Kilburn. “Why is Chemical Brain Injury Ignored. Pondering Causes and Risks.” Editorial. Archives of Environmental Health. March 1, 2003: www.mindfully.org/Health/2003/Chemical-Brain-Injury1mar03.htm

18. www.neuro-test.com/aboutKilburn/aboutKilburn.html

19. Dr. Ilya Sandra Perlingieri. “Worldwide Environmental Crisis. Gone Missing: The Precautionary Principle.” Global Research. Feb. 11, 2009: www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12268

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Ilya Sandra Perlingieri falleció en octubre de 2013.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas, la geoingeniería, la bioingeniería y sus efectos en los seres vivos.