El síndrome de Morgellon

Agradecemos a la investigadora Sofia Smallstorm que haya tenido la amabilidad de autorizarnos a traducir en este blog los artículos que ha publicado en el sitio http://www.aboutthesky.com

La séptima entrega corresponde al artículo original en inglés que puede leerse en este enlace:http://www.aboutthesky.com/morgellons-syndrome

EL SÍNDROME DE MORGELLON

El nombre proviene de 1690, cuando Sir Thomas Brown escribió sobre una enfermedad que aquejaba a los niños y que se caracterizaba por un crecimiento de pelo abundante en la espalda. Mary Leitao, una investigadora precoz, envío muestras de extrusiones fibrosas de tejido corporal a un laboratorio universitario para que las analizaran. Las fibras causaron sensación, ya que no conseguían identificarlas (en la página titulada “‘Intimo y personal” hay más información). La mujer de cuyo cuerpo procedían las fibras continuó investigando lo que estaba saliendo de su piel, y averiguó que el material era variado y filamentoso y que se podía comprobar que estaba fabricado por el hombre. No era fúngico, sino tubular (de naturaleza plástica) y compuesto de minúsculas partes que parecían saber cómo juntarse unas con otras. ¿Qué era aquello?

El siguiente párrafo pertenece al artículo La enfermedad de Morgellon, publicado en abril de 2007 en el portal de Jeff Rense (www.rense.com): “Una invasión de los tejidos humanos a través de una nanotecnología transmisible que adopta la forma de nanotubos, nanocables, nanomatrices con sensores y otras configuraciones, todas ellas autoensamblables y autorreproducibles, algunas de las cuales contienen ADN y ARN modificados genéticamente y empalmados. Estas nanomáquinas se desarrollan bien en medios alcalinos y obtienen energía a partir de la energía bioeléctrica del organismo y de otras fuentes no identificadas. Existen indicios de que estas minúsculas máquinas poseen sus propias baterías internas. También es posible que sean capaces de recibir señales e información específicas por medio de microondas, campos electromagnéticos y ondas de frecuencia extremadamente baja sintonizadas. No se sabe cuál es su objetivo.

Los síntomas van desde las lesiones cutáneas de las que surgen fibras simples o de colores, lesiones en las que no se forman costras con normalidad, que cicatrizan muy lentamente y que nunca sufren infecciones bacterianas, hasta la niebla mental, el cansancio, la depresión, etc. También se ha comprobado que las nanomáquinas de Morgellon se hallan comúnmente en todos los fluidos y orificios corporales, a menudo incluso en los folículos capilares, y se supone que de manera rutinaria alcanzan una penetración total y sistémica del cuerpo. Casi todos los aquejados informan de que las nanomáquinas de Morgellon parecen tener algún tipo de inteligencia grupal o de colmena. El contagio parece ser posible cuando las fibras se desprenden de las personas infectadas y también a través de todos los vectores bacterianos o virales normales.

Se ha demostrado que algunas fibras resisten temperaturas de más de 1400 grados Fahrenheit; la esterilización ordinaria del material y de los instrumentos médicos y dentales reutilizables no es eficaz contra las nanomáquinas de Morgellon. También hay claros indicios de que las fibras procedentes de los aerosoles que componen los chemtrails y las fibras de Morgellon están relacionadas, aunque las pruebas de que la transmisión se realice por fumigación aérea siguen siendo anecdóticas.”

Hoy sabemos algo más. Las principales cadenas de televisión ya han emitido emisiones especiales sobre la “enfermedad de Morgellon”, que, según algunos investigadores, no es una enfermedad sino un síndrome. Según el diccionario, un síndrome es un grupo de señales y síntomas que se dan conjuntamente y que caracterizan una anomalía particular. Los médicos que son entrevistados por las cadenas de televisión afirman que los pacientes afectados por el síndrome de Morgellon sufren de trastornos psicosomáticos que incluyen erupciones cutáneas comunes con pelusas de la ropa pegadas a las llagas. ¿Pelusas que se pueden limpiar? Una mujer que descubrió en su piel manchas grandes y rojas de las que rezumaba líquido declaró lo siguiente: “Las manchas presentan unos pelos largos que salen de ellas. Yo las corto, pero mi dermatólogo dice que no sabe lo que son, y usa unas pinzas grandes para tratar de retirarlas. Siento como un hormigueo por todo el cuerpo, bajo la piel. Y siento que está vivo, como si me hablara.”

