La Coalición por la Defensa de la Agricultura

Traducimos a continuación el texto que actualmente (en julio de 2014) aparece en la página de inicio del portal de la Coalición por la Defensa de la Agricultura (Agriculture Defense Coalition):

http://www.agriculturedefensecoalition.org/

La Coalición por la Defensa de la Agricultura tiene como objetivo la protección de la agricultura y de nuestras reservas de agua, nuestros árboles y nuestros polinizadores frente a una amplia variedad de programas experimentales de modificación del tiempo atmosférico y de realización de pruebas atmosféricas (en la mayoría de los cuales se utilizan cohetes), las sustancias químicas tóxicas, la geoingeniería (los proyectos de restauración del clima o de gestión de la radiación solar) y otros experimentos. (Las estelas persistentes de los reactores y las nubes y la neblina artificiales que estos producen cambian nuestro clima y agravan el calentamiento global, además de provocar otros efectos debidos a las emisiones de vapor de agua, que es un potente gas de efecto invernadero, y a las emisiones de combustible para aviones; dichas estelas persistentes están incluidas en la definición general de la gestión de la radiación solar).

Algunos de estos programas experimentales pueden causar una disminución de la producción agrícola, empeorar el deterioro de la salud de los árboles y añadir sustancias químicas tóxicas a nuestro aire, a nuestras reservas de agua y a nuestros suelos. Solo el uso de partículas de sales para hacer que las nubes sean más reflectantes (uno de los muchos proyectos de la geoingeniería, pues también se usan sales del Mar Muerto en los programas de modificación climática realizados en Texas), provocará la salinización de las reservas de agua y de la tierra. El uso continuo de partículas de sales en las nubes hará que las tierras fértiles que producen cultivos se vuelvan inutilizables para la agricultura y también convertirá el agua dulce en agua salada. Los resultados serán de larga duración y afectarán a los árboles, a los pájaros, a los mamíferos, a los peces, a las cuencas hidrográficas, a los polinizadores, a la producción agrícola, a los ríos y a los arroyos.

Los productos químicos tóxicos utilizados en los programas experimentales de pruebas atmosféricas realizados por la Fuerza Aérea de los EE.UU. y por la Marina de los EE.UU. conjuntamente con la NASA o con empresas privadas y con individuos adinerados, ya están apareciendo en muestras de agua potable procedentes de distintos puntos de los Estados Unidos. En la División de agua potable de Sacramento, del Departamento de Salud del Estado de California, es donde se depositan todos los resultados de los análisis de agua potable públicos establecidos por el Estado de California y por la EPA (Agencia de Protección Ambiental). Estos análisis muestran unos niveles de contaminantes tóxicos en el agua cada vez mayores (con picos inusuales). (Si encontramos sustancias contaminantes del aire en el agua, lo más probable es que nuestras tierras también estén contaminadas por las mismas fuentes).

En los Estados Unidos cualquiera puede modificar o suavizar el tiempo atmosférico o el clima sin nuestro consentimiento. Cualquier agencia del gobierno, el ejército, cualquier estado, cualquier condado, cualquier ayuntamiento, cualquier empresa privada, cualquier empresa de modificación climática o cualquier individuo pueden modificar el tiempo en cualquier momento. No se requiere ninguna notificación pública aparte de informar de estos programas a la NOAA si están en curso. No obstante, se sabe que muchos de los programas de modificación del clima no son comunicados a la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), bien porque no están en curso todos los años, bien porque son experimentales o bien porque son programas militares.

La modificación del clima se está desarrollando en los Estados Unidos y en otros países. Si quieren saber más sobre estos programas y los problemas que causan al conjunto de los agricultores, a los ganaderos y a nuestras cuencas y reservas de agua potable, visiten la sección dedicada a la modificación del tiempo atmosférico en nuestra web.

Las pruebas en la atmósfera superior continúan sin supervisión ni consentimiento públicos y con escasa notificación oficial, si es que la hay. Actualmente se están desarrollando unas normas de dirección de la geoingeniería a nivel mundial para hacer que disminuya la cantidad de luz directa del sol que llega a la Tierra (gestión de la radiación solar) a escala planetaria. La utilización de sustancias químicas tóxicas y de otras partículas liberadas en la atmósfera superior tales como el azufre o el óxido de aluminio (alúmina), partículas en suspensión o gases se está planificando sin supervisión ni consentimiento públicos. Ha habido tres audiencias por parte del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos desde el 5 de noviembre de 2009 (dos en 2010). Solo han declarado aquellos que, en su mayor parte, promueven la geoingeniería. El informe final de Ciencia y Tecnología de la Cámara estadounidense fue publicado el 27 de octubre de 2010 y se encuentra en su web. (Nuestra página web contiene tres secciones dedicadas a los programas de restauración del clima, también conocidos como geoingeniería).

Esperamos que esta web sea para ustedes una herramienta educativa útil, un medio para la investigación, y un sitio que les permita comprender con más claridad cómo los programas experimentales, que pueden o no ser sometidos a la votación de nuestros funcionarios electos, introducen cambios en nuestras vidas sin ser autorizados públicamente, sin ser sometidos a debate y sin notificación oficial previa. En muchos casos, la información está disponible en la red y se puede encontrar si se investiga sobre el tema.

Estos programas atmosféricos y las sustancias químicas utilizadas en ellos pueden tener un impacto negativo en la producción agrícola de los Estados Unidos. Cuando se combinan con las semillas transgénicas y con los herbicidas, los pesticidas y los insecticidas, las consecuencias son profundas e ilimitadas debido a la falta de políticas de notificación, de autorización y de supervisión públicas. Las abejas y otros polinizadores están sufriendo el fuerte impacto negativo del incremento de nuestros experimentos. Animamos a los lectores a que se informen sobre estos temas.

Cada vez más tierras agrícolas se están utilizando para producir biocombustibles, lo que implica que quede menos tierra y menos comida para alimentar a una población creciente. El Departamento de Agricultura de EE.UU. está promoviendo la utilización de nuestras mejores tierras agrícolas para el cultivo de biocombustibles y para los experimentos con transgénicos. Al haber menos cultivos alimenticios, el precio de los alimentos está aumentando a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Nuestro país está reduciendo drásticamente su capacidad de suministrar la comida necesaria para alimentar a sus ciudadanos y es cada vez más dependiente de los alimentos importados de otros países para poder cubrir la creciente escasez. Además, del extranjero nos están llegando tanto alimentos como plagas y hay pocos inspectores que mantengan nuestros alimentos y tierras a salvo de estas amenazas cada vez mayores, ya sean químicas, biológicas o transgénicas. El Departamento de Agricultura de los EE.UU. tiene la responsabilidad de analizar los alimentos y de comprobar la existencia de posibles plagas; sin embargo, el Congreso lleva años socavando este proceso a través de los recortes en la dotación de personal, en la financiación y en la realización de los análisis obligatorios.

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: A través de este enlace se accede a una lista de artículos que versan sobre las fumigaciones clandestinas y sus efectos en la salud de los seres vivos.

Anuncios