Un informe médico de julio de 2009, titulado “Esclarecimiento a través de una serie de casos de una enfermedad no definida: la enfermedad de Morgellon”, escrito por siete autores (incluida Mary Leitao, mencionada más arriba), afirma que “la utilización de la tecnología más reciente y de un mínimo de datos físicos obtenidos con un nivel de calidad constante confirma que el síndrome de Morgellon se manifiesta como un fenómeno cutáneo, un estado de inmunodeficiencia y un proceso inflamatorio crónico“. El informe propone que “el término Morgellon se tenga en cuenta para sustituir a cualquier otro término que sugiera que el delirio es la causa principal de este fenómeno”.

En otras palabras: la enfermedad es real, no imaginaria, y “el mecanismo descubierto indica firmemente un proceso infeccioso crónico”. El resumen del informe llega a la conclusión de que “aún queda mucho trabajo por hacer en lo referente a la recopilación de datos de estos pacientes para crear una definición de caso de la enfermedad de Morgellon que sea creíble”. Mientras que la enfermedad es por supuesto crónica, no es forzosamente contagiosa, pues las personas que rodean a los pacientes que presentan lesiones del tipo de Morgellon no “agarran la enfermedad” (aunque cabe señalar que esta puede afectar a familias enteras). La expresión “aún queda mucho trabajo por hacer” puede ser el eufemismo del año, pero el informe al menos confirma que “Morgellon” no solo existe en las mentes de sus víctimas.

A) LA PRUEBA DEL VINO TINTO PARA DETECTAR LA PRESENCIA DE FIBRAS

La prueba del vino tinto para detectar la presencia de fibras de Morgellon se ha vuelto muy popular en poco tiempo. Primero hay que cepillarse los dientes, y después hay que enjuagarse la boca durante 5 minutos (o más si es posible) con una mezcla que contiene 1/3 de peróxido de hidrógeno al 3% y 2/3 de vino tinto merlot. Si se escupe el líquido en una taza, se puede observar la presencia de fibras. Aquellos que no quieran usar el alcohol pueden recurrir al zumo de uvas morado, que funciona igual o mejor (hay que mezclar 2/3 de zumo y 1/3 de peróxido). Las personas que han realizado la prueba han señalado la presencia en la taza de una estructura de partículas inorgánica y cristalina.

wine2_sm

Las fibras están presentes en todo nuestro cuerpo, no solo en nuestra boca. “Si respiramos, ya estamos lidiando con Morgellon”, dice Gwen Scott, ND, cuyo trabajo se puede leer en el portal de Clifford Carnicom. El mismo Carnicom declara que “las formas patógenas analizadas aparecen repetidamente en la población en general, sin tener en cuenta el hecho de que ciertas ‘anomalías cutáneas’ estén presentes o no. No obstante, las formas patógenas se descubrieron precisamente en el análisis de estas mismas anomalías de la piel. La segregación de determinados individuos como afectados por la enfermedad de Morgellon es completamente falsa; toda la población está afectada, se quiera enterar o no. Los agentes patógenos hallados han sido localizados repetidamente en los principales sistemas del organismo, lo que incluye muestras de piel, de sangre, de cabello, de saliva, de encías, del aparato digestivo, del oído y de orina”.

La presencia de una “intromisión inorgánica” es perceptible en la actualidad en la mayoría de nosotros, ya presentemos los síntomas del síndrome de Morgellon o no. Un informe de Jeff Challender sobre las fibras transportadas por el aire, publicado por Clifford Carnicom en noviembre de 2005, se puede leer aquí. Otro estudio realizado por Carnicom en 2008 demuestra que la composición de las muestras de fibras transportadas por el aire que fueron recogidas en años anteriores coincide con la composición de las fibras que ahora aparecen en el cuerpo humano. Un informe exhaustivo de Carnicom sobre las muestras humanas, titulado “Morgellon: morfología confirmada” se puede leer aquí.

Un diagrama de flujo realizado por Carnicom sobre la relación existente entre las fibras transportadas por el aire y las que han sido halladas en muestras de sangre se puede ver aquí.

¿Qué significa todo esto? Por supuesto, no estamos hablando del baile del Hokey Pokey. Los sistemas de armamento no solo están siendo probados, sino que están siendo utilizados. Las armas han evolucionado desde los palos y las piedras hasta los cuchillos y las espadas, la pólvora y las armas de fuego, los grandes explosivos como las bombas, los agentes químicos, las bombas nucleares y ahora las armas silenciosas (biológicas, electromagnéticas… e “invisibles”). La matriz artificial a la que nos están llevando a los seres humanos supone un control completo de la biología y de todas las formas de vida. El futuro nos mostrará la unión del hombre con la máquina. La física cuántica, el electromagnetismo y la nanotecnología son los medios. Quienes no se lo crean pueden leer este artículo publicado en CNN.com el 5 de julio de 2008.

B) LAS FORMAS DE VIDA ARTIFICIALES

culture1_sm

El cultivo de la fotografía fue producido a partir de una muestra de saliva que contenía fibras (el informe original se puede consultar en el portal de Carnicom). Aparte de las fibras, los agentes nanopatógenos que aparecen en los seres vivos biológicos (plantas, animales y seres humanos) parecen presentar la forma de un hongo diseñado artificialmente. Hasta ahora, las personas que han realizado la prueba del vino tinto han encontrado materiales fibrosos en las muestras expulsadas. Carnicom describe “una forma patógena principal que parece sustentar la existencia de la supuesta enfermedad de Morgellon”. Dado que el tanino astringente del vino tinto, junto con el peróxido de hidrógeno, produce de hecho un “restregamiento” de los tejidos de la boca y de las encías, animamos a aquellos que hagan la prueba a que busquen residuos inorgánicos en sus muestras, si puede ser con la ayuda de un microscopio.

culture2_sm

Esta fotografía muestra el crecimiento de “colonias” circulares alrededor de los filamentos principales, con hebras que conectan unas colonias con otras. Según Carnicom, los cultivos de filamentos parecen ser resistentes a la degradación, incluso en condiciones adversas, como por ejemplo una menor humedad (su informe del 18 de agosto de 2008 se puede leer aquí).

¿Se acuerdan ustedes de la película La invasión de los ladrones de cuerpos? Hollywood tiene un modo divertido de insinuar en sus películas “cosas que van a ocurrir” (la página sobre los ladrones de cuerpos se puede leer aquí). Bien pudiera ser que estuvieran sembrando en nuestros cuerpos unos elementos artificiales capaces de autorreproducirse y diseñados para tomar el control de nuestras funciones biológicas. Estos elementos parecen ser resistentes. ¿Acaso son inteligentes?

C) LAS CÉLULAS SANGUÍNEAS ARTIFICIALES (Carnicom, abril de 2009)

Células sanguíneas secas presentes en el aire

En el año 2000, cuando trabajaba con un experto en el uso del microscopio médico, Clifford Carnicom encontró eritrocitos (es decir, glóbulos rojos) deshidratados en muestras tomadas del aire de las montañas de Nuevo México. El experto confirmó que las células eran eritrocitos y que estos habían sido modificados de alguna manera para ser “conservados”. Carnicom hizo más pruebas con muestras tomadas del aire libre a través de filtros HEPA y siguió encontrando eritrocitos (este informe se puede consultar en su portal). No es necesario decir que este hallazgo lo tenía desconcertado. ¿Por qué aparecían células sanguíneas secas en el aire?

Las muestras de encías y dientes analizadas en 2009 contienen las mismas células sanguíneas secas

Actualmente, en 2009, Clifford Carnicom ha descubierto que los cultivos de muestras de tejido procedentes de las encías de nuestras bocas contienen las mismas células sanguíneas deshidratadas que halló en sus muestras tomadas al aire libre. Pregunta: ¿Por qué aparecen células sanguíneas deshidratadas en los tejidos de nuestras bocas? Cuando cultivó lo que se expulsa por la boca al realizar la prueba del vino tinto mencionada más arriba, observó dos “formas” en los cultivos: los filamentos y los glóbulos rojos. Entonces vio cómo los glóbulos rojos rodeaban a las fibras. Algunas de las fibras estaban segmentadas y parecían contener eritrocitos. ¿Acaso las fibras estaban produciendo glóbulos rojos? Recordemos que nuestros glóbulos rojos se originan en nuestra médula osea… Luego, ¿cómo es que estas fibras son capaces de producir glóbulos rojos fuera del cuerpo humano? ¿Dónde están las reglas de la biología en todo esto? El hecho de que podamos observar cómo aparecen glóbulos rojos en una placa de Petri, fuera del cuerpo humano, es verdaderamente excepcional, e indica la existencia de una ciencia muy avanzada. ¿Qué relación existe entre las fibras y las células sanguíneas que se alinean a su alrededor?

Los análisis confirman que las células son glóbulos rojos

Para demostrar sin la más mínima sombra de duda que las células que se formaban en los cultivos eran verdaderamente células sanguíneas (y no otro tipo de células), Clifford Carnicom llevó a cabo dos pruebas forenses propias de la administración de justicia: la Kastle-Meyer y la HEMASTIX. Ambas pruebas confirmaron que las células eran realmente glóbulos rojos, glóbulos que además estaban estaban provistos de hemoglobina (el componente que transporta el oxígeno en los hematíes). Su artículo se puede leer aquí, y su entrevista con Jeff Rense el 23 de abril de 2009 se puede escuchar aquí.

Todo esto nos lleva a las siguientes preguntas: ¿Qué está haciendo en nuestros cuerpos un material que parece producir células sanguíneas? ¿Se trata de un tipo de sangre artificial? Si un tipo de sangre artificial procedente de una fuente externa se está introduciendo en nuestros cuerpos, ¿qué le está ocurriendo a nuestra propia sangre? ¿Se trata de algún tipo de manipulación? La sangre es como un gigantesco sistema de taxis que transporta el oxígeno y los nutrientes a nuestras células (los glóbulos rojos llevan el oxígeno, y el plasma transporta los nutrientes). Si un tipo de sangre artificial capaz de transportar oxígeno está dentro de nosotros, ¿qué otras cosas puede transportar? ¿Estaremos ante una forma de tecnología cuyo objetivo es hacerse con el control de nuestro sistema circulatorio?

Carnicom también señaló “la extremada regularidad geométrica de las células. Fundamentalmente parecen tener una forma geométrica regular y perfecta (las muestras de sangre humana analizadas hasta ahora no han llegado a mostrar este nivel de uniformidad)”. Además, cuando los cultivos fueron sometidos a temperaturas elevadas (hervor) y al contacto con productos químicos agresivos como la lejía, no fueron destruidos. Son muy resistentes, y posiblemente los hayan diseñado para que lo sean. Carnicom ha encontrado una estructura esférica sub-micrométrica en el interior de estos extraños glóbulos que sugiere que “pueden tener un resultado similar dentro de la corriente sanguínea del cuerpo humano”. La perfecta geometría de las nuevas células nos lleva a pensar en un diseño artificial, y “también indica firmemente la probabilidad de que haya una transferencia genética o una manipulación en el proceso”.

Una reseña completa se puede leer aquí; en la página dedicada a la transbiología hay más información.

D) LAS MARAVILLAS DE LA NANOTECNOLOGÍA

Haya o no en este momento nanomáquinas reales vagando dentro de nosotros, aquí tenemos un vídeo que puede hacernos pensar. Si esto es lo que están insinuando… ¿qué estará ocurriendo sin que tengamos conocimiento de ello, y qué nos deparará el futuro?

E) PARA REFLEXIONAR…

Hace más de 100 años, los hermanos Flexner fueron enviados a América para crear junto a los Rockefeller un programa de “salud pública” que en realidad suponía la militarización de la medicina. Desde entonces, los fármacos sintéticos (sustancias químicas) se han apoderado del tratamiento de las enfermedades y miles de riesgos medioambientales (tanto químicos como radioactivos) se han liberado sobre nosotros, que nos hemos adaptado a ellos y a la vez hemos sucumbido ante ellos. En lugar de navegar por el mundo en que vivimos de una manera biológica, hemos estado navegando químicamente. Nuestros sistemas están lidiando continuamente con desafíos sintético-químicos que nunca encontraríamos en un mundo natural. Es un milagro que sigamos en pie.

¿Cómo nos adaptaremos a este nuevo tipo de invasión? ¿Cuál será el resultado de la reproducción de materiales artificiales en nuestro interior?

Todo el mundo se hace estas preguntas: “Todo esto es tan espantoso… ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo podemos detener esto? Si ni siquiera lo siento, ¿de verdad será tan malo? ¿Lo tendré yo? ¿Lo pillaremos todos? ¿Quiénes lo están haciendo? ¿Por qué lo están haciendo? Si nos lo están haciendo a nosotros, ¿por qué no les preocupa que también les pueda ocurrir a ellos?”.

Todas son buenas preguntas. ¿Cuáles son las respuestas? Tengamos en cuenta algo que solía llamarse “eugenesia” (la reproducción selectiva de los seres humanos para mejorar sus cualidades). A partir de los años cuarenta, a la eugenesia le dieron un nuevo nombre: transhumanismo (el vídeo de Aaron Franz que aparece en la página sobre el control de la población es muy recomendable). Recordemos que una vez que se haya conseguido el control tecnológico de los seres vivos, la selección se podrá aplicar fácilmente. Unos grupos podrán ser “mejorados” y otros “degradados”.

¿Qué hacer? La buena noticia es que nadie está solo en esta transformación. Todos estamos juntos en ella. El camino para encontrar una solución comienza por una cosa: la información. El acopio de información conduce al conocimiento. Armada con el conocimiento, nuestra conciencia empieza a crecer. En todos los aspectos. Nuestra conciencia nos pertenece a nosotros, a menos que la traicionemos. Y traicionamos a nuestra conciencia si seguimos dormidos ante estos hechos sin darles importancia, sin prestarles atención o suponiendo que da igual lo que ocurra. Esa es la elección de cada individuo. Pero una vez que sabes que eres el dueño de tu propia conciencia, nadie te la puede arrebatar. Este es el comienzo del poder. Puede que esto no tenga mucho sentido ahora mismo, pero pensemos en lo que pasa cuando las personas empiezan a ser dueñas de su propio poder (en la página dedicada a la conciencia hay más información).

El siguiente vídeo trata de la posibilidad de una interfaz o interacción informática entre el hombre y la máquina. En ella, haces de nanocables son enviados al cerebro a través de la corriente sanguínea humana. Uno de los objetivos es conectar los cerebros de manera que lleguemos a tener una “conciencia colectiva” y seamos mejores y más fuertes y podamos hacer más cosas juntos. Seremos más transparentes (en nuestros pensamientos y sentimientos)… y perderemos nuestra individualidad. Evolucionaremos hacia un tipo distinto de “entidad social” (como una colmena). Fijémonos en que se nos dice que hace falta seguir investigando, pero ¿tenemos que creer que actualmente están andando a tropezones? ¿Quién sabe lo que está pasando tras el telón?

F) LOS INSECTOS DE MORGELLON

Las personas aquejadas de Morgellon informan de unos insectos que “salen” de sus lesiones o que les aparecen en la piel. Esto ha dado lugar a la idea de que las sustancias artificiales son unos tipos de insectos reales parecidos a las libélulas. El hecho de tener el síndrome ya es bastante malo, pero la idea de que insectos artificiales estén siendo fabricados en nuestro interior ya es demasiado. Un investigador que lleva años luchando contra el Morgellon y observando muestras con el microscopio (insectos y todo lo demás) tiene la teoría de que las sustancias de Morgellon han sido diseñadas para ser un sustrato fértil del mismo modo que la materia biológica en descomposición es una “base” o semillero para la formación de la vida. Así, los insectos, las moscas y los mosquitos (en particular aquellos que se sienten atraídos por las alcantarillas y por los hongos) se dirigen a la biopelícula o sustancia viscosa de Morgellon. Cuando parece que las lesiones cutáneas producen insectos, lo que ocurre en realidad es que los insectos son atraídos a través de las feromonas o de las ondas hacia la sustancia viscosa, ponen sus huevos en ella y también se convierten en vectores transportándola. Los huevos que salen de las lesiones de Morgellon dan la impresión de que hay insectos incrustados en las llagas o que nacen de ellas. El mismo investigador piensa que el Morgellon ha invadido nuestros sistemas públicos de alcantarillado y probablemente los estanques y ríos, residiendo en ellos en varios tipos de hongos y moho. Esta teoría sobre los orígenes del Morgellon se puede leer aquí.

Nota: Ahora parece que los componentes tubulares del Morgellon están pasando a los insectos y afectándolos a ellos. Un ejemplar impresionante fue hallado en una trampa para pulgas por un investigador (en realidad en las heces de las pulgas, como puede verse en la foto). Para el ojo inexperto, esto parece una gotita de algo rodeada por un lazo de sedal, sedal que en parte es de color turquesa claro o azul. En realidad, el material de aspecto fibroso es un tipo de fibra típico del “complejo” de Morgellon, y con frecuencia es de color rojo, azul, negro o blanco. Lo que es significativo es que estas fibras de colores son calificadas de “no identificables” por los laboratorios a los que han sido enviadas. Hasta la fecha, no se corresponden con nada conocido. Y sin embargo están por todas partes. Pregunta: ¿Por qué no se reconoce la existencia de este nuevo material tan ubicuo? ¿Por qué los técnicos de laboratorio que analizan muestras de sangre y de tejidos no “ven”estas formas tubulares de colores brillantes? Algunos tienen la teoría de que el personal de laboratorio ha sido adiestrado para buscar solo ciertas cosas y pasar por alto el resto…

Sin embargo, la idea de que los insectos sean atraídos por la sustancia viscosa y dejen los huevos en ella (algo que no han visto las personas afectadas) probablemente no sea real. Y esta idea no es fácil de asimilar. Para tener una visión más amplia se recomienda ver hasta el final el vídeo De los chemtrails a la pseudo-vida: vivir en el proyecto Manhattan.

G) EL SILENCIO DE LOS PROFESIONALES. ¡NO HABLEN DE ESO!

Los médicos a los que acuden los enfermos de Morgellon en busca de ayuda les repiten una y otra vez que lo que tienen son ideas delirantes. ¿Y si los profesionales de la medicina estuvieran recibiendo instrucciones para que solo hagan este diagnóstico? En la página titulada “‘Íntimo y personal” podemos leer la historia de una mujer que se compró un microscopio y aprendió por sí misma, que es el paso definitivo de tantas personas que descubren la presencia de estas sustancias desconocidas en sus cuerpos. Algunos médicos, asustados, se interesan y son capaces de hacer cualquier cosa por ayudar a sus pacientes, pero estos individuos son pocos y difíciles de encontrar. Por lo general, a los enfermos de Morgellon se les receta una pomada tópica para la dermatitis y se les dice que “no se rasquen”. ¿Qué está ocurriendo en nuestra sociedad para que se haya creado un apagón informativo en torno a una enfermedad que la mayoría de la gente puede ver con sus propios ojos?

¡Vaya que si hay conspiraciones!

Recuerden: Información = Conocimiento = Conciencia = Poder

Recuperen el sentido común. ¡Despiértense! Ayuden a otras personas a despertar. Pregúntenles: ¿Sabéis lo que es el “transhumanismo”? Explicarles las maravillas de la ciencia de hoy en día a sus amigos podría ser un buen modo de adentrarse en el sendero del “despertar”.

Artículo traducido por Conrad R.

Anuncios